Haemophilia: The bloody crisis of medicine scarcity.

1471540425561

This is Caracas Municipal Blood Bank. Everything I learned as a medical student about blood diseases I learned it here. But nowadays this blood bank lies in ruins.

Meet Jorge.
Jorge has haemophilia, a disease of the blood.
This is his struggle in order to stay alive in the land of Bolivarian socialism.

Haemophilia is a disease of the blood, people with this condition have a really high risk of bleeding to death because they lack a clotting factor so they can’t form a proper blood clot to stop bleeding.

Tsars, princes and queens amongst the European royalty in the late nineteenth and early twentieth died from the incapacity of their blood to form a clot.

Back in the day, before molecular and genetic medical treatments were available, many ghouls, spiritual healers, and quacks claimed to have treatments for haemophilia.

People with this disease get hurt very easily:

  • If they smack their heads with the cupboard, they die from a blood collection inside their skull called subdural hematoma.
  • If they cut themselves butchering some meat, they can bleed to death.
  • If you have haemophilia and you ride one of those cars that didn’t have a modern seat belt and happened to be in a minor car crash, chances are you internally bleed to death. Because bones and joints get terribly hurt with haemophilia.

But nowadays, haemophilia is a treatable chronic disease. Patients inject themselves with the clotting factor their bodies can’t produce and go about their business.
At least in the developed world.
If you follow your doctor’s recommendations, stay out of dangerous lifestyles (that means not indulging in any extreme sports, nor live in Venezuela, for that matter) you can have a pretty good life.

Now I want you to meet this guy, we’ll call him Jorge

Jorge was diagnosed with haemophilia when he was a very young boy.
Since a very young age he constantly got nasty bruises and cuts from things that his parents considered menial.
For example, when you’re learning to ride a bike, you’re bound to fall sometimes.
But for Jorge, when he fell from his bike the first time, despite the fact that he had elbow and knee guards and his helmet. He developed nasty black and blue patches all over the side he fell on.

His mom took him to the paediatrician, he ordered a couple of tests, and after finding that some of his basic labs were altered, the doctor ordered more special, expensive tests.
On march 1998, Jorge’s blood was sent to the Municipal Blood Bank of Caracas, the most advanced public blood bank in the city and was diagnosed with haemophilia.
He was seven years old at the time. – A late diagnosis by Public Health standards.
His whole lifestyle changed.
His parents took extra care to give him the medication he needed, took extra precautions with him: that meant no sports, and no average schoolyard play- despite many tantrums Jorge learned.

Growing up, Jorge and his family had to do the occasional run to the emergency room because every kid trips and falls once in a while- But Jorge grew up to be an average teenager.

Always aware of his blood disease, Jorge took extra precautions.

It’s 2016 and while he was driving his dad’s old Ford Fiesta through the busy highways of Caracas.
In order not to hit a reckless mototaxista, his car crashed the highway barrier.
The seatbelt saved Jorge from going through the windshield.
Jorge had minor cuts from the shattered glass and he knew what was next, a probably lengthy hospital stay.
In pain, he called his parents and almost an hour and a half later, in the middle of a giant gridlock, the National Police Traffic Echelon, a tow truck, and the civil defence paramedics went to help him.
He was transferred to the University Hospital of Caracas emergency room and doctors started to look after his wounds. When he told them that he was haemophiliac, the problems arose.

If you thought Obamacare had red tape, try getting sick here.

You see, in Venezuela, if you’re hospitalised and need clotting factors, doctor’s don’t just fill out the paperwork and the hospital’s pharmacy gets them the medicine. Bureaucracy is so deep that a special request needs to go to the Hospital Director and the Director has to personally see the patient bleeding in order to authorise the dispensation of the blood clotting factor with a form addressed to the Venezuelan Institute of Social Security and then patients have to pray for the medicine to be available.

What happens if the hospital director is, let’s say… filming chavista propaganda?
Most likely, the patient will die.

Six people with haemophilia have died this year.

Luckily for Jorge, the hospital administrator was in her office. And authorised the treatment.
But it wasn’t available the first three days.

Eventually Jorge recovered.

But that’s not the reality for may haemophiliacs in my country.
According to the  Venezuelan Association against Haemophilia, an NGO devoted to fighting the disease and raising awareness there are 4616 registered haemophiliacs and with different diseases of the blood.

