Maduro’s tropical Holodomor rages on: ENCOVI 2018

 

Four years ago, three venezuelan universities: Universidad Simón Bolivar, Universidad Central de Venezuela and Universidad Católica Andrés Bello took it upon themselves to analyze the living standards conditions of the venezuelan people and came up with the Living Conditions Survey which shocked many around the world, for the data they published used to be of a public nature, both the Venezuelan Central Bank and the Venezuelan Institute of Statistics published those numbers. But, being Venezuela the socialist paradise that it is, disclosure of the devastating effects of leftist policies is counterproductive and falls short of the rampant propaganda that boasts how much of an economic powerhouse Venezuela is.

Venezuela is a concentration camp the size of Texas.

This study shows that by 2017:

  • 87% of venezuelans live below the poverty line, making less than 1 US dollar a day.
  • 61% of venezuelans live in extreme poverty, not making enough money to cover basic needs.
  • 89.4% of venezuelans say that their current wage is insufficient for them to buy basic goods.
  • 60% of venezuelans go to bed feeling hungry.
  • Drop-out rates in schools and universities is on the rise.
  • 68% of venezuelans lack basic health insurance.
  • Venezuelans have lost in average 11kg (24lbs) of body weight.

Besides the figures that this survey is providing, the implications of this study also provide great insight on how the medicine scarcity is impacting the lives of venezuelans and the low quality healthcare that they are receiving in both the public and the private sector, also the rising inflation makes medicines unafordable. Absenteeism is on the rise for many venezuelans prefer to risk their jobs and stand in endless queues under a scorching sun to receive food rations provided by the government.

Assesing poverty has always been a controversial issue by professional hacks that enjoy counting the world’s poor sociologists. Income poverty isn’t the only aspect that is being taken into account by the Living Conditions Survey, fortunately for us, they also take into consideration the reality of Maslow’s hierarchy of needs, for they take into consideration unsatisfied basic needs in order to construct a better indicator of poverty.
Other variables are taken in consideration, such as education, whether your home has floor tiling or indoor plumbing, having domestic appliances such as washing machines or fridges, electrical services and so on.

The implications of the use of this methodology is the fact that venezuelans have become empoverished because of chavismo’s corrupt and fraudulent means of holding office.
Income poverty and subsidized food distribution go hand in hand in today’s Venezuela-chavismo made a public policy to decide when the citizen puts food in it’s mouth, for 53% of venezuelans outside the capital city of Caracas don’t know when they are receiving food rations. In other words: Venezuela is concentration camp the size of Texas. A country of slaves. Stalin would be proud.
hambre en venezuela

Flee from a country where all power is concentrated upon a man, for it is a country of slaves.- Simón Bolívar

The survey also studied a very dramatic issue in Venezuela, the ever-growing emigration rates, since all elections in this country are rigged, its citizens have decided to vote with their feet, by fleeing. Investigators asked if people have had a member of their family leave the country over the last five years, finding that just 8.5% of households have had someone in that situation, but here’s the thing, about 815.000 people have left the country since 2012, and bulk of them have done so in the years in which the crisis has become worse, 2016 and 2017.

The study fails to identify the desire of emigrating venezuelans of ever returning to their homeland, sad. Because it implicates that the diaspora sees the country as being sentenced to forever bearing the chains of socialism. The same study also shows that 12% emigrants come from the poorest segments of the population.

This study claims that about 1.421.000 venezuelans have fled the country. If you take into consideration that 12%, about 170.000 are in extreme poverty, it’s become a major challenge for receiving countries to cope and deal with these people. Which underlies the refugee and humanitarian crisis that you see in the venezuelan borders of Brazil and Colombia.

This also means that around 12% of the total population of Venezuela are running away from this socialist paradise. Try and imagine a city the size of Caracas without any population and that gives you the idea of how many people have left.
Emigrants are male in a majority, taking up 50.7% (but that ain’t a gender issue), 88% of them are between 15 and 59 years old. So the bulk of the productive force is fleeing and looking for work. Which is the main reason they are emigrating.

So what you’re left is a country in ruins, with an ever shrinking workforce, stuck in debt, corruption and poverty, whose goverment has shown its support for regimes like Iran, Cuba and North Korea, meddling in internal affairs of other countries and bankrolling leftist governments across the globe, which poses a fundamental threat to western civilization.

That’s Venezuela, and yet I am shocked at how many millenials in the west, outside of Venezuela are showing their support for what’s going on here. These are not your average Bernie Sanders and Black Lives Matter supporters but average, everyday yokels that fall for the giant propaganda machine of the Venezuelan regime.
So if you want to know what’s going on, take a look at the study, read the real media of Venezuela and get a strong hold of what’s coming to your country if you support chavismo worldwide. For the devastating effects of socialism are replicated everywhere, regardless of culture, of economic status, religion or race.

Socialism makes everybody go poor, and this study proves it without saying it.

Anuncios

Recordando a Ayn Rand

Alisa Zinóvievna (((Rosembaun))), mejor conocida por su nom de plume Ayn Rand fue una escritora de novelas y filósofa creadora de la corriente de pensamiento conocida como objetivismo, quien nació el 2 de febrero de 1905 en la ciudad de San Petersburgo. La hija mayor de tres hermanos de una acaudalada familia judía, cuyos padres no eran practicantes de la religión.

Su padre era un farmacéutico que guardaba un secreto rencor por el bolchevismo. La familia (((Rosenbaum))) era una rareza en la Rusia zarista y tanto Rand como sus hermanos tuvieron una vida cómoda pero aislada sin ningún tipo de participación en las fiestas religiosas de la tribu de David, sin ningún tipo de resentimiento por el campesinado o la clase alta ortodoxa Rusa de cuya existencia Rand apenas pudo tener conocimiento.

Los fanboys de Ayn Rand alrededor del mundo, individualistas todos, tienen que reconocer que hay una clara distinción entre la familia judía Rosenbaum y las masas ortodoxas rusas.

Ayn Rand desde una temprana edad fue una mujer muy inteligente, feroz, belicosa y guarda distancia con aquellos que considera intelectualmente inferiores a ella.

Su familia nunca le importó mucho, incluso con el hecho de que llegó a tener una relación dependiente y real para con su padre que yacía netamente en acuerdos del tipo intelectual. No sorprende que Ran despreciaba profundamente lo que ella consideraba el “alma mística” de su patria Ortodoxa y miraba hacia Occidente, específicamente a los Estados Unidos e Inglaterra como un lugar adecuado para lo que ella consideraba su “sentido de vida”. Quizás porque leyendo la esfera Anglo ella encontró lo que deseaba ver y con lo que deseaba identificarse, un mundo de razón, un bastión de libertad y ciencia contrarío al despotismo ruso oriental. Pese a esto Rand era una mujer orgullosa de su ciudad natal de San Petersburgo y mucha de su arquitectura y estética occidental, a la que llegó a llamar “un monumento al espíritu del hombre”.

Rand apoyó el derrocamiento del Zar de Rusia y el ascenso al poder de un régimen parlamentario, identificando a su primera figura heroica, Alexander Kerensky, desafortunadamente para ella, para Rusia y el resto del mundo, el régimen de Kerensky fue un breve suspiro que marcó pauta para el ascenso al poder de los (((Bolcheviques))) más disciplinados y dedicados.

La Revolución Bolchevique destruyó el orden que había en el mundo de Ayn Rand, las riquezas de su padre, considerado un “burgués” por las masas comunistas fueron confiscadas y su negocio fue saqueado y quemado. Rand fue sometida a un mundo de pesadilla marcado por la extrema pobreza, hambre constante y el terror progresivo. En cualquier momento pudo haber sido denunciada, arrestada y ejecutada por la Cheka.

Tras haber perdido todo, Rand fue captada por el sistema educativo soviético y fue obligada a estudiar ideología marxista. La revolución rusa fue la experiencia formativa de su vida e impactó profundamente su forma de ver al mundo a tal punto que entendió en carne viva lo que es el comunismo tanto en teoría como práctica.

El fondo único de Rand, aunado a la opresión de la que fue víctima a manos de los bolcheviques nos dan la clave para tender su obra. La herencia judía de Rand y el desprecio por la cultura rusa la vacunaron de poder concebir a los comunistas como un movimiento hostil o foráneo. Rand no podía identificarse con la resistencia a los bolcheviques expresada en términos de tradicionalismo, ortodoxia, patriotismo o identidad rusa. Porque como dice Kevin MacDonald, pertenece al pueblo que habita de forma solitaria. Sin embargo, el contexto “burgués” de Ayn Rand aseguraba que tampoco concibiera a la revolución comunista como una liberación o revancha por el antisemitismo que ella nunca experimentó. Tanto su familia como ella sufrieron horriblemente el terrorismo comunista perpetrado por otros judíos bolcheviques. Ella interpretó esa persecución como un producto de la hostilidad de clases separada de consideraciones o contemplaciones por cuestione de raza o religión, lo cual es un ejemplo de librito de la estrategia evolutiva de grupos como una forma exclusiva de cierto demográfico para sobrevivir y mantenerse a flote pese a las adversidades ambientales y sociales que le rodean.

La educación marxista que le fue impuesta a Ayn Rand la llevó a entender la interpretación dialéctica de la historia y eso influyó duramente en su interpretación del comunismo. A Rand en us entrevista le gustaba alardear que ella jamás fue afectada por la propaganda comunista y que “aprendió a la inversa” al analizar y criticar todo lo que los rojos le inculcaban por medio de la formulación de ideas de por qué los comunistas estaban equivocados. Es por ello que la visión que Rand tiene de la historia es una de un conflicto de abstracciones en el mundo real.

Ayn Rand creó su propia dialéctica.

Una dialéctica en la cual los “valores” determinan el éxito o el fracaso de los individuos y las sociedades. Ran absorbió mucho del método Marxista -sólo cambió las conclusiones. Para ella, el éxito de la sociedad o los individuos recae en la sola y necesaria tenencia de principios considerados correctos y todos los demás le habrían de seguir sistemáticamente y de forma inevitable, científica.

Ayn Rand tiene mucho más en común con Karl Marx de lo que los libertarios consideran.

Dado el contexto social y educativo en el que Ayn Rand creció, ésta no veía a la revolución rusa como una lucha étnica entre judíos y no judíos, el subproducto de un guerra pobremente librada, la victoria de revolucionarios profesionales, o el producto final de un serie de complicados factores. En lugar de ello, fue el resultado inevitable de un filosofía equivocada, la manifestación en el mundo real de una batalla ideológica abstracta. En efecto, décadas después ella diría que “la política no es l causa sino la consecuencia final de las ideas filosóficas, por ello Ayn Rand consideraría a Immanuel Kant como el hombre más perverso de la historia en lugar de Marx, Lenin, Mao, Stalin o Hitler.

Una premisa central de la visión del mundo de Ayn Rand es el control, ella trató de ponerle nombre a su sendero, tomarlo, conceptualizarlo y ponerlo bajo su control consciente. El hombre moral se guía por medio de la aplicación desapasionada de la razón para con sus metas elegidas, barriendo a todo lo que se interponga en su camino, es por ello que es exitoso. Si alguien olvida elegir un curso particular y sigue a alguien más será condenado a fracasar a lo largo de su vida, como víctima de las circunstancias y las maquinaciones de místicos y colectivistas que buscan explotarle. El hombre inmoral e irracional fracasará.

La vida particular de Ayn Rand fue marcada profundamente por el descontrol. Su propio resultado intelectual fue al menos parcialmente un producto de su extracto. El hecho de poder acceder al sistema educativo solo ocurrió porque el Partido Comunista perdonó a los estudiantes burgueses en sus años de escolaridad para purgarlos y enviarlos al gulag al año siguiente. Rand tuvo mucha suerte al poder asegurar su huida de la Unión Soviética. Su familia recibió cartas de parientes radicados en EEUU en 1925. Aprovechando la oportunidad, Rand decide irse a vivir con esos pariente dejando a su familia atrás, esto la llevó a iniciar una serie de trámites burocráticos para obtener el permiso de salida por parte de las autoridades bolcheviques. Gracias a errores burocráticos, el sacrificio de sus familiares (algo prácticamente imperdonable e inmoral para Rand) y la suerte fue que Alisa Rosenbaum pudo salir de Rusia.

Sus padres no tuvieron tanta suerte, nunca obtuvieron los permisos para irse de Rusia y murieron en el asedio de Leningrado. El escapar de esa forma no afectó la visión del mundo de Alisa Rosenbaum, tampoco desafió su autoconcepción de ser una self-made woman. Sus parientes americanos se notaron perturbados ante su indiferencia y falta de gratitud hacia el hecho de haberla recibido y tras llegar a EEUU se mudó a (((Hollywood))) donde trabajó como libretista y diseñadora de vestuario. También fue en la soleada California donde comenzó su carrera como escritora y tomó el nombre por el que se le conoce hoy día, partiendo aun más con su pasado y familia rusa.

Su obra

La primera novela de Rand se titula “Los que vivimos”. Es un cuento autobiográfico de una mujer tratando de sobrevivir en la Unión Soviética. En muchas maneras podría ser considerada su mejor obra, con una trama de personajes compleja y detalles de un arco narrativo que sólo podrían venir de alguien que haya sabido lo que es vivir esa terrible experiencia. La heroína se llama Kira, y se enamora de un hombre burgués de espíritu libre que se llama Leo.
Al final su relación colapsa bajo la cruenta realidad que implica vivir siendo gobernado por Bolcheviques. Intrigantemente, el personaje más admirable del libro quizás sea Andrei, un comunista leal, honesto y dedicado que se enamora de Kira. Kira, quien sólo lo ve como un amigo (el friend-zoneo existe desde antes de que fuera un término mainstream millenial), se convierte en su amante para asegurar el tratamiento para una enfermedad tuberculosa que Leo desarrolla. Al final el libro termina en tragedia, ya que Leo abandona a Kira para convertirse en un gígolo, Andrei se suicida y a Kira la matan tratando de escapar de Rusia.

Himno, es la segunda novela de Ayn Rand, es una historia distópica en la que en un futuro colectivista no se puede utilizar la palabra “yo” pues fue vetada. De forma única para una novela de tales características, la tecnología se ha degenerado y el mundo es mucho más primitivo que el conocemos actualmente. Un hombre conocido como “Igualdad 7-2521” vuelve a descubrir la electricidad pero la sociedad le castiga duramente por hacerlo. Tratando de escapar esa sociedad y acompañado por la mujer que ama, encuentra libros que contienen la palabra “yo”. Inspirado, se prepara para conseguir trazar un nuevo camino para la humanidad.

