“Sumisión” de Michel Houellebecq

ISISsoldiers

Yihadistas desfilan por una calle iraquí, pronto por París… París se quema, se quema París.

Hoy escribo sobre Sumisión, un libro de Michel Houellebecq que esperé dos largos años para leer en la vísperas de las elecciones francesas que lamentablemente perdió Marine Le Pen-
El autor de Sumisión quizá sea recordado como el Rousseau de la próxima y final revolución Francesa.

Sumisión es un libro del escritor francés Michel Houellebecq, conocido por sus poemas y libros cargados de escenas sórdidas de sexo y libertinaje.

Fue publicada el siete de enero de 2015, el mismo día que unos musulmanes franceses les dio por entrar a las oficinas del semanario satírico de centro-izquierda Charlie Hebdo para matar a unos caricaturistas.
Quise leerme el libro en francés pero decidí esperar hasta la víspera de las elecciones francesas para saborear y sentirme un poco más a gusto con su lectura.
La obra es una sátira política, se lee bastante fácil, puedes reír leyéndolo toda vez que puedes apreciar el asunto metapolítico bastante profundo que Houellebecq trata de advertir a la civilización occidental.

Houellebecq es un tipo de derechas, aunque no le guste reconocerlo

El autor ha sido un crítico muy duro de lo que es el libertinaje que ha semi destruido a la civilizacón occidental con su hipocresía y formas (((políticamente correctas))).  En Sumisión, Houllebecq nos revela que es un ávido de la literatura de derechas ya que toca temas como demografía, religión, política, tradicionalismo, sexualidad, diferencias biológicas, nacionalismo europeo, identificación, y críticas al Islam.
Houellebecq no es un nacionalista blanco, es un cronista implacable del declive del hombre europeo hacia la democracia liberal. Y lo retrata en este libro.
Sumisión

Sumisión es una traducción de Islam. Cuenta la historia de cómo los musulmanes toman el poder en Francia en el año 2022.
El Frente Nacional y un ficcional Partido de la Hermandad Musulmana llegan a la última instancia de una elección nacional francesa.
El día de la elección, no se sabe quien ganará.
Urnas son robadas, invalidando las elecciones, por lo que se deciden repetir los comicios y  se planifica una nueva ronda de votación, pero mientras tanto, los partidos conservadores y socialistas se unen a los muslumanes en un “Frente Republicano” para mantener a Marine Le Pen fuera del poder.
Una vez instalados, la Hermandad Musulmana instituye políticas de gran amplitud en lo que concierne a la economía, la educación y la política internacional, reformas designadas a transformar la hegemonía musulmana en algo permanente.
Bélgica es el próximo en caer, pero toda Europa está condenada debido a la integración política y económica del mundo islámico en la Unión Europea.

Esta novela tiene que ver menos con el Islam que con la debilidad de la Francia moderna y por extensión, Occidente.

Este libro ha sido un best-seller y debidamente, tiene un target bastante peculiar: Activistas de la derecha nacionalista y pese a que es corto tiene mensajes muy profundos. La política no es abrumadora en la novela, más bien da un contexto para entender el desarrollo de los personajes, partes de la novela son escritas en primera persona y aun cuando no sabemos si es Houellebecq quien habla o es alguien más podemos ver que hay un ideal político dentro del libro, es el tipo de literatura que inspira a agarrar otros textos y nutrirte en temas tan amplios como diversos y de compleja estructura.

¿Que lecciones me dejó este libro?

El fin de la democracia
Esta es una moraleja política. La izquierda y la centroderecha están comprometidas en destruir a Francia como un reflejo de Occidente y disolverla en el ácido corrosivo del multiculturalismo para de ello obtener una humanidad afín a la globalización. Igual que pasó en las elecciones francesas de la semana pasada, los políticos de Sumisión odian más al Frente Nacional, a Marine Le Pen, y a lo que ellos representan como nación más de lo que ellos se aman a ellos mismos y a sus valores, creencias, aptitudes y actitudes. Por lo tanto, a razón de odio suicida y fratricida, ellos estarían dispuestos a poner a Francia en las garras de los bárbaros del Islam.
La izquierda y la centroderecha francesas en los ojos de Houellebecq no reaccionan ante las ganas de los musulmanes de imponer sus leyes y costumbres. Para el autor de Sumisión, la izquierda no sería capaz de protestar y oponerse al programa musulmán porque el islam es “otro”, que es sagrado, no blanco, no europeo. Y la centroderecha sería incapaz de protestar porque son burgueses acobardados que sólo siguen los liderazgos de la izquierda. Y ambos, tanto izquierda como centroderecha le tienen un pánico a la violencia islámica.
Que una nueva élite llegue al poder implica la aplicación de una agenda radicalmente revolucionaria,  el islam busca el cambio irreversible, y en el libro, en vez de hacerlo cortando cabezas, lo hacen esperando y haciendo uso de la pasividad y apaciguamiento propio del europeo políticamente correcto.

El regreso a la tradición

La toma del poder por parte de los musulmanes no fue producto de una revolución de sangre, espadas y pólvora, sino que vino en la forma de elecciones libres, justas y democráticas. El islam llega al poder gracias a la pura apatía del hombre occidental postmoderno, irresponsable y nihilista. Una vez consagrados en el poder, el nuevo régimen lentamente comienza llevar adelante reformas en las estructuras del estado.
En esa nueva sociedad, incluso cuando  las formas de elección sean mantenidas, la Hermandad Musulmana nunca permitiría ser destituida del poder mediante los votos.
Específicamente, ¿cómo podría la Hermandad Musulmana neutralizar a sus más comprometidos enemigos de la extrema derecha, los tradicionalistas católicos, los identitarios, y el Frente Nacional?
De forma simple: al instituir las reformas que ellos siempre quisieron.
Los musulmanes en este libro no se apresuraron en imponer la Sharia. Se dieron cuenta que los franceses no pelean por su nación y su libertad, pero si les quitas sus embutidos, cigarrillos y alcohol se levantarán en armas. Por lo que los musulmanes prefirieron apostar al desgaste de una nación con una baja tasa reproductiva, el futuro le pertenece a la población que tiene más hijos y pasa sus valores a ellos.
Por eso la Hermandad Musulmana decidió hacer reformas al sistema educativo, un bastión de la izquierda por excelencia: Los musulmanes pueden recibir una educación islámica completa. La co-educación es abolida. Las profesoras son jubiladas forzosamente con pensiones completas vitalicias financiadas por el dinero de las petromonarquías del Medio Oriente. Se favorece la formación de artesanos. Se instituyó la educación obligatoria hasta los doce años de edad y la educación universitaria se privatiza por completo. Las universidades públicas se convierten en madrassas gigantescas y las facultades que no se adaptan a la costumbre musulmana y en las que hay sólo mujeres se eliminan.
En el ambiente social se retorna al Patriarcado ya que las mujeres no están en las academias ni en las escuelas. Las mujeres comienzan a irse a casa, ya que se ven estimuladas a elegir a la familia por encima de la carrera. Comienza a difundirse el pudor sexual y las damas cambian su vestir y lo hacen modestamente, y esto pone freno a la cultura pop hipersexualizada de occidente: Las güirchas desaparecen.
Sobre esto me llamó la atención un pasaje que reproduzco en su entereza:

“Vestidas de día con impenetrables burkas negros, las ricas saudíes se transformaban de noche en aves del paraíso, se emperifollaban con corpiños, sujetadores calados y tangas engalanados con puntillas multicolores y pedrería; exactamente a la inversa que las occidentales, elegantes y sensuales durante el día porque estaba en juego sus estatus social y que se marchitaban en la noche al volver a sus casas, abdicando agotadas se cualquier perspectiva de seducción, vistiéndose con ropa informal y holgada”

La familia retoma su rol central en la economía como la ubicación exacta de de la transmisión de valores intergeneracionales y las ideas de G.K. Chesterton y Hillaire Belloc, el distributismo como modelo de propiedad y sociedad se divulgan en el país.
La economía comienza a pujar, el desempleo cae porque las mujeres no están trabajando y el crimen también cae ya que los musulmanes sienten que Francia es ahora su patria y no necesitan destruirla más.

Eugenesia

La novela hace varias referencias interesantes a favor de las políticas de eugenesia. El protagonista nos explica:

Las pocas clases particulares que di con la esperanza de mejorar mi nivel de vida me convencieron enseguida de que en la mayoría de las ocasiones la transmisión del saber es imposible, la diversidad de las inteligencias es extrema y que nada puede suprimir ni siquiera atenuar esa desigualdad fundamental.

