Las diferencias entre razas, clanes, tribu y naciones

El Problema:

Gran parte de los problemas sociales que enfrentamos tienen un asidero genético

La regresión constante de la calidad de los hombres por debajo de la media y las desviaciones estándar crean la necesidad para que existan presiones persistentes que mantengan una necesidad genética en los grupos humanos. Esto quiere decir que los grupos pueden perder calidad muy fácilmente en cualquier momento que permitan mezclarse entre sí o que haya un cambio en las tasas de reproducción dentro de los grupos.

La baja madurez sexual y alta tasa de reproducción de las clases y razas en Hispanoamérica y el Brasil ha generado aberraciones como los alarmantes índices de embarazo adolescente. Pese a que en Venezuela la cifra de embarazo adolescente no aparece en reportes (ver 1, 2, 3)   lo poco que queda de (((prensa))) en este expaís le cuenta a la sociedad y al mundo la realidad que es el común denominador para el continente: Venezuela es líder continental en tasa de embarazo precoz.

Valor:

Las clases sociales son y siempre han sido expresiones de características genéticas superiores y e inferiores.

Los hombres se pueden adaptar a cualquier circunstancia sin que tengan que mutar de forma evolutiva, pero debido a la simple frecuencia en la que se expresan los caracteres de una población estos fenómenos se dan en la forma que la naturaleza los requiere. Esto trae como consecuencia que el hombre sea altamente capaz de adaptarse como organismo. Nosotros nos adaptamos cuando aprendemos, por medio de normas sociales, y por tasas de reproducción entre clases. Porque las clases son y siempre han sido expresiones de características genéticas superior y e inferiores.

Especialización

Las diferencias entre razas tienen fundamentación endocrina

La exposición a testosterona prenatal ha tenido un impacto en la especialización de las razas ya que este fenómeno tiene influencia sobre comportamientos.

Tal parece que todos los hombres hemos estado involucrados en el proceso de erradicar a todos los competidores del Homo sapiens sapiens, y luego nos comenzamos a subdividir en razas.
Existen cuatro razas principales: Negroide, mongoloide, caucasoide: Europeo caucasoide (Del Norte, de los bosques y llanuras) , Iraní caucasoide (sureño, del desierto y las estepas)  y muchas otras sub-razas como las semitas (africano/iraní-caucasoide), dravinda y sinhalesa, todas las cuales tuvieron que experimentar de manera directa un proceso de especialización.

Las diferencias entre estas razas están descritas y son explicables desde un punto de vista endocrino, ya que los humanos “crecen” y los cambios endocrinos modifican las expresiones de ciertos caracteres (como la 2D:4D), comportamientos y apariencias entre las razas.

Es por ello que:

  • La mayoría de las diferencias entre razas del Homo sapiens sapiens tienen un basamento endocrinológico.
    • Un mayor o menor dimorfismo sexual
    • Una madurez sexual mayor o menor (agresividad/impulsividad)
    • Una rapidez de maduración sexual mayor o menor (agresividad/impulsividad)
      Los asiáticos tienes una baja madurez sexual, mayor esperanza de vida, baja testosterona, les siguen los blancos, y los negros.
      Lo inverso ocurre con los judíos, la exagerada masculinidad africana, la inmadurez sexual asiática, el alto dimorfismo sexual blanco y la madurez retardada del blanco.
    • Cuerpos más altos, musculosos, atractivos o más pequeños. Desarrollo de corteza cerebral mayor o menor.
    • El sexo femenino tiende a ser verbal/empático y el sexo masculino tiende a ser espacial/operacional, estas tendencias “crecen”, se desarrollan y se deben principalmente a la consecuencia del desarrollo intrauterino. Un cerebro masculino es el resultado del mismo a la exposición a la testosterona, y “crece” al desarrollar una serie de características. Es por ello que las diferencias endocrinas intrauterinas en familias pueden producir amplias variaciones de distintos caracteres en los seres humanos.
  • Algunos grupos han usado la redistribución reproductiva de la misma manera que se distribuyen los alimentos, el cuidado de los niños, mujeres y ancianos, el hogar y el techo.
    • Estos grupos han permitido dos tipos de comportamientos reproductivos: Matrimonios arreglados (con consecuencias mayoritariamente negativas) y los matrimonios por afinidad (con consecuencias mayoritariamente buenas).
    • Han prohibido matrimonios y reproducción entre primos.
    • Han permitido que los hombres y las mujeres se casen al alcanzar una madurez sexual e intelectual alta (con resultados mayoritariamente positivos para la sociedad) en contraste con las sociedades que casan a niñas de bajísima o nula madurez sexual con hombres adultos que alcanzaron una madurez sexual temprana y un desarrollo intelectual bajo/medio (con consecuencias mayoritariamente negativas, basta ver el Medio Oriente)
    • Que los cónyuges tengan propiedades (tierras) antes de contraer nupcias o que no las tengan.
    • Han desarrollado impuestos y mecanismos para las clases inferiores para que se eliminen de forma progresiva.
    • Instituyeron el Señorío y sociedades feudales, particularmente en Europa, China y Japón (o en cualquier otro sitio en donde haya habido esclavitud y servidumbre).
    • Se reguló la ingesta calórica y proteica a los jóvenes. Alterando de forma positiva o negativa el desarrollo neurobiológico en etapas críticas del crecimiento.
  • Las diferencias que quedan están en el fondo de la distribución
    • Climas fríos en donde el factor tiempo  no tiene clemencia para aquellos que son impulsivos.
    • La matanza de los niños no deseados.
    • El sacrificio de los indeseables
    • La desaparición física de los criminales
    • Condenar al ostracismo a los inútiles en sociedades agrarias.
    • La guerra en todas sus versiones históricas.Esto es bastante sencillo y son un juego de reglas que no requieren experimentación genética (mutaciones) para que evolucionen las diferencias entre grupos de otra forma que no sea la expresión de caracteres.

¿Cuál es el secreto del hombre occidental entonces?

Los hombres occidentales somos los pueblos que más hemos puesto en práctica la eugenesia, “para mejorar nuestra raza”. Eso no nos hace mejores per se. Simplemente hemos matado a todos lo peor y lo malo durante tanto tiempo que muchas familias buenas y mejores tribus han surgido y sobrevivido que las tribus y familias malas.

La revolución industrial cambió todo eso

La democracia cambió esta antigua estrategia cultural porque cambiamos de una familia productiva (no sólo un hombre) un voto, a votos igualitarios para todos – y desde que las mujeres se volvieron reproductivamente irresponsables (disgénicas) y las clases bajas se volvieron reproductivamente dañinas (disgénicas también), y juntos esos dos factores son más numerosos pero no superiores en calidad, implementaron políticas que revirtieron la excelencia genética que alguna vez tuvo Occidente.

Hemos experimentado una “explosión” (efecto Flynn) que luce estadísticamente como un dispositivo que mejora la nutrición y distribución de las clases inferiores. Sin embargo este efecto puede ser neutralizado (revertido) ya que las tasas de reproducción de las clases inferiores continúan en expansión. Es probable que la tasa reproductiva de las clases inferiores disminuya conforme los caracteres genéticos negativos continúen perpetúandose, pero eso es cuestión de un número no determinado de generaciones y mutaciones indeterminadas.

Es así de sencillo:

Es necesario poner en práctica políticas de eugenesia.
No se puede tener libertad y prosperidad si no se tiene una civilización eugénica y racialmente homogénea.

La inteligencia y la belleza son biológicas, las diferencias de como han sido llevadas adelante las políticas reproductivas de cada especie humana se pueden resumir como lo hizo Kevin MacDonald en sus trabajos. Los blancos debemos tener muchos niños y criarlos dentro del entorno de la familia tradicional, aislados de la barbarie postmoderna para que nuestra progenie, nuestra cultura, valores, creencias, actitudes y aptitudes perduren con el pasar del tiempo.

La izquierda es el establishment

Cuando Antonio (((Gramsci))) escribió sus diarios en la prisión, trazó la hoja de ruta para que los marxistas occidentales dominaran los espacios cívicos no de inmediato con una revolución sangrienta y criminal como lo hicieron sus contrapartes en la atrasada y rural Rusia zarista.
Los marxistas occidentales utilizaron técnicas de subversión pasivo agresiva para poder hacerse con las instituciones, a lo largo de los años que siguieron a la Segunda Guerra Civil Europea, el comunismo occidental tomó la forma del Liberalismo, un zorro vestido de oveja y plagado de buenas intenciones que buscó enquistarse en los espacios cívicos y culturales.
Lo que empezó con la rebelión de la contracultura hippie contra el conservadurismo republicano y Torie en EEUU y Reino Unido fue agarrando fuerza, el feminismo, el movimiento del desarme, el movimiento de descolonización, la revolución cubana, la china, la comunista, todo ese crisol de ideas fue materializándose en forma de una vanguardia política que se fue apoderando de las bases de los partidos políticos y llegó a su cúspide.
No sólo fueron los partidos, fueron las universidades, las artes, la tecnología, y la cultura pop.

