El problema de la supremacía grupal

Todos los grupos sociales buscan supremacía.

La supremacía blanca es la misma que la supremacía judía, rusa, musulmana, negra, hispana, hindú, china y japonesa. No es más que la demostración de que se elige lo propio antes que lo ajeno. La supremacía blanca de occidente está demostrada por la incontable cantidad de logros de este grupo social en materia intelectual, científica, judicial, tecnológica, y política en épocas antiguas y modernas. Basta con ver los logros de otros grupos y comparar con el gold standard.

Es un hecho biológico que en climas cálidos la piel es más oscura y en climas fríos la piel es más clara. También es un hecho que el proceso de blanqueamiento evolutivo que tiene más de 20.000 años de existencia está siendo revertido por políticas reproductivas que buscan hacer de los blancos una minoría dentro de sus propias naciones-estado.
Todos los grupos sociales están en competencia en el planeta por el control de los escasos recursos que existen para subsistir. La supremacía no es más que selección entre pares por encima de lo impar. Cuando otros grupos sociales con menores logros lo hacen, son glorificados, promovidos y consagrados como normativas a seguir. Pero cuando el grupo con más logros lo hace, en seguida son castigados por miedo a que su excelencia bloquee el alcance de los objetivos de grupos con menores logros.

Hoy en día con los enormes avances tecnológicos hemos descubierto por medio de análisis genéticos que la superioridad es biológica. Los blancos hemos logrado una mejor tasa de desarrollo por medio de variaciones genéticas a exposición endocrina in útero, ex útero, y en nuestro desarrollo posterior. Y esas expresiones de nuestra genética se manifiestan en todos los aspectos de nuestra vida. Eso ha hecho al demográfico blanco tener menos testosterona, ser menos tribales, y desarrollar el mayor sistema de relaciones personales basadas en la confianza del mundo, ese sistema se fundamenta en los derechos de la propiedad, al establecer límites territoriales determinados por el valor capital del suelo y su capacidad de poder generar una sociedad que produzca bienes y servicios.

Mientras los europeos logramos eso, en Africa siguen construyendo chozas que se destruyen con cada crecida de los márgenes del río.

Todos los grupos que tienen como base de su formación el juntarse con sus similares, sea raza, tribu o nación buscan su superioridad y supremacía como una expresión de necesidad evolutiva. Sin la supremacía, los grupos no son capaces de identificar oportunidades y evolucionar para poder explotarlas. 

La época del pseudo-racionalismo científico posmoderno de los marxistas llegó a su fin, porque los hombres no somos distintos a los animales en el sentido de que buscamos reproducirnos para expresar lo mejor de nuestros caracteres genéticos. Y todo lo que podemos ver entre la civilización occidental superior y los comunistas es la expresión de los caracteres evolutivos genéticos masculinos occidentales, y los caracteres retóricos anti-evolutivos, retrógrados y femeninos de los progres. –Uno es genético, el otro es retórico.

Lo que ha sucedido no es fácil de explicar desde el punto de vista académico, pese a setenta años de encubrimiento de información, las falsedades y mentiras por parte de la (((élite hostil))) academicista, la ciencia verdadera le ha dado la razón a los pensamientos conservadores y de derecha. El tener a la ciencia como un arma de la razón y la verdad es quizás el mayor logro que el pensamiento Occidental ha podido conquistar. Y esa es la razón por la cual la izquierda académica y política está tan molesta y es tan hostil para con nosotros en todos los aspectos del discurso público. También es la razón por la cual se sienten amenazados ante cualquier noción de supremacía que no sea blanca.

El hombre occidental desarrolló la ciencia- Y el hombre occidental se mantiene científico sólo por la razón de que sus orígenes son tecnológicos. Nos expandimos por el mundo al combinar la rueda, el caballo, el bronce, el idioma y el testimonio.

La edad oscura terminó. Y la segunda edad oscura del pseudoracionalismo científico está por terminar cuando demostremos nuestra supremacía al dominar la verdad, la ciencia, la razón, tecnología, leyes, instituciones, normas y tradiciones.

A final de cuentas, la tradición del hombre occidental es la verdad y la correspondencia de ésta con la realidad y eso, desde el punto de vista genético es una ventaja competitiva desigual entre tribus, naciones y razas.

tumblr_n2fmowUdnz1rnng97o1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s