Luego se toca el efecto de positivo de la poligamia, que lleva a la auto-realización de la humanidad:

En el caso de los mamíferos, y teniendo en cuenta el tiempo de gestación de las hembras comparado con la capacidad de reproducción casi ilimitada de los machos, la presión selectiva se ejercía principalmente sobre los machos. La desigualdad entre machos -si a unos se les concedía el goce de varias hembras, otros forzosamente se verían privados de ello- no debía verse como un efecto perverso de la poligamia sino como pura y llanamente su objetivo real. Así se cumplía el destino de la especie.

Las notas de eugenesia en esta obra de Houellebecq se hacen presentes en la forma en la cual el autor, se fija atentamente al demográfico, lo cual me lleva a otra cosa que aprendí leyendo esta novela:

Entrega psicológica.

El personaje principal de Sumisión es François, un tipo de 44 años que vive en París, que da clases de literatura francesas del siglo XIX, que redactó una brillante tesis doctoral sobre Joris-Karl Huysmans. Y cumple todos los postulados por los cuales occidente no tiene hombres fuertes:
Es hijo único de padres divorciados de la generación baby-boomer que se odian, es un tipo emocionalmente paralizado que nunca se ha casado, y que en vez de conseguirse a una buena mujer, tiene relaciones pasajeras con estudiantes jóvenes de la facultad en la que trabaja. Las mujeres en esta novela son narradas como personajes que siempre son las que rompen la relación con François para demostrar su fortaleza.
La vida intelectual del profesor François es tan vacía como su vida personal y realmente es un tipo aburrido. Siendo francés y profesor de literatura francesa, sabe muy poco sobre Francia y su cultura, carente de toda identidad nacional prefiere la gastronomía árabe e hindú en vez de la exquisita cuisine française. Vive en el barrio chino parisino, y pese a que tiene todo para ser un francés orgulloso de si mismo y su identidad, envidia a la identidad tribal de una de sus novias, Myriam, una judía con la que ha tenido romances intermitentes que decide emigrar a Israel porque en Francia ahora gobiernan los moros.
Y lo expresa de esta manera tan poética:

No hay un Israel para mi – François

Si no hay un Israel para François, ¿(((quiénes))) hicieron eso posible?

Naturalmente la terrible auto-absorción de François va acompañada de pasividad política.
Él apenas toma noción de la política hasta que su país es arrancado de sus manos, y luego él no hace absolutamente por recuperarlo.
Cuando él escucha la posibilidad de una guerra civil, se pregunta si el conflicto puede ser pospuesto hasta después de su muerte, es un hombre que no está dispuesto a morir en sus ideales.
Después de la toma islámica, François es forzado a retirase con pensión completa. Pero él es lentamente tambaleado por Robert Rediger, un belga convertido al islam que queda a cargo del sistema educativo. Primero, por instigación de Rediger, François es invitado a editar una edición de Huysmans para la prestigiosa editorial francesa Pléiade. Luego Rediger lo invita a una fiesta, en la que Rediger invita a François a su casa para conversar, François asiste y es allí dónde Rediger le revela que está reclutando académicos distinguidos del viejo sistema para la nueva Universidad Islámica de Paris-Sorbonne.

Todo lo que François necesita hacer es convertirse al islam, cosa que hace.

¿Por qué François se convierte al islam en lugar de al catolicismo?
Una razón es que el cristianismo es una religión femenina que inspira el desprecio, y el islam es una religión masculina que inspira admiración.
Pero la principal razón fueron los incentivos monetarios, sexuales y de estatus.
El cristianismo le ofreció engañarse a sí mismo con falsas apariencias y auto-negación.
El islam le ofreció auto-afirmación y avance material: Trabajo en una universitad con un gran salario, una casa en la parte famosa de París con todos los lujes, y por sobre todas las cosas, una cura para su frustración sexual y soledad. Rediger le ofreció a François cosas que los hombres queremos envueltas con un sistema político llamado Islam.
Rediger le ofrece tres esposas, para empezar: jóvenes, bellas, guapas y en edad de casarse, sumisas y musulmanas para compartir su cama y tener sus hijos.

¿Por qué Houellebecq centra su narrativa en un profesor universitario?
Porque esta novela es un experimento del pensamiento.
La academia es la fortaleza de la (((izquierda))), la cual es la fuerza metapolítica más poderosa de nuestra sociedad, y si el islam puede romper su resistencia, puede romper todo lo demás.
Houellebecq se da cuenta que los hombres académicos son llorones, tontos, y sexualmente frustradas: üntermenschen.
El hombre beta oprimido por mujeres fuertes tanto en su vida profesional como personal.
Houellebecq piensa que los franceses recibirían a un régimen que fuerza la modestia en la ropa y en la publicidad, para así no estar constantemente atormentados con pensamientos sexuales; un régimen que restaure el dominio masculino en el lugar de trabajo y en la cama; un régimen que suprime el feminismo y que promueve la sumisión femenina. Estar casado con cuatro mujeres occidentales modernas suena como el infierno en la tierra, pero el islam hace que la poligamia sea bastante funcional.
Houellebecq apoya el hecho de que las religiones fundamentalistas apelan a los hombres beta como formas de controlar a las mujeres.

“Dios quiere que me hagas un sándwich, querida”

No es por medio de las religiones del abrahámicas que los hombres ejercemos autoridad y poder sobre las mujeres, es por medio de apelar a nuestros instintos básicos y evolutivos y hacerle entender a nuestras contrapartes femeninas que cada quien tiene un rol tradicional y natural en la sociedad. Lo que es considerado machismo hoy en día fue durante siglos la forma más tradicional de proteger la especie.

La poligamia, por supuesto, no es la forma de perpetuar la especie. Nos hace a los hombres muy alfa, pero sus efectos disgénicos son evidentes si se piensa a largo plazo.

¡Los derechistas a tomar nota!

El feminismo es la mayor fuente de miseria para el hombre, la mujer, y especialmente los niños hoy en día.
El Nacionalismo está plenamente a favor de la restauración de la integridad biológica de nuestra raza.
Eso quiere decir que no es sólo crear espacios aptos para vivir que sean homogéneamente raciales (lebensraum, anybody?), sino que se desarrollen dichos espacios con capacidades de reproducción y crianza de los nuestros, sino también la restauración de los roles tradicionales (y biológicos) de los sexos: el hombre como protector y proveedor, la mujer como madre y como persona que apoya a otros.

Si podemos prometer la restauración de familias homogéneas, amorosas y estables, comunidades altamente confiables, podemos drenar los pantanos en los cuales los izquierdistas se reproducen (los barrios que tanto aman los izquierdistas del Centro Gumilla y el Grupo La Colina).
Después de todo, ¿Cuántos izquierdistas conoces que se encuentran solos, disfuncionales, y socialmente alienados como producto de familias y comunidades rotas? (Es con ustedes, beatas colineras)

Debemos tener cuidado con los Tradicionalistas

El personaje más interesante de “Sumisión” es Robert Rediger, quien es designado  Ministro de Educación y luego de Relaciones Exteriores del régimen nuevo.
Esto me coincide mucho con el cambio de nombre que le da Macron a este ministerio en la vida real, que pone los intereses de (((Europa))) por encima del de los franceses.

Rediger es un maestro de la persuasión que sabe que los académicos sufren por sobre todas las cosas de frustración sexual y vanidad.
(¿Cuán aburrida será la vida sexual de los profesores del Grupo La Colina y el Centro Gumilla en Venezuela?)
Rediger un maestro de la apologética religiosa, queriendo decir que es un mentiroso excesivamente astuto. Él afirma que el Corán es un gran poema en alabanza a la creación, cuando se encuentra cerca al reggaetón tanto en poesía como en arquitectura. Él afirma que la poligamia es eugénica, lo cual sería verdad si los musulmanes no se casaran con negras y sus primos directos.

Rediger es un hombre grande y masculino, lo que es inusual en un académico.
Pero esto no es sorpresa cuando aprendemos su historia en el arco narrativo que Houellebecq nos cuenta:
-De joven en Bélgica, Rediger era un ardiente nacionalista de derecha. Pero nunca se consideró a si mismo racista o fascista.  Esto proveee cierta inclinación y sesgo psicológico para su eventual conversión al Islam. Rediger simplemente es retratado en su juventud como un genérico reaccionario anti-modernista que escribió una disertación sobre Nietzsche y René Guénon, los pensadores anti-modernistas con premisas radicalmente incompatibles.
Esto, sin embargo, no le impide a Rediger de cambiar de una perspectiva a otra cuando le mejor le conviene . Nietzsche destruyó el cristianismo, y Guénon le ofreció una entrada al islam, una religión que ve más compatible con sus impulsos vitalistas y masculinos (sus ganas de follar).