La izquierda pasó de ser una contracultura subversiva y rebelde a ser un establishment aburrido, carente de humor, amante de lo horrible y campeón de los trastornos y enfermedades mentales.

Con sus procederes, cazan, avergüenzan, destruyen, despiden, y humillan a todo aquel que ose transgredir sus dogmas políticamente correctos y de identidad grupal.
Pese a esto, se consideran disidentes contra-culturales, que luchan contra un establishment de derecha que lleva años sin poder gobernar porque nos han dado una paliza en la guerra cultural.
Es paradójico que los izquierdistas se consideren “anti-sistema” toda vez que son partidarios de un estado cada vez más grande con controles y sistemas.

Es ridículo que la izquierda se declare en contra del mainstream cuando todos sus artistas y músicos profesan esa ideología. Sus creaciones las vemos en el cine, la tele y la radio. Toda la música suena igual, los arcos narrativos son todos similares y encima hasta se premian por copiar las mismas ideas una y otra vez.

Ustedes en la izquierda no son disidentes de nada.

Pese a haber dominado cultural, política y cívicamente todos los espacios en los que los hombres podemos hacer vida, ustedes en la izquierda claman ser campeones de voces que no son escuchadas. Sois todos unos hipócritas.

La izquierda es conformista, es mainstream.

La izquierda es el establishment.

La derecha es la nueva contra cultura, la que se enfrenta con estética y arte a la barbarie de la modernidad.
La derecha es la que valora y protege a la familia en contraposición a los antivalores que la izquierda preconiza.
La derecha es la que valora a la sexualidad natural en la intimidad de dos adultos.
La derecha es la que defiende a las minorías estranguladas por la corrección política. La derecha defiende a los hombres cuyos hijos han sido secuestrados por madres solteras amparados por el feminismo que ha dominado el sistema judicial.
La derecha es la que defiende a la cada vez minoritaria población blanca.

La derecha es la nueva contra-cultura que lucha contra el establishment.
Ser cool es ser de derecha.

La tradición es el acto más revolucionario de estos tiempos – Julius Evola

Los hombres mandan, toman y exigen

Hoy en Uniendo Puntos te explico un poco porque los hombres Occidentales tenemos impulso para crear y transformar y ese impulso va desde fuerzas inspiradoras y creadoras hasta fuerzas nocivas y destructoras

Los hombres no le pidieron al caballo que los trasladara de un punto a otro y que les ayudara a transportar carga. Los hombres dominaron a la bestia y la forzaron a crear vías de comunicación.
Cuando teníamos hambre, los hombres no le pedimos amablemente a la presa que íbamos a cazar para llevarla a donde nuestras mujeres, que nos la preparara para comérnosla.

Nosotros cazamos con ferocidad a la bestia que nos daría abrigo y alimento.

Los hombres no le pedimos al perro que nos ayudara a rastrear a nuestras presas, entrenamos al perro para que con su olfato nos llevara hasta donde está la comida, de igual manera entrenamos al perro para que nos avisara si escuchaba peligro.

Los hombres no le pedimos a los niños que cooperen, los criamos a nuestra manera para que sean hombres y mujeres que cumplen un rol dentro de nuestro entorno.

Los hombres no piden cooperación a incapaces para hacer la tarea.
Los hombres no tienen clemencia con quienes piden subsidios.
Los hombres pedimos mayor cooperación de aquellos que piden libertad porque somos animales que trabajamos con base a incentivos.
Los hombres requerimos la total cooperación de nuestros pares tribales, bien sea, raza, tribu o nación para el beneficio de lo nuestro.

Los hombres requerimos y no podemos evadir la cooperación de aquellos que deseen ser soberanos.

Los pocos son los que gobiernan a los muchos para que la humanidad trascienda.
Podemos gobernar y trascender o podemos ser gobernados y fracasar en trascender.
Podemos ejercer nuestra soberanía y poseerla o conformarnos con la moral de esclavos de pedir permiso a quienes nos gobiernan para tenerla.
Pero para poseer soberanía debemos poseer agencia.
Y para poseer agencia, debemos poseer la habilidad, conocimiento y voluntad…
…Tuvimos voluntad para crear, pintar, construir, reproducirnos y también tenemos
…La voluntad de pelear, de matar, de destruir, de masacrar.

Nosotros le pusimos fin a la barbarie precolombina, domesticamos al negro, trajimos tecnología y conocimientos que jamás hubiesen podido desarrollar pueblos y sociedades retrógradas y todavía se nos pide que nos disculpemos por lo que hicimos.

No hay trascendencia, ni soberanía ni agencia para los débiles, los cobardes y los tímidos. Y no habrán libertades ni subsidios a otros si fracasamos.

“La antítesis verdadera frente a “Oriente” y a “Occidente” no es la idea social, sino, por el contrario, la idea jerárquica integral” – Julius Evola

Nuestros imperios, nuestro pasado, lo que somos hoy está atado histórica y biológicamente a lo que nuestros ancestros hicieron antes que nosotros. Nuestros ancestros lucharon a uñas y dientes por lo que tenemos y hoy día las hordas bárbaras que hemos dejado entrar y que están por millones en nuestras puertas nos quieren quitar con mayor fiereza que con la que yo escribo.

No podemos defender a la Civilización Occidental con hombres en tacones de mujer y tutús de ballet con pancartas que digan “Refugiados bienvenidos”.
No podemos defender a Venezuela de los invasores si creemos que los jerarcas chavistas y sus seguidores merecen clemencia tras el crimen de condenar a generaciones enteras al hambre, desnutrición, desempleo, encarcelamiento, torturas y muerte.

Problemas con el (((liberalismo)))

Hoy en Uniendo Puntos, te explico por que el (((Liberalismo))) y los ancaps son incompatibles con occidente.

large_vanguard_roman_soldiers_horses_battle_wall_sculpture_6

El liberalismo no reconoce de forma exacta el origen y el significado de los bienes.
Los (((liberales))) son capaces de aceptar a los humanos pero no a sus distintas razas, por ello no pueden distinguir entre un bárbaro y un ejecutivo porque creen que nacer de un vientre te hace igual.

Los (((liberales))) son incapaces de tomar en cuenta las ramificaciones de lo que implica una confederación entre tribus que tienen en común una piscina genética, una historia, un pasado y una identidad. Toda vez que aceptan esas premisas en cierta (((tribu))) en particular y se alían con ella para luchar con uñas y dientes.

Los liberales permiten a cierta (((tribu))) formar relaciones de manera espontánea entre ellos, formar familias entre ellos, organizar comunidades a lo interno y sellarlas del resto de la sociedad, con costumbres y formas de las que están orgullosos y valoran, toda vez que a otros demográficos más numerosos que ellos son privados de ese privilegio porque se usa un tótem ideológico creado posterior a 1945 en Europa central y del Este.

Los liberales no aceptan que la sociedad es dueña de si misma.

Para obtener los beneficios de la cooperación pacífica y económica así como una pacífica coexistencia entre tribus, debemos crear una aceptación social y confiar en los derechos de propiedad. Las sociedades abiertas y cooperantes surgen de este tipo de inversiones comunes unas a otras toda vez que respetan la diversidad real de cada grupo sin la creación de una ensalada multicultural.

El dogma liberal imperante ha llevado a Occidente a suicidarse.

Los libertarios se ven a si mismos como autorizados por la providencia a obtener estas condiciones de coexistencia pacífica de la cual podría emerger la cooperación económica voluntaria, pero estas cosas tienen un precios y se rehúsan a pagar la cuota que buscan ganar de las propiedades en común por medio del robo (((parasitario))).

Los liberales no entienden que su doctrina ha sido nociva para occidente a lo largo de la historia.