In Venezuela recombinant activated factor VII and factor IX are not available since march this year. And the Venezuelan Institute of Social Security isn’t distributing haemophilia medicines to regions.
So if patients get sick, they have to travel to the biggest cities in the country or retort to travelling hundreds of miles to Caracas.
Reality is terrible, the scarcity of blood clotting factors and medication to treat these rare diseases have the Municipal Blood Bank of Caracas on a technical shutdown.
It’s as though we have got on board Doc Brown’s DeLorean and traveled back in time to the 1950’s when we had nothing to treat these people with.

I write these sort of articles to let people know inside and outside my country that despite what Foreign Office Chief Delcy-the little orphan-Rodriguez and the People’s Ombudsman Tarek William –steroids- Saab say, there is indeed a humanitarian crisis in my country that’s taking people’s lives.

 

¿Por que me importa la clase trabajadora?

Desde hace casi un año he sido el traductor oficial del filósofo estadounidense Curt Doolittle. Comparto con ustedes un post de su autoría

Porque nosotros somos compatibles, y necesitamos el uno del otro.

Alguno de nosotros trabajamos, otros trabajamos en gerencia, algunos calculamos y diseñamos, algunos de nosotros organizamos, y algunos otros decidimos qué organizar, calcular, diseñar, administrar y sobre que cosas trabajar.
Es cuando nosotros determinamos de forma exitosa un método por el cual cada uno de nosotros se beneficia al cooperar con el resto, en vez de cooperar con otros al competir por oportunidades para hacer trabajos, administración, cálculos, organización y decisión que no somos sólo compatibles sino necesarios el uno para el otro.
La aristocracia opera de forma empírica: Por medio de la compatibilidad.
La compatibilidad en la reproducción (la unidad familiar como una unidad reproductiva), en materia de defensa (la jerarquía del mando), en producción (la jerarquía de la organización de la producción), y en política (la jerarquía de las clases) mientras preservamos y mantenemos la participación voluntaria en la selección de parejas, al unir ejércitos, al participar en la fuerza laboral, y entre las distintas divisiones de los poderes del estado.
La compatibilidad voluntaria es un método que sirve para poder “calcular” el resultado óptimo de Nash sobre la marcha.
El modelo de la aristocracia occidental fue científico. Hasta el siglo XX.
A mi me importa la clase trabajadora porque ELLOS SON LOS QUE PELEAN. ¿Por que? Porque las élites crean la diferencia competitiva para las clases trabajadoras, y si ellas pelean por sus élites, y eligen las élites correctas, entonces tendrán que vivir bajo mejores condiciones que otras clases que eligen ser gobernados por élites peores.
El problema con la forma de vida americana es que los socialistas creen que han hecho una franquicia exitosa a partir de la apropiación del movimiento de los trabajadores y han convertido compatibilidad en incompatibilidad.
Los socialistas eligieron dividirnos y conquistarnos, obligando a nuestras élites a abandonar a sus clases trabajadoras.
Si queremos una revolución, debemos actuar de forma compatible. Debemos tener élites que decidan y organicen, clases medias que calculen y teoricen, y clases trabajadoras que administren y actúen.
Mi nombre es Legión. Y somos muchos
Curt Doolittle.
La Filosofía de la Aristocracia
El Instituto Propietarista.
Traducido por Alberto R. Zambrano U. 

El silicon es tóxico

 

Screen Shot 2016-08-19 at 20.59.12

Esto en algún momento fue referente de estética y chic porque se parecía a nosotros. La obsesión con la imagen corporal de quienes no se parecen a nosotros ha trastocado nuestras elecciones y ha destruido muchas vidas

O dicho de otra manera:
¿Por qué no quieres tener a una novia “explotada”?

El trastocado concepto de la belleza en un país como Venezuela ha sido estudiado recientemente sólo desde el ángulo marxista cultural de la teoría crítica que parte de la máxima de que tenemos una cultura profundamente racista, que cosifica” a la mujer, que el certamen Miss Venezuela se ha enraizado en la psiquis del gentilicio, alienando y oprimiendo a las mujeres desde que son niñas.

Este no es el ángulo y enfoque de este texto.

Muchas veces hemos escuchado cómo el estándar de la belleza femenina para algunas mujeres y hombres venezolanos son figuras que se alejan mucho de lo que nos parecemos.