El Manantial es la obra que hizo de Ayn Rand una autora conocida. Se enfoca la vida de Howard Roark, un arquitecto cuyo genio lo hace luchar para conseguir trabajo en un mundo gobernado por la falta de compromiso y la cobardía. Roark se enamora de Dominique Francon, quien está tan asqueada del mundo que preferiría destruir la grandeza de éste a ver al mundo conquistado y corrompido.
El villado es Ellsworth Toohey, un crítico socialista de arquitectura que manipula la cultura para derrotar a Roark porque no quiere ver que la grandeza sobreviva y triunfe en todas partes. Gail Wynand es el dueño de un periódico, tuvo el potencial de ser un gran hombre, pero persiguió al poder y es derrotado cuando se da cuenta de que ese camino lo lleva a ser gobernado por las mases en vez de poder gobernar. Al final Roark triunfa por medio del uso de la fuerza de su ingenio.

Finalmente nos topamos con la monumental “Rebelión de Atlas“, un libraco de más de mil doscientas páginas que trata sobre una huelga llevada a adelante por los empresarios en vez de los obreros y peones. Estados Unidos se sumerge en un socialismo a la venezolana y los hombres capaces de llevar adelante el sector productivo del país misteriosamente desparecen y dejan sus empresas en el abandono. Dagny Taggart es una mujer descrita preciosamente por Ayn Rand, es la heroína del libro y es una magnate de la industria de ferrocarriles que mantiene en pie la comunicaciones del estado ya que el costo del petróleo aumentó increíblemente. Dagny mueve cielo y tierra para mantener el ferrocarril a flote, y eventualmente conoce a John Galt, el hombre ideal de Ayn Rand, científico, genio, guapo, atrevido y macho alfa que tiene la clave para resolver el misterio de porqué los empresarios están desapareciendo, y es porque Galt los recluta para ayudar a desmontar el socialismo que se instaló en EEUU. En realidad aunque Dagny y John comparten los mismos valores, son enemigos, ya que Taggart lucha para mantener el país andando y Galt quiere verlo destruido para verlo renacer. Al final Dagny admite que Galt tiene razón y el país colapsa, la luz se va de Nueva York y la novela termina con una nota de esperanza ya que los hombres capaces se preparan para retornar al devastado Estados Unidos para reconstruirlo. -Nota de editor: Dado que este post va sobre Ayn Rand, en el día de su cumpleaños, haré un post más a fondo sobre la psicología de los personajes de la Rebelión de Atlas.

Su vida privada, filosofía y el cómo se desmonta el Objetivismo

A lo largo de la obra de Ayn Rand podemos ver el empeño de esa mujer en llevar adelanta los ideales de su weltanschaaung. Las experiencias literarias temprana de Rand muestran una clara tendencia de su parte a reinterpretar lo que ella vivió para poder ser consistente con una ideología tan abstracta como lo es el objetivismo. Conforme pasaron los años, el objetivismo se cristalizó y rand pudo poner más exigencias para poder hacer obedecer tanto a sus lectores como a sus seguidores ideológicos. El empeño de Ayn Rand de querer tener poder era obsesivo, ya que ella delineó todos los puntos de moralidad a su parecer “correcta” en asuntos de toda índole: Política, arquitectura, música, e incluso el sexo.

Pocas de estas decisiones pueden ser justificadas puramente por medio del uso de la razón, la propia vida privada de Ayn Rand demuestra que ella trató de aplicar su filosofía a su vida. Rand se casó con Frank O’Connor, un actor de poca monta. Sin embargo para poder encajar en su propia autoconcepción, ella ridículamente proclamó que O’Connor no era un actor fallido y mediocre sino que era un héroe en revuelta contra el mundo (¿O un hombre en rebelión contra el mundo moderno Evoliano?). De hecho O’Connor permitió que Rand dominara los aspectos públicos y privados de esa relación marital, en una extraña reversión de roles, contrariando lo que Rand pensó que era lo ideal: Las mujeres sumisas y los hombres dominantes. Luego, una Ayn Rand de más avanzada edad comenzó a tener encuentros sexuales extramaritales con un hombre casado llamado Nathaniel (((Branden))), a quien escogió como su heredero intelectual. Ya que para Rand la sexualidad es algo que tiene que surgir de principios netamente metafísicos, Rand obligó a su esposo a aceptar ser un cornudo y que tanto O’Connor como la esposa de Branden, Bárbara aprobaran el hecho de que es normal que una pareja monte cachos por motivos filosóficos. Absoluta degeneración. 

Tanta degeneración y libertinaje sexual terminó en desastre. El matrimonio de Branden se desmoronó, y O’Connor se quiso separar de Ayn Rand pero estaba tan derrotado emocionalmente que no pudo hacerlo. Cuando Nathaniel Branden no pudo mantener su atracción sexual por una mujer ya de edad avanzada comenzó a acostarse con una mujer mucho más joven que él. Ayn Rand interpretó ese rechazo como una especie de traición intelectual y expulsó a Nathaniel de todas las organizaciones y círculos intelectuales objetivistas. Removió su dedicatoria a Nathaniel de su magnum opus, “La rebelión de Atlas”, y prácticamente aniquiló el movimiento objetivista que estaba emergiendo como una triste consecuencia de buscar subordinar el sexo a la ideología.

Un lector cuidadoso puede ver las premisas que contradicen la propia ideología de Ayn Rand incluso dentro de sus propios libros. Aunque las novelas con frecuencia son castigadas por ser simples recolecciones de discursos que la autora diría a lo largo de su vida en foros y entrevistas, la verdad es más sofisticada y más compleja.

Francisco D’Anconia en la Rebelión de Atlas nos dice que “revisemos nuestras premisas ya que las contradicciones no existen”. En lugar de adaptar una premisa y usar la reparo para llegar inexorablemente a un corolario tras otro, el enfoque de Rand es más afina a llegara una conclusión deseada y luego retroactivamente racionalizar los pasos filosóficos necesarios para llegar a dicho punto. En sus novelas de ficción, es de hecho el mundo que ella presenta y no sus racionalizaciones creadas para llegar allí lo que son atractivas de su obra para muchos lectores alrededor del mundo.

Revisemos las premisas de Ayn Rand. El resultado nos demuestra que Rand tiene mucho más que enseñarnos a los nacionalistas que a los liber-tarados.

Weltanschaaung

El término con frecuencia usado por Ayn Rand para describirse a sí misma, a sus seguidores y a sus enemigos era el “sentido de la vida”. Esto se refiere a los juicios de valor y respuestas emocionales que una persona tiene con las cosas con las que se encuentra. En última instancia, éstas derivan de los principios filosóficos que esa persona escoge o decide creer. Ese “sentido de vida” es una weltanschaaung, una forma de ver el mundo en el prisma objetivista y es la premisa de que dichas reacciones siempre pueden ser determinados por la decisión racional. Por ello si una canción, libro o alguien más crea una reacción positiva o negativa en alguien, uno podría analizar las creencias más profundas de esa persona y su carácter de acuerdo a esos gustos. Si aceptamos esa premisa como cierta, nos topamos con que el sentido de vida de Rand es muy parecido de lo que uno podría esperar de cualquier nacionalista de extrema derecha.

Rand a lo largo de su obra demuestra una predilección por pueblos europeos del norte, hombres blancos, rubios de ojos azules, verdes y grises, musculosos, fuertes, dominantes y masculinos. Si vemos fotos de Ayn Rand podremos fácilmente notar que esa mujer era bastante fea desde muy joven hasta muy vieja –y deducir que Branden y O’Connor creían fervientemente en ese dicho que reza: el que coge feas, coge doble-.
Todos los valores que Rand adora en su obra son clara y cómicamente nórdicos y anglos, Howard Roark, el arquitecto del Manantial es descrito como un “hombre de cabello ni rojo, ni rubio sino con tonos naranja con un cuerpo de lineas y ángulos derechos, con cada curva terminando en suaves llanuras”- ¿Donald Trump?. Su gran amor Dominque Francon tiene ojos grises y cabello rubio platinado a lo Lady Gaga. El gran amor del héroe de Himno es simplemente referida como “la dorada”.

En “la rebelión de Atlas”, la heroína, Dagny Taggart tiene ojos grises y cabello castaño. El hombre con el cual tiene un enrevesado amorío es Hank Rearden, y es descrito así: “con ojos azules pálidos como el hielo y cabello rubio color cenizas”. El pirata escandinavo de esa misma novela, Ragnar Danneskjold tiene “cabello dorado y una cara que retrata la perfección de la belleza”. El otro héroe, John Galt tiene cabello “color avellana, liso con tonos que van de castaño a dorado en la luz del sol y sus ojos eran de color verde oscuro con brillo metálico”, su cuerpo tiene “los planos angulares propios” -propios del genotipo y fenotipo nórdico por el cual Rand sentía deseo y debilidad.
El único personaje en la obra de Rand que no es blanco sino que es europeo mediterráneo es Francisco Domingo Carlos Andrés Sebastián D’Anconia y es descrito como una escultura romana y sus ojos eran azules.

Si vemos a los villanos de las novelas de Ayn Rand, son los bocetos más oscuros y brutales de la élite de izquierdas jamás escritos, las descripciones van desde “Cuerpo delgado y pequeño, casi frágil como el de un polluelo recién salido del cascarón, con una patética fragilidad ósea, frente amplia y cara en forma de cuña que termina en una barbilla puntiaguda. Cabello negro peinado por la mitad con una delgada línea blanca y un delgado bigote negro con ojos oscuros e impactantes.” (Toohey en “El Manantial“). Toohey es un crítico de arte pero es mucho más, organiza a arquitectos, artistas, y otros en varios concejos que sólo vociferan propaganda comunist. Sus escritos promueven la igualdad y los derechos humanos, pero una forma intelectual, irónica y auto despreciativa comunica que todo debería ser objeto de burla y que nada debe ser tomado en serio- excepto la destrucción de todo el que disienta- Toohey es un asesino que nunca deja que su víctimas vean que fue lo que las destruyó.
Las sociedades descritas por Rand en sus novelas giran en torno a glamorosas fiestas con cocteles y mujeres cabezahuecas que honran la literatura postmoderna y la espiritualidad new age aparentemente por ninguna otra razón sino porque está demora. Una moda creada por villanos que distorsionan la cultura (como Toohey en el manantial, o los colaboradores del gobierno socialista en la rebelión de atlas). Mientras tanto, los hombres machos alfa de logros genuinos y serias obras literarias, de arte no degenerado, y música buena no son destruidos, son inmunes a crítica toda vez que son ridiculizados por la pura y el rechazo del hombre promedio a comprender lo que hacen.

En defensa de los parásitos igualitarios que Rand retrata, ella lleva hacia adelante un credo profundamente de desigualdad. Sus héroes son implacables y bocones que reacciones con dificultad al hecho de poder suprimir sus emociones, deseos sexuales e impulsos primitivos. Son héroes en el sentido clásico. Figuras masculinas muy erotizantes y autoritarias. –Todo lo contrario a lo que Rand tenía en su propio dormitorio-. 

Para Rand, la desigualdad era buena, positiva y deseable. Lo aprendió de Nietzsche, quien influenció su obra y pensar.

De acuerdo a los postulados del Objetivismo, ningún hombre tiene derecho a hacer uso de la fuerza contra alguien más. A pesar de esta condensación del uso de la fuerza por medio del principio de la no-agresión. en sus libros la definición de hacer uso de la fuerza es algo flexible: Hank Rearden en sus amoríos con Dagny Taggart la deja sangrando, adolorida y profundamente satisfecha sexualmente. Dagny mata a un guardia en algún punto de la novela para poder rescatar a John Galt porque no sabía decidir que hacer. En El Manantial, Howard Roark tiene relaciones sexuales dominantes profundamente violentas con el personaje femenino e inicia peleas con otros hombres. En la Rebelión de Atlas, Francisco D’Anconia y Hank Rearden destrozan una lujosa habitación de hotel peleando por Dagny. Con esto no quiero decir que la violencia y la sexualidad y el erotismo retratado perfectamente en la obra de Rand sean de baja calidad, todo lo contrario. Los hechos están allí. Rand no sabe defender el principio de no agresión.

Ayn Rand  también busca sancionar a la víctima, y todos los nacionalistas seríamos sabios al adoptar este concepto. A la víctima hay que sancionarla. ¿Por que dejamos que sean los más débiles, los más proclives a lastimarse, los más trastornados y los más incapaces determinar la cultura y las normas de dominación cívica de todos los espacios? Si vemos los increíbles logros del mundo moderno y quienes los alcanzan no son estas víctimas sino que son los mejores en todos los aspectos. Y los más capaces, los mejores, los más productivos, la aristocracia le permite a los más mediocres poder tener control de su cultura. En el famoso discurso de John Galt podemos leer: “Nuestros destructores nos retienen por medio de tu resistencia, tu generosidad, tu inocencia, tu amor – la resistencia que lleva sus cargas – la generosidad que responde a sus gritos de desesperación – la inocencia que es incapaz de concebir su mal y les da la beneficio de toda duda, rehusándose a condenarlos sin comprensión e incapaces de comprender motivos como los suyos. . . en nombre de tu magnífica devoción a esta tierra, déjalos, no agotes la grandeza de tu alma para lograr el triunfo del mal de ellos”

Los nacionalistas podemos aplicar esas palabras. Se las podemos dirigir a quienes sirven en la política y desprecian a sus ciudadanos y electores. a quienes obligan a pagar impuestos y alícuotas para financiar programas sociales como misiones y pensiones para gente inútil e incapaz que lo que hacen con ese dinero es malgastarlo profundizar su desprecio y odio hacia quien paga esos impuestos.

A estas alturas es imposible negar que el mundo capitalista de los Súperhombres de Ayn Rand es como todo el libertarianismo, una premisa basada en valores occidentales europeos y blancos, un mundo donde el individualismo, el imperio de la ley, y el gobierno limitado se toman por sentado. Rand no explica como sobreviven los individualistas en países azotados por millones de etnias hostiles que practican la solidaridad étnica. Tampoco explica como sus héroes sin hijos podrían construir un mundo que duraría más de una generación.

Dicho esto, la gran verdad es que el “sentido de la vida” de Ayn Rand es mucho más profundo que su superficial ideología. Asume que el mundo no sólo es de hombres blancos sino que tenemos un código moral por el cual vivir, apreciamos la jerarquía, aceptamos la desigualdad, y defendemos robustamente la filosofía de la grandeza. Rand nos da una defensa de la excelencia en contraposición a la igualdad, no sólo en temas económicos sino en temas que abarcan toda la existencia humana. Los héroes de Ayn Rand son inteligentes, productivos, poseen coraje, son taciturnos, admirables y atractivos. Mientras algunos nacionalistas vemos a los cruzados y los vikingos como héroes prototipo también podemos ver a los héroes de Rand como hombres que pueden actuar de forma pacífica en un mundo moderno.

Rand también nos muestra la depravación y degeneración de las élites izquierdistas, muestra su motivación, su apariencia y formas de actuar. Ella, obviamente no va tocar el asunto de la cuestión judía., sus novelas permaneces como los retratos más poderosos de los gobernantes americanos más parasitarios jamás creados.

Por medio del concepto de la “sanción a la víctima” identificamos el precepto del nacionalista encadenado y sugiere que romper esas cadenas podría destruir el sistema que está empeñado en acabar con nuestro país.