Solo mirad lo que los hombres occidentales creamos

Fuimos capaces de desarrollar mercados por medio del ejercicio de las leyes naturales.Con ese cuerpo de leyes se le permitió a hombres que son soberanos débiles e incapaces de defender y ejercer  su soberanía el poder participar en un mercado de bienes y servicios con la condición de que limitaran sus transacciones a ser productivas, garantizadas en su totalidad, recíprocas y que no trajeran consecuencias negativas a las partes involucradas en el intercambio y a terceros.
Los que creemos en el propietarismo y en decir la verdad llamamos a ese concepto LIBERTAD.

Y la libertad es posible si se construyen los bienes y servicios que llamamos el “Imperio de la Ley”, el cual pagamos a soberanos federales como militares, jueces, policías y en una última instancia a nuestros Reyes.

Los (((liberales))) son sólo marxistas de propiedades en común.

Mientras haya mercado para el Estado, el Estado existirá

Estos (((personajes))) se equivocan a cada rato, a propósito y siempre con el mismo error en mayores o menores grados. Los liberales anárquicos buscan la abolición del estado (al igual que los comunistas), esas ideas proceden de un mismo tronco de un árbol con ciertas (((raíces))), si se desea eliminar al estado, se debe eliminar el mercado para que el mercado exista. Y desear que esto suceda es meramente una puerilidad propia de adolescentes encerrados en las casas de sus padres con mucho internet y demasiada acceso a pornografía literaria y audiovisual.

El poder judicial occidental como lo entendemos ha tenido la capacidad de evolucionar en todos los rincones de Occidente y ha logrado suprimir los espirales sin fin de retaliación, venganza y barbarie entre individuos, tribus, familias, clanes al estandarizar los castigos y prohibir futuros espirales de violencia.
La universalidad de este hecho histórico contradice todo dogma (((libertario))) sobre la naturaleza de los hombres, el estado del hombre y el proceso de la resolución de conflictos.

Si se desea eliminar el mercado para que el Estado exista, se debe eliminar la demanda para la agresión y se debe eliminar la demanda para la venganza. Esto quiere decir suprimir la oportunidad de que un hombre sea violento para con su semejante y que se provean medios para la resolución de disputas que aseguren en contra de un espiral de violencia y agresión vengativa sin fin.
La mayoría de las personas nunca están contentas con los fallos y dictámenes de las diversas cortes y tribunales, y les da miedo la capacidad de castigo de los jueces.

Cuando sea que hayamos usado aseguradores (jueces) que compitan entre si, no estamos en presencia de un sistema de justicia sino que hemos degenerado nuestro sistema judicial en aseguradores con conflictos personales y no guiados por la ley.

Los jueces que tienen conflictos entre tribus judiciales son más peligrosos que delincuentes individuales, rencillas familiares y conflictos tribales porque buscan lucrarse de ese tipo de actividades.
Las organizaciones buscan dominar, (crear monopolios) y de allí es que todos los Estados se originan sin importar su tamaño: Son entes que aseguran la existencia de monopolios en última instancia para frenar a otros estados.

Esta es la narrativa histórica que contrarresta el dogma propiedad privada-vs-marxismo y el dogma propiedad comunal-vs-marxismo (((liberalismo))).

Esto es una verdad que incomoda. Lo sé.

Los libertarios sólo crean teoría crítica a lo Francfort

Los (((libertarios))) opinan mucho sobre lo que constituye la agresión, pero han pasado décadas y todos ellos han fracasado estrepitosamente al intentar definir eso. Pareciera que nunca pueden discernir que no es el actor quien determina sino la víctima quien sentirá su patrimonio e integridad vulnerada y buscara defenderse y por ello determinar cual es el enfoque y definición de lo que considera le pertenece. Y es la comunidad de aseguradores (el ente político y estatal) los que previenen los conflictos. Y el estado actúa como un asegurador monopólico que previene conflictos entre partes.

Ciertamente el estado puede extralimitarse e ir más allá de sus competencias regulatorias en forma de leyes, en su poder de poder recaudar tributos, y en su búsqueda arbitraria de poder en vez de actuar como un asegurador monopólico.

Los problemas del estado se originan en discreción y en el empleo a tiempo completo de servicios organizacionales en vez una democracia económica directa y empleos por subcontratación, (dicho de otro modo, la tercerización es buena).

En lo que respecta al imperio de la ley, éste elimina la regulación arbitraria.
La democracia directa elimina la tributación arbitraria.
Los subcontratistas proveen servicios de forma más eficaz que los burócratas.
El poder judicial puede ser independinete y autónomo.

Asi funcionan las monarquías y les va bien. Y así funcionan los ejércitos y cumplen su propósito.

Las monarquías antiguas manejaban de forma muy eficaz sus bienes y servicios.

No existen modelos superiores al imperio de la ley natural.

Las monarquías hereditarias tenían a jueces independientes, una cámara del senado y de diputados que legislaban tomando en cuenta que la Ley Natural es la más justa y de ese tipo de gobiernos surgían mercados que producían y ofertaban bienes y servicios con los cuales los hombres podían comerciar intercambiando valor por valor. Esto es la democracia económica directa, que da poder a los hombres y los ayuda a contribuir con los tributos al elegir cómo quieren que sus impuestos sean invertidos por el estado.

La otra manera de ver las cosas es con los lentes del (((Liberalismo))) o lo que es lo mismo, el separatismo de la diáspora judía, otra producto del marxismo y la historia marxista. Y no hace otra cosa sino la corrupción moral de la sociedad y otorgar licencia a la inmoralidad toda vez que prohíbe todo tipo de violencia retaliatoria hacia esa conducta inmoral.

Al final, quienes terminan defendiendo la libertad son hombres en uniformes – Julius Evola.

Sólo existe una fuente de libertad: Un ejército armado, un poder judicial independiente, un monarca como juez de última instancia. y la ley natural, que es común a todos los hombres, descubierta por los juristas en forma de ley. Esa es la religión sagrada política de los hombres.

 

**Nota: En este escrito uso de forma intercambiable liberal, y libertario porque esencialmente son corrientes afines y sinónimas.

Los hombres occidentales debemos ser fuertes

Si la derecha debe revivir el espíritu de la Civilización Occidental, debemos revivir entre los hombres el tener una vida sana.

Nuestra civilización occidental está en decadencia porque se ha adherido a una ideología de materialismo individualista casada con las ideas de que la moralidad va de la mano con la igualdad y la tolerancia, lo cual ha traído como consecuencia una ola de multiculturalismo que ha creado hombres castrados, débiles, enfermos e incapaces. 

La solución final a esta cuestión yace en crear hombres fuertes que tengan el temple mental, ideológico y físico para enfrentarse a tiempos tan adversos como los que enfrentamos en este momento.

Es por ello que los hombres de occidente deben ser fuertes.
Y si, este post habla sobre fitness.

731da21d709ba30c022d9e5ce9f98e15

Cuando salió la adaptación al cine de la novela gráfica de Frank Miller “300”, hombres y mujeres corrieron a verla a las salas de cine por razones distintas. Mientras los hombres veían a Gerard Butler como Leónidas en las Termópilas luchando por su tribu y su país con fiereza. Las mujeres veían a los trescientos guerreros por sus abdominales. Esto es normal, es naturaleza humana y son roles definidos. A los hombres nos gusta la fuerza y las mujeres se sienten atraídas por figuras masculinas.

Estar en buena forma no solo se reduce a tener abdominales definidos y bíceps grandes, también tiene que ver con lo que está en la cabeza de quien los posee. De nada te sirve ser un musculoso fortachón si lo que tienes en la cabeza es porno, reggaetón, Playstation 4, y güirchas siliconadas.

Para que un guitarrista toque prodigiosamente su instrumento, tuvo que pasar un número incontable de horas practicando para llegar a la perfección, de igual manera, para tener un cuerpo digno del Adonis, o el David de Miguel Angel, el hombre debe pasar incontables horas ejercitándose para poder estar en forma. Y la mejor forma es hacerlo de manera saludable, sin ser uno de esos que se pinchan, y luego se quejan porque pese a que tienen unos súper músculos, los testículos los tienen del tamaño de dos pasas.

Este post busca marcar distancia de ese fetiche enfermizo de ponerse papeado y rayado y busca acercar al lector a la idea de que para tener un cuerpo y mente sanas hay que cultivar la mente con ideas buenas y el cuerpo con ejercicio para poder ser fuerte.

Las figuras masculinas en forma se distinguen de otras que parecen el muñeco de Michelin por sus atributos físicos y mentales, los hombres que seamos la vanguardia que quiera rescatar a Occidente del (((liberalismo))) que lo ha semi destruido debemos tener en cuenta que el retorno a nuestras patrias soberanas va de la mano con ideas de derecha como lo son la aristocracia, la distinción, el honor, la lealtad, el amor, la primacía de la Nación sobre la individualidad irracional y de la verdadera espiritualidad sobre el materialismo fatuo.

