Realidades raciales

Contrario a lo que mucha gente piensa, la raza no es un concepto, constructo o cualquier tipo de abstracción posmoderna. La raza es un hecho biológico científicamente comprobable.

La raza es una forma biológica de catalogarnos y categorizarnos, es una medida taxonómica de las diferencias primordiales que nos caracterizan y que delinean a la humanidad y nos distingue.

Es por ello que el reconocimiento de la raza como concepto válido resulta incómodo a progresistas, posmodernos y comunistas culturales alrededor del mundo.

Eric Voegelin es un filósofo político que escribió un libro titulado “Raza y Estado”, en esta obra, el autor planeta que la condición de los seres humanos es una existencia de múltiples capas y facetas. En esa misma obra, el autor de forma incorrecta dice que la raza como una forma de medida natural es una premisa falsa y que sus permutas apuntalan e imbuyen el espíritu inherente del mundo occidental posmoderno.

Para efectos de este texto, raza y cultura así como  raza y organización política son lados recíprocos de una misma moneda. Raza y cultura, así como raza y naciones estados son entidades inseparables y mutuamente interdependientes. La cultura deriva en el alma racial de los pueblos que viven en una zona geográfica delimitada.

La continuidad genética de la raza es el fin e interés definitivo de los pueblos.

Cualquier persona que se defina como de derecha y que realmente sea conservadora sabe que para conservar el legado y acervo cultural de los pueblos no solamente se deben preservar las relaciones familiares e individuales. Sino que se entiende que las anteriormente mencionadas constituyen un grupo de intereses colectivos que definen un “sino”, en términos Spenglerianos, una comunidad racial más amplia.

Cuando hablamos de política, los humanos nos organizamos en grupos y formamos entes políticos en los cuales compartimos una identidad común.
A lo largo de los últimos siglos, los pueblos Europeos, sus antiguas colonias y los estados que surgieron de la independencia de esas colonias se han organizado en torno al concepto de naciones-estado.
La base de una nación estado, o de cualquier estado para esos efectos, es lo que el jurista alemán Carl Schmitt definió como “lo político”. De acuerdo con Schmitt, la base subyacente de lo político es saber distinguir entre amigos y enemigos. Una dicotomía sencilla cuya correcta puesta en práctica constituye el ejercicio del poder político en cualquier comunidad que se manifiesta.

El sistema liberal-democrático actual opera a lo largo de credos o líneas cívicas, y se adhiere a la noción artificial de lealtad al “Estado”, en el sentido abstracto, y específicamente a los aparatos institucionales del Estado, y esto según el canon democrático liberal es la bases cohesiva de la nación.

A las causas nacionalistas les concierne las características organizacionales de la genética y con ella la continuidad de su civilización al buscar ordenar a los seres humanos acorde a su parentesco étnico y racial, conservando la verdadera diversidad de las especies, valorándolas en su estado natural.
La biología y la realidad de los grupos que la naturaleza clasifica son innegables.

Existen tipos sanguíneos que nos hacen compatibles e incompatibles unos con otros, nuestra sangre, nuestro parentesco nos define como pueblo, y como nación.

Los conservadores tienen una idea de la nación mucho mejor formada. Una nación es sangre, suelo, cultura y las experiencias de la gente que vive en ella. La familia también es sangre, suelo, cultura y las experiencias de sus integrantes. Para un conservador una nación no está compuesta de individuos sino de los lazos que unen a esos individuos. Un grupo de individuos con lazos es una familia, la unidad más pequeña de la civilización que mantiene todas sus cualidades. Un grupo de familias conforma un barrio o una localidad. Un grupo de barrios conforma una comunidad, un grupo de comunidades conforma una Nación.

Al reconocer a la raza como un hecho real, positivo y biológico, se nos castiga y se nos condena a un ostracismo social por una (((élite hostil))) que está intrínsecamente empeñada en disociarse de esta realidad.

El régimen políticamente correcto define a la nación como un grupo atomizado de individuos, con cada persona siendo más que la suma de todas sus partes y mayor a la comunidad a la que pertenece.
Contrario a lo que mucha gente piensa, el concepto de Blut und Böden, “sangre y tierra”, no fue ideado por los alemanes nacionalistas de la primera mitad del siglo XX, de hecho se remonta a tiempos inmemoriales, los romanos, griegos y fenicios lo exaltaban.
La mismísima Marsellesa, himno francés, bandera de la Libertad, Igualdad y Fraternidad, exalta el concepto en uno de sus versos:

Aux armes, citoyens, /  A las armas ciudadanos
Formez vos bataillons, / Formad vuestros batallones
Marchons, marchons! / En marcha!
Qu’un sang impur / Que la sangre de los impuros
Abreuve nos sillons! / inunde nuestros surcos de arado.

Esta es una de las razones por la cual los socialistas y comunistas franceses prefieren cantar la “internacional” con el puño izquierdo en alto a pararse firme frente a sus símbolos patrios con el corazón en la mano.

La conceptualización de la nación no es un corpus putrefacto de afirmaciones intangibles y carentes de significado sino un conjunto de ideas biológicamente definidas que organizan a los hombres en naciones, en cuerpos concéntricos que van desde la familia, el individuo y sus parentescos raciales más amplios.

Regresemos entonces a estudiar a Schmitt.

Schmitt creía que el estado liberal democrático moderno era incapaz de ser político y por ello era no podía definir entre amigos y enemigos. Esto plantea que la distinción entre amigo y enemigo, entre nosotros y ellos, es el grado de intensidad de asociación o disociación entre pueblos, y es por ello que las bases de cualquier institución política funcional requieren del uso de esta dicotomía.

Lo que es homogéneo a la noción moderna de igualitarismo y por sustitución el globalismo universalista es que todo recae en las formas innatas de gobierno, las cuales han parido un orden liberal incapaz de poder legitimarse, y por extensión, su soberanía política es muy difícil, por no decir imposible de definir al ser incapaces de poder definir el enemigo del amigo.

Este concepto es primordial en su orden, evoca un pasado ancestral distante y como tal existió previo a la codificación de cualquier marco político legal existente.
Al reconocer esto, los nacionalistas tenemos como premisa que cualquier estado exitoso parte del imperativo moral de sus miembros de existir y preservar su acervo genético, cultural y geográfico.

Lo que Schmitt cataloga como el primordio político en sus orígenes es la base de cualquier civilización exitosa ya que sus lazos sociales de parentesco, fraternidad y hermandad aunados a la similaridad y homogeneidad favorecen relaciones sociales armoniosas.

Los estudios genéticos (1), (2)(3), (4) de las poblaciones ha demostrado que los individuos tienen un interés tanto genético como racial en la propagación y la prosperidad de los compañeros de la etnia interrelacionados en su grupo racial y étnico más amplio. El reconocimiento de este hecho científico y social por parte de un demográfico distinto al (((políticamente correcto))) es considerado indeseable, supremacista, ilegítimo, inmoral, genocida e injusto.

Ferdinand Tönnies fue un sociólogo alemán que acuñó los conceptos de Gemeinschaft “Comunidad” y Gesselschaft “Sociedad” así como los lazos interpersonales de la mancomunidad genética versus la colectividad de los individuos atomizados, los cuales tienen en común su proximidad geográfica y consumismo que por cualquier otro lazo racial-familiar cohesivo más congruente.
El concepto de Gemeinschaft, “Comunidad” de Tönnies, aquel de un estado genéticamente organizado y homogéneo da continuidad a una tradición europea de arête (vocablo francés para decir “cresta”, se interpreta como excelencia, o cúspide). La realización colectiva de que las bases de las naciones estados o de cualquier estado, pasado, presente y futuro es la base subyacente para cualquier civilización sana y exitosa.

La verdad por definición es aquella que se corresponde con la realidad, y con los hechos. Cuando la verdad es oscurecida, reina la falsedad, y la realidad se convierte en una aberración trastornada de si misma, dando como resultado el sufrimiento generalizado de una población.

DHeJ36dXYAIFEXD.jpg-large

La diversidad multicultural forzada en naciones estado es una idea asesina.

Carl Schmitt era sólo un jurista, pero su conceptualización de lo político tiene mucho en común con el campo de la psicología evolutiva y ambos campos hacen énfases en la naturaleza agonal, agónica, combativa, conflictiva de la naturaleza de la vida y el ciclo de interacción entre humanos, particularmente de las interacciones evidenciadas por tanto grupos internos como externos. Charles Darwin nos señaló hace más de siglo y medio que los humanos nos congregamos en grupos, y que como tales, vivir en grupo es una estrategia adaptativa crítica y estratégica para la  supervivencia de la especie humana.
Adicionalmente, todos los humanos forman grupos y estos grupos se organizan alrededor de similitudes, específicamente alrededor de dimensiones de similaridad racial y por extensión, en parentesco.
Desde una perspectiva evolutiva, vivir en grupos se predica como la utilización de la preferencia del individuo a formar grupos internos con lazos de parentesco y afinidad. Entre tanto más similares los miembros de un grupo son, mayor es la unión de dicho grupo, y mejor será su supervivencia y prosperidad. Los grupos sanos y homogéneos se aglutinan y crean civilizaciones desarrollistas.

El concepto político de Carl Schmitt presupone la noción de soberanía y la soberanía opera tanto al nivel individual como el colectivo. En el sentido más general, la soberanía denota derechos y poderes, o dicho de una forma más apta, y acertada: Autoridad.
Autoridad para gobernarse a uno mismo o a otros, y esto es íntegro a las nociones evolutivas del favoritismo de los grupos hacia adentro y la exclusión de los grupos e individuos hacia afuera.
Los seres humanos ejercen soberanía y por extensión, la ejercen políticamente al formar agrupaciones sociales al servicio de sus intereses genéticos únicos.
Los grupos sociales que son más exitosos son aquellos que funcionan siguiendo patrones orgánicos y por ende aluden a lo que les es propio, nacional. Independientemente de si resides en Norteamérica, Suramérica, Europa o cualquier otra parte del hemisferio Occidental, o si eres racialmente consciente o etno-nacionalista, el objetivo de todo grupo humano es la supervivencia y la mejor forma de alcanzar ese objetivo es la creación de naciones estado.
Los intereses individuales dependen de la colectividad de intereses genéticos porque la competencia interna es innata a la especie humana. Al formar naciones-estado dedicadas a la propagación y elevación de nuestra estirpe, la competencia agónica, feroz y equilibrada por la naturaleza humana será el catalizador de la fortaleza de las naciones y su evolución. Siempre ha sido así y continuará siendo así porque es nuestra naturaleza como animales.

La raza como concepto puede ser una herencia problemática pero es un concepto que debemos abrazar de forma inequívoca, debemos estar orgullosos de nuestra raza y nuestra herencia ya que esto es algo que pasamos a generaciones futuras.

35270091_10156243015661259_6315613374268833792_n

Enorgullece a tus ancestros y nunca te sientas culpable por ser lo que eres.

Los intereses genéticos se basan en éxito reproductivo, lo cual implica pasar los genes necesarios para perpetuar una cultura específica por vía del nexo de los individuos interrelacionados. En pocas palabras, la cultura sólo se puede replicar si la gente que la crea existe, genéticamente hablando, en el futuro.

Como un concepto científico, la raza no es un grupo delineado de límites y parámetros ordenados, sino las distribuciones clónicas de la diversidad genética que se traducen en frecuencias alélicas cambiantes.

La clasificación racial, o mejor dicho la categorización es una cuestión genética y por extensión es fenotípica. Lo cual implica similaridad.

Los fenotipos humanos son extremadamente poligénicos, hay caracteres genéticos que son controlados por interacciones de dos o más genes y por ello el mestizaje a nivel individual y de forma más deletérea a nivel macro la heterogeneidad de la población lleva a la disipación de los caracteres compartidos de forma taxonómica de una raza por medio de varios procesos de mutación.

Desde un punto de vista cultural y de civilizaciones, la raza es la penúltima de las variables que presuponen a la identidad, y por ello la cultura es el medio existencial por el cual la identidad racial colectiva se manifiesta y se modula.
La heterogeneidad racial conlleva a la transformación cultural, y en el mundo posmoderno, la transformación cultural es análoga a la bastardización, hibridación y alienación.
En el presente, la izquierda radical ha sido capaz de transformar a la civilización europea, que era mayoritariamente blanca en un grupo minoritario en sus espacios geográficos nativos al importar otras razas con una mayor tasa reproductiva, aunado al fomento del aborto, la contracepción y la anticoncepción, la destrucción de la familia nuclear y el uso de drogas como medidas sociales para disminuir la tasa reproductiva blanca.

La raza y la cultura se manifiestan por medio de los nexos que son los individuos y si la naturaleza de un individuo como nexo o conducto cambia, muta o desaparece en su entereza, el lienzo de la civilización no tiene lugar alguno para manifestarse.