En vez de preferir  algo más afín y acorde a lo nuestro, con lo cual tener una relación amorosa muchos creen que el look de mujeres como Kim Kardashian(una armenia que sólo es famosa por haberse follado a un negro en una porno), Diosa Canales, o ésta güircha horrorosa son los referentes de imagen personal.

Piénsese en la calidad de mujeres que los hombres de hoy día deben elegir para tener una familia y contrasten esa calidad de mujer con las mujeres que tenemos disponibles y se han fomentado desde los medios y veremos cómo la crisis de valores nos destruye como sociedad

La ausencia de mujeres que parezcan mujeres (la güircha fitness), así como el bombardeo de medios de comunicación antisocial con imágenes de mujeres reconstruidas a base de prótesis mamarias, glúteos de silicon, botox, y afines ha tenido un efecto profundamente devastador en la psiquis de las mujeres venezolanas de todas  las edades y en la salud mental de los pocos hombres blancos heterosexuales que quedan en este ex-país.

Las clases sociales de la Venezuela colonial se mezclaron y de ese mestizaje surge el absolutismo de la realidad de la variabilidad genética, así como tenemos mujeres blancas espectaculares como Irene Sáez, Stefania Fernández Krupij y Dayana Mendoza, tenemos mujeres blancas horribles (basta con ver a Celina Carquez, Blanca Eeckhout o las feminazis que escriben para contrapunto).

En otras latitudes hay un movimiento llamado Body Positivity, es la idea enferma de que una mujer gorda, fea, con diabetes mellitus e hipertensión arterial tipo Lena Dunham es bella.

Venezuela, siendo el país de las mujeres y las Misses, pues el concepto de una tipa gorda y desagradable simplemente no está a la altura de nuestros estándares de belleza.

Hay estudios que avalan la relación cadera-cintura, peso corporal y el tamaño de las mamas de la mujer como criterios que los hombres evaluamos a la hora de elegir una mujer atractiva con la cual relacionarnos. Negar la realidad de que los hombres tenemos una preferencia por ciertos cánones de la estética femenina es la negación de la ciencia y la perpetuación de nuestra especie.

Hay una gran diferencia entre una mujer bonita y femenina que se preocupa por su imagen y esto.

Hay mujeres de busto pequeño que desean tener una mejor figura y por eso se hacen una mamoplastia de aumento y mujeres con trastornos de imagen corporal que pasan desapercibidos por cirujanos plásticos sin escrúpulos que no se preocupan en solicitarle una evaluación de psiquiatría como parte de un perfil pre-operatorio a una mujer que desea ponerse un kilo de silicon en cada teta.

Las mujeres blancas que quedan en el país van en descenso, muchas se han ido del país, las ha matado el hampa.

A otras su mal juicio a la hora de elegir pareja las han llevado a convertirse en madres solteras, operadas y promiscuas, que se comportan como adolescentes, se tatúan y viven arrimadas con sus padres.
Ese tipo de comportamiento ha generado una serie de mujeres sumamente tóxicas, cuya alarmante promiscuidad, aupada por el marxismo cultural de la última ola del feminismo han hecho que:

  • La feminidad tradicional sea algo considerado obsoleto y repugnante.
  • El amor romántico se considere opresor, patriarcal e idiota.
  • Que una mujer que quiera ser madre y ama de casa sea algo ridículo.
  • Querer jugar con barbies sea denigrante.
  • Aspirar a ser una Miss Venezuela es objetivizarse, (pero querer ser explotada  es una muestra de libertad, aún cuando esas elecciones son sumamente nocivas para la salud mental)

Así que habiendo visto este tipo de comportamientos enfermizos, y los patrones distorsionados de nuestra sociedad, a ti, hombre que me lees, te pregunto:

  • ¿De verdad quisieras formar una familia con una mujer con profundos problemas de autoestima, imagen corporal e identidad?
  • ¿Cómo crees que una mujer así criará a tus hijos?
  • ¿Que valores tendrán tus hijos si los cría una mujer con ese tipo de enfermedades mentales?
  • ¿Te has puesto a pensar si realmente eres un hombre que sea un buen partido?

A ti, mujer que me lees, que te esfuerzas en cuidar tu imagen para lucir bonita, atractiva y seductora, te digo lo siguiente:

  • La belleza natural no es ser una gorda horrible como Lena Dunham.
  • Cuidar tu cuerpo, el cómo se ve por fuera y como son tus sentimientos por dentro son tu deber, y tu responsabilidad.
  • Si quieres un hombre que te valore por lo que eres, ese hombre está allí, pero es tu responsabilidad hacer que tus sentimientos, valores, creencias, actitudes y aptitudes, así como tu apariencia sean lo que atraigan a ese hombre para ti.
  • No vale la pena ser una güircha horrible.

