Annarella Bono: Conflicto de Intereses en la Cultura Pop venezolana

Que una güircha sea esposa de un militar enchufado no es noticia.
Que una güircha sea animadora y se ponga a señalar los problemas del país en una estación de televisión conocida por su autocensura cuando su marido es uno de los causantes de la desgracia que vivimos los venezolanos es una gigantesca hipocresía, no es otra cosa sino llevar a la cultura pop venezolana la sociedad de cómplices.

La reciente ola de violencia comunista contra los ciudadanos honestos que se vuelcan a las calles para manifestar su descontento fue prácticamente el detonante de los hechos. Los venezolanos se volcaron a las redes.

Yo soy fan de la cultura pop. La izquierda se apropió de la cultura pop, y en Venezuela no sólo de eso sino de todos los espacios de convivencia cívica que hay, incluido el ciberespacio. Es por ello que cuando artistas (independientemente de su talento) salen a criticar al régimen, sus fans también comparten esos pensamientos y difunden el mensaje opositor por medio del uso de las redes sociales. Hay animadores y gente del showbiz que para mantenerse a flote, se vendieron al mejor postor (tipos estilo Roberto Mesuti Roque Valero, Hany Kauam, Winston Vallenilla, Fernando Carrillo, los hermanos Primera) o mujeres como Susej Vera, y en este caso, la estrella del post de hoy, Annarella Bono. Cuando te acercas a las mieles del poder, y las saboreas y haces un virtue signaling  en medio de una crisis constitucional como este:

Pues te expones a que toda la sociedad te critique, incluidos tus antiguos colegas de trabajo.

¿Quién es Annarella Bono?

Annarella Bono es una modelo y animadora venezolana, una mujer blanca y buenaza. Fue  Chica Polar, modeló en Milano. Se dejó querer por todos por su belleza.
Animó la Copa América en Venezuela y la Feria Internacional de Turismo de Venezuela. 
Es una de las animadoras principales de “Vitrina” el talkshow matutino de Televén. Es considerada la imagen de una mujer venezolana exitosa.
También está casada con este tipo.

El marido de la sexy Annarella es un ex-edecán de Chávez

El Mayor General Antonio Morales llegó a fungir como Director  General de Administración del Despacho de la Secretaría de la presidencia (ver la gaceta, es la misma en la que prohiben ponerle el nombre de Chávez a las obras públicas fun fact trivia). Un peso-pesado- un chivo revolucionario.

Una güircha no sabe lo que son conflictos de intereses

Annarella tiene un profundo conflicto de interés, los mismos que tiene Roberto Picón, o Ramón José Medina. Al igual que esas otras dos piltrafas, se quiere hacer pasar por opositora cuando comparte cama con el chavismo.

Los conflictos de interés son aquellas situaciones en las que el juicio de un sujeto, en lo relacionado a un interés primario para él o ella, y la integridad de sus acciones, tienen a estar indebidamente influenciadas por un interés secundario, el cual frecuentemente es de tipo económico o personal.

Por más buena que esté es una colaboracionista más.
 Pese a que lo niegue, su marido tiene todos los medios para protegerla a ella y a su prole. No está separada ni divorciada de su esposo, y con el peso que tiene, seguramente la tiene vigilada, después de todo, su esposo es un vaso comunicante entre la Stasi venezolana, la presidencia y la fiscalía. Después de todo, el chavismo cuenta con infraestructura y recursos para hacer que la vigilancia de la Stasi luzca como un juego de niños.

Que una güircha sea esposa de un militar enchufado no es noticia.
Que una güircha sea animadora y se ponga a señalar los problemas del país en una estación de televisión conocida por su autocensura cuando su marido es uno de los causantes de la desgracia que vivimos los venezolanos es una gigantesca hipocresía, no es otra cosa sino llevar a la cultura pop venezolana la sociedad de cómplices.

Resulta patético que un país que se consume a si mismo busque validación de su moralidad en controversias que hacen mujeres tóxicas.

Siempre han habido seres humanos que se comportan en formas extrañas, el no aceptar este hecho es negar la existencia de las curvas de Gauss. Pero hemos visto que estos comportamientos son avalados, autorizados y promovidos por la cultura dominante y el establishment.

Eso es marxismo cultural.

Es el vivir en el “Mundo Feliz” (Brave New World) de Aldous Huxley.