Oswald Spengler, en su mágnum opus “La decadencia de Occidente” nos explicó que las culturas son entes orgánicos que nacen, crecen, se reproducen y perecen. Siendo netamente una interpretación de la historia y la filosofía, se puede extrapolar el concepto del “Sino” Spengleriano a la manfiestación vívida de la cultura y la expresión de los nacionalismos en Europa.
Si entendemos la naturaleza criminal y genocida de la izquierda para con los pueblos blancos autóctonos de Europa podremos entender por que a nivel cultural las manifestaciones nacionalistas se minimizan en su totalidad y sólo quedan expresiones de nacionalismo cívico reducidas a desempeños sobresalientes en eventos deportivos.

Más notablemente, las diversas estrategias de adecuación evolutiva desadaptativas que plagan a la raza blanca han permitido que las fuerzas de una insidiosa “marcha de (((Gramsci)))” a través de las instituciones ocurran a lo largo de la totalidad de nuestra superestructura civilizadora. Biológicamente hablando, la cultura es el fenotipo extendido de raza, y esta “marcha” a través de eso que es, al final, una manifestación de nuestro núcleo racial-cultural no ha sido más que trágico para la raza blanca, conduciendo a una cada vez más diversificada e incremental composición heterogénea de la población blanca. Cuanto más diversificada se vuelve nuestra población, más susceptibles nos volvemos a la manipulación “desde arriba”. Más marcadamente, cuanto más disminuidos son nuestros retornos raciales en términos de cantidad y calidad, más peligrosa se vuelve nuestra situación genética.

Muchos autores blancos europeos coinciden conmigo cuando afirmo que el mayor peligro que existe para hegemonía blanca en países mayoritariamente blancos son los mismos blancos. En general tiendo a estar de acuerdo con esta afirmación con dos advertencias. En primer lugar, la homogeneidad étnica angloamericana es interrumpida activamente y a veces intencionalmente por miembros de la raza judía,  que utilizando el cosmopolitismo como una estrategia adaptativa, específicamente como un mecanismo de defensa ofensiva para mitigar cualquier amenaza grupal percibida que surja del antisemitismo, real o imaginaria , y como tales, estas acciones ejercieron un efecto disolutivo sobre la unidad racial angloamericana y hasta ciertos extensiones, por medio de la influencia de la (((élite hostil))) en las academias a la unidad racial hispanoamericana.

En segundo lugar, e interrelacionado, muchos de los primeros reformadores angloamericanos y los primeros “guerreros de la justicia social” fueron ayudados, para gran disgusto de muchos de sus contemporáneos raciales, por judíos y criptojudíos, que llevaron a cabo campañas de búsqueda de rentas étnicas, nuevamente al servicio de los intereses de su propio grupo. Hasta el día de hoy, es el legado de los “reformadores” angloamericanos originales, como Jane Addams y John Dewey, cuyas prácticas racialmente deshomogeneizantes y culturalmente deconstructivas han sido promovidas a sus fines extremistas por la izquierda radical disolutiva. La cultura europea blanca se ha hecho añicos desde dentro y fuera, y cualquier nación estado futura debe rectificar este error buscando una regeneración etnogénica tanto del genotipo racial blanco como del fenotipo extendido que es la cultura europea.

Como se mencionó anteriormente, la cultura es la manifestación del mundo real de la identidad racial de un pueblo específico, en un lugar y tiempo específico, y como tal es lógico que la supervivencia cultural europea se base en la supervivencia racial blanca.

La raza y la cultura están inextricablemente unidas.

Más concretamente, en lo que se refiere a la creación de naciones-estado los vestigios físicos y metafísicos del patrimonio genético de la raza blanca europea, es decir, el legado racial y cultural de nuestro pueblo, deben continuar transmitiéndose a las generaciones futuras, y esto sucede a través de la reproducción biológica literal.

El mundo occidental posmoderno se basa en una cosmovisión materialista unidimensional, débilmente construida, y como tal solo se ocupa de lo que es tangible.

Los enemigos de la raza blanca han explotado nuestras diversas debilidades evolutivas desadaptativas, y la naturaleza aparentemente hueca de la cultura europea contemporánea es un producto del diseño más que de la evolución orgánica.

El placer y la practicidad gobiernan el día, mientras que como pueblo y como seres en el mundo, nos encontramos insatisfechos e inquietos incesantemente, inútilmente buscando la satisfacción en un mundo material escindido de nuestro patrimonio ancestral.

13250112_f520

Anhelamos una cultura y una historia que hayan muerto hace tiempo, pero sacamos fuerza de la noción de que la regeneración racial y cultural es una posibilidad distinta si solo poseemos la fortaleza para soportarla. Nuestro objetivo de preservación y prosperidad racial no solo es noble, sino que también es una estrategia evolutiva sólida, y como tal deberíamos consolarnos con este hecho. Al establecer un marco para futuras generaciones, una de sangre y tierra, “blut und böden” nos estamos dotando de la capacidad de ver más allá de la neblina materialista de este mundo, y de hecho estamos luchando por un propósito más elevado: el futuro genético y racial de nuestro pueblo.

En la República de Platón, el gran sabio argumentó que el placer debe retrasarse y el deseo posponerse en el servicio al interés de lo que es mayor, lo que es más elevado que uno mismo, y durante milenios esta idea se basó en la inflexible Weltanschauung (cosmovisión) del Mundo europeo. Pero desde entonces, el enemigo ha logrado destruir todo menos los vestigios más superficiales de nuestro patrimonio cultural y racial desde el otrora poderoso bastión de la Civilización Occidental. El subproducto de esta destrucción es nuestra incapacidad racial colectiva para ejercer lo político, para delinear entre amigo y enemigo, entre el iniciado y el externo; y esta debilidad ha sido a la vez el heraldo y el método de nuestro colapso.

Para restaurar la civilización europea a un punto de homeostasis, debemos trabajar para recuperar nuestro sentido del yo racial y, por extensión, nuestro sentido colectivo de lo político. Para lograr este fin, debemos reafirmar nuestra soberanía y una vez recuperar el dominio sobre lo político al continuar reconociendo la importancia de la raza en todas las cosas. El biógrafo grecorromano Plutarco lo expresó mejor cuando escribió: “Aquellos que aspiran a grandes obras también deben sufrir mucho”, y no puedo pensar en una lucha mayor, más arduamente valiosa que la de la preservación de la raza blanca.

 

Anuncios

Diez cosas que tienes que saber de Oswald Spengler

spengler

Hoy conmemoramos el natalicio de Oswald Spengler, uno de los pensadores más importantes de la filosofía occidental, de cuyas obras pocos conocen por el hecho de que la izquierda se ha empeñado en hacerlo desaparecer y que gracias a los esfuerzos de muchos nacionalistas en defensa de Occidente hoy difundimos y buscamos explicar.

Es por ello que te presento diez cosas que debes saber de Oswald Spengler.

Spengler es un cosmologista de la historia. 

Oswald Spengler veía a las culturas y sus civilizaciones de la forma en la que nosotros apreciamos un árbol, en el sentido de que al igual que los árboles (y todos los seres vivos) tienen un ciclo de vida, incluso un ciclo diurno y uno que se rige por temporadas. Florecen en primavera, tienen un esplendor de verano, languidecen en otoño y se marchitan en el invierno y muren. Spengler considera que la muerte de las grandes culturas forma parte de los ciclos de la historia. El pensar que las culturas mueren o se quedan calladas durante períodos es una idea perturbadora para los que son adictos a la idea del progreso.

Spengler era un hombre profundamente sentimental

“El optimismo es cobardía”- Spengler en “Hombre y Técnicas.

Las emociones de este autor son profundamente melancólicas y pesimistas, y hay un grado en el que su visión de la historia, su periodicidad cíclica y repetitiva hace que ésta se de la vuelta sobre sí misma de forma inevitable, como si la semilla de la muerte estuviera en la boca de las culturas y civilizaciones.
Esta forma de ver el mundo es prohibitiva y totalitaria, llena de pesimismo que no va acorde a los cánones por el pensamiento imperante del siglo XX. Spengler consideraba que las culturas están enjauladas en si mismas, y que éstas se marchitarían y tendrían su ciclo natural, una belleza que es intrínseca al espíritu vitalista de Occidente. El estudio de la decadencia de las civilizaciones y culturas no son de mero estudio arqueológico, sino que son emocionantes, y así como nacemos y vivimos, también enfermamos y morimos.
Entender que lo único seguro después de nacer es la muerte puede ser interpretado como un pensamiento derrotista, pero no para Spengler, para él, la vida era objeto de estudio y sentir la vida sin ser hedonista y decadente era un baluarte de la belleza de la vitalidad.

Su obra maestra se llama “La decadencia de Occidente” y nos explica los ciclos de vida de las distintas culturas y civilizaciones.

Esta obra se compone de dos tomos, el primero escrito en 1918 y el segundo en 1923, bastante extensos, en ellos Spengler marca la hoja de ruta de lo que es su visión de la historia y las culturas, de las cuales se desprende que siente que las culturas están encapsuladas en sí mismas, eran orgánicas en el sentido de que tenían vida propia y que no tienen tiempos definidos.
De esta obra podemos entender a las civilizaciones pobladores de los desiertos del Medio Oriente como culturas que se basan en la magia, y gracias a ello, son culturas estériles, introvertidas y chatas.
También podemos captar a la civilización griega como rica culturalmente, proporcionada y masiva en cuestiones arquitectónicas y desarrollistas, pero menos dinámica que la cultura occidental porque estaban anclados y tendían a ser contra natura en la forma en la que se llevaban adelante.
Spengler veía a Occidente como una cultura parcialmente de naturaleza diabólica, la considera Faustiana, la ve como si no encajara y trata de interpretar sus fenómenos como aquellos que no coinciden y que inherentemente no van el uno con el otro.
Occidente está repleto de inquietud y ausente de un sentido de paz con un deseo extraordinario de querer cambiar todo una y otra vez para hacer de la cultura occidental la más agresiva sobre la faz de la tierra.

Pese a los defectos de la cultura occidental, es la mejor que ha existido.

Las élites que crearon la civilización occidental eran vistas como Spengler como jerárquicas, autoritarias, masculinas y atractivas. A diferencia de las élites abrahámicas de los desiertos, la cultura occidental para Spengler tiene dentro de ella un concepto racial de identificación positivo. Es un concepto racial en términos Nietzscheano porque la reproducción es la base de todo, pero es muy rudimentaria para cuestiones de análisis. Para hacer deducciones y análisis tienes que ver a la cultura y su civilidad como entes que son creados por razas específicas que en algún momento se mezclan unas con otras, y que con el tiempo, la pura biología no te sirve para explicar la ascendencia del hombre, si es que en realidad ha tenido una ascendencia en vez de una descendencia que se ha ido marchitando de acuerdo a la noción de que las culturas mueren independientemente de su riqueza, y belleza.

Ignorado y descalificado por la extrema izquierda, descuidado y criticado por la extrema derecha.

Los temas que Spengler tocaba eran considerados infelices por distintos espectros del estudio político porque nunca calzaba dentro de las condiciones previas que las tendencias políticas tenían concebidas previamente.
Siempre ha habido tenso recibimiento por parte de la derecha racialmente consciente y de la izquierda progresista por su visión pesimista y no materialista de la historia, su capacidad de intuición, su apertura a los elementos subjetivos dentro de la cultura, su creencia en el invierno del alma de la cultura y su decadencia parcial que se da con el tiempo, en su obsesión con la inevitabilidad de la decadencia. Todas estas características no lo hacen atractivo para un intelectual de la izquierda. Pero al mismo tiempo, los progresistas liberales lo verían como un hombre del centro porque es muy mórbido, muy mordaz, muy pesimista, muy profesional y académico y muy atado a una teoría previa que corta contra el optimismo propio del progre, lo cual incluye la idea progresista de que “el mundo siempre mejora”.

La decadencia no era obsesión, era intuición tras ver una serie de patrones en la historia

El empeño de Spengler en hablarnos de la decadencia no era por algo morboso, sino por la adecuada y acertada observación, interpretación e intuición de que la historia se repetía constantemente y que de dicho círculo repetitivo sólo queda desgaste. La diseminación de las ideas democráticas, humanistas, liberales, y materialistas así como la disyunción entre la Ilustración y el Renacimiento lo llevaron a sacar este tipo de conclusiones.

El renacimiento es visto por muchos pensadores de la ilustración como su precursor, eso es lo que nos enseñaron en historia universal, pero para Spengler, la Ilustración dio paso a la negociación con la idea libre de restricciones de que la voluntad de la mayoría era siempre lo mejor. Para Spengler, así como para cualquier derechista con dos dedos de frente y algo de amor propio, los conceptos de democracia son absurdos, anti-higiénicos y poco estéticos porque la mayoría de los hombres jamás podrían decidir ninguna cuestión de importancia por su cuenta sin pensar en ellos mismos primero.

La ilustración y la revolución francesa dieron paso al hecho de que las mujeres pudieran votar y tuvieran que verse forzadas a competir con hombres, de que el humanismo liberal se rehusara a distinguir entre patrones del ser y las jerarquías de la naturaleza que se expresan en sí mismas en las sociedades.