Los verdaderos hombres no queremos mujeres “explotadas”, queremos mujeres bonitas de verdad con las cuales podamos formar una familia y ser felices.

 

¿Quo Vadis, Hospital Vargas?

Hospital Vargas

On August 16th, 1888 president Juan Pablo Rojas Paúl signed the act that disposed of national funding for the creation of the José María Vargas Hospital in Caracas.
What was once the beacon of medical studies in Venezuela and the south american continent, nowadays lies in ruins.

The José María Vargas Hospital in Caracas, home to Venezuela’s first medical school, signed into law by Simón Bolívar in 1827 is was an institution amongst the finest medical studies in Latin America.
With its french-inspired nineteenth century architecture, el Vargas has been the home to most of the greatest medical minds in Venezuela.
But after decades of the most corrupt, decadent, money squandering and careless administrations, both from the ancien régime and the chavista revolución, the hospital lies in ruins.

Whenever you put your hand on something there’s dust, and there’s dirt.

Everything is decrepit and broken down, communal showers for patients are filthy, with human hair blocking the sinks, full of dirty water. The unsanitary details of conformism, are everywhere you look.
There’s propaganda everywhere pumping out ideology about the glory of socialism and the coming struggle of the masses.
Patients are treated as degraded beasts of burden, attending physicians just complain, and residents are frustrated about the fact that they’re losing the best years of their lives practicing medicine under scarcity, and they oftentimes wonder if the way they practice medicine actually benefits their patients or rather does them harm.
-Yes,
residents at el Vargas wonder whether or not it’s actually a good idea to get a diploma if you’re honouring the Hippocratic Oath.

A few days ago, right in front of the main gate of the Hospital, doctors, nurses and patients alike were surprised with the dantesque show that was displayed for the community: A meat and produce market.

Poultry and beef were being sold and displayed in vitrines without any refrigeration, covered in those big flies that make that horrible buzzing sound.
Rotting cabbages, tiny onions, withered lettuces and runny tomatoes were displayed in the socialista market that was allowed with the complicity of the chavista hospital board.
Not only does this market has the political intent to showcase some sort of food sovereignty to the ever hungered masses that queue endlessly across the country, but it also shows a deep sign of disrespect for the health of the Venezuelan people.

Sanitary permits, which are required to be displayed pursuant to the draconian regulations signed into law by chavista bureaucrats were nowhere to be seen. Proving the fact that these regulations are just another way to harass the private sector with fines.
The same flies that haunted the market, were seen in many places across the hospital, from the lobby, to the kitchen and cafeteria, to the hospital wards.

Residents are blighted by a variation on Hannah Arendt’s banality of evil, for they are also the victims of a very inhuman and cruel healthcare system

A colleague told me about a young patient that had to go into surgery for a gunshot wound to the abdomen, and needed a colostomy. We’ll call him Juan.
The surgeons did a wonderful job performing that colostomy from a technical point-of-view but medicine scarcity in Venezuela rounds at about 90%, according to the Venezuelan Medical Federation (something which steroid-pumped-fitness-aficionado People’s Ombudsman refuses to accept). So Juan’s family needs to procure the pain killer medication, which they couldn’t find right after the surgery.
Juan had to face 18 hours of post-operation status under excruciating pain.
A day later, after doing some social engineering with twitter and other social networks, the pain meds were procured and this man’s pain was allayed.
A couple of days later, doctors start giving Juan liquids and his family buys him a soup, (because the food service in the hospital is under technical shutdown).
Poor Juan developed an acute diarrheic infection: enterocolitis, with more than 60 bowel movements, since he couldn’t stand up, and his family wasn’t let in the hospital because they were out buying him food, his bed was covered in his own feces and the stench, together with hot tropical climate of a Caracas afternoon with no A/C made it a horror.
Nobody helped Juan, not the other patients or family that shared the hospital ward with him (“que asco” they said), nor the nurses(“They don’t pay me enough to do that”), nor the doctors (“Not my job”).
So Juan had to wait covered in his own shit for his mother to come and clean him up while he was in excruciating pain.
Neither Juan, nor his family, nor anyone complained to the doctors.