Por el mero hecho del extracto y la personalidad de Rand, esta visión del mundo esencialmente buena se convirtió en una abstracción universalista. Sin embargo, una semilla hereje del sentido de vida nacionalista persiste en sus novelas por la influencia Nietzscheana en su letra.

En conclusión, Ayn Rand es una escritora poderosa de la que todos podemos aprender algo, estemos en el espectro libertarado o hayamos tomado la píldora roja y estemos comprometidos a salvar a Occidente.

 

La hipocresía de Oprah Winfrey y el movimiento #MeToo

democrats-2016-2018-being-a-billionaire-tv-star-doesnt-qualify-30180782.png

Oprah Winfrey es una mujer que ha hecho su fortuna con el dinero de millones de hombres y mujeres de raza blanca, construyó un imperio de moda, canal de telemarketing, su show de entrevistas, una carrera como actriz, libretista y productora de (((Hollywood))) y sus recomendaciones de productos electrónicos y de hogar son los primeros en agotarse en los stocks de amazon, los anaqueles de las tiendas y sus principales compradores son hombres y mujeres de raza blanca.

Oprah ha dicho de las generaciones que han crecido bajo los prejuicios, y el racismo merecen morir. ¿A quienes se refiere?
¿A aquellos que no queremos que nuestro vecindario se enriquezca culturalmente con la diversidad y el multiculturalismo?

Oprah Winfrey llama a todas las personas de piel clara que quieren estar con gente de su misma cultura y color “racistas”.

Recientemente Oprah Winfrey recibió el premio Cecil B. de Mille en los Golden Globe Awards e hizo referencia a cuando Sidney Poitier ganó el Premio de la Academia:

Sidney Poitier era el primer negro en recibir un premio de la academia, si a ver vamos, Poitier es un tipo talentoso y buen actor. Pero enfoquémonos en los hechos de la agenda racial que ha invadido Hollywood y a la cultura pop en general.
Es un hecho demográfico que hay más personas de raza negra que blanca a nivel mundial, para cualquier persona que no sea blanca no es ningún problema que una persona de su mismo color sea galardonada por sus méritos y logros: Los negros, latinos, asiáticos etc. todos tienen sus propios premios ad hoc para sus artistas y músicos, Oprah hace shows con ellos, tienen revistas, su propio género musical, su propia vestimenta y cultura. Incluso tienen sus propios países en un continente mucho más grande que el americano y el europeo.
Cuando los blancos queremos honrarnos y galardonarnos entre nosotros de forma exclusiva, nos comparan automáticamente con el Ku Klux Klan, incluso, los que no somos anglos sino que tenemos ancestros europeos nos tildan de “morenazis” y nos asocian con las peores causas de la humanidad.

Oprah en su discurso hizo mención a su pobre madre soltera que tuvo que trabajar para sacar a su familia adelante (como si eso fuera un hecho que le ocurre exclusivamente a los negros y no le pasa a millones de mujeres de todas las razas en todo el mundo), y se se monta con Doc Brown y Marty McFly en la máquina del tiempo y hace un salto hacia atrás de 76 años en el cual una mujer negra fue violada por seis hombres blancos. Ella tuvo que hablar de un hecho terrible que ocurrió hace 76 años porque hoy en día, estadísticamente, los hombres blancos no violan mujeres negras y si eso ocurriera, sería un espectáculo que no pararía de airear en todos los outlets del (((mainstream media))).

La mayor cantidad de violaciones que ocurren en los Estados Unidos son de negros hacia mujeres blancas.
El 60% de las niñas de raza negra han sido objeto de algún tipo de abuso sexual antes de cumplir 18 años de edad por parte de hombres negros de acuerdo con un estudio realizado por el think tank Black Women’s Blueprint.

Es increíble la cantidad de mujeres negras en África que sufren abuso a manos de hombres de su misma raza, pero la hipócrita de Oprah Winfrey está empeñada en no hablar de los abusos que ocurren dentro de su propia raza y en vez de ello decide apuntar sus dedos hacia los blancos.
De Europa no haber sido invadida por Harambes y Mohammeds, no habría una epidemia de violaciones en ciudades que en algún momento fueron pacíficas y tranquilas en las cuales las mujeres podrían transitar sin problema, como Colonia, Estocolmo y Rotherham.

La socialdemocracia europea y sus líderes no tendrían que encubrir el hecho de que la mayoría de las violaciones que ocurren en Europa son perpetradas por hombres que no son europeos sino que son inmigrantes musulmanes del medio oriente o de Africa porque consideran “racista e islamofóbico” el tener que denunciar esa dolorosa e incómoda verdad. Los que me acusan de racista y se meten conmigo y mi familia en redes sociales se rehusan a aceptar la verdad incómoda de que no ver los hechos es negarlos, no son los hombres blancos quienes violan, son otros hombres de otras latitudes, con linaje no europeo, de otro color de piel, pertenecientes a otra cultura los que ejecutan actos violentos, condenables y desgraciados contra inocentes mujeres blancas y de todos otros colores.

La hipocresía del feminismo radical que Oprah Winfrey y el movimiento #MeToo predican subyace en que ser hombre blanco, heterosexual y con un interés por las mujeres automáticamente te convierte en un violador incapaz de contener sus impulsos.

No ver los hechos es negarlos

Cuando te detienes a ver las estadísticas, te das cuenta de que es otro demográfico el objetivo de estas acusaciones.

Basta con ver el escándalo de Rotherham, Reino Unido en el cual desde finales de la década de los ochenta hasta el año 2011, mil cuatrocientas niñas fueron explotadas sexualmente y vendidas como esclavas por parte de una banda de inmigrantes musulmanes y que la policía encubrió durante años para evitar tensiones entre la comunidad musulmana y los ingleses.

Hoy en día los inmigrantes no europeos pueden violar mujeres blancas y salirse con la suya, como el terrorífico caso de seis Mohammeds que violaron a una mujer en silla de ruedas y luego fueron puestos en libertad por uno de los gobiernos más feministas del mundo como es el sueco. En ese mismo país cinco hombres negros no europeos fueron puestos en libertad por no encontrarse evidencia suficiente en su contra, pese a ser grabados por cámaras de seguridad de circuito cerrado de televisión y tener evidencia de sus fechorías en sus teléfono tras violar a una mujer en las escaleras de un edificio a la que le rompieron la cabeza y le fracturaron los brazos.

Esto también ocurre en Estados Unidos, donde adolescentes inmigrantes centroamericanos no son procesados por violar a niñas en el baño de una escuela en Maryland por miedo de las autoridades a ser considerados “racistas”.

Verán, la violación es una cosa depravada y terrible, pero en la narrativa progre liberal la violación solo ocupa titulares e importa cuando son hombres blancos los que hacen las violaciones, como en el caso que sacudió a la sociedad española de “La Manada”, un grupo de hombres españoles dedicados a emborrachar y drogar mujeres para luego tener sexo con ellas en circunstancias desventajosas.

¿Dónde están las feministas como Oprah, Beyoncé, y Meryl Streep cuando estos terribles casos llegan a los titulares?

Cuando le señalas a una feminista el hecho de que en la mayoría de los casos de violación el hombre no es blanco ni occidental, ella te contestaría que su raza no importa y que probablemente un hombre blanco también es capaz de violar.
La mayoría de los violadores en países occidentales son inmigrantes que provienen de tierras en donde la violación es cosa de todos los días, donde es social y culturalmente aceptable que un hombre de cuarenta años se case y tenga relaciones con una niña de nueve años, por ejemplo: África, el Medio Oriente y Centroamérica.

No sólo las mujeres son violadas, hay niños y adolescentes masculinos que también son víctimas de estos depredadores sexuales. De hecho, en Estados Unidos, la violación de los presos varones es socialmente aceptada como parte de su condena y en correccionales y reformatorios tanto hombres como mujeres agredidos señalaron a las mujeres del personal de prisiones como agresoras en un 95% de los casos. (Ver página 1 de este informe en sección “Highlights”) ¿Dónde están aquellas personas que denuncian la violación en estos casos? La realidad es dura: No están porque no les importa. Porque este tipo de cosas no está a la altura de su narrativa marxista cultural.

Para ser activista de los derechos sexuales basta con ser feminista, de izquierdas, ser anti-hombres-blancos, ignorar las desigualdades de sexo de los hombres y estar a favor de no tener fronteras ni políticas de inmigración.

Cuando una mujer grita que fue violada por un inmigrante la acusan de racista, mentirosa, o de ser una propagandista del odio pero cuando Harvey (((Weinstein))), un productor-celebridad hollywoodense es acusado de tener conductas sexuales inapropiadas con actrices para darles papeles, toda la prensa se vuelca en su contra.
Si, es cierto que los hombres blancos violan. En una escala estadística mucho menor que otros demográficos. Y hemos sido los hombres blancos los que hemos puesto en rigor muchas leyes que protegen y cuidan a las mujeres y niños alrededor del mundo.
El apoderamiento de la mujer sólo existe en países donde hay gente blanca, si no me creen sólo usen google para averiguar si eso existe en Arabia Saudita o en Zimbabue.

La violación siempre ha sido un problema en países no occidentales, pasó a ser un problema grave en países occidentales en el momento en el cual se le abrieron las fronteras a los inmigrantes.

Las mujeres negras sufren violaciones no a manos de blancos, sino a manos de hombres de su propio color de piel. De hecho, la mujer que inició el hashtag #MeToo, Tarana Burke lo hizo para enfrentar las violaciones en su propia comunidad negra ya que las violaciones  y abusos son rampantes en esos guetos.

Si volvemos al discurso de Oprah en los Golden Globes, ella dice que el tiempo de los hombres abusivos y opresores se acabó. Lo cual da a entender que el tiempo de los hombres blancos se terminó. De lo que Oprah no se da cuenta, o se hace la vista gorda es que los hombres blancos construyeron el mundo y la sociedad en la que ella vive, que somos los blancos los que vemos sus shows, compramos los productos que ella nos recomienda y que hemos sido los blancos los que la hemos hecho la millonaria mujer en la que se ha convertido.

Fuimos los hombres occidentales, no los africanos ni los musulmanes los que pusimos a las mujeres en los pedestales en donde están ahora, proveyéndoles oportunidades y derechos.  De no ser por nosotros los hombres, las feministas no tendrían el poder abusivo, tóxico y opresor que tienen hoy en día.

Mujeres, lo que nos pidan podemos
si no podemos no existe
y si no existe lo inventamos por ustedes
-Ricardo Arjona

La civilización occidental fue la que hizo las leyes en contra de la esclavitud, violación y violencia. Mientras que en el tercer mundo todo tipo de abusos horrorosos ocurren con la cotidianidad.

Ya que comenté sobre Harvey (((Weinstein))) hablemos ahora sobre otro patrón que la (((prensa))) no nos permite comentar, ese de ciertos “hombres blancos violadores de mujeres” en Hollywood

“Han habido muchas noticias sobre acoso sexual en las noticias últimamente, y no he podido evitar notar que hay un emergente patrón bastante perturbador, en el cual muchos de estos depredadores, no todos, pero muchos de ellos…son judíos.”  – Larry David

La mayoría de los depredadores sexuales en Hollywood pertenecen a la tribu de David, y son bastante enfáticos al identificarse como judíos y no como blancos. Las estadísticas lo demuestran. Así como está bastante claro quienes manejan y gobiernan en Hollywood, lo que no está tan claro es la hipocresía de gente como Oprah Winfrey, Meryl Streep y Hillary Clinton que se codean con violadores como Harvey Weinstein, o en el caso de la última, que está casado con un violador.

 

Pero luego somos los blancos los que somos señalados de ser violadores. La cultura pop está saturada de estereotipos en los cuales los blancos somos los sádicos, asesinos y violadores, basta con leer la novela de Stieg Larsson, transformada en película “La chica del dragón tatuado”, la cual retrata a hombres suecos como bestias y no a Mohammed, y Harambe como los perpetradores reales de estas atrocidades.

Las celebridades (incluyendo a Oprah) que forman el corpus de la cultura pop sabían muy bien que tipos como (((Weinstein))) les gustaba abusar sexualmente de ellas y se dejaban para obtener papeles en millonarias producciones y contratos en la industria del entretenimiento y se quedaron calladas por miedo a perder el éxito de sus carreras y los millones que esos depredadores sexuales les otorgaron. Si lo vemos de esa forma Weinstein no es un depredador solamente, las estrellas pop y actrices son prostitutas son muy bien pagadas.
Santo Tomás de Aquino una vez describió que la prostitución es pecaminosa pero que vetarla es tonto. Lo mismo aplica para este tipo de situaciones.

Mientras en Hollywood hay mujeres que quizá tuvieron que masturbar a Weinstein y muchos otros para obtener un contrato y hay otras que quizá no recuerdan si Weinstein u otros se propasaron con ellas al darles un beso en la mejilla o pedirles que se reúnan en un hotel para una reunión de trabajo y eso lo califican de acoso sexual, hoy en día hay incontables mujeres blancas cuyos nombres no conoceremos jamás que son violadas en grupo y golpeadas por depredadores sexuales extranjeros, ignoradas por el gobierno y el sistema de justicia de sus países que están empeñados en hacer de la tierra natal de esas mujeres abusadas un sitio “pluriétnico, diverso y multicultural”. Estas mujeres no tuvieron que intentar recordar si se propasaron con ellas porque el hecho de ser violada en un autobús es muy difícil de olvidar, por su parte muchas actrices en Hollywood ahora se sienten violadas porque un productor les dio un abrazo o las agarró por la cintura para una pose en una foto.

Toda moral es siempre verdadera dentro de su círculo histórico; es siempre falsa fuera de este círculo histórico, asi como para cada poeta, cada pintor, actor y músico hay obras que hacen época de su vida y desempeñan el papel de grande símbolo de su existencia (como Sidney Poitier ganando el Oscar), así también para esos ingentes individuos que llamamos culturas. En los dos casos, en la historia de una cultura como en la vida individual, trátase de la realización de posibilidades. El espíritu interior se convierte en el estilo de un mundo. Junto a esas grandes unidades de forma cuyo transcurso, cuya plenitud y cu término abarcan una serie prefijada de generaciones humanas, y que tras, pocos siglos de duración irrevocablemente fenecen, hállase el grupo de las morales e inmoralidades que destruyen a occidente.

Todas las valoraciones que hago de Occidente se refieren al hombre porque es el centro dinámico de una infinita universalidad.

Hay muchas leyes para proteger a las mujeres. Pero sólo una clase de mujer no está siendo protegida y esa es la mujer blanca que está siendo violada y sacrificada en el altar de la diversidad y la multiculturalidad, esas mujeres blancas están siendo privadas de los derechos que hombres les otorgaron, el derecho a la justicia, a vestirse como mejor les parezca, a vivir tranquilas en una sociedad que se supone debe ser el ejemplo de las demás civilizaciones.

Como dice Oprah, “se acabó el tiempo”.