Las lecciones aquí son obvias: si la integridad racial no es lo supremo, entonces el Tradicionalismo es un vector de la islamización.
Desmitificar el Tradicionalismo es algo que Houellebecq hace muy solapadamente si se ve desde una lupa metapolítica.
La tesis Tradicionalista de la unidad trascendental de las religiones es herética de acuerdo a la fe Abrahámica, el judaísmo, el cristianismo y el islam, las cuales rechazan a todas las otras religiones como falsas. Segundo, los Tradicionalistas están muy al tanto de este problema. Así su afirmación de que las religiones Abrahámicas son compatibles con el Tradicionalismo es meramente un intento de engañar a sus adherentes en tolerar un paganismo esotérico.

Ni existe Alá, ni Muhammad es su profeta.

Por lo tanto, cualquier poder que el islam posea está fundado en la naturaleza. Si hay una lección fundamental en Sumisión, es que si nuestra civilización cae por fuera de la armonía con la naturaleza y deja de pasar sus genes y valores, será remplazado por una civilización – sin importar lo primitiva – que sea capaz de hacerlo. Y el hombre occidental desaparecerá en una marea de negros del desierto con alta capacidad de reproducción y salvajes por naturaleza.

La izquierda y la centro derecha son deferentes con el islam porque son decadentes y desvitalizados. Su sentido es mayor vitalidad, incluyendo su potencial para la violencia. Esta gente quiere ser dominada, porque ningún tirano es peor que el destino del individuo atomizado flotando en el vacío liberal de la modernidad consumista.

La democracia liberal y el capitalismo provee cada necesidad humana, excepto creer, pertenecer y obedecer. Si nuestra raza es salvada, entonces los Nacionalistas necesitan superar e incluso de forma más formidablemente vital –e intimidante- la fuerza del islam, la santería y el comunismo. Claramente tenemos mucho trabajo que hacer.

 

La mujer de derecha

traditionalgenderroles

Esta mujer sería considerada por el canon (((liberal))) como oprimida, ignorante e incapaz. Ser ama de casa es igual de dignificante que cualquier otra profesión.

Para nadie es secreto que históricamente los hombres hemos acumulado inteligencia, empuje, deseo, orgullo, ira y creatividad para dirigir y conquistar, toa vez que las mujeres han sido empáticas con nuestras causas cual actrices de reparte que nos proveen de servicios biológicos vitales.
Es bien sabido que desde un punto de vista biológico, las mujeres son reproductivamente más valiosas que los hombres, mientras un hombre produce millones de espermatozoides a diario, la mujer requiere de 28 días para producir un óvulo viable para la fecundación y nueve meses para engendrar un ser humano. Es por eso que cuando el barco se hunde, las mujeres y los niños son los primeros en abordar el bote salvavidas
Este modelo reproductivo funciona, y ha funcionado desde los albores de la humanidad.

Las mujeres existen a nuestro alrededor como nuestras madres, hermanas, hijas, esposas y amigas, en esos aspectos somos iguales, los hombres existimos como padres, hermanos, hijos, esposos y amigos. En lo que respecta a pelear guerras , las mujres son tan incapaces como lo son los hombres de concebir un hijo y parirlo. Los sexos se complementan el uno al otro. Así ha sido y así siempre será si queremos que la especie humana se perpetúe.

Existe un tremendo valor en toda mujer que se dedique a criar muchos niños felices, sanos, emocionalmente estables en un hogar bien atendido, la mujer ha podido combinar este tipo de trabajo con oportunidades de carrera y las que han decidido ser amas de casa exclusivamente han sido vilipendiadas y atacadas de forma espantosa por un colectivo de feministas feas, gordas, lesbianas e incapaces de poder tener un perro que les ladre para que se reproduzcan.

Lo que hace que una mujer sea cariñosa y entregada a su hogar, también la puede volver loca. El sexo femenino instintivamente busca estabilidad pero también puede ser irracional en dicha búsqueda. (((Hollywood))) nos ha dado ejemplos de mujeres que se quedan en casa a cuidar a sus hijos y atender un hogar que son perfectas psicópatas: Nancy Botwin y Celia Hodes en Weeds, Lynette y Bree en Desperate Housewives, son claros ejemplos de ello.
Esas características ligadas a las emociones pueden facilitar la crianza de niñas y niños blancos y precioso, pero también como seres en sociedad, esos valores que se aprenden en el hogar pueden estar en conflicto con cierto (((demográfico))) y sus procederes.

Tanto hombres como mujeres de derecha hemos desarrollado habilidades sociales para hacernos caso omiso de las críticas de la izquierda y hemos puesto nuestro nombre en alto a la hora de defender las normas de conducción de los individuos en los espacios cívicos que habitamos.
Que a un matrimonio blanco que cuida a sus hijos y los protege de la barbarie postmodernista lo llamen “nazi” y “racista” no es ningún insulto, más bien se ha vuelto una nueva forma de halago.
Si a ver vamos, los alemanes de hace 100 años valoraban el matrimonio, fomentaban que los matrimonios tuvieran muchos hijos y confiaban en la mujer para su crianza acorde a una serie de valores, creencias, aptitudes y actitudes, de la misma manera que lo ha hecho otro (((demográfico))) que cuida a sus mujeres de bárbaros, fomenta su natalidad, y tienen hasta su propio etnoestado.

-Los blancos queremos y somos merecedores de los mismos privilegios que ese (((demográfico)))-

Hay muchas mujeres que leen este blog, lo comparten con sus maridos y me preguntan por que exalto la masculinidad. La respuesta es sencilla, nuestra sociedad es ginocéntrica, mientras el feminismo cuenta con financiación estatal, un comité de Naciones Unidas, campañas en redes sociales, prensa y medios, yo soy un pendejo con un blog.
Pero la feminidad para la derecha es extremadamente valiosa, a lo largo del tiempo que llevo escribiendo le he dicho a las mujeres que deben tener algo más que silicón en el pecho y que deben ser responsables de sus acciones, que la razón por la cual hay malos hombres en el mundo es porque también esos hombres fueron criados por mujeres terribles.

Los hombres griegos y romanos fueron capaces de sentar las bases de la civilización occidental y lo lograron acompañados de mujeres de igual calidad.

Las feministas pueden llenarse la boca de mentiras como una brecha salarial que no existe, dejarse crecer su hírsuto vello corporal, exigir abortos y control de natalidad financiado por el estado. Pero el verdadero núcleo y ethos de la mujer es la necesidad de estabilidad.
Y si se acepta a la derecha como una cosmovisión, en el canon de (((ideas actuales))), esa propuesta se considera misógina, machista, retrógrada y cavernícola.

Si la derecha rechaza la modernidad y el orden existente, el camino a seguir por la familia de derecha es bastante incierto. Requiere el compromiso del hombre y de la mujer al ver el ambiente que les rodea con los anteojos de la claridad propietarista, aun cuando el ambiente sea sucio, mugriento, repleto de üntermenschen, chavismo, güirchas y reguetón.

Resulta terrible el darse cuenta de que nuestra raza, nuestra tribu, nuestros apellidos, nuestro patrimonio, cultura y Nación están siendo desarticulados poco a poco y saber que es imposible hacerse la vista gorda una vez que se tiene conocimiento de esta realidad es aun más aterrador.
Nos destruye la diversidad, nos destruye el refugees welcome, nos destruyen y nos violan a nuestras mujeres los inmigrantes, nos destruye el marxismo cultural, nos destruye el multiculturalismo.

Es vergonzoso saber que detrás de lo que nos ocurre bien sea en Venezuela como en el resto de Occidente hay un (((Orden Mundial))) que es capaz de erradicarnos tan sencillo como les es darnos trabajo.

Para las mujeres, este camino hacia adelante es incluso más preocupante que para los hombres, porque serán objeto de vilipendios, sospecha, y pueden quedar como sometidas, con la idiosincrasia particular de ser racista cuando simplemente exhiben su femenina personalidad.