Para Spengler la decadencia es necesaria y por ello que la describe como una característica innata y las fuerzas que tiene, así como la enfermedad y la muerte en el individuo están allí para permitir cambios a futuro y a la finalización de cada ciclo histórico lo cual es natural en el mundo biológico. Así que la decadencia no es desastrosa ni fatalista, es necesaria.

Pese a haber votado por Hitler, Spengler era crítico del nacionalsocialismo.

Oswald Spengler votó por Adolf Hitler para no votar a Hindenburg en la elección, y Hitler perdió esa elección. Hindenburg retuvo la presidencia hasta que se murió.
Spengler ponía la bandera con la esvástica en su ventana para molestar a sus vecinos y alejar a la gente que no quería cerca y decía que para desplegar una esvástica uno siempre debe estar dispuesto a pagar el precio de molestar a la gente. –¡Spengler era un troll memético antes de que existieran los memes!- La esvástica era para él, lo que la Rana Pepe es para nosotros.

Spengler consideraba a los nacionalsocialistas vulgares y poco cultos, igual que Ernst Jünger, no le importaban los orígenes de los nacionalsocialistas, y ese hecho era lo que causaba urticaria y escozor en la élite aristocrática alemana de la vieja derecha con la cual Spengler se sentiría naturalmente más cómodo como buen conservador. Más allá de la estética, la principal causa de cuestionamiento de Oswald Spengler al nacionalsocialismo era la ignorancia cultural de dicho movimiento, y la grandeza y gloria de lo que implicaba ser alemán en términos cultural.

De alguna manera, Spengler era muy repuesto y rígido para ser una figura elitista. Hacer discursos apasionados sobre Alemania y la identidad alemana era básico, (y eso era lo que el Führer hacía) pero Spengler estaba más enfocado en la educación superior, la civilidad, y conocer la identidad de lo que implicaba ser alemán y por extensión Europeo y Occidental.

Spengler entendía la evolución natural política de Alemania

Por la naturaleza de su credo histórico, Spengler veía con desdén a la República de Weimar, consideraba que dicha república era un apéndice innecesario, y recordaba con orgullo y gloria los tiempos del Imperio Romano que habían precedido a esa decadente república. Aunque no estaba particularmente enamorado de los alemanes, en parte porque creía que eran demasiado hostiles con los otros pueblos europeos –un alemán consciente de lo nefasto que es el autismo anglo- Spengler entendía que las batallas venideras eran choques de civilizaciones y que deberían haber alianzas militares con otras naciones-estado europeas contra las horas de Asia, África y Oriente que serían los enemigos del Futuro.

Spengler no habla del futuro porque es repetitivo. 

La sentencia de muerte de la civilización occidental estaba garantizada después de la Primera Guerra. Su tesis fue malinterpretada porque lo que Spengler dijo sobre la derrota de Alemania tras la Primera Guerra mundial fue parte de los patrones de derrotas que ocurrían en la civilización en ese momento en particular.
Spengler flotó la noción de que las derrotas podrían ser detenidas por un tiempo por medio del cesarismo democrático y varias formas de populismo por las cuales el tenía mucha repulsión.

Conclusión

Spengler es un gran pensador de derechas de quien podemos aprender bastante si tenemos el tiempo y la disposición de leer su obra, de la que podemos comprender que la gran crisis de la Civilización Occidental comenzó en el momento en el que dicha civilización surgió, que no es algo malo, sino que forma parte de la vida. La historia y su estudio no es un hombre.

De Spengler podemos captar su valor aristocrático, jerárquico, naturalista, desigual y elitista para mejorar nuestra forma de ver el mundo

spengler Celular

Avengers: Infinity War. El review que no leerás en los (((Medios)))

Avengersfeat1-640x480

Infinity War pasó de ser una cinta de superhéroes a una cuestión de estatus. Es la más reciente de la trilogía de las películas de la productora Marvel y es la número diecinueve en el “Universo cinemático de Marvel”. Habiendo visto las tres Iron Man, Avengers y Capitán América, el tener que haber visto junto con un montón de fanboys al borde del orgasmo fetichista esta cinta me dio la oportunidad de ver sin sesgo y con poca orientación lo que en esta cinta ocurre.
Es una cinta larga, repleta de acción y de peligro, sale Thor, sale Hulk, y todos tus personajes favoritos.

La gran pregunta:
¿Es buena?

Si y no.

Comienza repleta de explosiones en lugar de un arco narrativo que nos permita darnos una idea de dónde estamos parados. Los que no hayan visto alguna de las películas previas, no pierdan su tiempo, esta ensalada de superhéroes no la van a entender.
Robert Downey Jr. como Iron Man hace lo que siempre hace, disfrazarse de robot y pelear con otro robot llamado Vision.
Benedict Cumberbatch es un mago que usa poderes para detener tormentas de arena y polvo, Scarlett Johansson sigue siendo una mamasita en ese traje de cuero que todo hombre le quiere quitar. Por ahí nada nuevo.

La cinta se corta abruptamente entre acción y violencia sin sentido y diálogos un tanto enrevesados entre varios superhéroes que tratan de opacarse unos a otros mientras se ponen de acuerdo para evitar el Apocalipsis y el fin del mundo.

En Uniendo Puntos siempre hacemos notar el veneno (((globalista))) que la cultura pop nos inyecta y fijaos que en el caso de Infinity War no es distinto: Siempre es el mundo y la humanidad la que está en peligro, y nunca un sitio un tanto más local, como un país o una región, todo con la finalidad de hacer que el cataclismo sea más (((Diverso))) y atractivo.

La primera hora de la cinta rueda muy lentamente alternando acción y diálogo en una forma que en mi opinión cansa. Hay poco con lo que relacionarse en la cinta y no hay forma nomas de anclar a los Vengadores como superhéroes. Ya sabemos que ellos son los buenos, son tan buenos que la gente común y corriente en el mundo que ellos tratan de salvar ni siquiera aparece.
En una especie de homenaje del estudio de Marvel a la parodia del Bananero, Bruce Banner desarrolla un problema de impotencia (Véase El Impotente “Hulk”), esto me causó mucha gracia, pero no fue por la cinta, sino por la parodia de youtube de hace unos cuantos años.

El malo de la película, el villano, el tipo a destruir es Thanos, que tiene un guante de metal forjado por enanos espaciales que se nutre del poder una serie de piedras mágicas en cada nudillo (esas piedras parecen gomitas “jelly beans”, ¿Podríamos pedirle creatividad a Hollywood?), si Thanos consigue reunir todas las piedras mágicas podrá eliminar la mitad de todas las especies del universo en lo que parece una lógica neo-Malthusiana.

Los Vengadores y los Guardianes de la Galaxia (que están allí sólo para engordar el elenco) tienen que detener al malvado Thanos.
No es un arco narrativo profundo, (después de todo, la ciencia ficción murió con Blade Runner), pero tiene el mérito de tener algo de sentido, y en ese hilo de pensamiento, esta aventura intergaláctica hace que las cosas que tienen un sentido sencillo sea buenas para poder tener un esbozo de la secuencia de eventos que tenemos que presenciar.

La cinta le da la oportunidad al principio de la narrativa floja de mantener las cosas simplemente estúpidas al tener que hacer que un personaje le diga a la audiencia a que planeta van, luego mostrarles el planeta en una toma, y luego escribirles el nombre del planeta en tipografía sans serif. ¿De verdad Marvel piensa que somos idiotas y no nos podemos dar cuenta de todo esto?-.

Si yo fuera un estudiante mediocre de idiomas modernos, me alegraría que los guionistas de Avengers: Infinity War me ayudaran a aprenderme los planetas del sistema solar. Si la cinta hubiese mantenido su tono aterrador de Apocalipsis inminente sería un fracaso comercial, pero afortunadamente, Chris Pratt y los Guardianes de la Galaxia aligeran la cosa y los Vengadores y el equipo surtido de superhéroes, alternado con Scarlett Johansson en ropa bien pegada en poses sexys le dan al espectador algo de colirio para lo tortuosa que es la cinta.

Cinismo cinemátográfico

Todos los elementos cínicos de la construcción de una cinta se hacen opacos en Infinity Wars: El hombre araña le pregunta a Iron Man si vio una vieja película de ciencia ficción llamada “Alien”, que es una cinta mucho mejor, con mejor guión, y cohesión, con una estructura de comienzo, contenido y conclusión.

El comienzo de Avengers: Infinity Wars comenzó hace varias cintas, y tiene un final que será proyectado en un largometraje futuro. Lo que los espectadores estamos pagando para ver es una secuencia de escenas de acción y explosiones enmarcadas en una adaptación de caricaturas de ciencia ficción. Una especie de comienzo de temporada.
Es la marca de convergencia final del universo cinematográfico de Marvel con el ADN mezclado de varias franquicias metidas en una licuadora que no le da sentido a nada.
Como consecuencia de este desastre viene el hecho de que cinta NO TIENE NINGÚN TIPO DE PROFUNDIDAD O SUSTANCIA.

El personaje mejor desarrollado es Thanos, y eso no es por la cinta sobre la que estoy escribiendo sino por la anterior Guardianes de la Galaxia, es una villano que por necesidad y por la virtud de ser el que tiene la mayor cantidad de tiempo en pantalla con diálogo.
Todos los demás personajes golpean alienígenas (Hulk, Thor, Iron, Man, Pantera Negra), golpean a Thanos (Spiderman, Star Lord y Iron Man) o le dan una piedra al guante de Thanos o nos llevan del punto A al punto B, como lo hacen Gamora, Vision, y Dr. Strange.

El aspecto de comedia de Guardianes de la Galaxia y Thor, con Rocket, Star Lord, y un enano espacial que hace monerías junto con Drax y Mantis. Las bromas de Tony Stark y otros superhéroes un poco más serios hacen contraste con la comicidad y lo chistoso que son los guardianes de la galaxia.

El giro emotivo de la cinta es el secuestro/adopción de Gamora por parte de Thanos en el cual ambos desarrollan una relación paternal, toda vez que este la lanza por un pozo y las muertes esperadas empiezan a sucederse en una cinta como esta. Las motivaciones de Thanos para ser un villano son tan increíblemente vulgares que son casi plebeyas, como si quisiera ser el malo con la misma intención que los chicos del barrio desean ser los “más malos de la cuadra”. Y es por ello que la cinta carece de sentido del heroísmo.

El enfrentamiento final se da cuando un montón de héroes mueren tras casi tres horas de explosiones y diálogos con chistes ocasionales. Las muertes de los personajes que sobreviven las otras diecinueve cintas es impresionante en su audacia. Simplemente se disuelven de la trama con muy poco drama, con la notoria excepción del Hombre Araña. Toda esa cháchara sobre la resurrección que vimos al principio de la cinta comienza a tener sentido. Las únicas preguntas que podemos ver es si los fans se tragarán esta trama cínica y pagarán por la próxima cinta para ver si sus personajes favoritos sobreviven, y si los guionistas sobrevalorados de Marvel serán capaces de rebobinar el arco narrativo de una forma predecible y controvertida.

En esta cinta no hay ningún modelo a seguir, la mayoría de los superhéroes son agradables, y los escenarios rayan en lo absurdo. La pelea final tiene a los africanos de Wakanda enfrentándose a robots extraterrestres mientras Iron Man vuela rociando napalm americano porque los EEUU son geniales y los enemigos del Estado de Israel son unos monstruos abominables.

En 2012, los Vengadores tenía seis superhéroes, y eso era bastante, con 18 es demasiado, la cinta te deja queriendo más, y esa es la idea de toda la fucking cinta. Así que si te sientes frustrado por verla, no serás el único.
Marvel ha hecho mejores cintas que Infinity War. Si bien los superhéroes hacen cosas increíbles, hasta la ficción debe tener sentido. ¿Hay algo que Thanos, Iron Man, Scarlet Witch y Dr. Strange no puedan hacer? Cada uno de ellos parecen tener superpoderes ad-hoc para cada cosa, no hay límites.
Para Indiana Jones, superar la fortaleza de sus adversarios con destreza y puntería era algo a vencer, para Deckard en Blade Runner se requería de inteligencia y atrevimiento, para Batman administrar justicia sin propasarse matando a alguien era un reto.
Todos los héroes tienen algo que vencer, un conflicto interno, pero eso desaparece en Infinity War. La propia Black Widow sufre ansiedad de separación cuando en una cinta previa Bruce Banner desaparece en una nave espacial. Tony Stark sabe que sus día final está cerca por esa esquirla de metal que le puede romper el corazón. Pero nada de eso está presente en esta cinta.
Se supone que los superhéroes son personajes que cometen errores, ¿pero de veras era necesario meter la pata como lo hizo Star-Lord? ¿O es meramente la flojera de los escritores progres que abundan en Hollywood ahora?.

¿Vale la pena esperar una década de filmes para ver Infinity War, invertir un dineral para ello tras diecisiete películas?
Yo pienso que no.

Y para tener esa respuesta debemos esperar un año.
De veras espero Marvel responda a sus fans.

4 de 10

 

 

¿Cómo restauramos la gloria que nuestro país una vez tuvo?