Ciertamente, a los socialistas se les acabó el tiempo pese a que han adquirido popularidad por el completo error de quienes dirigen esa agenda socialista y sus seguidores, que se creen que el socialismo, el feminismo y todas sus variantes son un conjunto de derechos y no de deberes. Esa trivial y superficial tendencia a la bienandanza, la “libertad”, la humanidad, la “mayor suma de felicidad posible” representa sólo la parte negativa de una ética muy tóxica para la civilización occidental, para quien el estado de ventura es el núcleo verdadero y suma de todo lo que es ético. Justamente aquí vemos dos menciones muy afines en lo externo , que juntos no significan nada y en el otro todo.

La moral culta es la moral que se posee; la moral civilizada es la moral que se busca.
-Oswald Spengler

The “Reset button”

How many times have you had to hit the “reset button” on your computer because it froze and it can’t move your forward in your work or what you’re doing?

Well it just so happens that life has the same option for you, albeit this is not an easy option, it’s one that you ponder, think about and feel dazed and confused about it.

Hitting that reset button and starting over ain’t easy because it requires you to have the maturity and understanding that you need to put into the garbage bin everything else and most importantly find what’s important to you.

Oftentimes you find ourselves in a shitty job, a crappy life, stuck and without a purpose, we feel as though we hit rock bottom and where does that lead us? A downward spiral of sex, drugs, and rock n’ roll? This isn’t the case, most of the times we find ourselves without no other choice rather to move on. When we are poised with these sort of choice we have two big alternatives: success, thrive, prosper in the pursuit of happiness or fail miserably and end up in a shabby apartment with bottles cramming up the floor, the sink full of scum and dirty dishes and a bottle of psychoactive pharmaceutical drugs, waiting for us to take them and send us into the demise.

Although this might sound like a bit of a rockstar ending, let’s stand up and face the music, let’s wake up and smell the coffee, we are not rockstars and our death won’t end up in the cover of Vanity Fair, Rolling Stone and any other mainstream media outlets and much rather the last page of crime events at a everyday newspaper. If we die we most likely, if we’re lucky end up in the obituary pages of some local newspaper, with a couple of words of whom we’ve left behind and that we are mourned.

For those of us who want to leave something else behind other than a legacy of giving up on life, ending up with out wrists slit in a bathtub with some wine glass and some pop artist like David Bowie playing endlessly with a suicide note idea that we pulled out of google isn’t quite the choice.

We are vitalists, we thrive, prosper and trample over adversity. Many of our influencers from the past century chose suicide to leave an lasting impression on the world, but we are not Yukio Mishima, having our works published before we were forty, we are not Erwin Rommel, having conquered north africa with tanks, we are not Heinrich Himmler or Hermann Göering, having commandeered the Schutzstaffel and the Luftwaffe in a push to rid the western hemisphere out of the degeneracy of communism. Our lives are simple, And yet we we feel that after that all that we have accomplished there’s nothing else out there for us. There’s no opportunity and no shots for a generation that has been deeply embedded in an ocean of information where we can find any kind of knowledge for free out there for us just with a few strokes of a keyboard in a  search engine.

Why has this happened?
Why is it that in the present time, our generation, a generation that was promised by the boomers to be the one that could actually change the world is so reluctant, self loathing and unwilling to put its own foot down and actually make a dent in the annals of history and civilization?.

I believe this has happened for two reasons: For one thing, of all the information that we can access there’s an (((elite))) that’s hellbent on telling our generation that instead of being proud of who we are, our art, our history, our in-group preference and what we have done and accomplished, instead we are to feel ashamed and terribly sorry for whatever mistakes were done in the past and have nothing to do with out current generation.
The other reason that I believe that my generation is so unwilling to hit that reset button on the whole aspects of their life is mainly out of fear, and the fact that the educational system has failed them, it has programmed them through deceit, conflation, lies, pseudoscience and a ridiculous economics bubble that has taught, duressed and forced them to amass this huge amount of debt, without actually learning the tools to confront the savage world that’s posed in front of them.

Nowadays you are most certainly to do a little bit better in the job market with a college diploma, but when your studies don’t actually give you the tools to face the real world you are faced with the shocking truth, a truth that hits you in the face with a brass knuckle as you have amassed a giant amount of debt that you will spend the best years of your productive life paying tuition debt while you do a job that you feel is shitty all the while you are hating yourself for being who you are.

This is the reason while generation Y’ers need to hit the reset button, find whats important to them: Family, fatherland, in-group preference, faith and belief in whom they are, what is ti that they do and, where they come from and discard everything else.

I became an M.D., pursued studies in an MBA in the pharmaceutical industry only to find out that in my country the opportunity to have a job in an industry in ruins in my homeland due to regulations, and that abroad, with a single google search won’t even dare to hire a white nationalist in their ranks that are ridden with political correctness and codes of conduct. A single google search of my twitter feed is a guaranteed proof that I’m incapable of being hired just for thinking the way I do and not because of the tools that my wonderful university education gave me.

Social Justice Warriors always lie and have taken control of every major aspect of the institutions that with proper guidance can make the world a better place. So it’s as though we are holding on to nothing while we stand in a world amongst the ruins.

I call upon white nationalists worldwide with businesses to look for people for us, we are many, we aren’t afraid to work for you, we are willing to make your businesses prosper, thrive and help us albeit we can’t do it alone. With the miserable salaries that many globalist companies are paying us outsourcing our jobs to Sanjay, Harambe and Mahmoud, we are left without a choice than to hide amongst the orwellian social justice warrior thought police, bite the bullet or just mainly try to work a 9 to 5 job, trying to pay off our debt, not being able to provide to our family or become automats, to become another brick in the wall without the possibility reaching our dreams.

The outlook might not be so good, we are all trying to live a simple life, finding what’s important to us and sending to the trash bin everything else. This is a hard choice, it involves a certain character, but once you choose to go down that road, there’s no way back. You must burn the ships, you must stay and fight your way through it. Even if it implies dealing with your own demons, and having to make ends meet.
This new year might not have a good outlook, sometimes it feels as though Billy Joel’s “We didn’t start the fire” has all the the aspects of the current day even though it aired in the eighties, the world is quite the fucked up place, nuclear North Korea, ISIS, democrats trying to regain control of both houses, Catalonia on the brink of destroying the kingdom, chavismo shooting pregnant women of a hunk of pork in the streets under a scorching sun, economic downfall, hyperinflation in Venezuela, talking to your relatives via skype because they managed to escape the country, refugee crisis, etc. We can outlive that. We’ve managed to deal with the crisis although we weren’t the ones that created it.
This might sound depressive but I am not the optimistic kind, after reading Oswald Spengler and many others I came to terms with the fact that optimism is cowardice, we must face the reality, not avoid it nor avoid its consequences.

2018 might bring upon a shitstorm, but we can still use an umbrella to try to save ourselves from the fact that no one, but ourselves can save our asses from the fact that there’s little we can do if the elites in power decide to keep playing us the way they do. There’s no opening for a revolution, there’s no shot at changing the system. The system is rigged against us, but we can make the system work and live by our rules our way without having a crosshair painted across our foreheads. It takes time, there are many people out there like me, trying to make ends meet fighting the zog, the poz, and SJW’s.
With tradition, family and country we can make our lives a lot better.
We don’t need the yacht, nor the 7500sq ft condo to make our lives better, all we need is each other. Fight hard, learn a trade, work and try to be happy so we can stand still amongst the ruins.

El significado de los objetos materiales

A todos nos gusta tener cosas, hemos visto en entradas anteriores por que la simbología no indica nada realmente pero nos dan sentido de pertenencia en mayor o menor acreció a las cosas en las que creemos, valoramos y sobre las cuales tenemos ciertas actitudes. Los objetos son símbolos.

Recuerdo que uno de mis amigos en la universidad tenía un Rolex. Cuando le pregunté por que tenía un reloj tan caro en una ciudad como Caracas, donde la criminalidad es tan rampante, y considerando que estudiábamos en el pleno corazón de la ciudad, donde rodeado de barrios pobres y muchos delincuentes, éste simplemente me contestó que a él le gustaban los relojes y el Rolex como marca en un “símbolo de estatus”. Tener un Rolex le hacía sentir especial. El spot publicitario de Rolex en TV dice que es un reloj que no “sólo marca la hora sino que marca la historia”.

Los símbolos se eligen por consenso y se replican por repetición que a la larga, dentro de la sociedad se transforman en tradiciones.

Hay objetos que se transforman en símbolos.

Para los romanos, cargar varas atadas a un hacha con un cinto rojo, el fasces no era cómodo, era el símbolo de su autoridad frente a sus gobernados. Cargar una pesada hacha envuelta de varas a pie por la ciudad no tenía una función utilitaria en la antigua Roma, su propósito era representar la jerarquía y el auctoritas que tenían los funcionarios de la Roma Imperial.

Los símbolos nos dan la oportunidad de organizar nuestra realidad y ponerle límites.

Tenemos banderas. Sabemos que hasta donde llega nuestra bandera en las zonas fronterizas es el sitio en dónde termina nuestro país y comienza el otro. Hay quienes no creen en fronteras, generalmente progres y comunistas de clóset que piensan que las fronteras son (((construcciones sociales))) y que todos formamos parte de una (((aldea global))) en la que somos iguales.
Si has leído Uniendo Puntos antes, sabrás que no todos somos iguales, hay razones biológicas, políticas, sociales, económicas y culturales por las cuales no somos iguales. De hecho, no sólo no somos iguales, algunos somos mejores que otros. Por eso depositamos nuestra confianza en nuestra simbología para darle organización a nuestra realidad con la finalidad de definir partes de nuestra identidad.

Los hombres solemos definir a los demás por sus objetos, eso nos hace dependientes de los símbolos para que comprendamos lo que nos rodea.

Nadie se compra un Lamborghini para ir al mercado, sin embargo, la mayoría de los dueños de este costoso automóvil viven en ciudades con avenidas y autopistas copadas de semáforos, anuncios de paradas, y cruces peatonales en las cuales no pueden disfrutar de toda la velocidad que una máquina tan bien diseñada para ir de 0 a 100km/h en fracciones de segundo. Lo hacen porque han sido cautivados por el hecho de que no todos podemos tener un Lamborghini y eso para ellos captura un significado y la creencia de que eso va más allá de lo concreto.

Los nuevos ricos les encanta comprar cosas costosas porque piensan que con sus posesiones materiales le dirán al mundo “Miradme, aquí estoy, con todas estas cosas que ustedes no tienen y eso me distingue de ustedes”. Si bien parte de ese pensamiento es cierto, no responde al cuestionamiento de si el Rolex, el Lamborghini, y el yate te hacen mejor persona.

Hay toda clase de objetos, esa variedad potencia los símbolos. A muchos nos gusta la marca Apple. La manzanita es linda, sus productos son útiles y poseen cierta estética que invita a sus consumidores a formar parte de ese exclusivo club. Si te compras un iPhone no lo haces por su utilidad, un Blü, un Vergatario o un Samsung hacen exactamente lo mismo, te compras el iPhone por lo que representa ese teléfono para ti.

La significación de los símbolos funciona de dos maneras: Mientras ese significado te ayuda a construir tu identidad y quien eres, también define el mundo exterior que te rodea.

El hombre construye su identidad por medio de los objetos y la forma en la que los utiliza toda vez que esos objetos se transforman en exteriorizaciones de su mente.

El mundo de los símbolos es delicado, el vínculo entre lo real y lo que es un símbolo no siempre está claro.

El proceso de la simbología debería tener una sola dirección: Me compro un Lamborghini porque me gustan los automóviles rápidos y eso lo simboliza. Pero a veces ocurre al revés, es decir, como me gusta la velocidad, me compré el Lamborghini. Ese Lambo me convierte en alguien que le gusta la velocidad, el lujo y gastar en ello.
La relación entre el símbolo y la realidad es bastante compleja y a veces lo que los separa no se distingue del todo, esa es la razón por la cual a los objetos les asignamos parte de nuestra identidad y les asignamos partes que no tenemos, con las que fantaseamos tener en algún momento.

Tres ejemplos sobre los objetos y su significado en la cultura pop

Los objetos tienen significados universales y particulares.

El hombre moderno ha construido quien es por medio de objetos, le asigna propiedades mágicas, como lo haría Lord Voldemort cuando creó los horrocruxes, depositando parte de su alma en objetos inanimados para no morir y buscar trascender. Si nos deshacemos de esos objetos, perdemos la identidad sobre la cual esos objetos dependen. Por eso cuando Harry Potter y sus amigos destruían un horrocrux, parte del alma de Lord Voldemort moría.

Cuando confundimos la realidad con su símbolo nos topamos con un problema que va mucho más allá del materialismo. Se cree que un objeto puede encapsular la realidad, nutrirse de ella y que si lo conservamos podemos embotellar la realidad. Voldemort dividió su alma en siete pedazos, siete horrocruxes porque quería trascender y no morir.

Hay una escena en la cinta The King’s Speech, Geoffrey Rush, quien interpretaba a Lionel Logue, un terapeuta de lenguaje al servicio del Rey Jorge VI, interpretado por Colin Firth, se sienta en la Silla de San Eduardo, el Rey Jorge le grita que no puede sentarse en la silla de la coronación porque esa es la silla en dónde se sientan los reyes. A lo que Lionel Logue le responde que es sólo una silla y que incluso tiene nombres tallados en ella, que es una simple silla que contiene una piedra derruida, en referencia a la Piedra de Scone. El Rey le dice que está trivializando el asunto, que esa piedra tiene valor, a lo que Lionel le contesta que a él no le importan los idiotas de sangre azul que se han sentado en ella.

Esto implica que las particularidades de los objetos comunican algo específico sobre su dueño al resto del mundo.
Los símbolos pueden confundirnos.
¿La Silla de San Eduardo es para el rey o e rey es para la silla? ¿Si Lionel se sienta en la silla de la coronación, eso lo convierte en el Rey de Inglaterra?. No.

Cuando pensamos en un rey, pensamos en sus joyas, trono, palacios y súbditos. Creemos que si tuviéramos su corona, joyas y trono seríamos reyes también. Lo cierto del caso es que el materialismo que tanto critican los marxistas no pertenece a una crisis moral del capitalismo. Marx falló al darse cuenta de que es una crisis que es simbólica. Es lo que resulta de confundir la realidad con su simbología.
Es por ello que el marxismo es tan anti-natura.