Residents in such a hellish workplace with a case overload, underpaid, understaffed,  little resources, motivation and a medical system that cares very little both for them and their patients have a lot in their plate.
The attending was angered at them because they did very little to ease this man’s pain, so during medical rounds he reminded them of their Hippocratic Oath. They sighed, and moved onto the next patient.

This sort of numbness to human suffering reminds me of Hannah Arendt’s Banality of Evil book on the Eichmann case, in which she argued that Adolf Eichman wasn’t a fanatic or a sociopath, but an extremely average man who relied on clichéd defences rather than thinking for himself and was motivated by professional promotion rather than ideology.
In that sense, residents and attending physicians are not monsters. The system turns them into individuals that value conformity and narrow self-interest over the value of others.
Residents deny the moral responsibility of not doing anything because they don’t feel any responsibility to do so because they were robbed by the system to do so in the first place, they just want their diploma to leave the hospital and run a private practice. This extraordinary emotional shallowness impoverishes not only their sense of ethics but also their vocabulary and actions in general.

If you cringe at the fact of how they force-feed prisoners in Gitmo, having a man without pain medication after a big abdominal surgery is the sort of institutional aggression, torture and human rights violation that can only be possible in the minds of the most sick, twisted, warped, and deformed people.

This is what real socialism does to your doctors.

NOTE: I did a similar piece for Caracas Chronicles before the Head Editor had ideological differences with me. So I wrote this one here. And I have another one coming. 

Acabo de crear un canal de telegram. Estás invitado

Aprovechando la oportunidad de hacer contacto con quienes siguen el blog y mis redes, te doy la oportunidad de acercarte.
Es mi canal de telegram donde pondré fotos, comentarios y videos de cosas que me gustan o que me llamen la atención.

Aquí tienes la dirección: http://telegram.me/AlbertoZambrano 

nos vemos por allá

#NormiesNOTWelcome

 

Lo que no te cuentan sobre Donald Trump y los inmigrantes ilegales

5440390625_feab8a9520_z-640x427

El seis de junio de 2015, en la Torre Trump de la Ciudad de Nueva York, Donald Trump anunciaba su candidatura presidencial.
Sus palabras le dieron la vuelta al mundo.
Esto fue lo que dijo:

Cuando México manda a su gente, no envían a los mejores. No los están enviando a ustedes. Están mandando gente que tiene muchos problemas y esa gente trae consigo esos problemas. Traen drogas, crimen, son violadores. Y algunos, yo asumo que son buenas personas. Pero yo hablo con los guardias fronterizos y ellos me cuentan que eso es lo que estamos obteniendo.

Ese día el mundo se dividió en dos grupos.
El primer grupo creyó que el mundo estaba dividido entre racistas y el resto del mundo bueno y decente.
El segundo grupo se cansó de que el primer grupo dominara la conversación.

Es interesante notar que en 2013, Ted Cruz estaba llevando adelante un lobby en el senado para militarizar la frontera de Estados Unidos y nadie hizo un alboroto de tal magnitud como el que se dio por Donald Trump.

Lo que Ted Cruz no pudo lograr pero Donald Trump si, fue capitalizar la rabia que millones de hombres y mujeres sienten en contra de una nueva forma de censura que domina el léxico de la sociedad americana: La corrección política.

Donald Trump no dice cosas “crueles”, “sexistas”, “racistas”, etc. para enfadar a la gente.
La gente se enfada con las cosas que Trump dice porque han aprendido a no decir lo que piensan para herir susceptibilidades ajenas toda vez que hieren su capacidad de poder expresarse.
Los americanos y en líneas generales la civilización occidental se han cansado de este tipo de comportamientos.

Los medios y sus analistas se esmeraron desde el anuncio de la candidatura del magnate neoyorquino en atacarlo, juntaron voluntades de todo tipo de minorías, buscaron a todo aquel que haya tenido una desavenencia con ese hombre, escribieron, entrevistaron, hicieron documentales, memes, y cuanto audiovisual a usted se le pueda ocurrir para torpedear su meteórico ascenso.
Y esto lo hicieron con la esperanza de que el carácter masculino, autoritario, soberbio hicieran que cayera en los sondeos y en los resultados de las primarias.
El resultado fue exactamente el opuesto.

La izquierda americana e internacional entró en pánico y empezó a hacer cuanto análisis de teoría crítica se les ocurrió para vincular el éxito de Donald Trump con las raíces del racismo institucionalizado.