Todos podemos estar de acuerdo con que el problema que enfrenta la libertad es la existencia de gobiernos totalitarios, no así de gobiernos.

Propongo entonces nueve sencillos puntos sinceros para la reducción del estado.

Los estados para ejercer derechos de propiedad, soberanía y limitación de fronteras deben tener una milicia organizada. Las fuerzas armadas deben reformarse, retornar a su institucionalidad, y separarse de la beligerancia política que tanto daño les ha hecho.
Al tener una milicia que consista de accionistas quienes de forma recíproca e incondicional aseguren la propiedad y la soberanía de la ciudadanía de la imposición involuntaria de costos por parte de externos e internos.

Una constitución como un contrato entre aquellos accionistas (ciudadanos) para aquel aseguramiento recíproco que esté centrado en el imperio de la ley, el derecho natural y universal, cuya aplicación universal y ausencia de discreción por medio de construcciones legales estrictas. Con jueces independientes con capacidad de veto para la resolución de conflictos.

Un mercado para las instituciones en las cuales éstas compiten por la producción de distintos bienes y servicios.

Un libre mercado para el intercambio de bienes y servicios entre instituciones distintas a las que producen.

Un sistema legal, político y social que asegure la producción de futuras generaciones para que nuestra progenie asegure su existencia y espacio vital, condiciones fundamentales para que la familia, la libertad, la propiedad no se vean amenazadas. La mejor forma de asegurar la existencia de nuestros hijos y su futuro es enalteciendo a la familia por medio del fortalecimiento del matrimonio y la familia nuclear. La consecuencia directa del fortalecimiento y defensa feroz del matrimonio y la familia nuclear absoluta resulta en la perpetuación de bienes, servicios e información, requisitos necesarios para restaurar la gloria que nuestra patria tuvo en algún momento.

Así como debemos tener mercados institucionales, de intercambio y mercado reproductivo entre familias, considero importante que existan mercados para la asociación y la cooperación dentro del mercado institucional, de intercambio y el reproductivo.

Para la resolución de disputas y derechos de propiedad deben existir mercados par ala aplicación y la estricta construcción del derecho natural que supone la cooperación voluntaria entre los hombres.

Los intercambios generan acuerdos muy complejos tales como los contratos, acuerdos, pactos y afines. Los mercados de libre intercambio son entes aseguradores de la producción de dichas transacciones.

Siendo esto así, es necesario que existan instituciones aseguradoras distintas a las mafias que ahorita existen en el país, que son personas inescrupulosas que abusan, especulan, engañan, defraudan y usan el dinero ajeno para enriquecerse. Todo esto se puede evitar enviando a banqueros, dueños de aseguradoras y demás delincuentes de cuello blanco a la cárcel o al cementerio, y quienes deben realizar ese tipo de acciones habrían de ser aseguradores que actúen conforme al derecho natural.

Es por ello que requerimos de una tesorería responsable que sea capaz de rendir cuentas a los accionistas (ciudadanos) que tienen depositado su esfuerzo en torno a una moneda fuerte, de libre convertibilidad, sin la necesidad de un control de cambios que termina creando una economía virtual con precios falsos.

Si logramos describir todas las transacciones y relaciones que tenemos entre los hombres como transacciones podemos llegar a un sistema legal en el cual podemos tener declaraciones transformadas en acciones que efectivamente sean reflejo del derecho natural, y eso podemos hacerlo de forma científica, descriptiva y universal.

La consecuencia de esta transformación de nuestro país resultaría en un imperio de la ley guiado por una ética natural, moral y responsable.

Por ética me refiero en hacer cumplir la ley de la cooperación y la resolución de conflictos sin caer en el pseudo racionalismo científico rothbardiano que implica la creación de una ética de guetos.

La reciprocidad le sirve al derecho natural porque como es imposible contradecir la reciprocidad inherente a cooperar entre nosotros, resulta necesario proveer la capacidad de proveer poder de decisión a los ciudadanos. Hoy por hoy la autoridad ha sido ejercida de forma abusiva por parte del estado hacia sus ciudadanos: Los productores no pueden sacar el fruto de su trabajo, montarlo en un camión y llevarlo a otra parte del país sin que sean robados de su esfuerzo por militares ladrones.

Debemos entender que la propiedad, al igual que el dinero, nuestra moneda sirven el propósito de unidad de medición de los cambios en el estado de las cosas (bienes, productos, servicios). La propiedad como un todo es aquello que otra persona parió en costos para obtener y sacarle interés y provecho sin imponerle costos a alguien más.
Así que el dinero, como unidad de medida estándar en cualquier campo constituye perfectamente una prueba de reciprocidad.

El derecho natural ha sido manchado y reformado de forma irresponsable por muchos autores pseudoracionalistas, así que es menester diferenciar al derecho natural de esos autores.

Muchos autores occidentales, por una variedad de razones nos han fallado y no fueron capaces de derrotar el pseudoracionalismo científicos de tipos como Marx, Freud, Boaz, etc. Se nos presentó una utopía ficticia, y los filósofos occidentales no tuvieron la capacidad de derrotar esa ficción utópica que heredamos del mundo antiguo.

Poincare en el ámbito matemático y Friedrich Hayek en el mundo de las ciencias económicas y las lyes nos advirtieron que el siglo XX iba a ser regresivo en materias de ciencias sociales, economía y política. Y ese siglo XX que si bien nos trajo grandes avances en materia tecnológica y del conocimiento paradójicamente se convirtió en una era de misticismo.

Aunque nuestro progreso en ciencias físicas, químicas, ingeniería, y tecnologías de información (que fueron productos de la revolución científica alemana) se combinaron con la conquista del continente americano por parte de los imperios ingleses y españoles, quienes crearon el dinero fiduciario (que nos hace sufrir cada vez que revisamos el precio del dólar en Dolartoday.com), esa invención monetaria abrió las puertas para un boom económico que permitió a occidente sacar a sociedades retrasadas de la ignorancia, pobreza, hambruna, enfermedad, y tiranía.

La democracia en el mundo antiguo y el moderno resultó ser un engaño para que la clase media pudiera hacerse con el gobierno desde la aristocracia, y la expansión de esta tendencia desarrolló instituciones económicas, políticas y sociales repletas de fragilidad desde un punto genético.

Ni la Aristocracia Occidental ni su casta burguesa podían decir la verdad: Que el hombre, al igual como las plantas y otros animales fueron domesticadas no por necesidad sino por diversión y lucro por la imposición de la meritocracia para reducir la reproducción de las clases inferiores. Y que las diferencia en la tasa del desarrollo de las civilizaciones es el resultado de que esas clases inferiores se hayan reducido en número, haciendo posible el progreso de la civilización en todos los campos posibles: Lingüísticos, informativos, económicos, normativos, sociales, culturales, políticos e institucionales.

En Venezuela, país occidental por naturaleza, gracias a la tragedia de la democracia, nosotros aprendimos la lección. En ausencia de ganancias por medio de la conquista, son la civilizaciones eugénicas las que siempre habrán emerger como las más avanzadas. Y esta es una verdad que le es incómoda a muchos porque fueron adoctrinados en el pensamiento pseudoracionalista que plagó al siglo XX. Esta es una realidad incompatible con el apoderamiento que justifica la toma del gobierno por parte de las clases sociales mas ineptas en nombre de la igualdad.

¿Qué hacer entonces?

Armados con este conocimiento, debemos revertir un siglo entero de propaganda, mentiras y pseudociencia, una alianza producto de una conspiración masónico-judeo-marxista en componenda con minorías y mujeres histéricas.

Nuestra arma es la verdad y la debida diligencia en contra de los fraudes que están en todos los mercados de transacciones que se encuentran a lo largo y ancho de la geografía. Es menester restaurar la responsabilidad, la moral, la vitalidad de nuestra familia, tribu, clan, estirpe, raza, nación y Estado.
Debemos eliminar subsidios económicos a industrias como las del entretenimiento. Debemos replantear los derechos de autor, debemos eliminar el lucro financiero que surge de instituciones que nos imponen costos sin nuestro consentimiento (dinero fiduciario). Y debemos garantizar el derecho a la justicia a millones de venezolanos que han sido privados del acceso a la justicia.

Debemos tener un congreso bicameral e instaurar un sistema de negociación y transacciones que le permita a los distintos sectores de la sociedad negociar con otros para la producción de bienes y servicio mientras restringimos y castigamos a quienes defraudan y engañan a los hombres con complicados y engañosos contratos.

Al ponernos del lado de lo racional y lo científico tenemos razones suficientes para hacer avanzar a nuestro país en el camino de la grandeza de la cultura fáustica y alejarnos de una cultura apolínea repleta de misticismo y engaños, aun cuando hemos fallado en los últimos cien años.

Nuestra ambición como Nación debe ser el alcance de la supremacía de la verdad en materia de economía, política y la ley, expresar nuestros contratos con términos sinceros, en el mercado de los bienes y servicios.
No hay razón alguna para no ser sinceros.

Nuestros ancestros occidentales pusieron en práctica la agencia, soberanía, y la verdad como nortes en el desarrollo de la ley natural de la cooperación y la aristocracia. Y sacaron provecho de la domesticación de humanos incapaces e irresponsables que carecían de agencia. Nunca describimos esta estrategia antes, sólo la pusimos en práctica.

Sólo cuando los venezolanos tomemos nuestra conciencia como grupo nos daremos cuenta de todo lo que podemos lograr y podremos hacer a Venezuela grande otra vez, restaurando su antigua gloria y darnos el puesto en el escenario mundial que nos merecemos.

¿Dónde estarían los liberales de no ser por Karl Marx?

Los liberales no existirían porque sólo producen críticas a la obra fantasiosa y pseudocientífica de Marx, es por eso que ellos también son fantasiosos y pseudocientíficos. Verdad inconveniente.

Últimamente los liberales andan sueltos en Venezuela.

Esta estirpe de capitalistas ha prosperado bastante gracias a la acción de centros de estudios como CEDICE, que anda sacando memes e historias de instagram sobre tipos como Murray Rothbard y Ludwig von Mises.

Por otra parte un venezolano fue recientemente electo como presidente de la Federación Internacional de Juventudes Liberales, posiblemente porque organizaciones como esa les gusta llenar cuotas de diversidad. (Basta con ver su foto)

En radio y televisión podemos notar con frecuencia mayor presencia de activistas en pro de ideas de libertad.

Personalmente no guardo muchas cosas en contra de esta variante laxa de ver a la derecha, lectores asiduos de mi blog saben que yo critico a los liberales porque yerran en cuestiones de hecho.

Lo cual me lleva a preguntarme si los liberales podrían existir sin Marx…

Yo pienso que los liberales no existirían sin Marx

Los (((liberales))) son sólo marxistas de propiedades en común.

Mientras haya mercado para el Estado, el Estado existirá

Estos (((personajes))) se equivocan a cada rato, a propósito y siempre con el mismo error en mayores o menores grados. Los liberales anárquicos buscan la abolición del estado (al igual que los comunistas), esas ideas proceden de un mismo tronco de un árbol con ciertas (((raíces))), si se desea eliminar al estado, se debe eliminar el mercado para que el mercado exista.

Y desear que esto suceda es meramente una puerilidad propia de adolescentes encerrados en las casas de sus padres con mucho internet y demasiada acceso a pornografía literaria y audiovisual.

El poder judicial occidental como lo entendemos ha tenido la capacidad de evolucionar en todos los rincones de Occidente y ha logrado suprimir los espirales sin fin de retaliación, venganza y barbarie entre individuos, tribus, familias, clanes al estandarizar los castigos y prohibir futuros espirales de violencia.

La universalidad de este hecho histórico contradice todo dogma (((libertario))) sobre la naturaleza de los hombres, el estado del hombre y el proceso de la resolución de conflictos.

Si se desea eliminar el mercado para que el Estado exista, se debe eliminar la demanda para la agresión y se debe eliminar la necesidad de venganza, justicia y retaliación.

Los estados existen con el fin de asegurar varias cosas.

Por una parte, se delimita el lugar en la tierra en dónde vamos a vivir y ese será el sitio en el cual nuestra raza, tribu, clan, estirpe, nación y estado se desarrollará, explotará sus recursos, los transformará en bienes y servicios con los que podrá cooperar con otras razas, tribus, clanes, estirpes, naciones y estados por intercambios asegurables, garantizados, libres de exterioridades negativas como el fraude, el parasitismo y el robo para así prosperar y crear una situación de ganar-ganar.

Por otra parte los estados administran justicia por medio de la gobernanza, lo cual garantiza que los conflictos que puedan surgir entre dos o más partes sobre la transferencia de los derechos de propiedad puedan resolverse por medio del testimonio para encontrar la verdad. De tal forma no andamos como salvajes matándonos los unos a los otros cuando tenemos una discusión.

Estas características hacen única a la civilización occidental, fueron las cosas a las que Marx más le molestaron, y fueron las cosas en las que él y sus discípulos herederos de un pseudo-racionalismo científico de más de dos siglos de mentiras han ido empujando en su narrativa.