Las madres, sobre todo las blancas, son objetivos de grupos de presión política de la misma manera que los negros, los mestizos, los retrasados mentales, los putos, y cuanto otro demográfico minoritaria haya para que voten a los partidos de izquierda. O votan a la izquierda, o serán marginadas por un patriarcado que no se preocupa por ustedes, es el mensaje tácito que buscan darle a las mujeres los grupos políticos progres que dicen preocuparse por ellas.
Los partidos políticos que abrazan el feminismo y la izquierda claman tener un mayor nivel moral de tolerancia, respeto e igualdad…hasta que estás en desacuerdo con sus hegemónicas propuestas.

Los riesgos para un hombre de declararse de derecha en países ocupados por ciertos (((demográficos))) son meramente financieros. Hay hombres que pierden su trabajo por leer blogs como este, hacer tuits con la caricatura de un sapo, por preferir tener relaciones sexuales con una mujer blanca antes que una negra o por decir que les cae bien Donald Trump, Marine Le Pen, Nigel Farage y Gert Wilders.
Pero para una mujer que la identifiquen con la derecha implica que podría ser condenada al ostracismo social. Será tildada de sometida, maltratada por su marido, ignorante y manipulada por el patriarcado.
Conociendo los procederes de rebaño del sexo femenino, mandar al exilio a una implica para la mujer una severa afectación en la forma en la que puede criar a sus niños (sus hijos no podrán jugar con los hijos de las progres, no podrán compartir sus tareas, no les invitarán a los chamacos a los cumpleaños y piñatas, etc, etc.)
Todo eso tiene un impacto psicológico sobre la integridad de la mujer de derecha y de sus hijos a quienes ella busca proteger a como de lugar.

Una mujer blanca puede perder todo tipo de privilegios al decir que cruza la acera cuando ve a dos negros caminando hacia ella, cuando no quiere ser atendida por una negra en una tienda de cosméticos, o por no querer relacionarse con gente de color distinto al de su piel.
Las relaciones interpersonales de las mujeres forman una gran parte de su identidad. Si se refieren a una mujer como racista, traidora o una alfombra pisoteada por un hombre, eso afecta su psiquis y bienestar de una forma más dura emocionalmente que si un hombre abusador le golpeara.
Quizá la reacción femenina sea más débil que la de un hombre de derecha pero los que estamos en esta acera ideológica no gastamos pólvora en zamuros cuando otros demuestran debilidad o ineptitud, no nos nutrimos de la humillación de nuestros enemigos como lo hace la izquierda.
El estudio del comportamiento humano ha demostrado a lo largo de la historia que las mujeres prosperan si están inmersas en un sentido de comunidad, es perfectamente válido reconocer la amenaza de perder estatus social dentro de la comunidad donde te desenvuelves si estás a favor de una cruzada como la derecha alternativa.

Muy pocas mujeres han tenido el valor de alinearse de manera frontal con la derecha alternativa, muchas lo hacen de forma tangencial, lo vemos en sus likes a nuestros posts, a la forma en la que opinan, los sutiles comentarios que hacen en reuniones, y su comportamiento con respecto a los que somos vanguardia en este tipo de movimientos. Si bien los hombres podemos prosperar como lobos solitarios, las mujeres se marchitan en soledad.

La derecha alternativa no puede ser un club exclusivamente de caballeros

Las mujeres que nos rodean y nos acompañan sufren mucho si hacemos de este movimiento un club exclusivamente de machos alfa, porque mientras estamos combatiendo a las huestes del marxismo cultural, ellas sufren mucho a menos de que no se les de una manera significativa de participar en este tipo de movimientos. Apoyarlas para que aprendan nuestra jerga, que sepan el significado del triple paréntesis, que aprendan a trollear con caricaturas de ranas a quienes se nos oponen es un excelente comienzo para que ellas también junto a nosotros los hombres rescatemos a Occidente del (((Liberalismo))) que busca su destrucción. Esto dista bastante y diametralmente de todas formas de feminismo o de apoderar al sexo femenino y las mujeres de derecha deben entenderlo, procesarlo y hacerlo suyo.
Para nuestro movimiento, los números y la calidad de las ideas, palabras y pensamientos de cada uno de nuestros aliados importa.

Darle la espalda a las mujeres por ser naturalmente seres emocionales es temerario y es una ceguera política.

Es menester tener a nuestras mujeres de nuestro lado, tenerlas felices, ser buenos proveedores en lo amoroso, erótico, espiritual, material y paternal en caso de ser padres para criar hijos sanos y tener una familia que no se vaya a separar porque los hombres pasamos demasiado tiempo peleando ideológicamente con comunistas.

Las primeras embajadoras por el bienestar de los niños son las mujeres, entonces tiene todo el sentido del mundo unirlas ideológicamente a nuestra causa en roles tradicionales y naturales. El kinder, kirche, küche (niños, cocina e iglesia) de los alemanes de hace un siglo sigue vigente en muchos aspectos, el tradicionalismo es una contracultura que se opone a la señalización de la virtud de tener una fuerza laboral femenina frustrada por ser castigada por una sociedad ginocéntrica y misándrica que la chantajea moralmente por tener que elegir ser una mujer profesional y una esposa/ama de casa abnegada y dedicada a sus chamos. El canon actual de esta sociedad feminista y repleta de misandría chantajea a nuestras mujeres, las aleja de nuestros hijos y pone a estos últimos en el cuidado de abuelas, cachifas inmigrantes y la (((televisión))).

Si nuestros hijos y el futuro de nuestra raza son las inversiones más importantes que podemos hacer,  ¿no es más baratos criarlos con las ideas de la derecha alternativa con la influencia de ambas figuras parentales, o esperar a que sean adolescentes emocionalmente paralizados, incapaces de poder tener una buena relación social con su familia y entorno?

Cualquiera de nosotros que haya tenido que cruzar palabras con veinteañeros y milenials que apoyan a Barack Obama, Hillary Clinton, Leopoldo López, Primero Justicia y que son asiduos lectores de Breinguash, Panfleto Negro, Prodavinci, Time, Salon, Slate, The Atlantic y Caracas Chronicles podemos darnos cuenta que habría sido mejor enseñarles desde pequeños la realidad de las razas, la importancia de los valores de tu raza, cultura y Nación antes de que les diera un colapso nervioso, te marginen o te agredan por decirles cosas obvias como el hecho de que raza y crimen violento van de la mano.

La generación Baby Boomer cometió errores terribles, y uno de ellos fue permitirle a sus hijos elegir sus propios caminos, criarlos en hogares de cuidado infantil y guarderías, permitirles a sus maestros y profesores adoctrinarlos con un corpus de ideas (((liberales))), estudiar carreras que dependen del estado o que no tengan salida laboral en el sector privado, hacerles ignorar la realidad del color de su piel, tirar a la basura la importancia del legado de sus ancestros, su nación y su acervo cultural.
Toda vez que los Baby Boomers hicieron esto, otro (((demográfico))) reía e inculcaba a sus hijos el valor de su raza, de su genética, de su acervo cultural, de su Nación, de la importancia de su (((Etnoestado))), le dieron oportunidades educativas con salida laboral en el sector financiero y otras industrias muy influyentes, logrando solidificar su control.

En este movimiento caben todas las mujeres que estén dispuestas a rechazar la modernidad de la misma manera que lo hacemos los hombres, que acepten la masculinidad de la misma forma que los hombres enaltecemos y valoramos la feminidad.
La aceptación de los roles de género tradicionales no es algo retrógrado y cavernícola, ha funcionado, y funciona a lo largo de la historia porque es algo natural.
Si bien las ideas de derecha son ideas de distinción, exclusividad y discriminación, es razonable asumir que un movimiento como éste solo crecerá, se expandirá y habrá de evolucionar si le damos la oportunidad a mujeres excepcionales que provean ideas, produzcan niños sanos, los críen de forma correcta y ayuden a mantener la piscina genética de los blancos homogénea.

Volvió a suceder, en Niza

Vamos a ver si los progres, que son tontos útiles del yihadismo, los mismos que subieron la foto del niño ahogado en la orilla de la playa se atreven a subir ésta

Este ha es el quinto artículo que escribo sobre este tipo de atrocidades, te dejo los enlaces de los otros cuatro

-La masacre de Orlando
Pearl Harbor Francés: Multiculturalismo
El Objetivo Ulterior de los Islamistas
Sobre la discriminación

Es el día de la Bastilla, 14 de julio, Francia celebra su día de identidad nacional, el desfile militar más antiguo de Europa. Una fecha de verano para celebrar y conmemorar la libertad, igualdad y fraternidad que es identitaria de Francia, y fue manchada con sangre de la peor manera.