Coquetear: La contrarrevolución sexual

La izquierda es el establishment más anti-erótico, puritánico y moralista que jamás haya existido.

cartoon-couple

La derecha es la nueva contracultura, ya llevo tiempo diciéndolo. Esto implica que hay una guerra metapolítica y cultural que eso trae consigo. En tiempos en los cuales el matrimonio y la familia tradicional fueron derrumbados por los cánones de la liberación sexual, poco habla la derecha sobre un tema al cual todos somos afines.
El sexo y nuestra sexualidad.

Tener relaciones sexuales responsables, sanas y consensuales con una pareja estable forma parte de la salud integral de cualquier hombre y mujer. 

Independientemente de que se practique, por razones religiosas o las que sea la abstinencia sexual hasta el matrimonio, es menester saber y conocer sobre algo de educación sexual y sexualidad.
De igual manera, si se ejerce una sexualidad previa al matrimonio, institución desarrollada por la civilización para proteger y perpetuar a la especie, es importante tener conocimientos de educación sexual y sexualidad.

La izquierda puede que sea muy libertina, después de todo fueron ellos los que hicieron de la sexualidad un espectáculo que ha degenerado por completo y ha levantado en ellos cierta doble moral puritánica sin parangón, toda vez que crearon el mito de que la derecha es mala cama, mojigata, y inepta.

La cultura pop apropiada por la izquierda ha masificado la idea de que ser de derecha implica una ineptitud en lo que a la sexualidad respecta.

Es falsa la idea de que la derecha en lo que lo sexual se refiere carece de imaginación y erotismo, las prácticas sexuales en seres humanos, parafilias, fetiches y afines no ven distinción política, lo que varía en la esfera de la sexualidad entre derecha e izquierda no es si unos prefieren la posición del misionero y otros prefieren la posición del perrito.
Lo que varía es la capacidad de unos de hacer del comportamiento sexual humano un espectáculo con respecto a quienes no lo hacen tan frecuentemente.

En la telenovela de ABC Desperate Housewives, el personaje de Bree Van de Kamp es un ama de casa conservadora de collar de perlas y cuello de tortuga, incapaz de usar escotes, que pasa penurias en su vida sexual porque tiene un marido que le gusta el sadomasoquismo y a ella no y por ello su relación matrimonial comienza a fenecer.
El personaje de Bree enviuda y ella se consigue una nueva pareja, a la que en un momento de conversación sobre sexo oral, ella le contesta “Yo no hago eso porque soy repubblicana”. Evidentemente los escritores de ese show querían hacer de ese personaje un estereotipo exagerado de la mujer ama de casa republicana en lo que al sexo se refiere. Pero se pasaron de la raya e hicieron de ese personaje en su arco narrativo algo distinto. Si hubiesen querido ser chistosos, Bree le hubiese contestado a su novio cuando le pide sexo oral “Oye yo soy republicana, déjame hacerte un striptease primero”.

La cultura pop (((liberal))) le ha hecho creer a la gente que la gente de derecha tampoco es atractiva, que la idea de irse a la cama con un “facha” es acostarse con una persona que no es atractiva.

¡¿De dónde surge la perversa idea que urge a los izquierdistas de robarle la sexualidad a todos los de la derecha?! ¿Por que ha funcionado?

Ha funcionado porque se busca asociar la política con el sexo.
El debate de leyes sobre decencia pública fue ganado por la izquierda cuando mujeres en topless (algunas muy atractivas) quemaron sus sostenes en los años sesenta, pero eso nada tiene que ver con el hecho de que la izquierda se haya convertido en el árbitro que guía la moralidad en lo que a sexo se refiere.

Cuando se pretende enlazar el argumento de que el sexo y política van de la mano se asocia el hecho de que algunos ñángaras quieren aprobar políticas de control de natalidad subsidiadas por el estado y vincularlo con la preferencia de una pareja a tener sexo en la sala de su casa con unas copas de vino encima.

Poco tiene que ver lo uno con lo otro cuando en cuanto a comportamiento sexual se refiere.

Si bien la derecha ha sido apoyada por grupos religiosos de toda índole que en su doctrina tienen ciertas reglas con respecto a la actividad y ejercicio de la sexualidad. La izquierda ha fijado el tono de dominación cultural en lo que lo sexual se refiere en espacios cívicos.