Ciertamente gracias a Marx es que los liberales generan todas sus argumentaciones. De no ser por el judío flojo de Tréveris, los liberales no tendrían argumentos propios y se decantarían por otras vertientes de la derecha.

Al igual que los comunistas, los liberales quieren eliminar al Estado o en su mejor forma reducirlo lo más posible y limitar sus funciones al máximo, bajo la falsa premisa de que todas las actividades humanas, eso que ellos llamaron (((“la acción humana”))) pueden ser ejecutadas tanto por particulares como por privados.

Esto quiere decir que se puede evitar que un hombre sea violento para con su semejante y que ellos mismos se provean medios para la resolución de disputas que aseguren que dicho conflicto no terminará siendo una sangrienta espiral de violencia y agresión vengativa sin fin.

Es cierto que la mayoría de las personas nunca están contentas con los fallos y dictámenes de las diversas cortes y tribunales, y les da miedo la capacidad de castigo de los jueces.

Si nuestros sistemas legales en vez de resolver conflictos crean más conflictos porque ponen a los jueces a pelear entre sí por cuotas de poder en cuanto a la toma de desiciones, su capacidad de ser un ente imparcial que pone en justa medida el poder para resolver conflictos como aseguradores queda severamente restringido.

Eso implica entonces no estamos en presencia de un sistema de justicia sino que hemos degenerado nuestro sistema judicial en aseguradores con conflictos personales y no guiados por la ley.

Los jueces que tienen conflictos entre tribus judiciales son más peligrosos que delincuentes individuales, rencillas familiares y conflictos tribales porque buscan lucrarse de ese tipo de actividades. Basta con ver al Tribunal Supremo de Justicia venezolano y la ralea de bandidos que lo componen.

Todas las organizaciones buscan dominar, (crear monopolios) y ejercer su supremacía como parte de una estrategia evolutiva grupal para asegurar la perpetuidad de su raza, tribu, clan, estirpe, nación y estado. Lo que los liberales llaman “colectivismo”  no es más que la negación de que los hombres nos agrupamos con lo que nos es similar para distinguirnos. Las ideas de derecha son ideas de que la desigualdad es buena, deseable y positiva.

De allí es que todos los Estados se originan sin importar su tamaño: Son entes que aseguran la existencia de monopolios en última instancia para frenar a otros estados.

Esta es la narrativa histórica que contrarresta el dogma propiedad privada-vs-marxismo y el dogma propiedad comunal-vs-marxismo (((liberalismo))).

Esto es una verdad que incomoda. Lo sé.

No hay ningún tipo de teoría libertaria que yo conozca previa al siglo XX y el advenimiento del marxismo, si bien han habido libertinos y anarquistas, esa es otra historia.

Los movimientos occidentales en pro de la libertad buscaron preservar la idea de que los contratos son pactos cuya sacralización debe permanecer incólume pero nunca denunciaron los bienes comunes.

Los liberales clásicos no conocieron a Marx, y proponían una aristocracia para todos.

Los liberales clásicos como Bastiat, de quien se ha escrito en este blog, fueron un movimiento que tenía más que ver con los bienes comunes.
En lugar de privatizar para la nobleza con el fin de lograr la paridad de los plebeyos, lo que los liberales clásicos proponían era que el plebeyo y la nobleza se midieran en términos de justicia con los mismos árbitros para resolución de conflictos.
A su vez, los liberales clásicos formularon ideas novedosas y todavía vigentes sobre la teoría del poder adquisitivo entre nobles y plebeyos. Esto quiere decir que un granjero se pudiera comprar con el fruto de su trabajo la misma tela que su Rey si así lo deseaba.
Los liberales clásicos buscaron mejorar las condiciones de las clases inferiores sin tener que rebajar a las élites gobernantes a espirales de miseria sin fin.

Los movimientos liberales occidentales llegaron a su pico bajo las ideas que Thomas Jefferson desarrollo con base al derecho natural de “Vida, Libertad y Propiedad”. Que los hombres tenemos  esos tres derechos básicos, y que todo el derecho gira en torno a esas tres premisas. Es por ello que el republicanismo implica el deber cívico de ayudar al estado y resistir la corrupción del monarquismo que deriva en tiranía y de la aristocracia que deriva en oligarquías.

Los valores Jeffersonianos de la república que el visualizó como modelo cuando se llevan a el cómo se manejan los partidos políticos, es el deber del ciudadano votar.
Los ciudadanos entienden que el gobierno es una necesidad peligrosa para el establecimiento de una entidad que genere gobernanza y pueda garantizar los derechos de vida, libertad y propiedad. Por lo que la ciudadanía tiene el imperativo moral de vigilar con cautela la acción del gobierno.

Los liberales que surgieron a la postre se dejaron arrastrar por un pseudoracionalismo científico que en vez de enseñar y educar a los ciudadanos se empeñó en criticar a Marx, replantear sus teorías y hablar de conceptos abstractos de libertad.
Es probable que si agarras a un liberal fuera de base y le preguntes que entiende por libertad no sepa definirlo muy bien y te hable de cómo tienes derecho a tener un pedazo de tierra, cultivarla con marihuana y tener una pistola para defender ese pedazo de tierra sólo porque puedes y nadie te pueda criticar tus acciones personales.

La libertad va mucho más allá que eso. La capacidad de elegir que cultivas y que le metes a tu cuerpo no sólo afecta la dimensión material sino que también modifica la dimensión espiritual. De acuerdo con sus elecciones un hombre puede volverse más o menos libre, puede ser más o menos feliz.

Si la libertad para los marxistas se reduce a lo que puedas tener y que todos tengamos lo mismo, la libertad para los liberales se reduce a que todos tengamos las mismas oportunidades de competir por cosas de origen material que supuestamente nos harán sentir mejor en cuanto a la jerarquía de las necesidades de las que alguna vez nos habló Abraham Maslow.

Habrá algún liberal que se quiera pasar de listo conmigo y me arguya que la libertad es la capacidad de elegir acuerdo con la razón y que lo que tienes como posesión material son sólo consecuencias de esas elecciones. Pero de lo que no se da cuenta es que estaría traicionando su propio credo liberal para ganar una discusión.

Marx reformuló la historia judía de “lo no querido” como una verdad universal, y buscó dibujar a la aristocracia como una élite opresora en vez de domadora y defensora de las clases bajas, hecho que después sería continuado por la Escuela de Fránfort.

La idea de la lucha de clases como aquella de opresión en vez de domesticación permitió buscar una revolución contra la aristocracia y la inversión del orden aristocrático. Y busco hacerlo al privar a la aristocracia de su propiedad para domesticarla.

Lo que hizo Murray Rothbard fue meramente un cambio de estrategia, propuso una ética de guetos que busca privar a la aristocracia de sus bienes y que los defensores de sus ideas se queden con sus propiedades privadas. Esta idea llevada adelante por un miembro de la tribu, que al igual que Marx, en su afán de llevar adelante una agenda racial étnica que es hostil a Occidente por cuanto la Civilización Occidental fue capaz de lograr algo que ninguna otra ha podido: La construcción de un sistema de bienes.

Yo pienso que así como Marx y Rothbard, están otros tipos que por medio de argumentos enredados, han contribuido al desarrollo de una ética de guetos pseudoracionalista que ha sumido a la humanidad en una segunda edad del oscurantismo.

Los liberales no operan por razón, operan por intuición

Todos los liberales intuyen que la civilización occidental debe ser depredada, no por una revolución proletaria, sino por la disolución de nuestra capacidad de construir bienes en un sistema que garantiza nuestros derechos de propiedad al imponernos a las élites aristocráticas que tenemos el imperativo moral de existir, procrear, conquistar, dominar la tierra toda una serie de costos que ellos no estarían dispuestos a pagar.

Esa forma de pseudoracionalismo rothbardiano es chantajista y no genera incentivos para que los hombres cooperemos entre nosotros.

La criminalidad inherente a la ética de Murray Rothbard

Los liberales se equivocaron en asuntos de privatización. La diferencia entre bienes públicos y privados subyace en que los dueños pueden consumir sus bienes particulares y no los públicos. Mientras que nadie puede consumir los públicos independientemente de si se contribuyó con su creación y mantenimiento o no.

En lugar de esto, es el mercado en sí mismo el que se beneficia de ciertas exterioridades que genera la producción de bienes y servicios.

Así que si es la propiedad privada la que prohibe a otros el consumo y los bienes públicos prohiben a todo el mundo su consumo (por consumo me refiero a cualquier tipo de transacción que implique transferencia de derechos sobre su propiedad).
Mientras que la competencia dentro de los mercados crean incentivos para producir bienes y servicios de carácter privado, la competitividad para la creación de bienes y servicios públicos genera desinterés en ese tipo de inversiones.
¿Por que? Pues porque el hombre le tiene aversión a la pérdida de su patrimonio. Dado que los bienes producen beneficios sólo por su exterioridad y no por el valor intrínseco, deben ser libres de poder ser privatizados para poder proveer incentivos para crearlos.

La solución libertaria es tonta: Fue hacer de los bienes o imposibles de producir debido al desinterés, o crear medios para la extracción de la exterioridades sin contribuir nada a la producción. Esta vía de sólo dos dimensiones es problemática en cuestiones prácticas de aplicación ya que la única forma de crear propiedad privada es con una milicia o con un ejército organizado en torno a un ente político administrativo.

La respuesta a la cuestión de la ética rothbardiana subyace entonces en incrementar la disponibilidad de incentivos para la producción privada de bienes como un símbolo de estatus que duren más allá de la vida natural de los individuos, y que puedan ser heredados por su progenie. Y aumentar la proporción de bienes que puedan ser creados por el mercado público de producción que esté libre de alguna forma privatizadora.

El problema con el principio de la no agresión

El principio de no agresión liberal es una gran falacia porque no es un incentivo suficientemente bueno para la creación y el sostén de un gobierno voluntario ya que los costos de transacción son suficientes como para exigir que el autoritarismo sea una forma de suprimir la retaliación.

El principio de no agresión no es una base suficiente para el descubrimiento del derecho y no puede producir un ente político anárquico (sociedad civil), por su parte las sociedades aristocráticas son superiores porque proveen las bases suficientes para que el derecho se descubra y exista.

El problema entonces con el principio de la no agresión pasa a ser la ley y no la creencia.

Si bien es cierto que la agresión es un acto inmoral y es cierto que para que los hombres cooperemos racionalmente la agresión debe ser ilegal. Dicha formulación está incompleta por cuanto todos intuimos que la agresión es mala y casi todos diferimos en lo que alguien pueda o no agredir.

No estoy diciendo que la agresión no sea inmoral. Que quede bien claro.
En términos de propiedad, lo inmoral significa la violación de los límites de la cooperación racional al imponerle costos a otros que eliminan los incentivos para la cooperación, generando incentivos para vengarse y atacar.

La única forma de eliminar el estado y construir la libertad que tanto ansían los liberales.

Si tu eres un liberal que lee Uniendo Puntos y has llegado hasta aquí sin que te de un ataque, te voy a hacer un gran favor al domesticarte un poco, sacarte ese credo liberal de la cabeza y hacerte entender un par de cosas.

La única forma de eliminar el estado ya te la explique arriba hace muchos párrafos: Es eliminar el mercado que demanda estado. Para ello debes construir instituciones que provean los servicios del estado sin el parasitismo estatal que le es inherente.

El estado, en general provee sólo cuatro servicios:

  1. Ubicación de la tierra y los derechos de propiedad sobre ésta, incluidos la posibilidad de transferencia.
  2. Medios para resolución de conflictos.
  3. Medios para la construcción y protección de entidades que protejan a los ciudadanos de cierto territorio delimitado de parasitismo, fraude, robo y demás por parte de alguna otra raza, tribu, clan, estirpe, nación y estado.
  4. Medios para la exclusión de razas, tribus, clanes, estirpes, naciones y estados que compitan con los otros tres servicios mencionados anteriormente.

La única forma de proveer esos servicios sin un estado organizado, es construir instituciones que no requieran la presencia de este.

Entonces, mi estimado liberal te topas con una serie de situaciones un tanto incómodas.

Por una parte, evitar que te roben es imposible si estás contando con que no habrá otro más astuto, más fuerte y mejor armado que tu, entonces debes construir sistemas legales comunes en donde una serie de árbitros y jueces profesionales se congreguen para resolver conflictos en vez de construir una burocracia profesional de abogados. (Poder Judicial)

Por otra parte debes crear un mercado de bienes que consistan de grupos que tengan intereses en común de forma no monopólica en la cual los contratos sean negociados siempre con un interés que gire en torno a la creación de sistemas de propiedad, bienes y servicios.

Por último debes crear una milicia universal o casi universal que tenga capacidad de respuesta y despliegue en caso de emergencias, guerras y apresto operativo para participar en ese mercado de bienes comunes, y dicho sea de paso, esa participación se la tienen que ganar.

Si has logrado todo eso, entonces has creado un estado burocrático, mi estimado amigo liberal, tus ideas rothbardianas son pseudocientíficas, y no estarías leyendo esto.