Cuando la popularidad de Trump comenzó a aumentar después de sus declaraciones sobre la política migratoria de EEUU y la forma en la que los medios las reseñaron nos pudimos dar cuenta de una cosa: La izquierda ataca a Donald Trump para silenciarlo ya que puso en tela de juicio una política de inmigración que es nociva para los ciudadanos norteamericanos, particularmente a los negros.

Los negros son un demográfico que se ve afectado por la ola de inmigrantes que derrumban salarios y toman puestos de trabajo de ciudadanos americanos.
Los negros fueron traídos a ese país como esclavos, fueron liberados por los Republicanos, fueron discriminados (en su gran mayoría) por los demócratas, hasta que los republicanos lograron pasar un grupo de leyes que acabaron con la segregación.
A raíz de eso, los negros han obtenido toda una serie de prebendas y privilegios que ningún otro demográfico podría tener en EEUU, desde pensiones hasta poder elegir que palabras pueden usar otras razas para identificarlos.
Muchos lobbies inmigrantes creen que pueden hacer lo mismo y la realidad es que no pueden.

Los grupos de presión política a favor de la inmigración han incluso buscado hacerse con la historia negra de los EEUU.
EEUU enmendó su constitución en materia de derechos de propiedad privada y libertades, crearon enormes programas de seguridad social, discriminación positiva, cuotas raciales y hasta criminalizaron el uso de ciertas palabras para los ciudadanos de raza negra de ese país. No lo hicieron para que la izquierda reformara el significado de los derechos civiles para que significaran el derecho a poder abortar un embarazo, que una lesbiana llevara a su novia a un baile en la secundaria, y el derecho de los extranjeros a tener boletas de votación en Estados Unidos impresas en su idioma nativo.

La izquierda, de forma irracional se apropió de la experiencia de la raza negra en EEUU y se la entregó en bandeja de plata a los inmigrantes.

Los demócratas no podrán aceptar nunca el hecho de que “los derechos civiles” fueron un intento de corrección muy específico de severas injusticias que le fueron cometidas a los negros de la mano de los mismos demócratas.

Los inmigrantes no pueden hacerse los ofendidos porque un candidato a la presidencia diga que tiene que haber una reforma de las leyes migratorias de su país.

Se entiende perfectamente que el candidato republicano no está estereotipando a todos los mexicanos e inmigrantes como violadores.
Pero si las tasas de crimen per cáspita son mayores entre ciertos grupos de inmigrantes que otros, entonces:

  • ¿Por qué los americanos no habrían de tener la audacia de querer hablar sobre ello y formular políticas migratorias que vayan acorde a la idea de resolver ese tipo de problemas?
  • ¿A partir de cuando los inmigrantes se convirtieron en un grupo de interés y presión política especial con mayor relevancia que los mismos ciudadanos americanos?

La respuesta se encuentra en el legado de la ley de inmigración de 1965 que llevó adelante el clan Kennedy.
El consultor del partido demócrata Patrick Reddy escribió en un reporte de 1998 que “esta ley ha tenido como consecuencia una ola de inmigración del Tercer Mundo que empujará a la nación más hacia la izquierda dentro de una generación, ese será el legado más grande de los Kennedy al partido Demócrata”.
Los demócratas a lo largo de la historia han intentado convencer a mucha gente que les voten, pero no lo logran, en particular entre los blancos.
Con la única excepción de la victoria electoral de Lyndon Johnson en 1964, los demócratas han sido incapaces de obtener una buena mayoría del voto de los blancos en ese país desde 1948. 
Es por ello que los demócratas y la izquierda en general prefieren importar votantes que ganarse los votos de los ciudadanos de sus países.

En 1980 durante el entonces presidente de EEUU Jimmy Carter ofreció aceptar a cualquier cubano que quisiera ir a ese país. Fidel Castro se deshizo de la población carcelaria en lo que se conoció como el éxodo de Mariel.
Este folleto, redactado por el gobierno mexicano le da tips a sus ciudadanos para emigrar forma ilegal hacia Estados Unidos.

Estados Unidos NO es una “nación de inmigrantes”, ni EEUU es “una idea”.
Si ese país fuese una idea, todos los países del mundo fueran como EEUU, los aztecas, mayas e incas, y demás buenos salvajes habrían escrito la Declaración de Independencia y hubiesen puesto satélites en la órbita.
Los indígenas no descubrieron este continente, y el argumento de que estaban aquí primero antes que nadie y eso los constituye a ellos como nación es absolutamente falso y pervierte la noción fundamental de que la colonia creó la nación en el continente americano.