Cuando comencé a escribir sobre temas de política y derecha en mi blog, yo no cuidaba mi apariencia personal, conforme me empapé de estas ideas y veía en las ilustraciones de los libros y vídeos que acompañaban esos pensamientos a hombres en forma empecé a cuestionar mi apariencia y al poco tiempo decidí hacer algo al respecto.

Los hombres construimos nuestra definición de masculinidad en concordancia con aquello que nos describe mejor y yo no estoy inmune a ello. Pero como me gusta la coherencia, me he decidido a ponerme en forma.
No lo hice solo, tengo la dicha de tener una familia y una preciosa esposa que me han motivado a querer ser un hombre mejor.
Y así como yo pude hacerlo y quitarme cerca de treinta kilos quiero que el resto de los hombres occidentales se animen a hacerlo porque después de todo, estar en forma ideológica y física nos distingue de los demás. Y pese a que todavía no parezco un espartano, me siento bien teniendo metas que alcanzar.

La fuerza física constituye una de las diferencias biológicas fundamentales entre hombres y mujeres

A lo largo de mis escritos en este blog he puesto énfasis en que los hombres y las mujeres no somos iguales, que hay diferenciación cromosómica y bioquímica entre sexos y que esas diferencias y desigualdades son positivas, deseables y es necesario preservarlas para la perpetuación de la especie.
Desde tiempos inmemoriales los hombres hemos sido los que hemos asumido el rol protector de la mujer y los niños. Mientras la mujer cuidaba a los pequeños y cocinaba en la cueva, el hombre era el que salía a cazar y procurar el alimento así como proteger a su tribu, a su especie, a su familia, sus tierras y propiedades de animales y de otros hombres.
La forma en la que los hombres protegieron, conquistaron y desarrollaron la civilización occidental estuvo formada en su núcleo por fuerza física combinada con la inteligencia.
Roma, Grecia y los grandes imperios occidentales fueron construidos así.
Los conquistadores del territorio americano también hicieron uso de la tecnología y la fuerza que sus predecesores desarrollaron y cultivaron.

En la guerra y las peleas los hombres fuertes eran los que sobrevivían. Aunque vivamos en tiempos de relativa paz, la capacidad de los hombres de mantener un perímetro de seguridad para preservar su integridad sigue siendo considerada un baluarte de la masculinidad hoy en día.
Es por ello que si quieres sentirte como un hombre fuerte, debes buscar construir un cuerpo acorde a ello.

Estar en forma es un imperativo moral de quienes quieran defender a occidente.

La construcción de la fuerza física estimula tu salud mental y física, es bien sabido que la obesidad mata, y que los gordos son feos, enfermos y no son felices, un cuerpo en forma te permite realizar distintas tareas, y te prepara para casi cualquier exigencia que la vida te ponga de por medio.
En medios como el venezolano, donde el (((socialismo))) nos ha llevado a tener que ingeniar distintos mecanismos de supervivencia, el estar en forma es una herramienta que te hará distinguirte de entre los otros üntermenschen que buscan aprovecharse de ti: Si tienes fuerza, puedes resistir un arrebatón de un teléfono, que te arrebaten una bolsa de comida y si te sabes defender y tienes fuerza puedes salvar tu vida y lastimar severamente al negro que te va a atracar   a tu agresor. De igual manera, en momentos de emergencia, tener fuerza física puede significar la clave entre vivir o morir.
Si bien en un mundo tan tecnológicamente avanzado como en el que vivimos, con mucha frecuencia nos apoyamos en las herramientas y la tecnología que tenemos a nuestro alrededor, nunca sabremos cuando nos encontremos sin ellas y que hacer para sobrevivir y es por ello que en esos momentos es necesario apelar a nuestra fuerza corporal.

Cuando te quitan todo lo tecnológico, lo único que te queda es músculo.

Con mucha frecuencia se asocia la fuerza física con el fisicoculturismo y tipos pinchados con esteroides sin nada en la cabeza, es una falsa dicotomía creada por el mismo (((colectivo))) que hace desfilar cuerpos perfectos en los medios para hacernos sentir mal con nuestro cuerpos y que nos hace creer que ser gordo y enfermo es algo chévere porque nos aceptamos como somos y no podemos cambiar.
Esa falsa dicotomía entre fuerza, virtud y cerebro es una de las razones por las cuales lemas como “haz el amor y no la guerra” son impresos en millones de franelas y los hombres de hoy día son unos castrados incapaces de demostrar ferocidad cuando la intemperie se los exige.

Muchos hombres a lo largo de la historia hemos rechazado esta falsa dicotomía.
Friedrich Nietzsche hacía labores físicas, Ernest Hemingway practicaba la cacería, George Orwell era fan de la pesca, Hergé era Boy Scout, Vitali y Vladimir Klitschko son campeones del boxeo, activistas políticos y tienen un PhD, Ronald Reagan era un vaquero rudo, Vladimir Putin practica artes marciales, Niels Bohr jugaba al fútbol, George Patton practicaba esgrima.
Así como ellos, podemos ver ejemplos de escuadrones militares como los Navy Seals, las SS alemanas, el Spetznaz ruso, y las legiones romanas, todas formadas por hombres que tenían la fortaleza física y mental de luchar por lo que creen.

Detrás de toda construcción de cuerpos, de esculpir músculos hay un componente heroico, que es el de cultivar el centro del cerebro vinculado con la recompensa por la ardua dedicación, los hombres débiles, gordinflones y enfermos también poseen este grupo de neuronas en sus cerebros, pero se estimula de formas distintas.

Mientras los hombres fuertes valoramos tener sexo con nuestras respectivas esposas y atesoramos la monogamia, los hombres débiles prefieren masturbarse viendo imágenes de mujeres que jamás se irían a la cama con ellos.

El ejercicio físico nos da energía para poder perseguir lo que queremos, cultivar la fuerza física nos imparte muchas lecciones metafóricas y metafísicas. El dolor y la dedicación que implican el hacer ejercicio de forma regular nos enseña la disciplina, carácter y temple que tuvieron otros hombres que lograron cosas más grandes antes que nosotros y nos sirve para poder aspirar a darle al mundo, a nuestras esposas y familia lo mejor de nosotros mismos.

Una pesa, o incluso tu propio cuerpo cuando haces una flexión no quiere que lo levanten, de hecho, si quisieran ser levantadas, las pesas lo harían por cuenta propia, la idea de que tanto una pesa, como incluso tu torso no quieran ser levantadas es el razón material por la cual como hombre debes levantar, son cosas que están en el camino hacia la grandeza.
La grandeza y el heroísmo inherente a las empresas difíciles tienen consigo momentos de angustia y dolor. Y el dolor es eterno. El sufrimiento es opcional.
El dolor no es el enemigo de los hombres, los hombres de derecha sabemos reconocer el dolor y sabemos reconocer una amenaza porque tenemos las estructuras cerebrales necesarias y bien desarrolladas para hacerlo.

La fuerza es la espina dorsal de nuestras virtudes como hombres.

La primera vez que besé a la chica que se convirtió en mi esposa lo hice con carácter, fuerza y seguridad en mi mismo. A las mujeres les gusta que los hombres estemos seguros de nosotros mismos y lo demostremos. Es así como las chicas se sienten protegidas y a gusto con un hombre por el que sienten atracción, pese a que las feministas les moleste el hecho de que las damiselas en aprietos existan y las consideren un cliché, la naturaleza humana y los roles biológicos superan a cualquier construcción pseudocientífica hecha por algún (((progre))) feo y sin oficio.

¿No les sorprende que hombres como Marx, Theodor Adorno, Herbert Marcuse, Trotsky, Lenin, Stalin, Mao, Pol Pot, Pablo Iglesias, Hugo Chávez, Evo Morales, Lula, Kirchner, Daniel Ortega, no parezcan tener ningun tipo de fuerza? No la tienen, solo tienen voces y acciones que no van de la mano con demostraciones biológicas de fuerza física.