¿Sabías que…Francis Fukuyama no ha podido identificar una alternativa a la social democracia ni ha identificado una la naturaleza transitoria de las instituciones monopólicas como aquellas necesarias para la construcción de un sistema de propiedades y bienes previo  a la consolidación de un mercado que compita por la provisión de esos bienes?

El Fin de la Historia es un libro que usualmente  los liberales me mencionan a estas alturas del debate porque se que lo disfrutan mucho, pero el fin de la historia es bastante distinto a lo que Fukuyama se imagina y por lo que la academia aboga y desea.

Ciertamente hay alternativas al gobierno monopólico, mi estimado liberal, pero no son las que te enseñan los panas de CEDICE ni Students for Liberty.

Yo también soy fan de las ideas de la libertad, y abogo por proveer soluciones superiores al problema de la cooperación en una escala mucho mayor. Soy partidario de crear sistemas de gobernanza que prohiban la tiranía, y preserven la cultura y civilización occidental.
Los medios que tengo para eso son los que mi cultura y civilización crearon y defendieron mejor que cualquier otra: La verdad, el derecho consuetudinario, la responsabilidad y rendición de cuentas, y los mercados competitivos. Estos elementos han producido los mejores resultados en la historia de la humanidad: La Civilización Occidental en su mayor grandeza y esplendor: la Aristocracia.

Steemit: La plataforma digital del futuro

¿Que es Steem?

image-3046593.png

Steem es una red social innovadora que corre sobre la tecnología de las criptomonedas: la cadena de bloques (blockchain). Esta plataforma ha ido creciendo desde que salió su whitepaper en marzo de 2016.

Y es la red social en la que Uniendo Puntos está invirtiendo porque el formato wordpress va en caída libre.
Steem está cambiando dramáticamente la forma en la que los internautas usamos las redes sociales con su tecnología y la creación de una comunidad dinámica. En menos de dos años le han sacado una enorme ventaja a la competencia por una serie de razones que pretendo mencionar aquí.

Variedad de formatos y aplicaciones.

doors-1767564.png

En poco tiempo, gracias a su diseño, Steem ha podido desarrollar toda una serie de aplicaciones que corren en distintos dispositivos y formatos, al paso al que steem crece pronto estará compitiendo de forma consistente con gigantes tecnológicos de la talla de google y facebook.

La comunidad de steem crea contenido de todo tipo, incluidas plataformas para construir tu contenido. El potencial que tiene es infinito porque si hay algo cierto, es que la creatividad del ser humano no tiene límites. Mientras otras cadenas de bloques ofrecen capacidad única de almacenar valor y las ideas se venden todo el tiempo y son transformadas en proyectos novedosos y lucrativos, Steem permite a sus usuarios explotar toda su creatividad.

¿Te gustan las fotos? Te presento Steepshoot, el próximo rival de Instagram.
¿Te gustan los vídeos? Pues entonces deberías revisar esta web de videos llamada DTube.
¿Quieres hacer stream en vivo? No busques más, entra en Dlive
¿Te parece que Twitter podría dar más? Te recomiendo Zappl, una plataforma en la cadena de bloques Steem que da mucho más que twitter.
¿Spotify te llama la atención y te gusta oír música de todo tipo?¿O quizá quieres oír podcasts? Dsound es una aplicación que te permite subir y escuchar audios de todo tipo.
Si lo tuyo son los memes, ¿por que no hacer algo de dinero subiendo los tuyos y votando el contenido de otros en dMania?

Mientras plataformas cobran una cantidad dantesca de dinero a cuenta de que tu les subas contenido y sea Mark Zuckerberg o Jack Dorsey quienes se lucran, tu puedes lucrarte y encontrar un camino a la prosperidad usando cualquiera de estas plataformas para hacer exactamente lo mismo que haces en las otras, con la diferencia de que se te premia tu creatividad.

Muchas estas apps están siendo desarrolladas para que las tengas no sólo en la computadora sino en tus otros dispositivos

Si te gusta desarrollar tus propias aplicaciones, pues Steem también te da la bienvenida, porque gracias a la naturaleza pública de la cadena de bloques hay un sinfín de posibilidades de reconstruirla y reconfigurarla de formas creativas que inspiren a los desarrolladores para crear y participar en la comunidad.

Steem tiene herramientas de código abierto

hacker-1569744.jpg

Si eres fan del código abierto, Steem es el lugar para ti porque evoluciona continuamente con el código abierto.
Esta plataforma posee herramientas para desarrolladores como Steemconnect, que es la solución para todos los emprendedores con buenas ideas y desean lanzar sus propios websites. Esta es una de las razones por las cuales esta plataforma está en constante expansión.

Steem no para de crecer

trace-3157431_1920.jpg

Según el portal Coinmarketcap.com su capitalización de mercado es de más de 500 millones de dólares americanos. Más de 40 millones dólares han sido distribuidos a los más de 500.000 usuarios de steem que comparten contenido valioso todos los días, a toda hora.

Steem mira hacia el futuro con los Smart Media Tokens

blockchain-3019120.png

Una nueva tecnología llamada los Smart Media Tokens le permiten a cualquier aplicación tener su propio Steem en forma de tokens. Pueden ser integrados fácilmente a sus redes sociales y generar contenido en formas novedosas y recompensando dicho esfuerzo al permitirle a las páginas web monetizarse y a sus dueños ganar mucho dinero.
Así que si Steem es genial, usa tu ingenio y los Smart Media Tokens y multiplica la genialidad de steem y elévala al infinito con tu imaginación e intelecto para apoderarte y construir algo propio que contribuya para todos los demás.
Imagina lo que puedes hacer y hazlo realidad con steem.

Estos Smart Media Tokens son fichas que tienen la posibilidad de cambiar el internet como lo conocemos, seas empresario o alguien que sólo le interesan las criptomonedas y elevar su valor para hacer dinero de la novedosa cadena de bloques.

Jimmy Kimmel adjudica a Netflix el fracaso de los premios Oscar 2018

KimmelOscarsMonologue-640x480

En Uniendo Puntos nos encanta la cultura pop y el entretenimiento, consideramos que la cultura debe ser enriquecedora y debe inspirarnos. Pero gracias a la élite hostil que gobierna el negocio del entretenimiento sólo sus agendas personales se materializan y buscan meternos ideas políticas disfrazadas de esparcimiento a todos nosotros.

Los medios y sus presentadores no paran de mentir para encubrir sus tropiezos y fracasos.

Tal es el caso del presentador de los premios Oscar 2018, el “comediante” fracasado de Jimmy Kimmel, quien tras usar la magna gala del cine para anunciar su futuro cambio de sexo, no supera el hecho de que hasta el presidente de los EEUU se haya burlado de la dramática caída en los ratings de dicha premiación.

Tampoco sorprende que el desquiciado supremacista mexicano de Vicente Fox, quien últimamente está pendiente de lo que Donald Trump dice o hace escriba barbaridades como ésta en sus redes sociales:

Pero a lo que quiero tocar de verdad hoy es que Jimmy Kimmel, acosado por la realidad de las encuestas quiso culpar a Netflix por el catastrófico abandono de los televidentes a los premios de la Academia.

Tras el tuit de Donald Trump, un histérico y desquiciado Jimmy Kimmel decide mencionar en el monólogo de su programa de televisión que sus tuits tienen más likes que los de Trump, y trató de explicar por que los Oscar tuvieron tan mediocre desempeño.

El único problema con esto es que su explicación simplemente no es cierta. Es Fake News.

El presentador que desea ser mujer no quiso reconocer que su desempeño fue bastante mediocre y tuvo el atrevimiento de echarle la culpa a Netflix, diciendo que desde que esa plataforma existe, todas las transmisiones de premiaciones así como grandes eventos deportivos como el Super Bowl han perdido audiencia.

Eh…no. No es verdad.

Esta es una mentira del tamaño de una catedral. Antes del fracaso estrepitoso de los premios de la Academia de la semana pasada, la peor caída de audiencia se dio en los somníferos premios del año 2008, un par de años antes de que el servicio de streaming de Netflix despegara. Incluso, los ratings de los premios Oscar aumentaron entre los años 2013 y 2014. Así que Jimmy Kimmel está siendo simplemente un mentiroso que achaca a una empresa exitosa su fracaso como anfitrión.

Como datos adicionales, la caída de ratings no forma parte de una tendencia, sencillamente fue un fracaso: cayeron 20%, con sólo 26,5 millones de televidentes en comparación a los 33 millones del año anterior. Lo que habría sido una tendencia en aumento en 2015, se convirtió en una debacle estrepitosa este año.

Es evidente que la élite hostil que gobierna el entretenimiento está en una especie de conflicto consigo misma ya que no logran vender, sorprender y entretener sino que pierden, aburren y en consecuencia son ignorados.

Quizá pronto veamos a Kimmel cumplir sus promesas y se cambiará de sexo como dejó entrever en la gala de los Oscar sólo para ganar un poco más de audiencia, quizá la Academia busque contratar a una futura Jane Kimmel como la primera presentadora trans de la historia de los premios porque ya que estamos frente a una marcada tendencia que busca la normalización de este tipo de trastornos, no habría de sorprendernos, después de todo, estamos hablando de gente que ha premiado a cintas como Boys don’t cry, Danish Girl, y Una mujer fantástica.

School’s out: Chavismo’s education project is a complete fail

We went back sixty years in regards of public education.

Last Tuesday at Universidad Central de Venezuela’s, the Center for Education Research of the Faculty of Education published its latest edition of “The State of the Educational Question”, an in-depth, complete analysis of the number of figures that make up the status of education in Venezuela.

Published yearly since 1993 by UCV’s School of Education, this 95-page long report compiles data since 1958 to present date and analyses extensively the facts and figures that are made available to the public by the Ministry of Education, giving an insider’s look at how the educational system of Venezuela behaves on all aspects: Insertion/desertion rate, efficacy, literacy, college, grad school and doctoral studies.

The country went back sixty years in matters of education, since all the efforts by past administrations were discarded, the educational system was reformed to serve a political agenda, and the investment made in education was inefficient, expensive and full of manipulation to serve domestic and foreign propagandistic interests with the intention to portray Hugo Chávez’s socialist venezuelan paradise as a bulwark for free, compulsory, and high quality education.

Nothing could be further from the truth.

The report reads:

“Hyperinflation suffocates venezuelan citizens, blocking the possibility for access to education within a social environment that’s insalubrious and blighted by starvation and high crime rates.”

Also the report gives information on the state commission assigned by Hugo Chávez to come up with a new educational curriculum that was designed from A-to-Z with the intention of setting up a hegemonic ideological educational system inspired by the likes of Cuba, the Soviet Union and the German Democratic Republic. The progressive reformulation of school and technical curriculums were tailored to accommodate the most invasive brainwashing ever to be implanted in the history of Venezuela. While the report doesn’t state blatantly that the plan for cultural and educational domination of the country by means of indoctrination of its youth, the implications of this document are a key element to decode the most obscure intentions of the communist regime that holds hostage the citizens of Venezuela.

The beginnings: Misión Robinson, Fidel Castro’s plan to poison the venezuelan educational system.

The takeover of the educational institutions has always been a priority for chavismo. The early revolutionary agitation began with the inusual infiltration of marxist ideals in the barracks of the Military Academy of Venezuela, the indoctrination process of cadets and middle ranking officers were the first seeds of a Gramscian process of infiltration devised by Fidel Castro and guerrilla leader Douglas Bravo.

In 1998, a book publishing a series of interviews of Hugo Chávez by Agustín Blanco Muñoz outlined the series of steps that the former military rebel and his group that lead two bloody coups in 1992 were going to take in order to seize the reins of leadership of what was once the hemisphere’s most stable democratic system.
For Chávez and his cronies, the revolutionary process –el proceso-as he called it was partly reform and partly revolution.

Reform and revolution:

Years ago some people outlined “reform or revolution”. I think I see this process as one that moves forward and sometimes it has to go back, or sometimes it seems as it were moving, depending on where you’re positioned. It is a process indeed. It either recedes and hides, as a rising wind. […] It is a phase and it will depend on many other factors that are outside our reach, several intervening variables.  […] I like to use the example of a sailor that goes with his map and compass. I don’t know anything but the map. I want to get there, and if I don’t find a way because I ran into a cliff, lacking a rope, a parachute or an alternate way, I will find a shortcut. What’s important is that I am aware that I am walking in an opposite direction for a certain time. I don’t know for how long. Until I find or make a way to seek the proper direction. This isn’t a dichotomy, it’s gradual, by phases, sequential program with different conditions that favor, delay or push forward a revolutionary process, one of transformation, which has no end.

-Hugo Chavez, september 25th, 1997. In an interview for Agustín Blanco Muñoz’s book “Habla el Comandante”

Blanco Muñoz book was written as a warning, but due to the rising popularity of Hugo Chávez the book became a best-seller amongst his followers and Blanco Muñoz, a respected historian and academic was unfairly deemed a propagandist.