En Blade Runner, cuando Roy el robot replicante fracasa en su misión de querer extender su vida, logra concertar y entender que morir es parte de la vida e inicialmente busca vengarse. Mata a su creador. Y busca matar a Rick Deckard, el cazarrecompensas que lo busca para ponerlo fuera de circulación en una cruel pelea en la cual Roy para lograr conseguir más energía ya que comienza a morir se perfora una mano con un clavo.  Roy no puede sentir lo que significa atravesarse la mano con un clavo, sólo cree que eso le causará ser más fuerte, la simbología le falló a Roy. Luego de esto, en los instantes previos a su muerte, Roy las palabras que se ha convertido en una pieza de culto en la ciencia ficción:

Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: Naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

El gran problema existencial es cómo preservamos nuestro significado después de que uno entiende la mortalidad como algo inevitable. Roy quiere más vida. Todos queremos vivir más, incluso la gente que cree en Dios y el concepto del paraíso después de la muerte no quiere morir.
La mortalidad no significa que tenemos a la muerte esperándonos al final de nuestra vida. Morir implica que es algo que puede pasar en cualquier momento. No es algo que nos espera por ahí. Es algo que está en nuestro interior como una posibilidad. Si confrontamos este hecho, entonces muchas de las cosas que aguardan en nuestras vidas parecieran no tener significado.
Si las cosas son realmente valiosas para nosotros, entonces queremos hablar de ello con otros. Queremos recomendarlas, compartirlas, y es por eso que no nos es fácil mantener secretos de los cuales estemos avergonzados.

Los valores resurgen en momentos en los cuales cuestionamos nuestra existencia.

Los hombres no solamente buscan compartir sus valores, los hombres queremos que nuestros valores persistan. En el Simposium de Platón, éste arguye que el amor y las cosas que valoramos buscan hacer eterno su objeto. Nosotros no necesariamente buscamos prolongar hacia la eternidad experiencias individuales, pero podemos esperar que puedan ser repetidas. Ese es el significado del amor. Es lo que significa amar. Es el significado de tener un propósito.

La forma que tenemos de acumular objetos no es arbitraria, sigue fielmente nuestro guión de vida. Esos objetos que acumulamos son parte de una red simbólica en la que nos sumergimos. De esos objetos que acumulamos por su valor simbólico lo hacemos porque representa alguna parte de nuestras vidas. Acumulamos los dientes de leche de nuestros hijos. Sus primeros dibujos, nuestro anillo de matrimonio y de compromiso. Y nos rehusamos a echarlos a la basura, no por su valor real, sino porque tienen otra forma de valor, algo que va más allá de lo concreto.

Hay veces en las que los objetos que tenemos determinan el éxito que has tenido y no tu guión o proyecto de vida. Todos queremos tener una buena casa y objetos para hacer nuestra vida mejor. Pensamos que si tenemos eso seremos ricos o habremos alcanzado nuestras metas. Es irracional pensar de esa manera porque invierten el orden de las cosas, los símbolos son elusivos y tienden a confundirnos.
Cuando algún objeto nos parece necesario sentimos cierta resistencia a deshacernos de ese objeto, eso nos genera culpa. Cargar con tantos peroles es agotador, te hace menos libre más rígido y dependiente de esos objetos y de las falsas necesidades que cubren. Un iPhone no te hará mejor persona que quien tiene todavía un Nokia 3310.

Si dejas que un objeto material te defina pierdes la capacidad de poder elegir.

Proyectas en esa cosa tus deseos, miedos y fantasías. Tener un Ferrari y un Lamborghini, zapatos de Ferragamo y el saco de Armani no te harán más feliz, de hecho te hacen creer que aquellos que no tenemos ese tipo de cosas somos más infelices e incapaces de saber que es tener y alcanzar la felicidad.

Los objetos requieren de espacio, de cuidados, reparaciones y consideraciones: Los indigenistas mexicanos constantemente exigen a Austria que se devuelva el Penacho de Moctezuma porque fue “robado” de su cultura, para los austríacos, tener el penacho de Moctezuma en su museo implica gastar una gran cantidad de tiempo, recursos y cuidados porque está desmoronándose por el pasar del tiempo. Los indios pemones venezolanos exigen al gobierno alemán que regrese la Piedra Kueka a Venezuela pese a que en el parque alemán donde reposa es más cuidada que en Venezuela donde corre el riesgo de ser vandalizada, destruida y despedazada por sus propios creyentes dada la naturaleza del buen salvaje transformado en buen revolucionario.
Todos los objetos tienen algún tipo de obsolescencia programada. Las plumas del penacho tras siglos se están desgastando, las fibras que lo componen se han ido destruyendo, de la misma manera que el iOS de tu iPhone de 2010 no carga las apps del nuevo iOS X de Apple.

Si deseas vivir sencillamente no tienes que desprenderte de todo e irte a vivir a una choza, no es vivir austeramente, no es botar el petrolero. Es elegir deliberadamente lo que necesitas y con conciencia. Lo único necesario para vivir bien es aprender y comprender a ejercitar la capacidad de elección y con un propósito.
Es no ser un autómata trashumanista sino ser un hombre que sabe que es lo que quiere.

Ni más ni menos.

Los impuestos

“El mayor tormento no es trabajar. La tortura más dolorosa e inmatura es la que sufre quien, a pesar de tener talento, se ve obligado a no usarlo o a emplearlo en una medida inferior a sus posibilidades” – Yukio Mishima, Lecciones espirituales para jóvenes samurai

Si has seguido últimamente mi blog, habrás notado que he propuesto replantear muchas cosas, que la Universidad es en si una herramienta pero no la solución, que para poder arder como el sol, primero debemos aprender a arder como éste. La vida tras la universidad es una cachetada con una loza de cerámica si no sabes identificar las cosas que son importantes para ti y desechar todo lo demás.
Mi generación, la generación Y tuvo que aprender esto por el método A.L.C. (a los coñazos) ya que gracias al legado de los baby boomers se nos vendió una promesa incierta. De que si estudiábamos, y nos graduábamos conseguiríamos el éxito by default, que la noche no es oscura y repleta y llena de horrores.
Pero no es así.
El trabajo no es tan dignificante como lo pintan, mecaniza, aniquila la creatividad y el sistema educativo roto nos mete en la cabeza que vivir con quince y último es lo ideal, que de ese quince y último tu podrás pagarte un plan de seguridad social y vivir después de tu edad de jubilación jugando al golf en Boca Ratón.
La universidad y la educación ciudadana que esta brinda nos mete en la cabeza el concepto de que necesitamos más de nuestro empleador que él de nosotros.

Todo esto resume mis tres últimas entradas, hoy quiero hablarte a ti, amigo de internet, de algo que nunca nos explican, hacemos mal by default y que por medio del método A.LC. perdemos una gran cantidad de energía y recursos.
Y eso es el sistema tributario.

¡Paga tus impuestos!

Es tu deber y obligación como ciudadano. Pobre de ti si no lo haces. Sáltate una declaración de impuestos y olvídate de pedir ese crédito al banco (que jamás nos darán a nuestra generación, dicho sea de paso), olvídate de poder disfrutar dignamente de sanidad, cultura y buena educación.

No pagar impuestos es visto por la sociedad como un acto de traición.

Para la religión secular moderna el pagar tus impuestos es como ir a comulgar, el no hacerlo es un pecado mortal.
Puedes llevarte tus negocios a otra parte, puedes cambiar de domicilio, puedes constituir una empresa con la ayuda de la Banca Pública de Andorra como las prestigiosas familia Puyol Ferrusola, Ramírez Carreño, Sansó de Carreño, Capriles, etc  o de bufetes como Mossack Fonseca.
Hay mucha gente que no paga impuestos, Gérard Depardieu renunció a su nacionalidad francesa y se refugió en Bélgica y luego en Rusia porque el estado francés quería quitarle una parte importante de su patrimonio. La modernidad tiene ciertos cánones y patrones, en entradas pasadas te dije que la espiritualidad fue suplementada por lo secular, pero a la larga sigue siendo sacralizada.

La poca gente que se para a pensar y echarle cabeza a lo que significa pagar impuestos termina molesta consigo misma. Mis alumnos de salud pública a lo largo de los años lo vieron y lo entendieron porque les hice leer “La Ley, de Frédéric Bastiat”. Muchos me han dado las gracias por ello.
Yo les enseño a mis estudiantes que pagar impuestos implica que vas a recibir un beneficio directo por parte de quien te quita tu dinero.

El que paga impuestos subsidia al que no puede hacerlo y eso supuestamente es justo porque hay gente pobre. Y los políticos en ese juego perverso de la democracia le mendigan a los pobres que con impuestos obtendrán aquello que no tienen.

Ese tipo de pensar deja por fuera una cosa bien importante, el gobierno es quien recauda la plata de los impuestos y decide cómo se gasta. Si bien los gobiernos se precian mucho de decirte en grandes vallas publicitarias, spots en tv, y redes sociales de cómo se dividen los impuestos, son ellos quienes deciden quien tiene pagar, cuánto tienen que pagar, por que tienen que hacerlo, con que frecuencia y cómo deben hacerlo.

Sólo en Venezuela la recaudación de impuestos siempre supera los establecido por la agencia tributaria chavista, en países como Francia y España los impuestos representan cerca del 70% de los ingresos de esos países.

Si a algún político chavista le parece que enviar al cuerpo de ingenieros del ejército a construir una carretera en Bolivia es una buena idea, pues esa plata la sacan de tu bolsillo sin previo aviso con eso que llaman impuestos.

El dinero que pagamos en impuestos no va a seguridad social ni educación pública, ni cultura ni a las putas del barrio. Esa plata no le va a igualar las oportunidades a los pobres, probablemente nunca sepas cómo se gastó, se gasta o se gastará. Así como la renta del petróleo da para que los sobrinos de la primera dama venezolana se pongan a jugar a ser Pablo Escobar con Hermágoras González, también da para que un funcionario del Servicio Nacional de Administración Tributaria y Aduanera le compre un carro chino a la barragana que puso de secretaria.

El modelo de estudios de la Escuela de Medicina en la Universidad Central de Venezuela dice que en el tercer año los bachilleres deben aprender cómo funciona el sistema público nacional de salud, cómo se financia, y cómo funciona y se organiza el estado. Siempre les recalco a mis alumnos que el modelo de trabajo del gobierno es algo burocrático, disfuncional y demasiado complejo de entender para sentarnos a hablar sobre ello los miércoles por la tarde en la mazmorra donde doy clases.
Al sector privado le importa la eficiencia. Producir algo bueno usando pocos recursos. Así que al que le va bien en una empresa es porque se fajó a hacerlo y por eso a veces le pagan un bono. De nuevo y quizá con otra lente podríamos decir que el trabajo aniquila la creatividad, Mishima arriba lo explica bien, yo te lo expliqué en otra entrada y si te crees el cuento de la mecanización del trabajo, ese concepto que el semita de Tréveris llamó “la alienación del trabajador” te topas con lo mismo.

Los gobiernos funcionan al revés que la empresa privada, a los gobiernos los ciudadanos les damos equis cantidad de dinero, y para que no les hagan recortes presupuestarios, tienen que gastarlo todo, bien sea en salud, educación, el mercedes benz, la casa de playa de la barragana del funcionario o un restaurant en el Tolón a cargo de un chef que promociona aceite de oliva. Si manejas las finanzas así, el presupuesto sólo incrementa, se hace cada vez más grande y es un monstruo con hambre imposible de saciar. La comida de ese golem no sale de las arcas gubernamentales, sale de nuestro bolsillo.

Siempre he tenido discusiones con los que defienden los impuestos.

Cuando hice mi postgrado de gerencia estratégica de negocios en la Facultad de Farmacia de la UCV tuve una pelea con una profesora de tributario porque ella, siendo funcionaria de la agencia tributaria no podía entender que yo estuviera a favor de una reforma total, radical y profunda del sistema de impuestos venezolano. Le pregunté a ella, una abogado tributario si conocía la historia detrás de la tributación moderna. Y ella no supo contestarme sus orígenes, así que yo, siendo el patán que siempre he sido decidí darle una lección a ella y darle luces a mis compañeros del postgrado explicando que hasta 1799 no existía impuesto sobre la renta. Todos trabajábamos y podíamos quedarnos con nuestras ganancias. Los países que estaban en guerra hacían recolectas para pagar armas para sus tropas y abastecer sus ejércitos, armadas, y afines pero cobrarle impuestos a la gente con base a lo que ganaban no era algo normal.

Esa idea fue revolucionaria y se la debemos a los fucking anglos que en el año 1800 decidieron votar (sí, votar, si estás leyendo Uniendo Puntos ya sabes lo que pienso de votar) una reforma constitucional que permitía cobrar impuestos. Los políticos de la época dijeron que sólo los ricos y pudientes pagarían esa tributación, y las clases bajas, el lumpen, en términos marxistas, si se quiere decidieron aceptar su condición de mendigos y fueron como corderillos al matadero de las urnas a votar lo que sería la construcción de su propio patíbulo. Porque a la larga los impuestos se hicieron insuficientes y el gobierno decidió cobrarle a la clase media y a los pobres. Igualdad, eh.- Pensar que Lenin escribió “¿libertad? ¿para que?-.

Y esa es la razón por la cual todos en el mundo pagamos impuesto sobre la renta y nadie se pregunta la razón, ni siquiera mi profesora de tributario en la escuela de gerencia lo sabía. Pese a mi soberbia y enorme e insportable ego, saque buena nota en esa materia y hasta el sol de hoy a los malditos del seniat no les debo ni un centavo.

La realidad de todo esto es que nuestros impuestos siempre van a pagar el Mercedes Benz del concejal y el perico del viernes de sus putas en el hotel Eurobuilding. A ellos les conviene subir los impuestos, políticos de todos los partidos lo hacen.

  • ¿Cuánto no pagaron los habitantes de Chacao para que Leopoldo López reventara todas las aceras desde Chacaito hasta la frontera con Petare poniendo brocales y aceras con la empresa constructora de su papá? –Conflict of interests, anyone?.
  • ¿Cúanto no pagamos los caraqueños para que Jorge Rodríguez tumbara dos canales de circulación vehicular desde la Avenida Victoria y la Avenida Fuerzas Armadas hasta el Mercado de Las Flores para poner un tranvía que terminó siendo un autobús chino doble cabina abarrotado de delincuentes?
  • ¿Cuánto no pagaron los maracuchos para que Eveling Trejo pusiera florecitas y vallas en todo Maracaibo como “ornato público”?
  • ¿Cuanto pagaron los Valencianos para que Francisco Camps se metiera en guisos de la trama Gürtel y Calatrava construyera esa monstruosidad llamada Ciutat de les Arts i les Ciències?

Los impuestos se usan para mantener a los políticos y prolongar un sistema en el que ellos dicen abajara sin tener que producir algo de valor porque su presupuesto depende de lo que tu tengas en tu bolsillo.  Así le quitan plata al sector privado. Así cierran a Agroisleña y después no hay semillas, así cierran las joyerías y después no puedes comprarle un anillo de compromiso a tu mujer. Así roban.
Los políticos de profesión jamás han tenido trabajo, no saben lo que es trabajar. Si no preguntémosle a la experta en productos lácteos de Liliana Hernández,  al delincuente de Ramón José Medina,  al Vampiro Ledezma, a María Cristina Iglesias, o al cadáver insepulto de Ramón Guillermo Aveledo.