  •  En ciertas partes del mundo, en los parques públicos se pueden hacer y grabar orgías sadomasoquistas con el permiso de un concejal.
  • Políticos de izquierda han criticado a las mujeres que dan lactancia materna en público.

Otro aspecto en el cual la izquierda tiene un nivel de hipocresía dantesca en lo que a sexo se refiere es el de criticar cual puritanos a la derecha si exhiben cualquier tipo de conducta que ellos aprobarían en alguien que milita en sus filas.

Si un parlamentario conservador es visto saliendo de un hotel se le atacará.
Si una mujer conservadora quiere comprarse una ropa interior sexy para su marido se le criticará.
Si una pareja conservadora visita un sex shop para comprar lubricante y se topa con otra pareja (((liberal))), les harán el comentario de rigor: “¿Que haces tu por aquí?”.

Hay ciertas cosas que la izquierda no sabe hacer, y una de ellas es saber callarse la maldita boca.
Imaginen a una pareja que tras una noche divertida en la discoteca, bailando, con un par de copas encima y las hormonas alborotadas deciden irse a la cama, mientras el hombre con su erección se las ingenia para abrir el envoltorio del preservativo, la mujer le critica al hombre que la marca de condones que usa “no tiene prácticas a favor del medio ambiente en lo que responsabilidad social empresarial se refiere”. Eso pasa. 
¿Y que pasa después?
Que el hombre pierde la erección, y no hay sexo. Hay una pelea innecesaria por algo que no valía la pena discutir en su momento.
Lectores en ciertas partes de la geografía hispanoparlante se pueden extrañar o sentirse identificados con este tipo de cosas, pero son anécdotas que ocurren.

Los hombres de derecha tienen que aprender a valorar su masculinidad. El coqueteo, los piropos, ceder tu asiento o abrir la puerta no son varas patriarcales de dominación y acoso sexual.
Aprender a saber conquistar a una mujer, saber hablarle y atender sus necesidades es la forma de rebelión que tenemos los hombres en el sistema de castas implantados por el feminismo.
Hay muchas mujeres hoy en día que han sido adoctrinadas por la cultura pop de izquierdas y se convierten sin saberlo en mujeres tóxicas que espantan a los hombres que tengan interés en ellas. Incluso las mujeres que buscan una relación “tradicional”, no están dispuestas a hacer lo necesario para tener una relación con un hombre bueno.
Hay mujeres que simplemente no están dispuestas a comportarse como damas, estar en forma, y no detonar las relaciones que tienen por trivialidades.

Coquetear y cortejar a una mujer es algo que los hombres aprenden a hacer por ensayo y error. Y lo aprenden para satisfacer sus necesidades primarias de compañía, sexo y en última instancia relaciones de pareja y una vida familiar.

Es por eso que el cortejo es la mejor herramienta de la contrarrevolución sexual.

El cortejo le permite a los hombres reclamar su poderío sexual en un mundo inmerso en la misandría, porque castiga a las mujeres que se comportan de manera inadecuada en lo sexual y le permite al hombre buscar en sí y en su pareja lugares comunes e intereses propios.
El cortejo es una fuerza desestabilizadora del sistema social feminista. Le permite a los hombres liberarse de ese gulag ideológico en el cual la mujer es algo que debe ser puesto en un pedestal y que por estar allí merecen subsidios y prebendas de toda índole, que traen como consecuencia hombres castrados, despojados de su masculinidad, sentimientos e incapaces de acercarse a una mujer atractiva y arriesgarse a cortejarla porque se crean la idea de que “yo no estoy al nivel de ella”.

Decían decir que lo cortés no quita lo valiente.

Tratar bien a una mujer es una habilidad que se aprende, pero el cortejo es cool, es chic, y a las chicas les encanta. Los hombres deben ser fuertes, deben aprender a mejorarnos en todos los aspectos, incluso el ideológico y el psicológico para poder discernir entre una güircha que te va a dejar odiándote a ti mismo o una mujer que te va a ayudar a crecer en todos los aspectos de tu vida.