De forma sangrienta se liberó la Bastilla y el ancien régime cayó pero el 14 de julio de 2016, de forma brutalmente primitiva, un bárbaro perpetró otro ataque terrorista contra hombres, mujeres y niños en la ciudad de Niza.

El atacante condujo un camión por una avenida en la que se encontraban una multitud de personas que estaban reunidas viendo el espectáculo de fuegos artificiales de la fiesta del Día Nacional de Francia, arrollándolos. Más de ochenta muertos y un centenar de heridos, decenas de ellos en estado critico se aferran a sus vidas mientras los servicios médicos de Francia hacen lo que está en su poder para mantenerlos con vida.

Volvió a ocurrir.

El terror se apoderó de Occidente una vez más. En un día querido para los franceses, una noche de celebración  se vio teñida de sangre. El odio de los musulmanes hacia la civilización occidental se hace evidente.

Nada es más mortífero que la gentileza, como hemos podido ser testigos tras esta atrocidad en la hermosa riviera francesa.
Después de Charlie Hebdo, la masacre de Batallan, y otros ataques cometidos por musulmanes contra el pueblo francés, uno podría preguntarse razonablemente ¿Por que todavía hay musulmanes en Francia?

De  nuevo, lo que yo siento es la duda de preguntarme por que, ante la abrumadora evidencia de que nosotros como civilización occidental estamos en declive cuando permitimos que aquellos que nos quieren matar de la peor forma entren a lo poco que queda de nuestras fronteras.

Le di tiempo a este post para que saliera porque ya la reacción que tiene la civilización occidental ante este tipo de tragedias ya es repetitiva y autómata.

Nuestra convenientemente aprendida habilidad de ventilar emocionalmente nuestra indignación por las redes sociales junto con la incapacidad colectiva de aprender la lección tras este tipo de sucesos nos tienen aquí.

El primer ministro de Francia Manuel Valls dijo que los ciudadanos de su país “deben aprender a vivir con el terrorismo“, la resignación es evidente.

Hashtags de musulmanes diciendo #NotInMyName #IslamIsForPeace, fotos de occidentales diciendo #PrayforNice, los filtros de la bandera francesa de Facebook, el botón de “estoy bien”, una misa, unas palabras de un inútil primer ministro (esta vez abucheadas), unas flores en el sitio de la masacre y todo está bien. Pasamos la página y esperamos al próximo atentado terrorista, que ocurrió a menos de una semana, porque el día de ayer, un piadoso adolescente musulmán de origen afgano decidió atacar con un hacha a los pasajeros de un tren en Alemania.

¿Le ponemos el cascabel al gato?

Las autoridades podrían hacerle frente a la espinosa cuestión de las Zones Urbanices Sensibles, las zonas urbanas sensibles, un eufemismo que ha ganado terreno para identificar a las cientos de zonas rojas a las que ni la policía se atreve a ir, a menos que estén armados hasta los dientes y tengan el permiso de algún líder de la comunidad islámica para entrar. Estas urbanizaciones están bien demarcadas en Francia, son guetos en donde todo el que no se ahínque cinco veces al día para rezar y tenga la tez clara corre el riesgo de recibir una paliza.
Es en estos guetos de los suburbios donde se cocinan los planes terroristas contra occidente. No necesariamente tiene que ser una mezquita o un grupo de oración, basta con tener un Corán y una conexión a internet y estás listo para ser un yihadista. Y puede que los terroristas no tengan acceso a la internet, pero seguramente todos los musulmanes tienen un Corán en su casa.

Existe un problema con los medios de comunicación occidentales y con los políticos en general. Ellos siguen una narrativa incoherente que gira en torno a cuatro puntos fundamentales

  1. El Islam es una religión de paz
  2. El terrorismo no tiene religión
  3. Los refugiados están huyendo del terrorismo, por lo que ellos no son terroristas
  4. No podemos permitir que la extrema derecha tome ventaja de esta tragedia

En el caso de Francia, sus nativos (y cualquier etnocentrismo que deseen expresar) son vistos con sospecha y hostilidad por parte del estado. El estado propone Libertad, Igualdad y fraternidad, siempre que estas estén comprometidas con el multiculturalismo y la diversidad. Por lo tanto, la idea de que los franceses étnicos y nativos son víctimas del terror islámico es imposible.
Sigamos la narrativa:
La víctima real es el multiculturalismo, que ahora está bajo ataque por esos intolerantes malvados que odian a los musulmanes de forma irracional y creen que si Francia no tuviera musulmanes, no habría terrorismo musulmán.
Francia no puede permitir que la extrema derecha sean los campeones de los intereses de los franceses étnicos porque eso debilitaría la imagen de ese país de ser diversa y progresiva, y acorde a los cánones de la moralidad cambiante del año en curso, Francia no puede dejar de poner las necesidades de otras personas primero que las necesidades de sus ciudadanos.

El odio hacia uno mismo es una virtud entre traidores.

Francia no está siendo dirigida por los franceses para los intereses de los franceses. Esto no es único en los gobiernos europeos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pero es particularmente irónico  dada la historia francesa y sus procesos de descolonización de los territorios de ultramar.
Resulta ofensivo que Argelia haya ganado independencia como una nación estado tanto como que Francia se haya convertido en una ensalada multicultural sin ningún tipo de identidad.
¿Cómo se justifica que Argelia se haya separado de la República Francesa si la importación de argelinos se convirtió en política de estado?

La quinta república francesa cree en el multiculturalismo para ella pero en el nacionalismo para el tercer mundo. Y eso es algo que es completamente incompatible con su propia historia y políticas hacia otros países. Si el nacionalismo es irrelevante para el funcionamiento y florecimiento de la población de un país:

  • ¿Por qué entonces Francia liberó a la población islámica argelina de su control en 1962?
  • ¿Por que se dio pie a darle la bienvenida a millones de pied noirs europeos y sefarditas del norte de Africa a la francia metropolitana desde Argelia?
  • ¿Fue acaso porque Francia estaba al tanto que el francés étnico y los judíos no podían vivir en un estado islámico post-colonial de forma segura?
  • ¿No habría sido genial y la mayor fortaleza de Argelia poseer esa diversidad?

Tuvo que haber habido algún vestigio de nacionalismo en el corazón de los dirigentes franceses hacia sus emigrantes para recibirlos de vuelta como ciudadanos que deban vivir juntos.

Si Francia va a adoptar el multiculturalismo y va a importar a millones de musulmanes argelinos y les va a dar ciudadanía, sería más eficaz simplemente mantener a Argelia como parte de la República Francesa.  ¿Acaso ser una nación independiente  fue apropiado para Argelia porque el conflicto étnico entre colonos franceses y musulmanes de Africa del norte no podía ser resuelto sin que los primeros huyeran de ese continente?

Así que cuando hay un conflicto étnico entre nativos franceses y colonos islámicos en Francia, como los ha habido durante décadas con variada intensidad, ¿la solución no sería aplicar políticas que vayan a favor de la nación y evacuar a los musulmanes de Europa?
¿Puede Francia retirarse de París y Marsella de la misma forma que huyó de Argelia si la violencia basada en identidad se sale de control en esas ciudades?

Por supuesto que no puede. Francia está siendo colonizada por musulmanes tribales mientras promueve multiculturalismo y la anti-identidad para sus ciudadanos nativos. Hablar de nacionalismo europeo está prohibido, así que este es un problema que la República Francesa actual no puede resolver en su configuración actual. Francia debe poner los intereses de sus minorías primero incluso cuando esas minorías son violentamente anti-francesas como lo fueron en 2004, 2014, dos veces en 2015 y ahora en 2016.
El estado francés está configurado para favorecer la migración de musulmanes hacia el país y para defenderlos contra el nacionalismo francés.- No hay un gobierno legítimo que se preocupe de sus ciudadanos nativos y que los defienda contra los agresores. El gobierno que hay en ese país se lleva adelante teniendo los intereses de una minoría extranjera.