No sólo el construir fuerza física desarrolla carácter y virtudes, sino que provee la espina dorsal- la estructura necesario sobre la cual se construyen los adecuados valores morales. La virtud no se ve muy bien en hombres que carezcan de ferocidad y autoridad, (por algo Justin Trudeau y François Hollande son los pusilánimes que son) es por ello que muchos hombres buenos, aunque no fuertes estallarían en llantos ante adversidades de la intemperie.
Con esto no quiero decir que los hombres que no estén en forma sean malos hombres, ciertamente hay hombres que no están en forma y tienen pensamientos, obras e ideas de buena calidad, pero no son buenos en actividades de desempeño masculino demostrable.
Y eso hace que no sean buenos en lo que ser hombre respecta para los efectos de lo que estoy escribiendo aquí.

La fuerza asegura nuestras virtudes.

La razón por la cual un hombre puede que nos caiga bien aunque sea débil y que no lo consideremos viril, es porque sus clamores de virtud carecen de la virilidad y fortaleza necesaria para apoyarse cuando esas afirmaciones sean puestas en duda.
¡¿De que nos sirven los logros intelectuales y los principios morales  si aquellos que los atesoran y los cultivan son subyugados por aquellos que no les importan?!

Es importante tener principios.
¿Estás preparado para defenderlos a capa y espada?
¿Lucharías con uñas y dientes por defender en lo que crees?

Los hombres Occidentales somos superiores no sólo por tener modales y educación sino por tener fortaleza física y mental.

La fuerza honra la tradición.

Antes de que la modernidad nos destruyera, los hombres teníamos necesariamente que ser fuertes físicamente para sobrevivir y reproducirnos. Bien sea al luchar contra la intemperie, o contra otros hombres. nuestros ancestros dependían de su inteligencia y su fuerza física para poder surgir como los conquistadores en los que se convirtieron. Y miremos a nuestro alrededor para ver cuánto han logrado esos hombres fuertes.

Desde un punto de vista biológico, filosófico, y moral, el heraldo de nuestra existencia está atado a todo lo que existió antes que nosotros. Los hombres que se probaron a sí mismos en batallas, cacerías, conquistas, se atrevieron a lograr grandes cosas, y tuvieron la fuerza física e intelectual de poder sobrellevar cualquier obstáculo que la vida les puso en el camino, por ello pudieron ser padres y pasar sus genética a generaciones enteras.
Los que no se arriesgaron, y no tuvieron la fuerza para poderlo hacer, fueron condenados al ostracismo reproductivo y su estirpe se fue diluyendo y en muchos casos se extinguió.

Los hombres occidentales descendemos de los hombres más fuertes, más decididos, los más rápidos, los más inteligentes y los más ingeniosos. Los machos alfa del pasado, por nuestra sangre corre la grandeza. Conquistamos con sangre y fuego rincones que hombres débiles no supieron defender.

¡¿Que estás haciendo tu con ese valor y esa virtud que te pasaron tus ancestros?!
Vas a defenderla, ¿o vas a permitir  que la tierra que tus ancestros conquistaron con fiereza, virilidad y orgullo sea invadida por üntermenschen, infrahombres con una piscina genética inferior a la tuya?

Occidente no se defiende jugando a la Playstation.
Occidente no se defiende tragando pizza todo el tiempo.
Occidente no se defiende haciendo pancartas que dan bienvenida a refugiados que van a violar a tus mujeres, detonar los templos construidos por tus ancestros y cortarte la cabeza.

No podemos desperdiciar el legado genético de todos aquellos que lucharon para que nuestra tierra valga lo que vale hoy. Es por ello que cuando entrenamos para ser físicamente fuertes, mostramos reverencia, honor y respeto a todos los hombres que existieron antes que nosotros y que tuvieron que ser mucho más fuertes que nosotros con tecnología mucho más escasa para construir Occidente.
En muchas maneras, hacer una flexión con tu propio peso corporal o levantar una mancuerna es como levantar en alto esa llama feroz de la libertad que implica ser Occidental, haciéndole honor a hombres como Leónidas, Hernán Cortés, El Cid Campeador, o los lanceros de José Antonio Páez.

Desarrollar fuerza corporal se siente bien.

El que cultiva su fuerza corporal desarrolla la capacidad de liberar endorfinas, sustancias bioquímicas que activan y estimulan ciertas partes del cerebro vinculadas con la satisfacción y la realización personal, dándole al que hace ejercicio una sensación de alegría y bienestar necesaria para enfrentar lo que la vida le ponga en el camino.

Si el hombre pone en práctica el hacer ejercicio, está usando su cuerpo para lo que evolutivamente fue diseñado. Personalmente considero que es un feeling increíble. Pasar toda una vida sin experimentar este tipo de sensaciones es verdaderamente vergonzoso. Hasta Sócrates predicó este tipo de cosas en la Antigua Grecia. Cuentan que cuando ese filósofo vio a un hombre en pobre condición física dijo que “es una desgracia llegar a viejo siendo descuidado con uno mismo”. Ciertamente, si uno ve lo que otros pueden lograr y como pueden ponerse, uno puede lograrlo si se lo propone.

¿Que significa ser fuerte?

La naturaleza es desigual en la distribución de virtudes y defectos, no todos los hombres pueden levantar 200 kilos por encima de su cabeza, y no todos tenemos la inteligencia para desarrollar los algoritmos y códigos que le dan a las supercomputadoras de Google su enorme capacidad. De la misma manera que algunos hombres somos buenos en algunas cosas, somos horriblemente malos en otras, y en ello está la verdadera diversidad que hace que la vida sea tan colorida y nutrida como ha de serlo.
No todos los hombres pueden tener los abdominales de Sylvester Stallone en Rocky pero todos los hombres pueden mejorar su imagen personal con algo de dedicación. No importa cuales sean tus intereses, si te gusta jugar ajedrez, ping-pong, bowling, o al fútbol, y no importa cual es tu estructura ósea y física, como hombre tienes el imperativo moral de mejorar tu condición actual para sobrevivir y rendir honor a todo lo que existió antes que tu.

El ideal de fuerza es punto de debate, y ha cambiado con el pasar del tiempo. Sin ejercicios repetidos y la ingesta adecuada de proteínas, los primeros hombres eran bastante delgados y poco definidos. Los espartanos estaban papeados y rayados. Todos los que hemos tenido una figura masculina en el hogar y la familia tradicional vemos que esa figura paterna ha realizado alguna labor que requiere de fortaleza física.
Mi padre es psiquiatra, le encantan las labores de jardinería, carpintería y albañilería. Constantemente lo veo manipular herramientas y utensilios que requieren de fuerza física. El me enseñó a hacer un fuego para una parrilla, a cocinar carne, a cazar, a pescar, a usar un taladro, a cortar leña con un hacha. Estando pequeño quería ser tan fuerte como él porque es un modelo a seguir. Junto con esa fortaleza mi papá acompaña una mente brillante que me ha aconsejado a lo largo de mi vida y lo sigue haciendo.

Hoy día muchos hombres quieren tener el cuerpo de Stallone y de Arnold, y capaz y lo obtienen pero no les importa tener el enfoque mental de “fuerza funcional”. Y eso es una de las razones por las cuales pese a que Occidente tenga hombres fortachones, esos fortachones son pobres hombres ya que sus ideas no se equiparan con su fuerza.

Yo personalmente no creo que importe que tipo de ejercicio escoja el hombre occidental, flexiones, pesas, yoga, aeróbicos, TRX, boot-camp, barras, máquinas, fútbol, tenis, correr, saltar la cuerda etc. Lo importante es que el hombre haga algo de ejercicio físico.
Es crucial que el hombre occidental tenga un patrón de ejercicio que le guste, que lo inspire a ser un hombre mejor, que lo mueva y que le haga tener músculos que exhibir. Incluso si te gusta correr, o hacer acrobacias imposibles como la pose del cuervo en yoga,, quieres hacerlo bien y destacar entre los demás porque hay otros que no pueden hacerlo y tu si.

Así como me lees, y lees a Evola, a Spengler, a Francis Parker Yockey, Yukio Mishima, Counter-Currents, la Derecha Alternativa y un sinfín de autores, debes incluir en tu rutina el ejercicio para ejercitar tu cuerpo y tu mente.
Yukio Mishima hizo de ese concepto algo tangible cuando él y sus seguidores persiguieron un ideal tanto físico, como espiritual y mental. Lograron un balance entre la perfecta pureza ideológica y la perfección estética de estar en forma. Entre ser un filósofo tradicionalista super papeado a lo Mishima y tener una vida normal como la que tienes cuando me lees aquí hay un balance y muchísimas opciones.

Para finalizar..