Mientras los hombres fuertes de derecha promovemos la excelencia y distinción, el feminismo promueve la igualdad.
Basta con leer websites y revistas dedicados a hombres, y encontrarás tips de cómo mejorar tu rutina de ejercicios, como mejorar tu imagen, recomendaciones para actualizar tu guardarropa, gadgets y tecnología.
Si ves websites y lees revistas feministas te encontrarás con ideas para que las mujeres manipulen a los hombres usando el sexo como un arma (los artículos de sexo de cosmopolitan son un buen ejemplo), con material que promueve la promiscuidad, y la obesidad.

En el desierto intelectual que son los medios, que surjan artículos sobre como coquetear por mensaje de texto no sorprende en lo absoluto. 
Los movimientos de derecha disidente aprobarían el concepto de que coquetear no choca ni con el tradicionalismo ni con la ciencia. Coquetear incluso es una forma de mostrar desprecio por la forma en la que algunos grupos religiosos ponen en pedestales mentales a las mujeres haciéndoles creer que son unas princesas cuando en realidad son unas malcriadas.

Un hombre que sabe coquetear es un hombre que entiende que las mujeres son voraces sexualmente en su propia manera de ser y que dicha voracidad deriva directamente de su valor social en lo sexual.
Muchas de las creencias conservadoras sobre caballerosidad y mujeres virtuosas sólo tienen cabida en un contexto social que acepte y privilegie a un orden jerárquico, patriarcal y desigual que promueva la cultura, la estética, la belleza, y la familia.

Los impulsos de selección sexual, competencia y atracción están profundamente arraigados en el subconsciente de la especie humana. Las mal llamadas “construcciones sociales” que premian la virginidad, la belleza femenina, o la voluntad de los hombres de sacrificarnos por nuestras mujeres están arraigadas en realidades biológicas y empíricas, no en misticismos religiosos.

Lo que define a la derecha actual es que ésta es capaz de comprender que las realidades objetivas se reflejan dentro de la mitología y prácticas antiguas.
Las enseñanzas tradicionales de hace miles de años son más aplicables a la sociedad (((moderna))) que lo que una lesbiana feminista con un PhD en estudios de la mujer pueda enseñarnos a los hombres sobre nuestros “privilegios”.

Como docente universitario tiendo a tener mucha cautela con profesores de izquierdas, particularmente esos que dan clases en carreras de las (((pseudociencias sociales))), porque ellos acusan a la tradición de retrógrada y anacrónica, se burlan de creencias religiosas toda vez que profesan creencias aun más absurdas (y menos empíricamente sustentadas) sobre temas como igualdad racial y de género.

Cuando los hombres heterosexuales comprendan que coquetear con una mujer es rompiendo el canon izquierdista de que todos los hombres son unos violadores patriarcales opresores en potencia. Las cosas cambiarán para la sociedad, habrán mujeres de mucha mejor calidad que la güircha estereotipo.  Hombres y mujeres aprenderán que la biodiversidad humana, la tradición y el realismo racial son baluartes de la identidad cultural.

Este reto no sólamente es ideológico. Es un político porque así lo quiso la izquierda.
Puede que no te interese la política, pero tu le interesas a la política.
La política es la filosofía llevada a términos prácticos.
Cuando la izquierda hizo del coqueteo, que es un asunto personal algo político, el desafío es superar esa barrera.
La izquierda hizo un drama político: Si un hombre se acerca a hablarle a una mujer en un bar, discoteca, plaza, cafetería, pasillo y oficina es considerado un acto político ofensivo, un crimen de odio, una violación.
La izquierda quiere hacerle creer a los hombres que reconocer el deseo de acercarse con caballerosidad y respeto a una mujer que les parezca atractiva usando conocimiento, y habilidades sociales es inmoral.

La izquierda es tan establishment, que considera que coquetear es algo subversivo que tiene que ser castigado. Así de trastornados están esos individuos.

La solución a la servidumbre sexual a la cual hemos sido reducidos los hombres es reconocer que la primera la mentira es la de la igualdad. -Especialmente en la cama.
Si hay quienes se quieren convertirse a si mismos y a sus cuerpos en un producto, hay que tratarles como tal, sacarles provecho y usar aquello que funcione.