Recordando a Frédéric Bastiat

Bastiat

Claude Frédéric Bastiat nació el 30 de junio de 1801 en la ciudad portuaria de Bayona, en la región Aquitania del sur de Francia, hijo de un prominente empresario de esa ciudad, vio morir a su madre a la edad de siete años y a su padre a los once. Quedando huérfano fue criado por su abuelo paterno y su tía.
Acude a una escuela en Bayona y luego una en Sorèze, a los 17 años decide comenzar a trabajar en la empresa de su padre y esto fue crucial en su vida, ya que le permitió conocer cómo funcionaban las empresas y el conocimiento del mundo empresarial moldeó mucho de lo que sería su pensamiento y obra política.
Bastiat maduró durante las guerras Napoleónicas, en donde pudo notar la enorme influencia que tuvieron las instituciones gubernamentales en el libre ejercicio de la actividad empresarial y los asuntos económicos. Es en esa época en la cual Bastiat desarrolla un interés intelectual y planea dejar de trabajar en la empresa que pertenecía a su padre para irse a estudiar a París, pero su abuelo cayó enfermo y esto le impide su viaje de estudios. Cuando su abuelo muere, Bastiat tiene 24 años y hereda las tierras y negocios de su familia, lo cual le da los medios para interesarse en las áreas de estudio que siempre le llamaron la atención: Filosofía, historia, política, poesía, religión y geografía.
Bastiat fue un hombre que vivió momentos de la historia francesa que marcaron profundamente a todos los que les tocó vivirla. La revolución, o mejor dicho, las revoluciones francesas fueron cruentas, salvajes, sangrientas y repletas de profundo discurso ideológico que no sólo mancharon de rojo las calles parisinas sino que hicieron muy miserables a las zonas rurales de ese país. Los ejércitos marchaban sobre los campos de cultivo, saqueaban, arrasaban y dejaban destrucción a su paso. Bastiat no estuvo aislado de esa realidad, le tocó formar parte de ella en un mayor o menor grado. Luego de la revolución de 1830 las “Trois Glorieuses” que vieron el derrocamiento del monarca Borbón francés Carlos X y el ascenso de su primo Luis Felipe, el Duque de Orleans, lo cual marcó el reemplazo del poder de forma hereditaria por uno de soberanía popular.
Fue en esos años que Bastiat decide volverse un activista político y es electo Juez de Paz en Mugron en el año de 1831 y al año siguiente es electo miembro del Consejo General (equivalente al poder legislativo de los condados).
En 1848 es electo como miembro de la Asamblea Nacional de Francia en donde se dedicó a hacerle oposición a los socialistas de la época.
Su vida de servicio público duró muy poco, porque en 1848 se enferma de tuberculosis, probablemente de tanto trajinar en su labor política por la insalubre París atestada y la Francia rural. La tos y la fiebre le impidieron seguir dando discursos y por orden de sus médicos viaja a Pisa, Italia para tratarse y luego muere un 24 de diciembre de 1850 en Roma.

La obra de Bastiat es bastante amplia, fue autor de varios ensayos sobre economía política que aun hoy en día tienen vigencia, su redacción es bastante clara, organizada, llena de una argumentación directa y mordazmente inteligente.
Su obra es usada hoy en día por los liberales y libertarios para justificar la existencia de un estado limitado. Influenciado por Adam Smith, Richard Cobden, Jean Baptiste Say, Charles Comte y Charles Dunoyer, Bastiat proponía que el libre mercado era una fuente de armonía del tipo económico entre los hombres y que el rol de los gobiernos era el de proteger las vidas, libertades individuales y propiedades de los ciudadanos de un país.

Uno de los mejores escritos de Frédéric Bastiat se llama “La Ley”, fue escrito en 1850, unos meses antes de que muriera, en ese libro afirma que cada uno de los hombres tiene el derecho divino de defender sus libertades, su propiedad y su vida.  Y plantea que el estado es la sustitución de la fuerza común por el reemplazo de las fuerzas individuales para defender ese derecho.
Bastiat en ese libro plantea que las leyes deben tener el propósito de defender a los ciudadanos de los excesos que pueda cometer la autoridad, y que las leyes deben evitar cualquier forma de saqueo.
Bastiat como fuerte creyente de los derechos naturales: Vida, libertad y propiedad ha sido usado e incluso abusado por la derecha libertaria contemporánea para justificar que el mercado tiene la potestad de poder de regir las vidas de los hombres.  Para muchos libertarios y liberales, la existencia de subsidios, asistencia social, educación pública son cosas que no deberían existir bajo ningún concepto ya que existe un sector privado que puede prestar ese tipo de servicios de forma mejor que el Estado.
Lo que los liberales y libertarios ignoran de la obra de Bastiat estaba de acuerdo con la existencia de estas figuras en casos muy particulares.

La retórica de Frédéric Bastiat en contra de los socialistas es bastante mordaz, aguda y directo a la fibra que describe el carácter de ese tipo de hombres. Creo que si Bastiat hubiese conocido la teoría de r/K, habría logrado definir muchísimo más radicalmente la forma en la que los socialistas piensan.

En su obra “La Ley”, Bastiat considera que la principal causa de las revoluciones en Francia fue el poder inconmensurable del gobierno y de cómo éste abusaba de sus pueblos, también notó la vena totalitaria de los socialistas, que buscan vestirse de pueblo para tomar el poder y tener procederes aun más criminales que los del Ancien régime. Cuando Bastiat escribe este panfleto lo hace con la intención deliberada de poner un freno a las ideas de socialistas de expansión agresiva de las competencias gubernamentales que imperaban en la Francia de la época y de cómo esas ideas puestas en práctica traían efectos nocivos sobre la vida de los hombres. Como mucha gente de hoy día, los franceses de aquella época estaban convencidos que el único que debe prestar asistencia a los más necesitados es el gobierno. Bastiat difería de este concepto y consideraba que la caridad es y debe ser voluntaria, ya que nace de la bondad y las buenas intenciones y el interés de los hombres en ayudar a su prójimo, por lo cual decretar la caridad constituiría la aniquilación de su raison d’être. Otro aspecto muy interesante de la obra de Bastiat es de cómo la ley es pervertida por los socialistas, que la usan a su antojo para lograr sus procederes y de cómo ésta práctica desvirtúa el propósito de la ley en sí misma, que es la de proteger a los más débiles. El obstáculo más grande para la prosperidad de los pueblos son sus propios gobiernos si a éstos se les permite hacer a sus anchas.

Debemos recordar una cosa, este hombre vivió en una época previa a lo que luego sería el socialismo científico. Mientras Bastiat estaba derogando leyes socialistas en la Asamblea Nacional, un joven y soberbio Marx conocía a Engels en un café parisino comenzando una amistad que cambiaría la historia del mundo: El Comunismo.
Mientras Karl Marx comenzaba a escribir El Capital, en el cual proponía la noción socialista de la lucha de clases, en la cual las ganancias económicas de los capitalistas provenían a expensas del trabajo de los obreros  y dicha noción (de por sí mentirosa) tomaba popularidad en la Europa de esas épocas, ya Bastiat había escrito “Armonías Económicas”, en la cual decía que los intereses de la humanidad son esencialmente armoniosos si pueden ser cultivados en una sociedad de libertades en la cual el gobierno confina sus responsabilidades y se dedica a poner en su sitio a violadores, ladrones, saqueadores, delincuentes, asesinos y estafadores que buscan usar el poder de las armas del estado para saquear a quienes se ganan su dinero de forma limpia.

Si Bastiat viviera, se lamentaría al ver que su mayor temor expresado en su obra se hizo realidad: Que conforme crecen los gobiernos, disminuyen las libertades.
Todos los políticos de Latinoamérica deberían leer este tipo de obras ya que el Socialismo ha sido una de las peores calamidades que se han cernido sobre el continente americano, Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Brasil, etc. tienen gobiernos que quieren tanto a los pobres que los multiplican, y los políticos latinoamericanos, esos que tanto les gustan las prebendas y los privilegios. Son esos políticos latinoamericanos los que usan las armas que la ciudadanía les confió para abusar de sus gobernados.
Yo no me considero liberal, sin embargo considero que en la obra de Bastiat, que propone un gobierno con funciones claras y definidas, limitado y fiscalmente responsable hay cosas que podríamos utilizar para construir un mejor país y un mejor destino.

Así como en la cabecera de muchos dictadores está mil novecientos ochenta y cuatro de George Orwell, en la cabecera de muchos legisladores jóvenes debería estar La Ley de Bastiat.

El objetivo ulterior de los islamistas.

Cronología en búsqueda de un contexto

1. Diciembre 2014:

Día 20: Un musulmán entra a una estación de policía en la región de Joué-lès-Tours y comienza a repartir puñaladas al cántico de “Allahu akbar”, matando a un oficial e hiriendo a otros tres oficiales antes de ser dado de baja. El terrorista era un francés de origen africano que había anunciado su vinculación con el Estado Islámico en Facebook y había anunciado lo que pretendía hacer en esa red social y nadie lo detuvo.