La fuerza es un atributo que define a la masculinidad. Es el poder literal que le ha permitido a generaciones de hombres proteger y proveer para sus familias y su tribu. Es la fuerza que construyó los rascacielos en los que trabajamos, las carreteras por las que transitamos, y los puentes que cruzamos. Mientras nuestro ambiente no requiera que seamos fuertes, desarrollar fuerza física estará en un segundo plano y seguiremos teniendo hombres castrados que consideran que ser feminista es bueno porque tener un pene es símbolo de violencia contra la mujer.
Desarrollar fuerza física es el imperativo moral de todo hombre que quiera defender a Occidente ideológica y fácticamente.

Lucha para ser mejor todos los días y lo alcanzarás.

Veritas, aut consilis, aut ense. Vires et honestas. Deus vult!

13250112_f520

 

Ser de derecha es ser vanguardista!

large_vanguard_roman_soldiers_horses_battle_wall_sculpture_6

Se radical, ten principios, se lo que el burgués llama “extremista”-Julius Evola

La gente en la derecha política tiene una preponderancia a tener unas visiones metafísicas conservadoras, y eso por lo general los hace pesimistas. Pero no siempre tiene que ser así.

Oswald Spengler no se equivocó en los años 20 y 30 cuando dijo que el “optimismo es una forma de cobardía”. Pese a esto la noción de que deberíamos ser optimistas sobre el futuro es difícil de sostener.

Hoy en día hay muchos más de nosotros unidos a esta causa que antes, y como todo en la vida, siempre es mejor la calidad antes que la cantidad, tanto en mis clases, como en general siempre he propuesto que en vez de  ver las cosas desde el punto de vista de los complejos análisis cuantitativos demográficos, veamos la calidad de las ideas y las cosas.

El elitismo siempre ha estado ahí para que lo revisemos, y son pocos los que se atreven a hacerlo.
Todos los grupos requieren de una vanguardia.

Cuando comenzó este año, me propuse a crear una vanguardia para poder defender ideológica y tácticamente a la civilización occidental, y hasta ahora me ha ido bien, me he topado con hombres y mujeres que se han acercado a mi para expresarme su apoyo y decirme que se identifican con las cosas que escribo y digo.

Muchos de ellos tienen miedo de hacerlo, quizá viven en (((Países Ocupados))) o quizá puedan conseguir problemas en el trabajo por simpatizar con estos ideales.

Este post es para ustedes.
No es necesario tener miedo en tiempos como éstos.

¿Que son las vanguardias?

Some people call you the elite, I call you “my base”.
Hay quienes los llaman a ustedes las élites, yo a ustedes los llamo “mis bases”. -George W. Bush

En ocasiones anteriores he comentado que las ideas de derecha son ideas de distinción, de excelencia, de aristocracia y de resaltar.

Todas las élites y minorías vanguardistas son las voces radicales de la conciencia dentro de sus grupos.

Esas ideas son representadas por un grupo de hombres y mujeres que son la vanguardia de todos los movimientos, eso le permite a la población salir adelante y ganar la energía e impulso para poder generar los cambios que las élites dentro de los grupos humanos buscan conquistar.

Los recursos en la Tierra son escasos y todos los grupos humanos están, de una manera u otra en conflicto por la obtención, explotación, control, procura, intercambio y dominación de esos recursos.
La gente necesita recursos, tanto materiales para subsistir como ideológicos para interrelacionarse. Los movimientos necesitan absolutistas, y requieren de semi-fundamentalistas que darán la cara por la gente por lo menos de manera conceptual y teórica.
Los negros tienen al Black Lives Matter, las mujeres al feminismo, están los colectivos de (((diversidad))) sexual y religiosa.

En el campo de las ideas de la derecha, los que estamos en la derecha alternativa hemos probado al mundo que el terreno metapolítico es de nuestro dominio: A punta de sapos de caricatura y colocando los apellidos de ciertos demográficos entre triples paréntesis creamos la vanguardia digital que le ganó un enorme terreno a Donald Trump en las (((Redes Sociales))) como Twitter y (((Faceberg))). Utilizamos un sentido del humor oscuro y creativo que perneó en el inconsciente norteamericano de formas que no tienen parangón en los tiempos modernos.
La derecha tiene castillos y fortalezas ideológicos mucho más sólidos que la izquierda en lo que a argumentación se refiere, y lograr defender esos conceptos con memes de Pepe simplemente destacan lo que nuestra vanguardia es capaz de hacer.

Las vanguardias de los movimientos políticos de derecha son radicales, y deben serlo porque lidian con un grupo muy tóxico cuando se enfrentan con la izquierda, y es el grupo que le gusta jugar a las políticas de identidad (identity politics).

Las vanguardias funcionan igual que los proyectiles

Todos sabemos cómo funciona una bala. Los proyectiles cuando impactan una pared, o a un ser humano cambian la constitución de lo que impactan en formas absolutamente radicales.
Si una bala es perforada en su punta, o si le inyectan uranio, se convierte en un arma mucho más devastadora.

Las vanguardias funcionan de la misma manera que una bala expansiva de forma conceptual.

Todo el vigor de las vanguardias, toda su energía surgen de los debates a los que se enfrentan. Si las palabras son armas, entonces es menester afilar nuestro vocabulario.
Si usamos el lenguaje para expresar la calidad de nuestras ideas y pensamientos, debemos hacerlo de una manera que sea útil para proteger a quienes queremos y doblegar a quienes nos buscan destruir.

Sólo porque nuestras ideas parezcan ir en contra de la corriente actual no quiere decir que no tengamos esperanza como grupo.
Las situaciones nunca carecen de esperanza.
Muchos otros grupos que han sido considerados “extintos” a lo largo de la historia han pasado por traumas mucho peores de los que nosotros hemos pasado en momentos como éstos.

Las vanguardias de todos los grupos se consideran elitistas, y muchas veces, sus mismos grupos consideran que están “locos”, y la razón de ello es que la mayoría de la gente sólo desea vivir su vida a su manera, y ven a este tipo de cuestiones más amplias con la óptica de las vanguardias sólo cuando se topan con  situaciones en su vida en las que las circunstancias les está torciendo el pescuezo. Es en esos momentos cuando los radicales tienen razón.
Muchas de las razones por las cuales nuestros pueblos carecen de un sentido de solidaridad entre ellos está en relación con el grado en el que otros grupos se organizan para establecer las reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.

La mayoría no se solidariza con las vanguardias hasta que sus privilegios se ven en peligro.
Hoy día, en Venezuela y en Occidente los blancos nos damos cuenta de lo que significa ser una minoría, de lo que significa que nos quiten nuestros privilegios culturales, y que nos priven de nuestros derechos en muchas formas.

Ese espíritu de indignación crece constantemente y se alimenta de las conciencias de un grupo selecto de personas. Sólo por el hecho de que la mayoría de la gente no está atraída a formar vanguardias, y sólo escuchan a los voceros de las vanguardias cuando ya tienen la soga al cuello y están desesperados.

La mayoría de la gente sólo nos oye cuando no tienen esperanza.

La mayoría de la gente no quiere formar parte de la solución final a los problemas de inmigración, delincuencia, corrupción, etc. que aquejan a Venezuela y al resto del mundo occidental. Ciertamente estos hombres y mujeres quieren ver el fin de esos conflictos, pero son muy pocos los que realmente se dignan a participar en ello de otra forma que no sea jugando al perverso juego de la democracia. Escogen la ruta fácil de “evitar conflictos”, no quieren enrollarse las mangas y ensuciarse y definitivamente les encanta que llegue alguien más a hacer el trabajo por ellos.

Pero al mismo tiempo que quieren que alguien más se ensucie las manos, se esconden, critican, invalidan y atacan a quienes decidimos ensuciarnos las manos por ellos, toda vez que por dentro tienen una sonrisa y una voz interna que les dice “mejor él que yo”.

La gente es víctima de la corrección política hoy día, se adhieren a ella y van a la par de ella y la profesan toda vez que la odian y desprecian, la ven por debajo del hombro como si la refutaran en el contexto de sus vidas personales.
Las mayorías son así.
Las mayorías se confunden y creen en todo lo que la corrección política les dice.
La corrección política es una forma de fijar reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.
Si nosotros no fijamos esas reglas, otro demográfico lo hace por nosotros.

Todas las sociedades tienen jerarquías de conocimiento y entendimiento. Muchos no entenderán estas ideas y las considerarán basura, otros las harán suyas y estarán dispuestos a luchar en diversos teatros de operaciones por ellas.