Son seres que forman parte de un sector incapaz de producir algo porque destruyen todo lo que tocan. En medicina a eso lo llamamos parasitismo.

Ahora bien, siempre hay algún idiota o soñador que dice que los pobres sufrirán porque no hay impuestos, pues si tanto te importan los pobres, ponte a trabajar directamente con ellos, ¿no crees?. Si la respuesta a esa pregunta  es “no, no voy a trabajar con los pobres”, la realidad es que eres tan snob y lleno de una falsa moralidad secular que no te ves repartiendo sopa de rabo de res en potes de plástico de mantequilla en una barriada pobre porque predicas algo que no eres.

Los impuestos son eso, algo impuesto por otros sobre el resultado de las cosas que tu haces que poco benefician a la gente y que financian el estilo de vida del gobernante. Si puedes encontrar evitar que te cobren impuestos sin que violes la ley, hazlo porque el gobierno no estuvo contigo todas esas horas en la sala de emergencia, en la oficina o en tu puesto de trabajo y sin embargo les gusta sacarte la comida de la lonchera.

Patrones de vida y el tiempo

dali-iphone-6-plus

Los rituales de la vida son uniformes, no son individuales, no son específicos, son afines a cada cultura con distintos valores, creencias, aptitudes y actitudes.

Forman parte de una especie de patrón que seguimos a lo largo de nuestra vida. Son patrones que ejecutamos a lo largo de la vida: Nacimos, crecemos, nos reproducimos, criamos a nuestra descendencia, la vemos crecer, envejecemos y morimos. Es el ciclo natural de la vida.

Cada generación lleva adelante el patrón de vida como lo aprendieron de su modelaje más cercano: Sus padres, su familia, su círculo más íntimo. Cuando llevan adelante ese patrón relevan a la generación que les antecede y continúan su legado y de alguna u otra forma perpetúan lo que aprendieron.

Desde un punto metapolítico hasta el biológico, el heraldo de nuestra existencia está atado a todo lo que existe antes que nosotros. Cuando nuestra generación pasó a tener un papel activo dentro de la sociedad, nos convertimos en productores y consumidores de cultura, eso nos impulsa como seres humanos, como sociedad. Con nuestras acciones impulsamos la economía pero sólo ocurre cuando las generaciones nuevas se independizan para formar un nuevo hogar.

Esta es la tragedia del chavismo, es un accidente histórico que condenó a millones de jóvenes a vivir en casa de sus padres, eso conlleva a poner un alto a la etapa de crecimiento, expansión de la sociedad, pero no le pone freno a la reproducción. Por eso tenemos a las peladas del barrio y la “Misión Madres del Barrio”.

Las familias nuevas se compran cosas, muebles, artefactos de línea blanca, vajillas, adornos, carros, hacen planes, contratan DirecTV, servicios de internet, y buscan mejorar sus vidas. Además de lo material, las familias, de una manera u otra buscan elevar sus vidas a planos espirituales, su simbología estructuran la base de sus intercambios económicos por medio de la cooperación.

Los patrones que nos da la vida nos imprime en nuestro actuar expectativas personalísimas, nos da metas, nos da sueños que están circunscritos dentro de los parámetros que cada patrón nos ofrece. Tenemos cierta flexibilidad porque nuestra vida acepta cambios superficiales y eso no trasciende el plano de lo estético.
Podemos elegir que estudiar, que vestir, a quien follarnos y que serie de televisión ver. Pero es difícil plantearse que la simbología de lo que proyectamos no sea de importancia cardinal para nosotros. Si nos saltamos los patrones que la familia nos inculca generalmente caemos en el ostracismo social y nos convertimos en unos parias.

Estamos atados a patrones porque pensamos que está en nuestra naturaleza, pero olvidamos que los patrones de vida son incompatibles con nuestras libertades individuales y las responsabilidades inherentes a dicha libertad individual. No podemos olvidar que la excelencia individual suma a la excelencia grupal.
No se nos puede olvidar que la capacidad de ser dueños de nuestro destino no implica que los patrones de vida que se nos inculcan desde la familia son guías de formas correctas de poder vivir.
Es imposible escapar del juicio de otros y del tuyo porque todo en los patrones de la vida están contemplados: Cuando me hice mi primer tatuaje, mi familia me criticó duramente porque formaba parte de las reacciones que los patrones de vida que les inculcaron les dictaba que eso estaba de alguna manera en contravención de la norma.

Hay en realidad, en nuestra vida moderna un mal moderno. Una insatisfacción hacia nuestras vidas personales.
A todos nos pasa y todos pensamos en cosas como: “Mira a fulanito, le va mejor que a mi y yo me estoy quedando atrás. Tomé malas decisiones. Estoy metiendo la pata, me quedé en el aparato, soy un fracaso y estoy estancado”.

Esa sensación de insatisfacción me recuerda mucho a una canción de Pink Floyd llamada “Time”:

Tired of lying in the sunshine staying home to watch the rain
You are young and life is long and there is time to kill today
And then one day you find ten years have got behind you
No one told you when to run, you missed the starting gun

And you run and you run to catch up with the sun but it’s sinking
Racing around to come up behind you again
The sun is the same in a relative way, but you’re older
Shorter of breath and one day closer to death

Every year is getting shorter, never seem to find the time
Plans that either come to naught or half a page of scribbled lines.

Nuestra percepción y experiencia del tiempo está relacionada con el hecho de que comparamos nuestro patrón de vida, de esa vida que nos prometieron los boomers con la que fantaseamos desde que salimos del canal del parto, con la vida real que tenemos en concreto.
La razón por la cual somos inseguros es que nuestra vida está compuesta por una serie de eventos. Es natural que compares tu línea del tiempo con la del guión de lo que piensas que es tu vida. A cada edad de tu vida se espera algo distinto de ti. y cumplirlo te hará feliz y normal de acuerdo a lo que inculcaron.
Si fallas en alguna de esas etapas básicamente estarás como los chicos a los que la banda chilena “Los Prisioneros” hicieron referencia en su canción “El Baile de los que sobran”:

Nos dijeron cuando chicos
Jueguen a estudiar
Los hombres son hermanos y juntos deben trabajar
Oías los consejos
Los ojos en el profesor
Había tanto sol
Sobre las cabezas
Y no fue tan verdad, porque esos juegos al final
Terminaron para otros con laureles y futuro
Y dejaron a mis amigos pateando piedras

Si no cumples con el patrón de vida de los boomers, una generación que nos defraudó no podremos participar en la sociedad como la conociste, como te la presentaron. Cada amigo que se casa y no te invita a su boda, cada amigo que consigue un trabajo, todo eso resuena en tu subconsciente como ecos perturbadores del ayer, de decisiones que debiste tomar y no lo hiciste.
Si te comparas con el éxito de alguien más sin ver lo que tu logras, te agotarás y probablemente seas un amargado dolido. No seas parte de una plantilla, no seas otro ladrillo en una pared, un engranaje. Entiende que el sistema no está hecho para tu generación y que tu puedes sortear el sistema y hacerlo funcionar sin tener que afiliarte a Podemos, ponerte una franela del Che Guevara y raparte la cabeza y teñir tu vello axilar de naranja y criticar a los exitosos de que te oprimen.
Como no tomaste las decisiones de otros, tu eres libre de imaginar el escenario que mejor te parezca. Este tipo de decisiones vienen con un precio. Si tienes la ilusión y no el agarre de que eres responsable de tus decisiones, no podrás dormir, las cuentas se te acumularán, y vivirás al borde de un colapso nervioso, tragando alprazolam con ron para take the edge off.

Estar insatisfecho contigo mismo va de la mano con el tiempo y lo que experimentamos. En vez de mirar hacia atrás, mira hacia adelante y plantéate metas para que puedas ser feliz. Para poder hacerlo tienes que saber dejar cosas atrás, no cargues rencores demasiado innecesarios. No basta con decir “hay salud”, debes probarte a ti mismo que tener salud es valioso para ti. Los vitalistas de extrema derecha somos nosotros. No otros progres envidiosos y mal vivientes.

Por más Ismael Cala o Walter Riso que suene, estás limitado por los muros que construyes en tu propia mente. Siempre he dicho que el mayor enemigo que enfrentamos ha sido erigido dentro de nuestras propias mentes, una gramática de auto-intolerancia que restringe la posibilidad de poder decir, hacer y soñar con lo que queremos sin el temor de que ello nos haga sentir cuasi genocidas, incorrectos o moralmente desfigurados. Si crees que estás preso por tus malas decisiones entonces eso es más eficaz que estar preso en la tumba del SEBIN de Plaza Venezuela. Los boomers nos dieron la idea de que su “sistemita” le da la ilusión a quienes creen en él la ilusión de libertad, de que tienes opciones, de que puedes elegir de entre de las opciones que los boomers tuvieron y que por el cambio que sufrió el mundo con la modernidad tecnológica, las cosas ya no están hechas para nuestra generación.

El marihuanero de Bob Marley escribió en Redemption Song: “Emancipate yourselves from mental slavery, none but ourselves can free our minds”. Dentro de la locura canabinoide de un tipo que se murió por no querer extirparse un tumor maligno podemos rescatar el hecho de que la independencia de pensamiento es algo con lo que nacemos y todos tenemos esa capacidad, pero después de pasar tres o más lustros de sistema (((educativo))) podemos perder la confianza en nosotros mismos y no tenemos ni la más puta idea de cómo recuperarla.

Por eso no hay rollo, no hay prisa, encuentra lo que te gusta hacer. Permítete meter la pata, Nadie puede ser creativo sin equivocarse, aprender del fracaso es útil, tan útil como aprender del éxito propio y no del ajeno.

La vida es tuya y mereces lo que sueñas. (Gustavo Cerati dixit).

El problema con la universidad, el trabajo y modernidad

 

En una publicación anterior intenté explicar por qué la Universidad y el sistema educativo nos falló a los nacidos entre 1981 y 1999. Hoy quiero ir más a fondo y explorar los aspectos psicológicos de tales afirmaciones.

La modernidad nos destruyó y nos dio la promesa incierta de que si ibas a la Universidad y obtenías un diploma de médico, abogado, ingeniero, arquitecto, periodista o economista tenías la seguridad de que el mundo era tuyo para conquistarlo. A la generación Y (mi generación) nos mintieron, nos vendieron una idea de futuro que servía en la época de los baby boomers y nos topamos con la realidad de que lo que aprendimos en la Universidad solo nos servía en nuestras mentes.

Cuando la gente intenta desarmar su certeza se puede encontrar con el concepto de que no sabe de dónde proviene su certeza y por que se aferra a ella con tanta fuerza. Son ideas básicas que fueron tejidas en nuestro subconsciente porque los que desarrollaron la teoría que da piso a la formación educativa vincularon nuestro aprendizaje a las emociones, de modo tal que no es posible invocar una sin hacer que la otra se despierte.

La educación universitaria define nuestra identidad; “soy médico, soy arquitecto, soy farmacéutico, soy ingeniero, soy abogado y no me saqué ese título en una caja de cereal” son frases que constantemente escuchamos de bocas de profesionales porque están convencidos que su formación universitaria define su identidad.
Alguien que fue a la universidad y se siente definido por su profesión cuando escucha que la “Universidad no sirve para nada” interpreta otro mensaje, que la causa de su orgullo carece de legitimidad. Para esa persona el poner en tela de juicio la validez de su carrera es algo que ataca las creencias arraigadas acerca de si mismo.
Si pasas toda tu vida trazándote un esquema y te topas con la cachetada de la realidad de que tu esquema no sirve, que es imposible hacer que funcione, te sientes defraudado y te da miedo no tener plan ni estructura, sientes que el tiempo y esfuerzo que le dedicaste a ese pergamino que algún profesor con una toga chistosa y birrete te entregó no valió la pena, entonces para convencerte de que no estás viviendo una mentira, te pones a esquivar el absolutismo de la realidad pero no sus consecuencias.

Puedes evadir la realidad, pero no puedes escapar de sus consecuencias

Cuando los boomers nos vendieron la idea de que estudiar en una universidad es garantía de tu futuro no nos dijeron que ir a la universidad no se trata de estudiar, al menos en mi caso no fue así, me la pasé en fiestas, videojuegos, sexo, drogas y rock and roll, me di cuenta que durante seis años manejé desde de mi casa hasta la escuela de medicina para obtener un diploma. La directora de la escuela de medicina en su momento, (quite the spider queen, mind you, because I know you’re reading) nos dijo que al egresar encontraríamos empleo que se volvería nuestro sustento. Nuestros padres nos dicen que ir a la universidad no es cuestión de elección sino que es un deber porque eso “te hará alguien en la vida”.

Resulta que la universidad se abarrota de gente por razones equivocadas, muchos de los summa cum laude magna cum laudes no iban a la escuela de medicina por pasión par aprender ni por profundizar lo que saben, pensaron que la universidad es como Hogwarts y por arte de magia les resuelve el futuro de la misma manera que Harry Potter hace un expecto patronus. Esa gente hoy día sufre de terribles problemas psicológicos que ocultan mostrando un éxito que no tienen en sus instagrams y facebooks.
Es ingenuo ir a la universidad creyendo que te preparas para el futuro, la educación universitaria ya no te da las herramientas que necesitas para enfrentarte al mundo en ruinas que es el mercado de trabajo. El trabajo es una repetición aburrida de actividades mecánicas. Yo cumplí con mi parte, creí en el sistema y lo usé a mi favor, estudié, madrugué y me esforcé. Al no conseguir trabajo tan rápido como otros me dieron un pésimo consejo: “esfuérzate más”, como si por acto de magia eso me serviría y no me sirvió. Tuve que tomar mi déficit de atención, lo poco o lo mucho que sabía y me las arreglé.

Pensemos en la universidad como una especie de ritual pagano o cristiano (ya que las universidades fueron creadas por la Iglesia Católica) en la cual hay una especie de viaje espiritual (con o sin drogas psicodélicas) en las cuales te enfrentas a pruebas de valor, exámenes modulares que benefician estadísticamente más a las mujeres que a los hombres, y que ese peligro de enfrentarnos a una hoja de papel con preguntas nos preparará para la adultez.

Al final de esa aventura te ponen una toga, un birrete y te dan una medalla. Si entiendes ese carácter ritual no hay problema, ahora bien, si crees que la universidad hará algo por ti en el mundo pues estás equivocado y terminarás decepcionado.

Estudiar en la Universidad es un mandamiento que se refuerza socialmente.

Si alguien no fue la a universidad se piensa menos de esa persona. Son prejuicios y los prejuicios son buenos, los he defendido en anterioridad en este blog, las personas de derecha piensan que la excelencia individual suma a la excelencia grupal. Que distinguirnos nos hace mejores y es así. Pensamos que tener un empleo es algo seguro, universidad y empleo van de la mano, así nos los vendieron los boomers.
Se nos hizo creer que el dinero es difícil de conseguir, que no podemos confiar en nosotros mismos para conseguirlos y que tenemos que depender de un empresario y sobrevalorarlo por su capacidad de darnos trabajo.
A lo largo de mis años de trabajo me he topado con jefes realmente mediocres que necesitan más de mi que yo de ellos. Y por eso cuando me he cansado de sus estupideces o la monotonía, busqué otro empleo. Eso enervó mucho a mi familia, pero con el tiempo se dieron cuenta que si sabes desprenderte y resolver, logras mucho más de lo que te imaginas. Así que no te subestimes nunca. Sé radical, ten principios, sé extremista.