After his election in 1998, Chávez set out to reform the Constitution and the structure of the venezuelan government apparatus, using the legislative branch to intervene the Highest Courts and granting himself extraordinary powers to reshape every aspect of the public office. And that’s exactly what he did when in 2001 the passed Act number 1011, an educational bill which reformed the way in which the Ministry of Education was to oversee the public and private aspects of elementary schools and high schools in Venezuela. Thousands of parents took the streets to demonstrate against what they called “a cubanization of our educational system”, chanting the now iconic “con mis hijos no te metas- don’t mess with my children” and several lawsuits were filed by angered parents and private education lobbyists.

This didn’t stop chavismo from trying to get its claws upon the most innocent.

In 2003, Hugo Chávez and Fidel Castro came up with the concept of Misiones, (missions) as a “model of direct administration of revolutionary public policy” and along with the infiltration of cuban spies disguised as medical personnel into venezuelan soil, the cuban government also provided the technical aspects of a project to tackle illiteracy at all levels. “Misión Robinson” enters the stage.

An ideological curriculum was drafted by the government elite, the presidential commission was composed of five members, three of them served or were active in the military with close proximity to Hugo Chávez during his years conspiring against venezuelan democracy, as well as during his incarceration. Farruco Sexto, Teresa Maniglia, Enrique Ramos, Virgilio Lameda and Eliecer Otaiza were the initial members of that presidential commission that drafted the outlines of Misión Robinson with the help of Cubans appointed by Fidel Castro.

The work they produced was not one to help fight illiteracy, but, as the report states “it is the biggest pedagogical lie ever told” because ever since its implementation, Misión Robinson was used as a propaganda tool to spread lies and deceit regarding Venezuela’s educational programs.

On October 28, 2005, the Venezuelan government stated that the United Nations Organization for Science, Education and Culture vouched for the fact that the government had allegedly eradicated illiteracy in Venezuela.
The investigators took it upon themselves to extensively read and analyse every single publication of UNESCO’s figures and numbers to dig up the truth. The miracle of chavismo was a farce.

The following publications were taken into consideration and are available in UNESCO’s Website:

  • Transforming Our World–Literacy for Sustainable Development. Selected case studies from LitBase
  • Learning Families–Intergenerational Approaches to
  • Literacy Teaching and Learning. Selected case studies from LitBase.
  • RAMAA. Recherche-action sur la mesure des apprentissages des bénéficiaires des programmes d’alphabétisation.-Resultat de la première phase 2011-2014.
  • The Evolution and Impact of Literacy Campaigns and Programmes 2000-2014.
  • Lifelong Literacy. Special issue of International Review of Education– Journal of Lifelong Learning, at the occasion of ILD 2015 and with a focus on literacy post 2015.
  • Action Research to Improve Youth and Adult Literacy: Empowering Learners in a Multilingual World.
  • Recherche-action: améliorer l’alphabétisation des jeunes et des adultes–Autonomiser les apprenants dans un monde multilingue.
  • Instituto de la Unesco para el Aprendizaje a lo largo de la Vida

None of the extensive consulted periodicals and publications that were consulted to draft the report shows the so-called “miracle of educational inclusion of Misión Robinson” that the Venezuelan regime constantly boasts about in their relentless domestic and foreign propaganda in regards to their handling of education.

As time went by, and the farce was pointed out by several researchers and journalists, the chavista regime drifted away from celebrating the charade to glorifying the geniality of the cuban pedagogic methodology.

According to the researchers and the very own UNESCO, there was no actual tackling of the illiteracy problem in Venezuela, what the United Nations did was to acknowledge the originality of the cuban method. Nothing more and nothing else.

According to the 2011 National Census, Venezuela had about 1.4 million illiterate individuals.

If the government propaganda was to be taken as true, Mision Robinson not only did it fail to teach  1.5 million people how to read in 2003, but it also created 1,3 million illiterates in 2011.

Since 2003, a total of 2.838.015 venezuelan citizens “graduated” from Misión Robinson, the bulk of them seniors over 65 years old that up until then haven’t had access to public education.

The database of Misión Robinson was later extensively used by the government to exert control over the people it educated to organize and have them vote in the 2004 presidential recall election.

Further digging through official government reports show the failure of the chavista educational model

According to the 2011 census, exclusion from the system and illiteracy are far from being eradicated, quite the opposite, they have worsened: When asked about whether or not they assist to an educational center, sixteen million out of 24.3 million Venezuelans answered “No”.
The census reveals exclusion from Venezuela’s school system and high dropout rates amongst men from 12 to 35 years old, that same census also shows that 4.9% of the population is illiterate is a far higher percentage than the UNESCO estimates by 2011 and very close to the number of illiterates that Venezuela recognized by the year 1998.
Therefore the national Census proves that very little has been done by the government to tackle illiteracy and boast blatant lies in expensive domestic and foreign propaganda campaigns.

The so called “achievements” that Mision Robinson‘s propaganda mouthpieces like to spread out have been a continuous, tedious and repetitive campaign ad in basically every election held in Venezuela since 2003. It has been the hook for electoral engagement by chavismo with its voter base as part of a series of promises that include a wide array of government programs –misiones- which are mechanisms of distributing oil rent which allegedly “solve” the needs of the poor, the bulk of the voting population.

The perversity of this electoral charade lies in pandering to the poor some sort of benefit to keep them voting for you with the uncertain promise that somehow, someday, the government will take care of them. -Trafficking faith.

Let’s use the official data:
By 2001, according to the National Institute of Statistics, a total of 1.576.441 people were illiterate. If we subtract 1.418.358, which is the number of people that chavismo claims they taught how to read, only 158.083 people were actually taught. These numbers not only debunk the government propaganda, but it also shows that millions of dollars were paid to cuban officials to provide mediocre results.

The researchers at Universidad Central de Venezuela proved that basically we have the same amount of illiterates in 2018 than the ones we had in 2003.

“According to our research, and taking into consideration the fact that the facts and figures of the National Institute of Statistics (NIS) refer to neither the declared purpose of the misiones educativas (which we share) nor to the virtues or miseries of the cuban alphabetization method, if what the NIS is saying has some degree of truthfulness to it, it is just not possible to teach 1.5 million people how to read from june 2003 to october 2005, let alone 1.7 million people alphabetized by Misión Robinson I. The Minister of Education seems to be lost after acknowledging ‘serious limitations’ in regards of public education policy results.
It is hard for us to understand that the same government official that acknowledges the shortcomings of its own work is capable from one moment to the next to return without impunity to spreading the biggest pedagogical lie ever told.

-page 85 of the report.

Chavista ministers of education blatantly cooked the books by creating contradictory, false and just plain incoherent charts that were presented in the yearly accountability report to the venezuelan legislative branch from 2002 to 2008 and then in 2012 and 2013. Not a single member of congress within the opposition coalition of the Democratic Unity Roundtable came forward to speak of this matter and there was no press coverage of what it would have been a scandal.

Chavismo made a policy of creating a parallel educational structure in detriment of the official one.

The study shows how chavismo relied on money provided by the oil rent to create a parallel educational structure with Misiones to provide for elemental education and a huge budget to create universities and teach the misioneros to become engineers that can’t read or do a complex algebra problem.

The carelessness and neglect of the official educational system ended up failing the very students it was meant to serve.

While creating low quality universities with students barely know how to read and neglecting public education, the government took it upon itself to exert a budgetary chokehold on the autonomous classic universities by freezing teacher’s wages, paralyzing and intervening internal elections and forcing universities to lower standards to increase admissions.

The effect of lowering standards to increase admissions within college education created a stagnation in university admissions, for since 2007 the amount of admissions has remained the same, with higher dropout rates in the last two years due to the economic catastrophe of hyperinflation.

The conclusions of the study

The study concludes by stating that “education is not on right track”, and it’s most certainly not when the bulk of the indicators used to assess and measure show that there has been a decrease in the effective educational attention that the government is providing.
Not only Public Education in Venezuela has become low quality at all levels, (from elementary to university), it has also become costly and inefficient.

The trends in the decline of educational quality in Venezuela have been documented by these researchers in their periodical studies far back as 1958, with a clear pattern of decline starting in 1977, after the stagnation that followed what researchers call “the fantastic explosion in scholarships that the public officials boasted with the inclusion of misiones as a privileged mechanism to educate our citizens”.

As a university professor I believe that this periodical study does a huge effort in showing it’s neutrality without taking any partisanship when it states that the researchers involved in it “didn’t want to prove that the Venezuelan State is acting deviously with a perverse pedagogical intention”. This study isn’t about assessing declared intentions. Quite the opposite, for whom can contradict that an allegedly inclusive speech that was first voiced by our founding fathers?
Far from void intentions, this study shows that it wants to show you the cold, hard facts, the practical correlation of these inclusive speech.

Not only does the study state the flaws, it also proposes a 17-point multi-approach solution to the education question that troubles Venezuela. This study also makes wide and in-depth analysis of how private education, albeit being heavily regulated by the state in the way it functions, has been the stable provider of quality education that feeds the university system.

To follow up these facts, the study quotes and extensively uses quotations from government officials which are caught on tape actually saying that they are hellbent on changing the education system to serve the purposes of the revolution. If government officials are blatantly saying that, the study can only show those who read it the effects of their public policy, only pointing out a very heavy criticism of failed public policy.

This study proves that education in Venezuela is being used by the ruling elite as an instrument of political control over its citizens, of a population that has become submissive to the idea that only the good things of public education have come out of chavismo’s mind since 1999 and due to the supreme good will of Hugo Chávez, the Castro brothers and their cronies.

Chavismo made elementary education a priority because of the basic contents that it can give out to a starving, needy, and marginalized population. In order to do so, it created the Misión as the basic formula of scholarship: Indoctrination disguised as education.

The exclusion rate of the student from the real public education system has increased dramatically since 2007 after the country saw the highest oil boom of its entire history, this fact is unacceptable, for a government that takes it upon itself to use funds from oil rent to invest in the education of its citizenship should be able to reap the benefits of said investment, when in reality what happened, due to corruption, deceit and lies was the opposite.

The state of the educational system in Venezuela is dramatic, stark and depressing, and it only shows the decline of every institution in Venezuela which is serious not only because of the magnitud in which it is being expressed by the study, but to the blatant indifference that the government has  for teachers and educators. Everyone in Venezuela wants their progeny to have a good, decent education, but no one in Venezuela wants their progeny to become teachers and educators.

One of the things that our citizenship with a good education has to do is to reformulate the entire educational system after chavismo is long gone from power. And that won’t be an easy task because the level of indoctrination to which some citizens are subject to will be painful, paralyzing and severe when they take the red pill and realize that the socialist paradise they were offered by corrupt and irresponsible traffickers of faith is as real as the tooth fairy.


Addendum:

As a professor of Universidad Central de Venezuela I can proudly say that the work of the School of Education is very important, for my workplace and Alma Mater along with other public and private universities in the country have taken upon themselves to reach out and serve the citizens of Venezuela and the world.
The School of Education has a very nice repository of files regarding what is the continuous work of periodically examining the educational question in Venezuela, go to http://saber.ucv.ve and type “Memoria Educativa Venezolana” in the search box and there you can find the text of your interest in this extended and important list of works that are free for you to consult.

 

 

img_0590

 

 

El hombre de derecha es ambientalista por naturaleza.

Domingo por la mañana.
Me despierto junto a mi esposa, nos damos un beso, nos despertamos y comenzamos nuestro día. Es una mañana preciosa, el sol ilumina el césped, los pájaros cantan y nuestra enorme labrador negra está dando vueltas en el jardín. Miro por la ventana mi jardín y veo los frutos de lo que se planta allí: Plátanos, tomates, ajíes, cambures, aguacates, auyamas, berenjeas.
Mi esposa preparará el desayuno y usamos esos frutos para alimentarnos.

¿cool, huh?

Desayunamos unas arepas de plátano con un revoltillo de huevos con todo lo que pudimos conseguir de la casa. Sabroso, natural y nutritivo. Sin GMO, sin fertilizantes sintéticos ni nada de eso tóxico.
Casi todas nuestras comidas tienen alimentos que cultivamos en nuestro huerto.

Apoyar el medio ambiente con tu bolsillo al comprar productos ecológico es un engaño producto de colusión entre progres y capitalistas.

El ambientalismo se ha ganado una mala reputación. Aquellos a quienes les importa el medio ambiente usualmente son etiquetados de marihuaneros hippies irresponsables, feministas malhumoradas, o izquierdistas adictos a las regulaciones estatales. Todos esos grupos pueden llamarse ambientalistas, y nos dan una mala reputación a quienes nos importa el medioambiente. A pesar de esa mala reputación, la mayoría de los hombres masculinos de derechas nos gusta la naturaleza.

Hay necios que critican a la derecha ambientalista con necedades tipo: “Eres ambientalista pero no haces nada por reducir la contaminación”. Cuando me dicen eso yo les respondo que reducir contaminación es una actividad que es responsabilidad de legisladores, y esas regulaciones que muchos congresistas pasan no funcionan.