Hombres y mujeres pueden sacar provecho de la tradición.
La igualdad es un engaño.
Busca siempre la excelencia en tu pareja, busca la distinción, busca y encontrarás en este erial misándrico que el feminismo creó a ese alguien especial que te haga erizar el pelo, que te corte la respiración, y que te haga sentir mariposas en el estómago. Tómala, hazla tuya, se apasionado, ten sexo responsable y salvaje. Hombres y mujeres juntos como amigos, amantes y eventualmente marido y mujer pueden ayudar a reformar esta maltrecha humanidad y crear algo que valga la pena preservar, y esta cultura sexual actual de la izquierda no es algo que merezca seguir siendo vigente.

Apaciguamiento Judicial de un país en quiebra 

Váyanse todos tranquilos a su casa- Ramón Guillermo Aveledo, momentos después de la entrega de Leopoldo López Mendoza en Chacao, Marzo 2014

¿Tuvo tracción lo convocado por los opositores al régimen en la capital el día de hoy?

No.

Hoy en la mañana, primero de Abril, el TSJ suprimió las sentencias que atentaban contra el legislativo. Dando la apariencia ante la opinión internacional de que en Venezuela hay independencia de poderes tras el exhorto del “Consejo de Defensa de la Nación” convocado anoche por el colombiano que usurpa la silla de Miraflores. Con esa pantomima se engaña a los incautos y se apacigua a un país cuya ciudadanía no cree en la dirigencia opositora y está al borde de quemar el palacio de gobierno, el de justicia, y colgar en las plazas a los jerarcas del régimen de ocupación.

Ayer escribí que el chavismo y la oposición no quieren la resolución del conflicto venezolano, por el hecho de que hay intereses monetarios de por medio.

El hecho es que el principal interés monetario radica en que la petrolera estatal venezolana está en quiebra. Y sólo tiene doce días para pagar sus deudas.

Que el régimen:

  • con la crisis de gobernabilidad que tiene a nivel nacional,
  • sumado a la presión política internacional que tiene encabezada por la Organización de Estados Americano
  • entre en cesación de pagos al no poder cumplir con sus deudas a nivel internacional
  • es la receta perfecta para su fracaso y eventual caída.

Pero no habrá cambio de gobierno previo acuerdo de la impunidad inmunidad de todos los jerarcas del chavismo que torturan, matan y venden drogas.

El fallo del TSJ poco tiene que ver con derecho constitucional sino con la capacidad del ejecutivo de ser quien apruebe los contratos y negocios petroleros. 

¡¿Acaso no lo ven?!
Las ansias de poder de dos sectores, chavismo y oposición por la administración de la renta es lo que está en juego. Ambos bandos están del mismo lado ideológico en lo que respecta a sus corrientes de pensamiento. Todos son de izquierdas.
Más allá del nefasto hecho que la corrección política venezolana es una forma más de todas las que tiene el marxismo para hacer efectiva su extraña doctrina de no-exultación, el verdadero problema radica en que de haber una transición gubernamental, los que obtengan el mando, tienen un problema serio de flujo de caja.

Los chinos ya no quieren prestar dinero. Y los rusos quieren hacerlo pero piden garantías.
Y ese tipo de garantías le corresponden al legislativo decidirlas.
Estas son las normas que el mismo chavismo desarrolló en 1999 cuando aprobaron su propia constitución y que actualmente no están en capacidad de hacer cumplir porque las condiciones políticas les son adversas.

La oposición venezolana juega en el tablero de ajedrez político del chavismo.

Es por ello que la argumentación chavista de decir que “son ellos los que jamás estuvieron de acuerdo con la Constitución” es un argumento metapolíticamente acertado, recto y comprensible.

La oposición venezolana ha tenido que aceptar que:

  • Que oponerse a la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 fue un error.
  • “Dio un golpe de estado”, aun cuando el mismo TSJ en su momento falló que los sucesos de abril de 2002 constituyeron un vacío de poder, algo que Hugo Chávez en su momento llamó “una plasta” de dictamen.
  • Que no hay injerencia cubana y que criticarla es xenofobia.
  • Que no hubo fraude electoral en 2004 y en las elecciones sucesivas orquestadas por Smartmatic.
  • Que el problema no es político, moviendo la discusión de lo ideológico al modelo económico.
  • Que la enfermedad de Hugo Chávez fue una tragedia.
  • Que un colombiano le robara las elecciones a Henrique Capriles Radonski.
  • No saber cobrar políticamente la victoria electoral del 6D.