Día 21: Un musulmán grita “Allahu akbar” al tiempo que conducía un vehículo con la intención de atropellar a un grupo de personas que hacía compras navideñas en Dijon, Francia, dejando a dos personas severamente heridas.

Día 22: Otro Musulmán manejando un vehículo al grito de  “Allahu akbar”,  esta vez en la ciudad de Nantes atropella a once personas en un mercado navideño para luego suicidarse a puñaladas.

2. Enero 2015:

Día 7: Los hermanos Said y Shérif Kouachi entran a las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo, masacrando a diez personas, y dejando a otras once heridas . Al salir de las oficinas del semanario, matan a dos oficiales de policía.

Horas después, un tercer asaltante de nombre Amedy Coulibaly abrió fuego contra  un hombre de 32 años que estaba trotando en Fontenay-aux-Roses, un parque adyacente al hogar de Coulibaly, dejándolo malherido. El terrorista había colgado en redes sociales videos con sus intenciones.

Día 8: Coulibaly mata a la oficial de policía Clarissa Jean-Phillipe y hiere a un barrendero en un suburbio parisino.

Día 9: Los hermanos Kouachi toman como rehenes a dos personas en una fábrica en una zona industrial en Dammartin-en-Göele, las fuerzas de seguridad francesas sitiaron la fábrica, y dieron de baja a los terroristas.

Al tiempo que los hermanos Kouachi hacían de las suyas, Coulibaly, armado hasta los dientes entró a un mercado kosher en Porte de Vincennes en la zona este de París. Mata a cuatro personas y tomó a varios rehenes solicitando que no se lastimara a los hermanos Kouachi. Las fuerzas de seguridad francesas toman el mercado kosher y dan de baja al terrorista.

3. Febrero 2015

Omar Abdel Hamid El-Hussein, de 22 años ataca tres sitios distintos entre el 14 y el 15 de febrero  en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, dejando 2 personas muertas e hiriendo a cinco policías, las fuerzas policiales le dan de baja. El terrorista había colocado en sus redes sociales su lealtad al Estado Islámico.

4. Mayo 2015

Día 3:  En el Centro Curtis Culwell en Garland, Texas se exhibía una exposición de caricaturas de Mahoma, dos musulmanes, Elton Simpson y Nadir Hamid Soofi, colocan mensajes en twitter sobre su futuro martirio y se disponen a atacar la exposición y son dados de baja por un policía que custodiaba la localidad

5. Junio 2015

Día 26: En Saint-Quentin-Fallavier, un musulmán francés de descendencia africana de nombre Yassine Salhi, decapita a su empleador, Hervé Cornara, colocando su cabeza en una cerca de una fábrica con una bandera yihadista, se toma una selfie y la envía por whatsapp a otro yihadista, y luego procede a chocar su camión contra unos cilindros de gas en una fábrica de esa localidad, causando una explosión que hiere a dos personas. El asesino es arrestado por fuerzas de seguridad francesas luego de ser herido.

29 de junio de 2015: unos militantes de Hamas abrió fuego contra un vehículo civil en Israel, cerca de Shvut Rachel en la Ribera Occidental, dejando 4 heridos y un muerto.

6. Agosto 2015

Día 21: Se frustra un atentado en el tren Thalys en el cual un  musulmán de origen marroquí afín a ISIS intentó disparar un rifle y dos soldados de las fuerzas armadas estadounidenses lo someten.

7. Septiembre 2015

Día 17: Un musulmán iraquí ataca y hiere a una oficial de policía berlinesa con un cuchillo, es dado de baja por la policía.

8. Octubre 2015

Día 31: un vuelo charter de pasajeros de la aerolínea rusa Kogalymavia Metrojet cubriendo la ruta Sharm El-Sheikh-San Petersburgo estalla a la altura del desierto del Sinaí, un artefacto explosivo fue el causante, el Estado Islámico asumió la responsabilidad del atentado

9. Noviembre 2015

Día 12: Dos yihadistas del Estado Islámico usando chalecos bomba se detonan en un suburbio del sur de Beirut dejando 43 muertos e hiriendo a más de 240 personas.

Día 13: Una serie de ataques terroristas coordinados en Paris y el suburbio de Saint-Denis, tres ataques suicidas cerca del Stade de France, seguidos por masacres en distintos cafés, restaurantes y una sala de conciertos, dejando 130 muertos, y 368 heridos.

Día 18: Uno de los organizadores del ataque terrorista, Abdelhamid Abbaoud es dado de baja en una redada en la que dos personas se suicidaron con chalecos explosivos.

10. Diciembre 2015

Día 2: Una pareja de yihadistas vinculados al Estado Islámico, abren fuego contra 36 personas en una oficina del departamento de salud del Condado de San Bernardino,  California.

 

¿El objetivo?

En el recuento anterior de ataques criminales y terroristas perpetrados por musulmanes contra Occidente podemos ver un claro patrón, el de la destrucción de la civilización occidental. Como consecuencia de estos ataques, mucha gente, principalmente occidentales de raza blanca han sido asesinados o heridos. Sin embargo, el propósito principal de estos ataques no es simplemente matar gente, sino cambiar la forma en la que piensan y se comportan aquellos que son testigos de ésta barbarie y los sobrevivientes a semejante salvajismo. Estos cambios de pensamiento y comportamientos se acentúan aún más conforme las naciones Occidentales despiertan y reaccionan en contra de la amenaza islámica que se cierne sobre ellas para poder sobrevivir.

El establishment de los medios dice que la violencia islámica que busca aterrorizar a Occidente tiene como propósito influenciar las políticas de los países occidentales en el mundo musulmán. Este análisis simplón no es suficiente y no revela el propósito ulterior de estos salvajes musulmanes.

La explicación de sus criminales procederes yace en la teología islámica y se revela por su modus operandi cuando estos animales les da por atacar salvajemente a la civilización occidental.
Todos los musulmanes, no sólo los extremistas tienen el deber “divino” de hacer que los no creyentes se unan a su hermandad, el llamado Ummah islámico. Para poder alcanzar esa meta, ellos son ordenados por su dios de usar cualesquiera sean los medios, incluyendo la fuerza bruta. Cuando el uso de la fuerza bruta no es una opción, los musulmanes deben convencer pacíficamente a los infieles de convertirse al Islam o usar presiones y coaccionarlos para que lo hagan.
Generalmente, para convertir a cualquier persona de forma sencilla a una religión cualquiera, aquel converso debe perder una conexión espiritual con su propia nación, costumbres, y civilización. El converso debe perder su identidad. Este es el fin exacto de los recientes ataques en contra de occidente, bien sea por los ataques solitarios, o por los coordinados.

El objetivo real de los islamistas es atacar y destruir lo que la civilización Occidental representa.

Los musulmanes de forma deliberada buscan obstaculizar o prevenir a los occidentales la afirmación de su cultura en detrimento de la suya. En Dinamarca, los musulmanes se han organizado para hacer que el estado prohíba la venta de sandwiches rellenos de albóndigas con carne de cerdo porque viola sus leyes religiosas.
El tratar de impedir la expresión de la identidad de los Occidentales por cosas tan triviales como un sandwich de pernil, tomar cerveza en el Oktoberfest, hacer procesiones en Semana Santa, o cualquier otra tradición Occidental o moderna, va perfectamente acorde al mandato coránico musulmán.
La pérdida de la identidad Occidental facilita la conversión de muchos occidentales hacia el Islam.
No es coincidencia que los ataques anteriormente mencionados tenían un objetivo común, aunque encubierto: la Civilización Occidental. Los islamistas continuarán lanzando ataques pequeños o a gran escala contra todos los símbolos de la identidad Occidental, bien sean materiales o espirituales. Sumado a matar, violar, y torturar infieles, los islamistas atacarán monumentos culturales, obras de arte, ceremonias religiosas, desfiles públicos y cualquier otra actividad que promueva la identificación con occidente, y que ellos (los islamistas) consideren un obstáculo para la dominación cultural de los espacios cívicos occidentales.
Tomando esto en consideración, las agencias de seguridad e inteligencia de los países occidentales deberían afinar sus planes para garantizar la seguridad de los ciudadanos a quienes deben proteger. No pasará mucho tiempo antes que veamos un ataque Yihadista en Hispanoamérica, en donde cerca del 40% de los católicos viven.