Cuando tienes un empleo pones en manos de alguien más la responsabilidad de tu bienestar, el que se arriesga es el empresario. La universidad te hace creer que tu necesitas del empresario y no al revés. La opción de ser empresario implica un esfuerzo mayor porque el que asume los riesgos eres tu y muchas veces, por no decir que TODO el tiempo, la universidad no te enseña a ser el emprendedor. A tomar riesgos, a agarrar a las circunstancias por el cuello, ahorcarlas, llevarlas contra el piso y dominarlas. La violencia es útil, es deseable y masculina cuando se trata de tomar decisiones trascendentales que en tu vida laboral te darán réditos. Con esto no quiero decir que vayas a matar a tu jefe, sino que metafóricamente tu debes asumir los riesgos o si no, vivirás trabajando como un engranaje en una máquina gigante con sólo dos días de libertad a la semana si acaso.

Un trabajo en una empresa prestigiosa no te hace más distinguido, te da la sensación de ser honesto y te escudas bajo la idea de que el dinero te disgusta. Eso es reconfortante cuando no tienes las bolas de arriesgarte.
Tener  un empleo es una ocupación que no es satisfactorio para nadie, ese concepto de que nos dignifica es fabricado por aquellos que piensan que ser empleado toda la vida te da estructura, pero no ves los riesgos y pierdes esa dosis narcótica de adrenalina.

El empleo aniquila la posibilidad de la creación.

Crear es una actividad que no es propia a todos, no hay nada que de más placer que crear. Tenemos sexo y creamos descendencia, pintamos, construimos, sembramos, curamos, etc. Por medio de lo que creamos nos diferenciamos del resto de los plebeyos. El empleo es una cosa repetitiva que haces a cambio de dinero y que muy pocas veces te da la chance de poder resolver de forma creativa lo que estás haciendo porque la empresa para la que trabajas ya halló la forma que cree mejor de hacer las cosas y no le importa que innoves y desestabilices su orden. Cuando obtienes un empleo renuncias a la posibilidad de crear porque estás haciendo alguna otra vaina para alguien más. Tu libertad queda relegada al fin de semana, a veces.

Debo reconocer que siempre he sido creativo, siempre me atrajo crear, construir y moldear. Recuerdo que cuando estaba en el preescolar se nos asignaban distintas áreas: dramatización, en la que te ponías sacos y corbatas viejas de tus papás y jugabas a ser adulto, también había un área de dibujos en los que coloreabas stencils de la Virgen María, paisajes y flores, y mi área favorita: la de los bloques de construcción, recuerdo como si fuera ayer que la mayoría de los niños estaban pendientes de comerse el pegamento y tirar escarcha y se fueron todos a dibujar así que yo tenía todo un cofre inmenso de bloques de construcción para mi solo con los cuales me construí un castillo alrededor mío, con toboganes para mis carros de juguete que terminaban en una cesta para volverlos a lanzar.
La maestra y su auxiliar se quedaron perplejas ante mi creación y me pidieron que me fuera a dibujar, cosa que hice a regañadientes para ver cómo la auxiliar derrumbaba mi castillo.

Cuando me tocó sentarme a colorear una flor de Navidad de color rojo decidí pintarla con otro color para cada pétalo siguiendo el degradè de la caja de creyones. Ciertamente no parecía una flor de Navidad sino una Mándala hindú y me obligaron a hacerlo otra vez, pero esta vez me obligaron a colorear con la mano derecha en vez de la izquierda, me ataron la mano izquierda con cinta adhesiva a la mesa y me obligaron a ir colorear torpemente y en una sola dirección una flor de Navidad.

Haciendo ese flashback puedo entender que ese fue el primer momento en el cual el sistema educativo comenzó a fallarme y de como mi creatividad fue castigada severamente.
Me recuerda tanto a la forma en la que los chinos en sus campos interminables de amapolas cortan a la flor que sobresale por encima de las demás porque quieren que todos seamos iguales, un concepto que desde niño rechacé sin saber por que y que con el tiempo me di cuenta de que era mi weltanschaaung.

Cuando estuve en mis pasantías del hospital en la sala de emergencia noté que las enfermeras y los médicos teníamos que dar un promedio de veinte pasos más para tomar nuestros equipos de pantry por la forma en la que las camillas y camas de hospitalización estaban amontonadas, así que un día llegué de madrugada y con la ayuda de camilleros y un par de enfermeras alcahuetas con las cuales tuve muchos encuentros impromptu reordené la distribución de la sala de emergencia ahorrándonos tiempo y espacio. Cuando llegó el médico superior, me preguntó por qué había “desordenado” su sala de emergencia al final de una ronda de revista que fue más expedita gracias a mi habilidad espacial fui castigado, removido de la sala de emergencias y condenado a cambiar sondas vesicales y vaciar bolsas recolectoras de orina durante tres semanas sin poder examinar a un paciente.

El trabajo mecaniza a la gente y el sistema educativo castiga la creatividad. Me sentí defraudado.

En un curso de electrocardiogramas que tuve que tomar vi como un médico con N cursos, diplomas y maestrías le era imposible explicar un sencillo gráfico, mis compañeros estaban más confundidos que el y a la hora de la evaluación yo tenía una forma particular de hacer esa rutina de interpretación, la hice y di con el diagnóstico, pero como no seguí los pasos robóticos de aquel torombolo con espejuelos no me dieron la calificación que ameritaba. De nuevo, el trabajo es aburrido y mecanizante.

Un poco de contexto mundial.

Los informes de ese disfuncional organismo burocrático e inepto llamado Unesco concluyen que todos los países están en búsqueda de la mejora de sus sistemas educativos por razones económicas y por razones culturales.
¿Cómo educamos a los niños para que tengan un lugar en las economías del siglo XXI ? Esas que nuestros profesores universitarios que trabajan para agencias calificadoras y ministerios crean burbujas especulativas constantes que dejan a millones de personas en la ruina financiera cada cierto tiempo. ¿Cómo carajo hacemos eso a sabiendas de que no sabemos ni podemos anticipar si el banco donde tenemos guardado nuestro dinero va a quebrar la semana próxima?
La otra razón cultural por la cual los países están buscando la mejora de sus sistemas educativos es cultural, ¿Cómo educamos a nuestros niños para que tengan algún sentido de identidad cultural para que podamos pasar la genética cultural de nuestras comunidades y nación mientras una (((élite))) nos atiborra de una proceso llamado (((“globalización”))).
La razón por la cual esto ocurre es porque los estados están intentando hacer las cosas a futuro con acciones que en algún momento funcionaron en el pasado, y mientras tanto alienan a millones de niños que no le ven sentido a ir a la escuela. La generación Y ya no cree en ese cuento de los boomers y tenemos razón en no creer en esa vaina porque si bien nos va “un poco mejor” teniendo un diploma que no teniendo uno ya eso no es garantía de éxito.

En el siglo XIX no habían sistemas de educación pública, si tenías algo de dinero podías educarte con los Jesuitas. Pero la educación pública pagada por medio de la tributación, obligatoria para todos y gratuita era una idea revolucionaria a la que muchos conservadores se opusieron – si yo hubiese vivido en esa época, de seguro me hubiese opuesto a ella- por el hecho de que no es posible de que la plebe y la clase trabajadora se beneficien de la educación pública, no son capaces de aprender y aprehender a leer, escribir e interpretar. Estas ideas de educación fueron llevadas adelante por el imperativo económico de las mentes de la época, el modelo intelectual de la mente que era el modelo de la ilustración. De que la inteligencia real tiene su fundamento en que ciertas personas tienen un determinado tipo de inteligencia que consiste en la  capacidad de poseer cierto tipo de razonamiento deductivo y un conocimiento de lo clásico de forma original, y eso se le llamó “habilidad académica”.

Este tipo de habilidad académica está arraigada en la forma en la cual la educación pública se imparte, de que hay personas académicas y no académicas, inteligentes y no inteligentes. Y la consecuencia de ello es que mucha gente con capacidad brillante piensan que el modelo educativo no es para ellos porque han sido juzgados sin capacidad de defenderse de esta forma particular de ver las cosas.

Existen dos pilares, el intelectual y el académico. Y estos dos pilares crean un caos en la vida de mucha gente porque hay quienes se han beneficiado de esos pilares y hay quienes simplemente no pueden estar a la altura de esos pilares.
Tenemos un modelo educativo que se ha fundamentado en un sistema que ha sido modelado en los intereses de la industrialización y ha sido moldeado a su imagen y semejanza.
Las escuelas han sido organizadas como líneas de producción: Timbres que indican horas de trabajo, zonas designadas para cada quien, especializadas en materias diversas, se educa en lotes, se agrupa a los estudiantes por edades como si la capacidad de los estudiantes en vez de su personalidad y coeficiente intelectual fuera menos importante que su fecha de manufactura.
Ese modelo fue conformista para quienes lo crearon y está fracasando.
Debemos reconocer el hecho de que la mayoría del aprendizaje ocurre de forma grupal, que la cooperación es la argamasa del crecimiento y que si atomizamos a la gente formamos un engranaje que está fallando al ambiente de aprendizaje.

Los hombres necesitamos elevar nuestra realidad, darle sentido a esa realidad porque el hombre es como el resto de la naturaleza, estamos a su mismo nivel. No somos más fuertes que un roble y no somos mejores que un roble tampoco: Nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Requerimos de una forma de poder lidiar con el miedo a morir, elevar nuestra realidad por encima de la realidad de la naturaleza, es por eso que valoramos tener un legado y dejarlo a quienes nos suceden. Buscamos convertirnos en algo sagrado, Spengler, Evola, Codreanu, Degrelle, Nietzsche y Schmitt nos enseñaron que el hombre moderno no cree en la religión como la única forma que tiene de expresar esa necesidad de trascender y por ello se hizo con la simbología fatua, uno de los pilares de la decadencia de la civilización occidental. Se inventan rituales, piedras energéticas, talismanes, aceites esenciales, horóscopos, instituciones (como la universidad) y mitos que parecieran ser seculares pero cuando ves el concepto metapolítico del asunto te topas con el hecho de que la religión no ha muerto sino que se ha disfrazado de instituciones, filtros de instagram, feminismo, y algún sentido de pertenencia.
El hombre moderno sigue revistiendo su realidad y su entorno de lo sagrado pero lo hace sin la excusa de la divinidad.

Cada hombre tiene muchos mundos, el concreto y los diferentes niveles simbólicos que le superpone. El trabajo y la universidad son promesas inciertas.

No seas otro ladrillo en la pared

 

hammer2

You! Yes, you! Stand still laddy
When we grew up and went to school
There were certain teachers who would
Hurt the children any way they could
By pouring their derision
Upon anything we did
Exposing every weakness
However carefully hidden by the kids
But in the town it was well known
When they got home at night, their fat and
Psychopathic wives would thrash them
Within inches of their lives- Pink Floyd. Another Brick in the Wall

 

 

C’est la vie: My way

Comencé a dar clases en la Universidad Central de Venezuela gracias a una profesora que confió en mi, me dio una plataforma para expresarme y dar clases en mi Alma Mater en un momento donde la educación superior pasa por su peor crisis.
Cuando comencé debo reconocer que era un idealista, creía en el sistema educativo que me formó pese a que ese mismo sistema educativo me falló una tras otra vez cuando me gradué y entré en el mercado de trabajo.
Egos, envidia, traición, engaño, estafas, honorarios profesionales, corrupción administrativa pasaron frente a mi y lo único que me mantuvo firme en ese mundo en ruinas fue la educación, valores, creencias, aptitudes y actitudes que mi familia me inculcó.

Con el tiempo me di cuenta de que la (((liberal))) Universidad Central de Venezuela y en general todo el sistema educativo le ha fallado a sus estudiantes, por eso cambié la forma en la que me enseñaron y adapté la mía. Tuve que entrar a un sistema fallido para intentar cambiarlo desde adentro y me topé con más apoyo que resistencia.

Siendo francos, la estructura universitaria está anquilosada y en una especie de estado vegetativo persistente. Cuando éramos niños nos decían que ir a la universidad para convertirnos en médicos, abogados o ejecutivos de negocios nos haría grandes y nos construiría un futuro, pero resulta que la coyuntura actual, el status quo universitario fueron los verdugos de la República.
Pocas cosas de las que aprendí en la universidad aparte de hacer un buen examen físico y diagnosticar me han servido en mi vida para poder mantenerme.

Reconozco que en algún momento quise ser militar, portar un arma y defender a mi nación de las amenazas, luego quise ser diplomático y perseguir una carrera en ese ámbito y terminé estudiando medicina porque me pareció una carrera y un trabajo estable. Mi familia me dio todo su apoyo, me gradué en el tiempo correspondiente y mentiría si digo que no me costó, pues me costó bastante. Después de graduarme de bachiller me di cuenta rápidamente lo importante que es tener una educación universitaria.
Con esto no quiero decir que no debemos perseguir una educación universitaria, todo lo contrario, debemos mejorarnos y perseguir una carrera, un oficio y dejar de depender de nuestros padres o ser parásitos del estado esperando a que nos den limosna.

Si algo me enseñó la universidad y mis relaciones en la universidad fue a pensar y saber discriminar.

Gracias a mi déficit de atención mi tiempo en el salón de clases fue bastante divertido, resolvía sudokus en tiempo récord y mi nintendo DS me acompañó durante incontables horas en mundos de fantasía mientras aprendía de insuficiencias cardíacas, tasas de filtración glomerular y mecanismos de acción de drogas anti-neoplásicas. Le prestaba atención a lo que me interesaba y a lo que no pues simplemente me obligaba a hacerlo para poder sobrevivir y no quedarme atrás en la carrera, entre videojuegos, la política universitaria, fiestas, vicios, mujeres y bebidas alcohólicas logré graduarme y ¡bam! terminé siendo médico cirujano.

Para el momento en el que me pusieron el título en la mano me di cuenta de que no podía leer un sencillo artículo sin pasar horas releyéndolo, me di cuenta de que no tenía la habilidad de comprender textos densos y complicados, mis abominables notas me alejaron de toda posibilidad de competencia y me costaba apegarme a lecturas obligatorias para la profesionalización que seguiría con mi carrera.
Me sentí defraudado por mi mismo y por un sistema educativo que no me enseñó a pensar ni a actuar. Descubrí que eso viene con tu carácter y tus ganas de querer prosperar y ser alguien en la vida.