A lo largo de los años se ha sabido que esos errores políticos no son por ingenuidad sino que forman parte de un plan elaborado para que la izquierda siempre se mantenga en el poder.
Ese no es el problema.
El problema es querer jugar en un ajedrez político que está diseñado para que el lado que no es chavista SIEMPRE pierda.
Y cuando les hablo del lado que no es chavista hago uso con toda la responsabilidad de la retórica populista del “Pueblo” y el “anti-pueblo” que a (((Gloria Álvarez))) tanto le gusta criticar.
Son ellos, la dirigencia opositora que no la atracan, que no hace colas, que dice “ser empresario” cuando con sus negocios millonarios y corruptos destruyen la fibra moral del país que los vio nacer, son esos que se acuestan en la cama con el régimen mientras representan los intereses de quienes quieren ver al régimen caer,  (lo que constituye un severo conflicto de intereses) los que son el anti-pueblo.
Y  bueno, es obvio que el chavismo también es anti-pueblo.

El que el la dirigencia política del país quiera disfrazar de “crisis constitucional” una pelea por una empresa quebrada tiene un significado mucho más profundo; es la afirmación de que se usa al pueblo venezolano para satisfacer los intereses de unos cuantos ejecutivos corruptos en un perverso juego llamado “democracia participativa y protagónica”.

El Régimen está desesperado por seguirse financiando y se encontró con la barrera legal de la Asamblea Nacional. Ante la imposibilidad de poder generar un pacto de concentración de poder entre élites que ya tienen un segmento del mercado político venezolano dominado cultural, financiera, religioso y étnicamente sin posibilidad de poder crecer para ambos porque las necesidades básicas de cada uno de los integrantes de ese segmento se cubren a duras penas, el régimen no hace otra cosa sino crear un atajo legal que cuenta con el apaciguamiento político opositor y el judicial que se lo entrega su bufete de abogados.

El bufete de abogados al servicio del régimen invasor que gobierna Venezuela fueron excesivos en la forma en la que dieron con el fallo. Incluso para el totalitarismo alemán, la cultura hace la ley, not the other way around. A quienes (((unos))) llamaron “los juristas del terror”, obvian que incluso en el derecho penal que aplicaron los alemanes durante el Tercer Reich había un principio jerárquico entendido como natural.
Estos comunistas tropicales fueron torpes, sólo con darle al poder ejecutivo la potestad de hacer negocios sin aprobación del parlamento por encontrarse éste en un desacato que no existe bastaba políticamente en su tablero de ajedrez.

Pero para gente que sólo ve las cosas con el lente del (((liberalismo))), la crisis política surge del hecho de que el TSJ sigue órdenes del poder ejecutivo.

Ese tipo de análisis son válidos para aquellos que tienen miedo de tomarse la píldora roja y darse cuenta de que están siendo utilizados.

Cristobal_Rojas_01

El show de la Justicia en Venezuela

Los hechos:

  • La victoria política de la oposición del 6D-2015 no fue aprovechada por el partido MUD, no han podido legislar, desecharon su victoria y perdieron legitimidad al querer cambiar poder por autoridad.
    La legitimidad puede ser de origen, o de ejercicio, y cuando no se ejerce, se pierde.
  • El bufete de abogados del régimen chavista, mejor conocido como Tribunal Supremo de Justicia disolvió por vías de hecho de apariencia legal al poder legislativo, otorgándose las competencias para poder legislar.
  • No es la primera vez que el Tribunal Supremo de Justicia se faculta para legislar, después de todo, hace un par de años, cambiaron el código civil para otorgarle un divorcio a un banquero del régimen.
  • Con el fallo del Supremo, la Asamblea Nacional no existe en formas de jurede facto.
  • Nicolás Maduro se convirtió en un nuevo monarca absolutista tropical.
  • Aumenta la presión internacional por la independencia de poderes en Venezuela.
  • La Fiscal General de la República manifiesta su desacuerdo con el fallo del Supremo al decir que hay una ruptura del hilo constitucional en el país.

Esta cadena de hechos ante la opinión internacional hacen lucir a Venezuela como un país en donde la oposición es acéfala, y el gobierno y sus instituciones son independientes, en el sentido de que cada una hace lo que les parezca sin ningún tiempo de consecuencias.