En cualquier caso, si los gobiernos occidentales se dignan a protegernos o no, nosotros los occidentales debemos asegurar nuestra identidad y rechazar el oscurantismo musulmán y el multiculturalismo nefasto que plaga nuestras fronteras.

 

Pearl Harbor francés: Multiculturalismo

En la noche del día viernes 13 de noviembre de 2015, las calles parisinas se mancharon con la sangre de cientos de inocentes a manos de terroristas musulmanes. Una serie de ataques suicidas, disparos y secuestros coordinados por militantes del Estado Islámico aterrorizaron la ciudad luz, dejando más de un centenar de muertos y heridos, y la psiquis y moral de una de las naciones más grandes de Europa marcada para siempre, sería la segunda vez en un año que las calles de París se tiñeran de rojo, en enero de este año, yihadistas vinculados a Al Qaeda en Yemen ejecutaron brutalmente a los caricaturistas del semanario satírico francés Charlie Hebdo.

Un día que vivirá en la infamia – Franklin Delano Roosevelt.

La seguridad personal se volvió una utopía, no hay ningún lugar seguro en el mundo, algo que resulta paradójico para todo el mundo, en particular a los venezolanos, que huyen de su país por la inseguridad personal y se topan con la terrible realidad de que en el mundo “si no te agarra el chingo, te agarra el sin nariz”: Si no los matan los malandros en Venezuela, los matan los musulmanes en el resto del mundo.
Para los europeos, en particular los franceses, debe ser bastante dificultoso el tener que aceptar que los argumentos que la extrema derecha esgrime, sus razones y cómo ascienden en los sondeos por buscar mantener el tradicionalismo, defender la cultura y su identidad nacional en oposición al posmodernismo, multi étnico, pluricultural que busca socavar y criminalizar cualquier tipo de declaración auto afirmativa, identificación con grupos y discusión del destino de las grandes naciones.

Aún no sabemos en su totalidad el origen de todos los musulmanes que asesinaron a un centenar de personas y que fueron debidamente dados de baja por las fuerzas de seguridad del estado francés, pero si sabemos por los reportes que las autoridades de ese país han emitido a la prensa que algunos de ellos son ciudadanos franceses, hijos de inmigrantes en una segunda o tercera generación.

El tema de la integración de los inmigrantes a la sociedad que los recibe, lejos de ser complejo se presenta como uno muy sencillo cuando se trata de personas de credo musulmán.

El islam tiene un carácter totalitario y utópico, los musulmanes en su credo, buscan crear una comunidad islámica universal, un orden social y político terrenal que no acepta ni la secularización de la sociedad ni el espíritu democrático occidental ya que la soberanía recae para los musulmanes en la sumisión absoluta a Alá, su dios, y los hombres deben limitarse a reconocer y aplicar los términos que la ley islámica impone.
Algunos musulmanes toleran, por razones de hecho, el vivir en sociedades democráticas y seculares, pero nunca pueden dejar de aspirar, sin faltar a su fe, a crear una sociedad plenamente islamizada, en la cual todos deben ser musulmanes, y los que no quieran serlo se ven forzados a pagar impuestos para ser aceptados en condición de “minorías protegidas”.
Los musulmanes buscan, en este sentido crear estados paralelos, una suerte de guetos islámicos, micro estados dentro del gran estado que los acoge, ya que Mahoma, el padre del islam, fue un caudillo político-militar que buscó bajo la fuerza de la espada la conquista del mundo.
La sociedad islámica que Mahoma creó pasó rápidamente de ser una sociedad tribal aislada a una en contacto con múltiples culturas tras su muerte, y este fenómeno llevó a ese credo a buscar tener el carácter totalitario que posee.

Ningún inmigrante puede, desde un punto de vista formal integrarse plenamente a la sociedad que lo acoge, y esto es crucial para entender por que, de todas las culturas que absorben los estados que favorecen el multiculturalismo sean los musulmanes son los que tienen la mayor conflictividad con la sociedad que los acoge, ellos mismos se retraen para si mismos y se aíslan del resto de su entorno, pasan por un proceso de enajenación que buscan explicar con su credo, toda vez que las interpretaciones de su libro sagrado los aúpa a radicalizarse y buscar un weltanschauung (visión del mundo) acorde a su credo.

Tras los ataques parisinos vemos que las críticas que hacen los partidos de la derecha nacionalista multiculturalismo cobran fuerza, ha sido la izquierda con su agenda internacional de erradicación de la identidad nacional la que ha forzado la integración de sociedades conflictivas en los países. Estamos pagando con sangre el precio del credo de la izquierda
Los izquierdistas se postulan como los campeones del progreso y su fijación con el multiculturalismo nos ha ido arrastrando a una nueva época de oscurantismo. En muchas de nuestras ciudades en occidente la solidaridad está siendo reemplazada por un divisionismo tribal y una democracia de políticas de identidad. Es imposible integrar en su totalidad a un grupo social minoritario a otro más grande si quien les acoge les permite aferrarse a costumbres, prácticas, valores, creencias, actitudes e incluso lenguajes de su sitio de origen. Lo vemos con los musulmanes y las mujeres al ser oprimidas y humilladas con el velo, lo evidenciamos con la santería, una versión chabacana de la masonería que busca darle a sus adeptos un sentido de pertenencia e identidad que carecen los seres débiles y culturalmente inferiores (en términos netamente Nietzschianos).
Los que abogan por el multiculturalismo arguyen que los inmigrantes prefieren permanecer aglomerados y no abrirse a la sociedad por miedo a ser víctimas de la discriminación y la violencia racial, así como los lazos de la comunidad. Esto suena razonable, pero si de verdad fuera el caso. ¿Por que no ocurre eso con los nativos? ¿Por que son los nativos los que terminan siendo las víctimas de la tiranía que buscan imponer las minorías?
Asumiendo que el multiculturalismo fuera una opción viable y aceptable porque las minorías se sienten más cómodas entre sus similares, ¿por que la inmigración masiva en su todo debe hacer a todos los que acogen inherentemente miserables?
Los venezolanos hemos sido testigos de cómo chinos se apoderan de las bodegas antiguamente regentadas por venezolanos o inmigrantes europeos.
Si la diversidad “enriquece” y fortalece las sociedades ¿por que integrar ya que ello sólo reduce la diversidad?
Si estás desde la derecha, hacerle esa pregunta a la izquierda es menester y fundamental, no puedes tener las dos, integración y diversidad.
Todos los puntos a favor del multiculturalismo, de que la gente se siente más segura y más cómoda al compartir entre su mismo grupo que necesitan su propia identidad cultural son argumentos en contra de la inmigración ya que quienes acogen a los inmigrantes deben sentirse de la misma forma.

¿por que a los que son catalogados como europeos de raza blanca no se les otorga esa indulgencia, de que puedan identificarse con sus propios valores y costumbres por ser una mayoría? El solicitar ese tipo de reconocimientos le ha sido secuestrado a este demográfico por parte de las minorías, que arguyen racismo y discriminación, a tal punto que las mayorías hoy se ven arrinconadas y tambalean por una vanguardia de minorías que se juntaron para someterles.

Ya que el multiculturalismo clama ser la política vanguardista y progresista que es digna de cada cultura, nos topamos que esta doctrina lo que busca es desmantelar la cultura europea existente, tanto en el viejo continente como en América, cuyos países han heredado la arquitectura judeocristiana de las instituciones europeas y han formado las sociedades que hoy día tenemos.
La masacre de París es una consecuencia directa del multiculturalismo, una afrenta por parte del terrorismo que se aprovecha de ese semillero que son los guetos islámicos para adoctrinar a los más débiles y convertirlos en asesinos a sangre fría, el terrorismo hoy día es musulmán.
Debemos, como sociedades occidentales atacar la cuestión islámica con la misma contundencia como ellos nos atacan a nosotros porque tras este tipo de barbaries, no podemos hablar de tolerancia. La viabilidad de occidente como una sociedad pionera en la defensa de la libertad se ha convertido en una cuestión de supervivencia frente al terrorismo musulmán.
Cuando el terrorismo musulmán sea la excepción y no la regla, cuando haya habido realmente un cambio en la forma de pensar de estos bárbaros, quizá, solo quizá occidente pueda perdonar los crímenes y atrocidades que el Islam le ha traído. Los bárbaros están en las puertas. ¿Es necesaria una nueva cruzada para hacer que estos animales respeten?

@AlbertoZambrano