También me he topado con libertarados infernales que piensan que el vallhalla del libre mercado se ve limitado por las regulaciones ambientales. La realidad es esta: Ni en los EEUU ni mucho menos en Vergüenzuela hay libre mercado. Así que la idea de apoyar el medio ambiente con tu bolsillo al comprar productos ecológico es un engaño producto de colusión entre progres y capitalistas extremadamente pudientes que empujan sus agendas y proyecto$ personales gracias a los medios. La idea de elegir a manera de votación productos ecológicos con tu poder adquisitivo es una forma de mantenerte a raya, un bozal de arepa ecológico ineficaz.

Cuando permitimos que la figura del ambientalista sea automáticamente asociada a hippies, progres y el Unabomber caemos en una trampa diseñada para castrarnos.

Entre más cerca se esté de la naturaleza, más masculinos somos.

Trata de imaginar el ambiente positivo en el que estuvieron inmersos nuestros ancestros. Todo lo que usaban para vivir era tomado por ellos directamente de la naturaleza. Las herramientas eran relativamente sencillas, requerían de fuerza masculina y un sentido de innovación para darles buen uso. El peligro estaba a la orden del día en forma de animales depredadores, el clima, y las tribus rivales. El hombre tenía que ser, por necesidad evolutiva valiente e ingenioso para proteger a su pueblo.

Para efectos de ser breve, adelantaremos hasta la época en la que el hombre se trasladó a los suburbios para vivir. No es necesario tener que interactuar con la naturaleza para poder vivir, no se requiere de fiereza ni valentía. ¿Cuán seguido tiene que pelear un hombre que vive en un suburbio de clase media para proteger a alguien?

Llegó la urbanización y fuimos separados aun más de la naturaleza. Y si bien es necesario ser astuto para vivir en la ciudad y fuerte para protegerte de los malandros, no es necesario tener tanta fiereza para sobrevivir en la ciudad.

Luego llegó la internet. Y llegamos a un punto en el que un desarrollador de software no tiene que salir de una habitación con iluminación artificial y ser fuerte ni mucho menos tener contacto con la intemperie. Y gracias al (((transhumanismo))) no es necesario interactuar con nadie, ya que con páginas porno y robots que te puedes follar tienes tus necesidades cubiertas.

Entre más cerca estemos de la naturaleza, más tenemos que ser masculinos, en el mundo natural no se puede ser débil, miedoso y tonto porque serás una presa fácil de depredar.
Si quieres sobrevivir al frío debes aprender a derribar árboles y hacer una fogata. Es poco probable que un técnico de programación de google en Palo Alto sepa hacer una fogata.

Hemos sustituído a la presión natural por presiones artificiales.

Con esto no quiero decir que tengamos que dejar nuestra tecnología, un ambientalista puede tener un coche deportivo descapotable, usar facebook, tener una cocina eléctrica y manipular su teléfono celular.

El problema de presentarnos como las víctimas de nuestros avances tecnológicos y su impacto con el medio ambiente es que todo el resto del espectro político (hippies, centristas y liberales) hace eso. Nos hemos convertido en víctimas y la forma en la que esta agenda ambientalista de izquierdas avanza es concentrarnos en el dolor y la derrota que representan unas latas de refresco. Y eso genera resentimento.
El resentimiento y la lástima son cosas que debemos evitar a toda costa. El fuego, la energía y la capacidad de poder pensar nos hace distintos a los ambientalistas de derecha. Y el pensamiento es lo más importante en mi opinión. Sólo por el hecho de que algunas variantes de nuestra sociedad hayan cometido atrocidades el resto de nuestro espectro filosófico, político, tribal, nacional y social es considerado algo sin valor en su entereza, excepto cuando se victimiza y se disculpa por su imperativo moral de existir.

Si hemos llegado a este nivel de decadencia y tenemos el deseo de buscar poner fin a esa decadencia y nos tenemos que disculparnos por incluso tener ese deseo no vamos a llegar a ningún lugar.

Las actividades más masculinas de hoy día son sólo simulaciones de lo que las presiones del mundo real fueron en algún momento. El ejercicio físico en una máquina del gym no es necesario si tienes que vivir a la intemperie. La naturaleza nos hacía fuertes o nos mataba.

Si eres de los que practica deportes y defensa personal sabes que esas habilidades eran necesarias en otros tiempos porque era lo que garantizaba la defensa de tu tribu de los ataques de otros hombres.

Si te gusta construir cosas en tu casa, te puedes dar cuenta que hay muy pocas cosas que realmente puedes comprar, y que si estuvieras a la intemperie tendrías que transformar lo que está en la naturaleza para poder construir y sobrevivir.

Si te gusta el fitness sabes que si tuvieras que vivir a la intemperie la dieta paleo sería tu fuente de proteínas y no el whey protein de Sascha Barboza.

Las actividades masculinas de hoy en día nos permiten vivir la conveniencia de una vida post-revolución industrial con algunos de los beneficios de vivir en la naturaleza. Pero esas actividades sólo simulan algunas de las presiones de la naturaleza y son efímeras una vez que nos cansamos de ejecutarlas.

Yo creo que hemos creado un mundo moderno que nos ha quitado muchas cosas que quizá pudieron ser mejores. Si hubiera más gente con valores de derecha gobernando sobre la modernidad, todo sobre esta sociedad sería igual, y a la vez completamente diferente. Seguiríamos conduciendo coches súper veloces, tendríamos los mismos jets, las mismas computadoras, etc. Pero la textura y la naturaleza de la vida sería distinta en casi todos los aspectos. ¿Por que?
Porque las culturas serían homogéneas, habría respeto por las glorias pasadas de la civilización y no amenazaríamos todos los aspectos de nuestra identidad por disculparnos por lo que hayamos hecho. Si superamos la posibilidad de disculparnos por el imperativo moral de nuestra existencia entenderíamos que las creencias no son estrecheces de pensamiento. La creencia es entender que hay verdades fuera de la naturaleza y fuera del contigente universal que tenemos frente a nosotros y que es absoluta.
La izquierda considera que todo es relativo y que “como vaya viniendo, vamos viendo”, y esa es una visión falsa. El pensamiento y la sensibilidad de la naturaleza es lo que somos. La naturaleza se ha vuelto sensible en nosotros, lo cual significa que debemos encarnar al derecho natural como un principio del ser.
Ser de derechas no sólo va de poner a ondear banderas en astas y cantar himnos, las ideas son espiritualmente sobre la desigualdad. La gente es desigual, la inteligencia es biológica, la belleza, la ferocidad o la predisposición a ésta es biológica, el intelecto es biológico. Puedes desarrollarlos un poco, pero naces con lo que eres. Y eso es algo que deberíamos celebrar en vez de condenar.

El conflicto que la naturaleza genera es bueno, natural, positivo y deseable porque genera las condiciones para que  los hombres mejoremos por medio de la dominación. Implica que se tiene que hacer lo necesario para sobrevivir.

Cinismo ambientalista

El cuerpo humano no se desarrolló masivamente en el siglo XII.

img_1575

731da21d709ba30c022d9e5ce9f98e15

Estas esculturas de hombres y mujeres físicamente aptos, estéticamente atractivos son poderosas porque evocan el sentimiento de una época en la cual los hombres dominábamos a la naturaleza.
Hoy en día hay gente tan gorda que no se puede ni poner de pie porque hay tanta comida disponible en el mundo gracias a que hombres dominaron a la naturaleza con ferocidad, y la idea de que no haya alimentos en el mundo es relativamente deprimente cada vez que abres una lata de pringles sabor a pizza.

Con cada generación, los niveles de testosterona de los hombres cae mientras que su ingesta de plásticos y sustancias artificiales aumenta.

Debemos dejar de ser tontos útiles

El mayor error que cometemos para preservar la naturaleza es hablar del mito del calentamiento global. Las predicciones meteorológicas son eso, flechas lanzadas al aire con la esperanza de que toquen alguna diana. Existen demasiadas variables en el planeta Tierra como para poder predecir cual será el efecto de los gases invernadero alrededor del mundo. Al Gore es un propagandista.

Lo que si sabemos es que descuidar el medioambiente es malo para nuestra especie.

La contaminación es nociva y anti-higiénica. Las escarchas y plásticos que la industria de los alimentos le rocía a nuestra comida es mala para nuestra salud.
Y cada vez que nos ponemos una franela verde a sembrar árboles, algún magnate se jala una raya de perico y empieza reír. Mientras sembramos árboles y clasificamos la basura hay magnates diciendo en foros y salas de reuniones corporativas que los costos de limpiar el medio ambiente serían muy altos y que millones se quedarían sin empleo aun cuando los costos de esas decisiones podrían ser pagados de los bonos de rendimiento sobresaliente que reciben cada cuatrimestre.

Si piensas que por combatir el calentamiento global le quitas empleo a la gente eres un tonto útil para ambos espectros políticos.

Los hombres fuimos diseñados para vivir de la naturaleza y convivir con ella- Sólo por esa razón debemos protegerla. salto-ángel

El problema de la supremacía grupal

Todos los grupos sociales buscan supremacía.

La supremacía blanca es la misma que la supremacía judía, rusa, musulmana, negra, hispana, hindú, china y japonesa. No es más que la demostración de que se elige lo propio antes que lo ajeno. La supremacía blanca de occidente está demostrada por la incontable cantidad de logros de este grupo social en materia intelectual, científica, judicial, tecnológica, y política en épocas antiguas y modernas. Basta con ver los logros de otros grupos y comparar con el gold standard.

Es un hecho biológico que en climas cálidos la piel es más oscura y en climas fríos la piel es más clara. También es un hecho que el proceso de blanqueamiento evolutivo que tiene más de 20.000 años de existencia está siendo revertido por políticas reproductivas que buscan hacer de los blancos una minoría dentro de sus propias naciones-estado.
Todos los grupos sociales están en competencia en el planeta por el control de los escasos recursos que existen para subsistir. La supremacía no es más que selección entre pares por encima de lo impar. Cuando otros grupos sociales con menores logros lo hacen, son glorificados, promovidos y consagrados como normativas a seguir. Pero cuando el grupo con más logros lo hace, en seguida son castigados por miedo a que su excelencia bloquee el alcance de los objetivos de grupos con menores logros.

Hoy en día con los enormes avances tecnológicos hemos descubierto por medio de análisis genéticos que la superioridad es biológica. Los blancos hemos logrado una mejor tasa de desarrollo por medio de variaciones genéticas a exposición endocrina in útero, ex útero, y en nuestro desarrollo posterior. Y esas expresiones de nuestra genética se manifiestan en todos los aspectos de nuestra vida. Eso ha hecho al demográfico blanco tener menos testosterona, ser menos tribales, y desarrollar el mayor sistema de relaciones personales basadas en la confianza del mundo, ese sistema se fundamenta en los derechos de la propiedad, al establecer límites territoriales determinados por el valor capital del suelo y su capacidad de poder generar una sociedad que produzca bienes y servicios.

Mientras los europeos logramos eso, en Africa siguen construyendo chozas que se destruyen con cada crecida de los márgenes del río.

Todos los grupos que tienen como base de su formación el juntarse con sus similares, sea raza, tribu o nación buscan su superioridad y supremacía como una expresión de necesidad evolutiva. Sin la supremacía, los grupos no son capaces de identificar oportunidades y evolucionar para poder explotarlas. 

La época del pseudo-racionalismo científico posmoderno de los marxistas llegó a su fin, porque los hombres no somos distintos a los animales en el sentido de que buscamos reproducirnos para expresar lo mejor de nuestros caracteres genéticos. Y todo lo que podemos ver entre la civilización occidental superior y los comunistas es la expresión de los caracteres evolutivos genéticos masculinos occidentales, y los caracteres retóricos anti-evolutivos, retrógrados y femeninos de los progres. –Uno es genético, el otro es retórico.

Lo que ha sucedido no es fácil de explicar desde el punto de vista académico, pese a setenta años de encubrimiento de información, las falsedades y mentiras por parte de la (((élite hostil))) academicista, la ciencia verdadera le ha dado la razón a los pensamientos conservadores y de derecha. El tener a la ciencia como un arma de la razón y la verdad es quizás el mayor logro que el pensamiento Occidental ha podido conquistar. Y esa es la razón por la cual la izquierda académica y política está tan molesta y es tan hostil para con nosotros en todos los aspectos del discurso público. También es la razón por la cual se sienten amenazados ante cualquier noción de supremacía que no sea blanca.

El hombre occidental desarrolló la ciencia- Y el hombre occidental se mantiene científico sólo por la razón de que sus orígenes son tecnológicos. Nos expandimos por el mundo al combinar la rueda, el caballo, el bronce, el idioma y el testimonio.

La edad oscura terminó. Y la segunda edad oscura del pseudoracionalismo científico está por terminar cuando demostremos nuestra supremacía al dominar la verdad, la ciencia, la razón, tecnología, leyes, instituciones, normas y tradiciones.

A final de cuentas, la tradición del hombre occidental es la verdad y la correspondencia de ésta con la realidad y eso, desde el punto de vista genético es una ventaja competitiva desigual entre tribus, naciones y razas.

tumblr_n2fmowUdnz1rnng97o1_500