La dirigencia chavista y la opositora no quieren la resolución de la crisis venezolana.
Ambas dirigencias están perfectamente acomodadas y el conflicto les conviene porque hay demasiados intereses monetarios de por medio.

 

Carl Schmitt tiene razón

Las naciones liberales tienen fronteras abiertas porque no tienen conceptos de lo metapolítico

fallofrome

Antes de la Segunda Guerra Civil Europea los derechos liberales fueron entendidos entre los estados Occidentales de manera forma libertaria y etnonacionalista. La libertad de asociación, por ejemplo fue entendidas para incluir el derecho natural que tienes de rehusarte a tener contacto con ciertos miembros de grupos étnicos, incluso tu derecho a discriminar a esos grupos en toda clase de ideas, no existían leyes para darle a mujeres, tullidos, musulmanes y afines trabajo en tu empresa si así lo deseabas.
Este liberalismo racial existió y estuvo institucionalizado hasta los años 60.
Los colonos de Australia, Canadá, Venezuela, Estados Unidos, Colombia, y Nueva Zelandia desarrollaron políticas de admisión, y naturalización con base a raza y cultura con el fin de mantener a esas naciones mayoritariamente “blancas”.

Este ethos liberal y racial fueron socialmente recibidos con beneplácito en el mainstream de la sociedad occidental.
Después de todo, fuimos los blancos los que acabamos con la masacre, el canibalismo y el salvajismo que los “aborígenes” practicaban, colonizamos y trajimos toda una serie de arquitecturas e instituciones occidentales que le dieron forma a los estados modernos, incluso en infiernos tercermundistas como el áfrica subsahariana, y buena parte del caribe y latinoamérica.
Fuimos los blancos los que trajimos con la colonia, y toda su contundencia, incluida la violencia necesaria para ponerle coto a los salvajes para poder civilizar los territorios recién conquistados que fueron tomados en nombre de los imperios con contundencia, orgullo racial y con la promesa de un mejor futuro. Los logros y avances tecnológicos de los europeos, en comparación con los no europeos, fueron producto del altísimo costo de la verdad y la llegada del civismo a sitios donde jamás lo existieron.

¿Que pasaría si ningún estado, academia, religión o medio de comunicación pudiera decir a diestra y siniestra cualquier tipo de falsedades a su audiencia, sin ningún tipo de consecuencia legal?

Si los estados, la academia, la religión y los medios tuvieran que decir la verdad y garantizar que sus productos son certeros, de la misma manera que cualquier otro producto, le habríamos ganado la guerra cultural a los marxistas hace décadas.

Antes de que la guerra de opiniones sobre el destino de Occidente y lo que le “hemos hecho” a culturas atrasadas y barbáricas fuera el canon de ideas que se enseñan en las universidades, los estados Occidentales, incluidos los democráticos no condenaban la discriminación racial en sus políticas internas. Tampoco cuestionaban las ideas e instituciones coloniales. En las mentes de muchos Americanos y Europeos, los conceptos de equidad y democracia no eran extensibles a aquellos que no fueran americanos ni europeos.
Dicho de otra forma, estas ideas no eran consideradas derechos humanos universales separados de cualquier civilización o cultura en particular.
Durante más de un siglo, la raza ha sido empleada como un concepto para explicar los logros científicos y y tecnológicos alcanzados por la civilización Occidental en comparación con los no occidentales, y se usaba para no solo justificar la discriminación racial, sino también para justificar la dominación occidental en las colonias que nuestros ancestros conquistaron con fiereza.

¿A partir de que momento, el establishment (((liberal))) occidental aceptó la visión de que el etnocentrismo europeísta estaba en conflicto con los principios liberales que eran imperantes un par de décadas posteriores a la Segunda Guerra Civil Europea?

Pues eso surgió porque un nuevo juego de normas, regulaciones, códigos y leyes surgieron: Derechos Humanos, Nacionalismo Cívico, la raza y el género como construcciones sociales, la masculinidad como algo opresor, el matrimonio como un arma en manos de la sociedad burguesa, etc. Todas estas ideas poseen una tendencia inherente a radicalizarse con el pasar del tiempo y lo fueron logrando conforme la izquierda leía más a Gramsci, a la escuela de Francfort e infiltraban las instituciones con un rechazo en forma de respuesta a todo lo que los nacionalsocialistas alemanes hicieron. Y una vez que dichas normas fueron aceptadas, y se tomaron acciones que aplicarían sanciones a aquellos que se opusieran a ellas desde las instituciones, se abría la puerta a crear situaciones en las que las naciones occidentales fueran vistas hacia el futuro como lugares utópicos en los cuales todas las razas del mundo podrían coexistir en un estado de armonía- Algo así como Zootopia.