La idea de que los EEUU pudieran existir surge a raíz de que hubo colonos holandeses y británicos decidieron montarse en un barco y navegar hasta el continente americano.

Eso no los hace inmigrantes porque no había ninguna sociedad establecida con el conocimiento suficiente para aceptarlos. De no ser por los colonizadores blancos. la idea de los EEUU serían un montón de salvajes hambrientos persiguiendo un búfalo.

La refutación del libertarianismo

 

Hoy quiero compartir con ustedes un artículo escrito por Greg Johnson, editor en jefe de Counter Currents.

El libertarianismo es la política del individualismo. El individualismo es una posición metafísica y moral.

El individualismo metafísico es la tesis que sólo los hombres particulares existen. Los grupos son simplemente colecciones de individuos, sin realidad o significado independiente.

El individualismo metafísico está conectado al universalismo, que es la idea de que hay sólo una raza, la raza humana, la cual es sólo una colección de individuos. Universalismo implica que hay una distinción significativa entre endogrupos y exogrupos, entre ellos y nosotros.

El Universalismo tiene dos implicaciones importantes.

En primer lugar, puesto que la política tal como Carl Schmitt la define surge de la distinción entre nosotros y ellos, el universalismo implica que la política es sólo un fenómeno temporal, basado en la ilusión menguante de distinciones significativas entre endogrupos y exogrupos. Cuando desaparecen estas distinciones,  la política lo hará también.

En segundo lugar, el nacionalismo, patriotismo y cualquier otra forma de parcialidad por un endogrupo por sobre un exogrupo es moralmente ilegítima, puesto que hay realmente no hay un nosotros y ellos, sólo tú y yo. Esto nos lleva a la dimensión ética del individualismo. ¿Cómo tú y yo nos unimos? Si los grupos son simplemente colecciones de individuos, no existen los valores grupales, sólo los valores individuales. El propósito de las instituciones sociales, por lo tanto, es facilitar a individuos a perseguir sus propios fines.

El gran facilitador de individuos para que persigan sus objetivos es el capitalismo. Si tú y yo tenemos algo que ofrecernos unos a otros, podríamos comerciar. Si no tenemos nada que ofrecernos unos a otros, entonces sólo nos ignoramos. El mercado requiere sólo un  mínimo estado mínimo “vigía” para protegernos contra la fuerza, el fraude, el incumplimiento de contrato y similares.

El individualismo ético nos obliga a tratar a los individuos como individuos, no como miembros de distintos grupos moralmente sin importancia entregados a nosotros por historia o naturaleza. Debemos ser “ciegos” a la raza. Debemos ser “ciegos” a la clase. Debemos estar  “ciegos” al sexo. Debemos ser “ciegos” a la religión. Debemos ser “ciegos” a la nacionalidad. Tenemos que estar “ciegos” a todas las cosas que nos dividen. Lo único que debemos ver son los méritos individuales.

El juego de individualismo es muy ventajoso para todos los jugadores. El individualismo desata la creatividad en la ciencia, la tecnología y los negocios. Pero, paradójicamente, la mayor fuerza del individualismo es la forma de cooperación que fomenta. Cada individualista se comporta como miembro de una sociedad potencialmente global. Esto significa que la cooperación social puede escalar hasta el límite global, haciendo posible transformación al por mayor del mundo al que llamamos modernidad.

Las sociedades colectivistas, sin embargo, se ven obstaculizadas por divisiones de endogrupo/exogrupo. Si las personas se comportan como miembros de grupos, la confianza y la cooperación están limitadas a los endogrupos, lo que restringe seriamente la escala de las instituciones sociales y corrompe su funcionamiento con favoritismo hacia los endogrupos y discriminación hacia los exogrupos.

En concursos honestos, el juego individualista puede sobrepasar al juego colectivista, razón por la cual las sociedades europeas individualistas conquistaron prácticamente todo el planeta con tecnologías y formas de cooperación social superiores.

Pero la competencia por la dominación global rara vez es honesta. Así que cuando las sociedades individualistas occidentales conquistaron y absorbieron a las colectivistas, era sólo cuestión de tiempo antes de que las tribus más inteligentes aprendieran a engañar.