Muchas personas optan por aislarse de las sociedades externas cuando se topan con el absolutismo de realidades como las que estoy describiendo, es una especie de aislamiento y weltanschaaung en el cual cada persona es una isla en sí misma y que la sociedad difícilmente existe fuera de los confines de su propia familia y círculo social. Es preferible para este tipo de personas aislarse en redes sociales buscando validación en forma de likes, ver las banalidades de las Kardashian en E! Entertainment Television y consumir drogas psicotrópicas para no enfrentarse a la dureza del mundo exterior- Ese es el coctel del cual nos advirtió George Orwell y Aldous Huxley.

Los comunistas lograron su sangrienta revolución por medio de vanguardias, y luego pusieron a pelear a todos los grupos unos con otros hasta que una determinada (((tribu))) logró establecerse y dominar la quinta parte de la superficie del mundo. Nosotros en la derecha no buscamos ese tipo de sangrientos procederes.

Las vanguardias son extremistas a veces

Mucha gente piensa que los fundamentalistas y los extremistas sólo son hombres barbudos que cogen cabras, golpean mujeres, rezan cinco veces al día, y cortan cabezas. Pero eso no es así.
El extremismo es aborrecible, a veces. Y a veces es necesario. Pienso que es social y matemáticamente necesario porque tiene que existir una lógica que explique la lógica de la lógica.
Tiene que haber algo que explique al argumento al punto más lejano del círculo.

En matemáticas, si usted tiene una curva, tiene una línea que lo penetra lo más lejos posible, y creo que tiene que haber una lógica que en los reinos de la cordura y en los reinos de lo que es posible que divida la línea como máximo punto radical, y eso es lo que las personas que me escriben y se me acercan para comentarme son.
Eso es lo que las formas de vanguardia de identidad equivalen a.
Son la manifestación más radical del sentido implícito del devenir y de la pertenencia, del hombre y de la feminidad identitaria de la gente común en el propio grupo, y tienes que manifestarlo y tienes que representarlo, y sólo al hacerlo puedes tener un cierto efecto, porque tenemos efecto en virtud de existir.

El vanguardismo vive por la virilidad de lo que pueda ser en el futuro. Lo que nosotros pensamos sobre nuestro futuro es cuidadosamente analizado por gente desde la izquierda para usarlo en nuestra contra.

Para nosotros en la derecha, es fundamental tener identidad, y esa ideas de identidad y de afirmación no se basan en oprimir a otros. Los principios de identidad se fundamentan en hacer más grande a tu propio grupo y no en detrimento de los demás otros grupos.

Ya dije anteriormente que la competencia entre grupos forma parte de la vida. Las sociedades contemporáneas se basan la idea de que lo anterior es mentira, y la naturaleza derrumba esa idea la sociedad contemporánea.

El problema con ello es que a menos que la naturaleza tome una forma política de derrumbar las ideas liberales de la sociedad contemporánea, el proceso mediante el cual se invalidan los postulados más liberales de estas sociedades será muy doloroso para aquellos que no forman parte de la vanguardia que genere esos cambios.

Es la razón por la cual la Mesa de la Unidad Democrática siempre le da la espalda a la clase media y a los ricos y se enfoca en la pobreza, es la razón por la cual se le pide a los venezolanos que hagan las paces con el chavismo y los cubanos que los esclavizan, es la razón por la cual no se habla de lo alarmantemente promiscuo que es el colectivo LGBT, es la razón por la cual se censura el debate sobre la naturaleza judía del comunismo, es la razón por la cual no se habla de la correlación entre raza y crimen.
Y esa es la razón por la cual tenemos que seguir llevando adelante la agenda de identificarnos políticamente dentro de nuestros grupos.

Las clases políticas actuales nos han traicionado, pero eso no quiere decir que tengamos que deshacernos de las clases políticas. Sólo quiere decir que debemos reemplazarlas con hombres que sean mejor y más fuertes más decididos y más a tono con las vibraciones y el sentido de solemnidad de su tribu y su grupo. Fue nuestra raza la que ha alcanzado una enormidad de logros a través de hombres que crearon vanguardias y replicaron la mayoría de los éxitos a sus propios grupos en materia de ciencia, ley, arquitectura, escolaridad, moralidad, ética, guerra, tecnología, liderazgo político, conciencia racial.

 

Otros hombres lo lograron con menos tecnología.
Nosotros también podemos.

Cuando la izquierda nos arrebata el entretenimiento: Premios (((Oscar))) 2017

La La Land puede que no se haya ganado el Oscar a Mejor Película, pero sigue siendo el mundo de fantasía liberal en el cual las celebridades izquierdistas viven.

7b4c1f8bed2c02f154ad488afce448f658193633-300x188

Desde que era muy pequeño siempre he visto los premios de la Academia, comencé a verlos con mi mamá y siempre ha sido una especie de tradición el ir a ver todas las películas de cartelera, y más recientemente descargarlas para poderlas ver.

(((Hollywood))) siempre ha sido completamente (((liberal))), es un resultado de la marcha de los marxistas culturales a lo largo de los años por todas las instituciones.

Ya hemos comentado previamente el cómo el arte, que debe ser algo que nos inspire, nos abra horizontes y nos haga reflexionar hoy día es algo vago, vacío, carente de valores inspiradores y de historias que nos hagan crecer e imaginar.

Últimamente el cine no es así, está repleto de historias de personajes que no dejan ningún tipo de enseñanza ni moraleja constructiva para nosotros, el sentido de lo heroico se ha perdido, y la mayoría de las historias que la (((izquierda))) considera inspiradoras están llenas de sentimientos de auto-intolerancia, self loathing, repulsión hacia todo lo que huela a nacionalismos, ideas prospectiva de self affirmation y un desacoplamiento de lo propio.

La noche de ayer, en el Teatro Dolby de Los Ángeles, en la República Popular de California, se llevó a cabo la octogésima novena entrega de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, los famosos Oscar, cientos de (((Celebridades))), tan amantes de los refugiados que son incapaces de darles refugio a alguno en sus gigantescas mansiones desfilaban por la alfombra roja con sus vestidos, trajes y joyería de incontables diseñadores, una gala de varios cientos de millones de dólares que la prensa mainstream constantemente exalta a niveles de adoración casi de semi-dioses.

Basta que alguna celebridad o algún mortal muestre algún tipo de espiritualidad para que sea criticada duramente por los medios, que siempre hacen alarde de su secularismo, pero cuando se idolatran los vestidos y la actuación de Meryl Streep, ahí si no hay ningún tipo de conflicto, porque total…es el año en curso y es Meryl fucking Streep.

El show comenzó con un performance de Justin Timberlake bastante bueno, sin ningún tipo de declaración política, pero tan pronto como el anfitrión de la gala, Jimmy Kimmel tomó el escenario, comenzó una especie de misa de la izquierda: No habían pasado cinco minutos de su monólogo cuando hizo referencia a los millones de personas que veían los premios en otros países que ahora odian a los EEUU, en abierta referencia al anti-americanismo que se exalta cada vez que un republicano está en la Casa Blanca.

Los proletarios de la República Popular de California no parecen superar que Donald Trump es el presidente y que no hay nada que puedan hacer al respecto, por eso Jimmy Kimmel en su presentación nos recordó porque a Hollywood le dicen burlonamente “La La Land”.

Esto de inmediato me trajo recuerdos de cuando Michael Moore se metió con George W. Bush al pronunciar su discurso de aceptación por haber ganado el Oscar a mejor documental por Bowling for Columbine.

 

Jimmy Kimmel también se dio cuenta de que con su grandilocuencia desde un teatro repleto de millonarios ñángaras no podía reparar la supuesta división que aqueja a la nación norteamericana y por ello hizo referencia a Mel Gibson, al decir que él era el “único corazón valiente” en  el teatro pero que el tampoco iba a unir a los Estados Unidos.

A menos de diez minutos de monólogo ya había surgido la primera referencia a Donald Trump directamente cuando Kimmel agradeció al presidente norteamericano por haber hecho que los Oscar del año pasado  no parecieran racistas.

Esto forma parte de una estrategia por parte de la izquierda hollywoodense bastante bien organizada: Por una parte insisten en no querer dejar atrás el pasado porque en la entrega anterior surgieron protestas en las cuales las minorías reclamaban el hecho de que no habían artistas inmigrantes y negros nominados nominados a ninguna categoría, entonces los robots que escupen tuits tomaron esa (((red social))) por tormenta con la etiqueta #OscarsSoWhite.
Los blancos no hacemos protestas en twitter cuando el juego de las estrellas de la NBA es “muy negro” porque no hay ningún jugador blanco en el róster. La evidente falta de talento de ciertos demográficos en algunas disciplinas no se resuelve creando cuotas y dándoles premios por  tener un color de piel más oscuro. La discrminación positiva sigue siendo discriminación.
Por otra parte, la estrategia de ese monólogo de Jimmy Kimmel busca hacer lucir a Donald Trump como la personificación del odio para desviar la atención que uno de los demográficos más racistas, etnocentristas, discriminatorios es la (((tribu))) que habita (((Hollywood))).