Mi distraído cerebro poco le importaban los conceptos abstractos y demás hasta que por cosas del destino tuve la oportunidad de poder cambiar. Decidí ponerme las pilas y darme cuenta de que no me gusta ser un producto de mi entorno sino que quiero que mi entorno sea un producto de lo que soy y hago.
Cambié mi forma de vestir, de actuar, me responsabilicé de mis acciones y tomé las riendas de mi vida. Dejé de hablarle a mucha gente, actué con principios y me he ganado muchas grandes amistades y terribles enemigos en el camino.

Aprendí a escribir y conforme lo fui haciendo comencé a cuestionar si el sistema educativo está roto o hay algo en mí que no sirve o quizás sea una combinación de ambas.

La universidad me dio una herramienta para resolver problemas llamada “método científico”, cambió mi weltanschauung y mi forma de ver las cosas, mi humor se transformó, mi personalidad cambió y francamente muy poca gente me soporta gracias a ello, pero con eso aprendí a discernir entre la cantidad de bullshit que hay en el mundo y las cosas reales de la vida.
No se puede decir que he pasado trabajo o penurias como las que pasaría Harambe el migrante africano, pues todos tenemos nuestras propias tragedias, aprendí por mi cuenta a lidiar con mis demonios y usé lo mejor de mi para buscar transformar el sistema educativo que siento que me falló.
Hasta ahora ha valido la pena, he dado clases y mis alumnos me están muy agradecidos por lo que les he enseñado. Conocí a la mujer de mis sueños y estoy felizmente casado. Y actualmente no puedo decir que me encuentro en un momento difícil porque cuento con ella, con mi familia y con lo que a lo largo de mi corta vida he aprendido.

Mis padres me dieron todo. Valores. Un mundo dinámico y un deseo de prosperar.

Con los valores que me inculcaron tardaron en llegar las recompensas que poseo a mi alrededor, lo que yo llamo mi propio éxito. Mi idea de éxito no es lugar, no son cosas materiales, no son mis desgastados adidas ni mis jeans rotos ni la casa en la que vivo, mi idea de éxito la considero una temporada, las temporadas vienen y van, a veces tenemos lugar para picos y a veces hay valles.

A nosotros se nos inculcó la idea de que estudiar una carrera creyendo que la carrera les garantizaría el futuro. O al menos un buen puesto de trabajo. Salí de la universidad y la realidad me pegó una cachetada con una tapa de alcantarilla:  No hay buenos puestos de trabajo, lo tuyo lo tienes que tomar, nadie te lo da. Non serviam.
El mundo de oportunidades que la generación boomer le prometió a mi generación dejó de existir y se desapareció por completo. Yo no me molesté por haber recibido un juego de herramientas que es un tanto inútil para enfrentarme a esa selva salvaje que es el mundo adulto, no me puse una franela del Che Guevara y me rebelé contra el sistema. Decidí infiltrar el sistema y hacerlo funcionar para mi. Trabajé para el Estado, y me di cuenta de que el estado no tiene las soluciones ni las respuestas para mis ambiciones personales. Pude ver la mala fe con la que actúan los que están en el poder.

Mi generación le tocó vivir el 11 de septiembre, el 11 de marzo, la crisis financiera del 2008, el 11 de abril, el paro petrolero, la hiperinflación, la diáspora, ver a sus padres perder su trabajo, ver cómo el gobierno nos condenó a vivir con nuestros padres, el ver como los bancos nos niegan préstamos, el cómo las carreras universitarias no nos garantizan éxito. Nos dimos cuenta de que la vida es una cosa muy dinámica y nos dimos cuenta por medio del método A.L.C.: A los coñazos.
Somos una generación de internet: Ningún otro grupo de seres humanos ha estado tan expuesto a tanta información en la historia como lo estamos en este momento, y en vez de aprovechar eso vertimos nuestra vida en nuestros smartphones mostrándole a la gente lo que comimos o los tacones que la última güircha Kardashian se compró en espera de que a alguien, en alguna parte del mundo le importe un bledo. La riqueza de la tecnología se volvió transhumanismo y ahora los hombres prefieren invertir en una muñeca robot para follársela mil veces en vez de invertir en su apariencia y buscarse una mujer que valga la pena.

La interacción humana se redujo a datos gracias a la educación universitaria en la cual supuestamente invertimos y nos topamos con una pirámide ponzi que nos explota y deshumaniza, privándonos de las cosas sencillas de la vida.

Evolutivamente estamos diseñados para crear patrones, se lo debemos a la evolución y a nuestro bulbo raquídeo, ese que mi padrino de promoción el Doctor Carvallo tanto se empeñó en hacerme dibujar y entender, y una vez que entendí como funcionaba dicha parte de mi cerebro me di cuenta de que esa estructura anatómica está allí para hacernos conservar nuestra energía al hacer que una serie de actividades se automaticen. Por eso cuando a alguien le da un ACV o sufre una lesión en el cerebro si pierde el bulbo se convierte en un ente que respira y no tiene vida. Cuando revisas tus redes sociales lo haces por automatismo. Thanks evolution.

Las rutinas no son cosas odiosas en si mismas, a los seres humanos nos gusta la rutina porque nos provee con una estructura para no andar vagando por las estepas como nuestros ancestros buscando sobrevivir. Lo detestable de las rutinas es obligarnos a tomar decisiones para resolver los mismos problemas que día tras día enfrentamos: ¿Que corbata combina con este traje? ¿Que zapatos me debo poner? Tonterías que te llevan minutos día tras día y que cuando sumas todos esos minutos te das cuenta que has perdido años de la primacía de tu vida en cosas superfluas que realmente no tienen un impacto en lo que tu eres, o en lo que le vas a dejar a tu estirpe o en lo que quedará de ti, es decir tu legado tras tu partida.

 

Si aprendemos a resolver problemas del día a día con soluciones permanentes, ese problema desaparecerá y tendrás más tiempo para concentrarte en las cosas que si importan, tu vida, tu esposa, tu familia, tus hijos, tu futuro, tu legado, la posibilidad de trascender, eso simplifica tu vida y te quita problemas de la cabeza.
Vivir sencillamente no es barato, sobre todo en un país hecho ruinas como Venezuela, pero si es la forma óptima de poder pararse firme en un mundo en ruinas. Si logras identificar lo que te es importante y desechas todo lo demás notarás como tu vida mejora, tener convicción, saber que puedes lograr lo que te propones es tu mejor manera de enfrentarte al salvajismo y barbarie a la que está sumida la civilización Occidental.

Pienso que de los libros más densos que he leído han sido La Decadencia de Occidente, de Oswald Spengler, Hombres entre las ruinas y Rebelión contra el mundo moderno de Julius Evola y me di cuenta de que entre su densidad conseguí algo que al principio no entendía, que es que con el apoyo que tienes en tu cabeza y la roca y fortaleza que te da tener una familia y alguien con quien contar puedes enfrentarte a todo.
Eliminar a todo lo demás que no te es importante es difícil porque para ello es menester poderte conocer bien, saber que quieres, que buscar y que deseas. Lo material no es fundamental, ayuda, si. Lo material no lo es todo. Para conocerte debes saber primero vaciarte y saber lo que es no tener.

El mundo de mis padres y los tuyos se acabó, se transformó, esto no es un drama como las películas en las que los aliens nos invaden con naves espaciales para aniquilarlos, sencillamente el mundo cambió y tenemos que renovarnos y adaptarnos para poder sobrevivir, la tradición nos sirve para tener un vínculo con lo que nos antecedió pero es imposible echar hacia atrás las agujas del reloj.

Debemos adaptarnos a las circunstancias.

 

 

Después de todo

C’est la vie.

 

“#Petro”: El bitcoin petrolero

Este fin de semana, el usurpador de la silla de Miraflores, el pseudobachiller, autobusero analfabeta funcional de Nicolás (((Maduro))) hizo el anuncio de que Venezuela desarrollará una criptomoneda llamada “Petro”. Esto se basa en unas declaraciones que Hugo Chávez dio en 2009 y que en el medio de la peor crisis hiperinflacionaria de la historia venezolana, el régimen chavista decide invertir en el modelo del “Internet del Valor” para buscar evadir las sanciones económicas que los países occidentales le han impuesto al gobierno venezolano por abusar de sus ciudadanos, masacrarlos y financiar al terrorismo internacional.

El “Petro” será, como dijo Chávez en 2009 una criptomoneda sustentada en las reservas de gas, petróleo, oro y diamantes de la República Bananera de Venezuela, algo inédito en la historia de las monedas digitales del internet del valor porque a diferencia del Dogecoin, Bitcoin, Iota y Ethereum, el Petro estaría regulado fuertemente por el Observatorio Venezolano del Blockchain y el Banco Central de Venezuela, siendo este último el que ha financiado el déficit fiscal de la empresa estatal Petróleos de Venezuela llevando al país a una espiral inflacionaria sin parangón.

Los baluartes de las criptomonedas son la ausencia de la regulación por parte de emisores fiscales conocidos como Bancos Centrales, su convertibilidad y capacidad de poder ser divisibles en muchos decimales para poder ser cambiados en monedas reales o duras. Actualmente, el boom del bitcoin y su revalorización ha alcanzado la media de los diez mil dólares americanos, lo cual ha llevado a esta criptomoneda y muchas otras a ser objeto de atención de inversionistas. En Venezuela país gobernado por socialistas en el que se ha implementado un férreo y corrupto control cambiario ha prohibido a sus ciudadanos la convertibilidad de su moneda y muchos venezolanos tech-savvy han decidido optar por invertir en criptomonedas y equipos especiales para su obtención, cambiarlas a dólares y euros, vender esos euros por bolívares y obtener dinero.

Debemos comprender que la economía venezolana quedó reducida al sistema de Hacienda, donde todos somos peones y recibimos como paga unas fichas llamadas bolívares, que no sirven en ningún otro lugar y cuya función única es adquirir algunos productos para la subsistencia dentro de la hacienda. Si los venezolanos pasamos nuestros salarios a moneda extranjera nos percataremos que somos mano de obra esclava que no recibe más de 10 dólares al mes. Así que, la culpa no está en el productor ni en el comerciante, sino en el control tiránico, en la orden de producir a pérdida so pena de terminar preso.
Es por eso que la criptomoneda como figura de moneda convertible en Venezuela resulta atractiva y rentable y el hecho de que el régimen chavista la utilice puede terminar siendo un mecanismo para emitir deuda fuera de los canales regulares así como un instrumento para burlar el régimen constitucional de las reservas petroleras.

En países donde los servicios públicos son costosos, el precio de la electricidad hace que la inversión en equipos electrónicos sea un factor que determina si es rentable o no comprar equipos que gastan una cantidad considerable de energía. Pero en Venezuela donde el ridículo subsidio de este servicio público es de tal magnitud que el estado prácticamente le paga a sus ciudadanos para el uso de la electricidad, el uso de estos costosos equipos saca de la estructura de costos el precio de ese servicio público.

El mercado de las criptomonedas se ha comportado de forma volátil, incluso algunos economistas han tildado a este mercado como una “burbuja”, considero que el mercado de las criptomonedas va a crecer si algunos de sus problemas tecnológicos del modelo blockchain son resueltos y no hay más robos de bitcoins a gran escala.  Si los gobiernos como el chavista toman el control de las criptomonedas introducirían grandes regulaciones que llevarían a esta forma de inversión al fracaso. Para los gobiernos resulta barato meterse en este mercado porque producir información billetes de papel y dinero fiduciario es mucho más caro que un montón de computadoras corriendo algoritmos metidas en algún galpón de un ministerio.

Tomemos en cuenta también que el bitcoin, el dogecoin, litecoin, ethereum y el “Petro” no son dinero, la demanda del dinero se garantiza por medio de una tesorería estatal en combinación de sistemas legales y fiscales.
Los bitcoins y sus fracciones equivalentes son porciones de ese pool de bitcoins con liquidez sólo dentro de la red bitcoin.

La diferencia entre el bitcoin y el dinero de verdad radica en el grado de aseguramiento y confianza que tienen los inversionistas en él. Yo he notado que los operadores de bitcoin son más incompetentes que Juan Carlos Escotet y hasta algún punto incluso más deshonestos que Michu Capriles, Bernie Maddoff y Orlando Castro juntos, por lo cual sus inversiones no son seguras.
El dinero de verdad se asegura por la demanda que existe por éste como un bien transable, el hecho de que el dinero de verdad lo podamos dividir en unidades más pequeñas y marcarlas garantizando su peso y valor nos sirve para asegurar el valor y respaldo de esa moneda, por lo que el dinero de verdad se asegura, como ya dije anteriormente por la demanda de un bien independientemente de cualquier institucion, tecnología, tiempo y espacio. Todo aquello que usamos como dinero son substitutos de éste. Sean bitcoins, sacos de harina o tubos de pasta dental y requieren del mismo aseguramiento, sólo que de forma más débil por otros medios.

El dinero de verdad debe ser asegurado por una tesorería estatal, pero hemos visto como las tesorerías estatales pierden la capacidad de asegurar el valor del dinero, la banca y otros tenedores de bienes emiten “notas”, que llamamos billetes que son notas de compromiso de que en algún momento podamos ir a cambiar dicho billete por el valor que supuestamente representa al ser emitido. Algunos bancos y tesorerías emiten “notas estructuradas de reservas”, y hemos visto lo que pasa cuando hay una corrida bancaria en la que los depositantes van a los bancos a sacar su dinero: muy pocos bancos son capaces de tener esos activos en forma líquida o de transformar sus activos en liquidez monetaria (Banco Latino y crisis del ’94, anyone?, am I right?).

Las compañías emiten acciones, las acciones pueden ser compradas y vendidas dentro de una red de comercio llamada bolsa de valores o por medio de la misma compañía.

El bitcoin y las criptomonedas son distintas de las acciones y los instrumentos financieros de la banca central porque la red de la criptomoneda sea cual sea sólo emite acciones, fracciones y unidades dentro de su misma red de pago para la validación de transacciones, y ya que las fracciones de bitcoin pueden ser divididas arbitrariamente por su dueño, cada parte de un bitcoin es una fracción de la red sustentada sólo por la demanda que existe de esos pedacitos de bitcoin que dan vueltas por los discos duros de todos aquellos que las transan, careciendo de cualquier apoyo o aseguramiento.

A menos que un individuo haya sido informado adecuadamente de lo que el bitcoin implica, no debería meterse en ese mercado porque habrá sido víctima de un engaño. Si está informado de estos hechos, entonces el bitcoin y las criptomonedas constituyen un medio productivo, informado y garantizado de pago.

Particularmente me considero fan del oro, plata, demás metales y piedras preciosas, la ventaja de las criptomonedas es que no puedes andar jugando con su valor sin destruirlas por completo. Tanto el dinero metálico como las criptomonedas son herramientas separadas que cumplen el fin del intercambio por medio de la cooperación.

Todavía, pese al valor de un bitcoin pisando los 11.000 Dólares americanos no poseemos la tecnología para hacer de las criptomonedas algo tan mainstream como lo es un billete de 100 dólares o una barra de oro.