¿Cómo se puede engañar a un individualista? Pretendiendo ser un individualista mientras se trabajaba como miembro de un grupo. Tú exiges que los individualistas den un trato justo en cada transacción. Pero siempre que sea posible, das preferencias a los miembros de tu propia tribu, y ellos te dan preferencias a ti.

Imagina un juego de cartas en el cual tu oponente puede jugar un comodín pero tú no puedes. Este comodín es su membresía tribal. No importa cuán grande sea la ventaja que al principio tengas sobre él en términos de fichas, ya que las reglas le dan una ventaja sistemática, y eventualmente cuando juegues, perderás. Pero los individualistas son lentos para percatarse del timo, porque son ciegos a los grupos.

Es interesante que el fundador más importante del individualismo moderno ciego a la raza y la nación sea Ayn Rand, nacida como Alisa Rosenbaum, y que el liderazgo de su movimiento objectivista pasó a ser mayoritariamente judío, incluyendo un número de primos y parejas casadas. Obviamente, esto no era meritocracia individualista en acción. Sin embargo, los seguidores de Rand estaban cegados ante este hecho como una cuestión de elevado principio moral.

Jamás habrá una sociedad libertaria. Pero la ideología libertaria aún realiza una función dentro del sistema existente. Y aunque el libertarianismo es superficialmente opuesto al marxismo de la Escuela de Frankfurt, ambos son movimientos intelectuales judíos que realizan la misma función: romper la resistencia de las sociedades individualistas europeas de alta confianza a grupos tribales hipócritas —lo que John Robb denomina “tribus parásitas”— preeminentemente judíos. Los libertarios predican el individualismo, mientras que la escuela de Frankfurt estigmatiza el etnocentrismo blanco y ensalza la “inclusión” hacia los grupos “marginados”. Pero el resultado es el mismo. Ambas doctrinas promueven la movilidad ascendente y poder colectivo judíos mientras ciegan al resto de la sociedad acerca de lo que está sucediendo.

¿Qué tipo de gente predica la ceguera como una virtud? Gente que no es de ningún bien.

En última instancia, yo diría, el individualismo es un producto de la evolución biológica y cultural del hombre europeo. El individualismo va de la mano con el bajo etnocentrismo, es decir, la apertura a los extranjeros, la idea universalista que en última instancia sólo existe un grupo, la humanidad, a la que todos pertenecemos. La mentalidad europea fue bellamente encapsulada en un dicho de Will Rogers: “un extraño es sólo un amigo que no has conocido”. Dudo mucho que se pueda encontrar una frase equivalente en hebreo o árabe. En otras palabras, fundamentalmente no existe un nosotros y ellos. Hay sólo conocimiento e ignorancia, amigos que conocemos y amigos que no.

Esta apertura es muy ventajosa porque permite aumentar el número de personas con quien la confianza y la cooperación son posibles. Pero la apertura a los extranjeros también es arriesgada, por supuesto, porque puede que no sea recíproca. Por lo tanto, correr el riesgo de la sociabilidad —extendiendo la mano de la amistad— está profundamente arraigado en nuestro sentido moral con altura de miras. Pero al encontrarnos con personas que no responden con reciprocidad a nuestra apertura, sino que en cambio la consideran como una debilidad a ser explotada, entonces nuestras virtudes ya no son ventajosas, y si nuestras élites persisten en una magnánima apertura a tales enemigos, deben ser relevadas de sus competencias y responsabilidades.

El individualismo deja ciego a sus seguidores frente a los engaños colectivistas. Así que la única manera de salvar el individualismo es volverse conciente de los grupos. Pero eso suena a colectivismo. Una vez que nos damos cuenta de las tribus parásitas, hay que excluirlas. Pero eso suena a estatismo. Si el individualismo es, en definitiva, un espíritu europeo, entonces el individualismo requiere la preservación de las sociedades europeas y la exclusión de los no europeos, lo que suena a nacionalismo racial.

Ésta es la refutación del libertarianismo. Es una forma de auto-refutación. Para salvar al individualismo, debemos repudiar el universalismo, reintroducir la distinción entre nosotros y ellos y empezar a actuar colectivamente. El individualismo sólo funciona como parte de un colectivo de personas de ideas afines que deben excluir a colectivos que no juegan bajo las mismas reglas. Así es como algunas personas comienzan como individualistas libertarios y al final se vuelven  racistas, antisemitas y fascistas.