Pero Kimmel decidió llevar las cosas a extremos mayores cuando hizo que las ovejas hollywoodenses le dieran una ovación de pie a Meryl Streep para defenderla de los perversos y dolorosos tuits que escribió el presidente Trump en respuesta al discurso de aceptación que esa actriz dio en la gala de los premios Golden Globes de este año.
El presentador de los Oscar quiso tensar la cuerda política aun un poco más al preguntarle en medio de la ovación a Streep si su vestido era de Ivanka Trump, para atizar la controversia en la cual una tienda por departamentos americana decidió sacar las prendas de la colección de la marca personal hija del presidente de sus estantes.
Kimmel termina su monólogo diciendo a los nominados que muchos de ellos darían discursos de agradecimiento al ganar su Oscar que provocarían la reacción del presidente Trump a las cinco de mañana, en forma de tuits iracundos enviados mientras se sienta a evacuar.
Si los Oscar deben ser una gala de buen gusto y moda, hacer referencias sobre los movimientos intestinales del primer mandatario de Estados Unidos en un monólogo introductor le quitan bastante nivel a esos premios.

¿Quien diablos escribe el libreto de esos monólogos?
El humor debería dar risa.

Después de la pausa comercial Kimmel decide decirle a la corresponsalía de CNN, New York Times y a otros medios que por favor se retiraran del teatro porque en esos galardones no se toleran Fake News, de nuevo otro ataque hacia la administración Trump que días antes había decidido revocar las credenciales a los corresponsales de esas cadenas para cubrir las ruedas de prensa de la Casa Blanca.

El primer premio entregado, el de Mejor actor de reparto fue para Mahershala Ali. Que curioso que un año después de que le reclaman a los Oscar que sólo le dan premios a gente blanca, el primer premio que entregaban esa noche era para un negro.
Tampoco fue nada asombroso el hecho de que una cinta iraní ganara el galardón a mejor film en idioma extranjero y que su productor, Asghar Farhadi haya boicoteado la ceremonia debido a que la administración Trump prohibió que los ciudadanos de siete países que apoyan el terrorismo islámico viajen a EEUU, por eso puso a una mujer a leer un comunicado al aceptar el premio por él.

Es un gran honor recibir este gran precio por segunda vez. Me gustaría agradecer a los miembros de la academia y a mi equipo en Irán, a mi productor, a Amazon y a los que nominaron junto a mi. Lamento no estar con ustedes esta noche. Mi ausencia se debe por el respeto que le debo al pueblo de mi país, y a las seis otras naciones a las que se les ha faltado el respeto con esta ley inhumana que prohibe la entrada de inmigrantes a los Estados Unidos y que divide al mundo.
Dividir al mundo entre nosotros y los otros y colocar a los otros en la categoría de enemigos crea miedo. Y es una justificación engañosa para la agresión y la guerra. Estas guerras previenen que la democracia y los derechos humanos triunfen en países que han sido las víctimas de la agresión.
Los cineastes pueden poner sus lentes en estos países y pueden capturar las calidades humanas que tenemos en común y romper con los estereotipos de las varias nacionalidades y religiones. Los cineastas crean empatía entre nosotros y los otros. Una empatía que necesitamos hoy mas que nunca. De parte  del señor Farhadi, muchas gracias.

-Discurso de aceptación leído por Anousheh Ansari durante la entrega del galardón a mejor cinta en idioma extranjero.

Yo pienso que si el señor Farhadi fuera tan campeón de las causas justas y los derechos humanos, denunciaría el asesinato de homosexuales, el cruento trato hacia la mujer iraní y la censura a la prensa en su país de origen, pero no lo hizo. De igual manera, el Ministro de Relaciones Iraní envió un tuit felicitando a los productores de la cinta y exaltando el hecho de que se protestara en contra del veto presidencial contra el terrorismo musulmán, un tuit que después fue borrado.

Es muy irónico que un iraní le de lecciones de derechos humanos y de amigos y enemigos a los Estados Unidos de América. ¿Cuándo fue la última vez que vimos a un iraní reclamar que los israelitas no pueden visitar Irán?

A lo largo de la entrega de premios vimos muchos discursos de aceptación cargados de política. El ganador de mejor maquillaje dijo que ese premio estaba dedicado a “todos los inmigrantes”. La izquierda no hace distinción entre un inmigrante ilegal sin papeles y alguien que es extranjero y tiene sus documentos en regla.

El ganador del Premio de la Academia a Mejor Documental comparo de forma fraudulenta a las víctimas de O.J. Simpson con otras supuestas víctimas de violencia policial y de racismo.
Resulta que las víctimas de O.J., Nicole Brown y Ron Goldman fueron brutalmente asesinadas por un ex-jugador de fútbol americano que perdió la cabeza y mató a su esposa, una mujer blanca de la que abusó durante años y a un tipo que estaba en esa casa en el lugar y en el momento equivocado.

Cuando Jimmy Kimmel presentó al presidente de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas hizo referencia a que la presidencia de la academia valoraba “tanto las artes como las ciencias”, en abierta referencia al estereotipo de que los republicanos no valoramos la ciencia por abrazar nuestras Biblias. Y el discurso de la presidencia de la Academia también estuvo fuertemente politizado, cuando expresa que para la Academia “el arte no tiene fronteras, idiomas, o fe, y que nos une, independiente del país de origen” –Imagine there’s no country, it’s easy if you try- does that ring a bell?

Cuando Viola Davis se ganó el Oscar a mejor Actriz de reparto, de forma muy arrogante expresó que aquellos que están en las artes son la única profesión que celebra lo que significa vivir una vida. – Como médico me pregunto si esta mujer sabe que los que estamos en las ciencias de la salud preservamos con nuestra labor la vida de la gente.
Pero viniendo de un colectivo que acude a la gala con prendedores de Planned Parenthood, una organización que practica abortos a sietemesinos y que luego vende los restos de esos seres humanos para la investigación en células madre, no valoro mucho ese tipo de afirmaciones.

El mexicano que le tocó presentar los nominados al galardón de mejor cinta animada decidió hacerle saber que el está en contra de los muros en México, unas afirmaciones completamente fuera de lugar.
“Los actores de carne y hueso son trabajadores inmigrantes, viajamos por el mundo, construimos familias, construimos historias, y construimos vidas que no pueden ser divididas. Como mexicano, como latinoamericano, como un inmigrante, como un ser humano, estoy en contra de toda forma de muro que nos busque separar”. – a ese mexicano sólo le faltó ponerse a gritar “He will not divide us” como Shia LaBeouf  en una calle neoyorquina junto con otros millenials con enfermedades mentales.

Y lo más extraño de la noche fue cuando Warren Beatty y Faye Dunaway presentaron el Galardón a Mejor Película. En un momento incómodo Faye Dunaway lee la tarjeta que contenía el sobre anunciando que el musical La La Land había ganado el Oscar, el equipo de producción de La La Land, los actores, actrices y directores suben al escenario y dos de ellos dan sus discursos de aceptación, curiosamente sin haber politizado el asunto para luego ser interrumpidos por el equipo de producción de los galardones, anunciando que había un error y que la cinta ganadora era Moonlight, una cinta sobre un negro maricón y pobre, en vez de la muy blanca La La Land.

Yo no percibí una diferencia discernible entre el grupo de millonarios que hicieron La La Land y que decían en sus discursos de aceptación que buscan usar su trabajo para crear y ser heraldos de la igualdad, diversidad, inclusión, tolerancia, paz y amor y el otro grupo de millonarios que produjeron Moonlight y dicen al aceptar el galardón que quieren inspirar a la gente, a “niños negros y niñas marrones” y a otros que nos ven desde la casa “sintiéndose marginaliados”.

La La Land puede que no se haya ganado el Oscar a Mejor Película, pero sigue siendo el mundo de fantasía liberal en el cual las celebridades izquierdistas viven.

Los oscars dieron sueño, más de una vez me quedé medio dormido durante la transmisión y ocasionalmente abría la guía de canales para ver que otra cosa había en la tele.