¿Habría algo dentro el liberalismo racial de las ideas tradicionalistas previas a la Segunda Guerra Civil Europea que hizo susceptible la promulgación de estas leyes y su rápida radicalización posterior a 1945?

Carl Schmitt arguye que los estados liberales carecen de un fuerte concepto de lo político. Los líderes (((liberales))) tienen una debilidad inherente como seres políticos debido a que son incapaces de poder pensar que su Nación se constituyó como un Estado de hombres que colectivamente reclamaron la soberanía de un territorio que los distingue de otros hombres con entidades político-administrativas distintas. Esos mismos líderes liberales tampoco tienen la capacidad de discernir entre amigos y enemigos (por algo Refugees welcome, amirite?) que pueden pertenecer o no a dicho territorio.
Los liberales creen que sus naciones-estado son asociaciones formadas por individuos con el propósito de asegurar su derecho a la vida, libertad y felicidad.
Los liberales imaginan que su visión de estado liberal está constituida por un archipiélago de individuos que llegaron a un acuerdo entre ellos, abstraídos por completo de cualquier otra comunidad que exista biológica, racial, étnica, cultural e históricamente previa a ellos.

Los liberales creen que es posible olvidar por completo que sus estados, al igual que todos los otros estados pueden ser creados a la fuerza, en cualquier parte, por hombres que comparten un idioma, herencia, características raciales, tradiciones religiosas, y un sentido de adquisición territorial que involucre la execración de grupos distintos a ellos.

Es por ello que en las palabras de Carl Schmitt, los liberales no tienen bien desarrollado el sentido de lo político, son incapaces de pensar de sí mismos como miembros de una entidad política que fue creada con el sentido claro de quien puede formar parte de ella y quien no puede pertenecer a esa comunidad. Schmitt no tuvo la tecnología necesaria para confirmar algo que después sería descubierto, el que la izquierda y sus miedos tienen fundamentos neurobiológicos. 

El tener un concepto de lo político presupone que los pueblos son capaces de poseer un fuerte sentido de quien puede formar parte de ellos, quienes pueden ser sus amigos, y quienes son amenazas para la existencia de la comunidad.

Tener un concepto bien definido de lo político permite definir firmemente las normas de comportamiento y dominación cultural de los espacios cívicos de las comunidades.

Los liberales tienden a negar que el hombre es por naturaleza un animal social, un miembro de un colectivo, de una tribu, de una familia, de una nación.
El pensamiento liberal denigra el sentido de pertenencia a un grupo llamándolo “colectivismo” de forma peyorativa. El mantener una concepción de la naturaleza humana que dice que los hombres pueden evitar guerras a muerte por medio de un ente político administrativo liberal que les da a todos los miembros de ese estado la posibilidad de mejorarse a si mismos y a la sociedad que integran por medio de la competición en los mercados, la innovación tecnológica y la labor humanitaria, toda vez que se crea la atmósfera en la cual las diferencias políticas pueden ser resueltas por medio del consenso pacífico por medio de la deliberación abierta alrededor de una fogata, agarrados de las manos, fumándonos un porro, cantando kumbayáh. 

Eso es una utopía.

Los liberales no quieren admitir en público que sus estados fueron creados de forma violenta por un pueblo con sentido de pertenencia, que afirmaron su soberanía sobre territorios que otros hombres no supieron defender y que compitieron ferozmente y a muerte por el derecho de elevar una bandera sobre ese territorio.
Los liberales no quieren admitir el hecho de que los miembros de los grupos con los cuales compiten por los escasos recursos que hay en el mundo son enemigos potenciales en vez de individuos abstractos que buscan un estado universal que garantiza la felicidad, y la seguridad para todos los miembros de la comunidad, independientemente de la identidad religiosa y racial.

Los hombres tenemos el impulso biológico, genético y natural de identificarnos con aquello que nos es similar en cuestiones étnicas, culturales, raciales, y religiosas.

Hoy día los estados liberales Occidentales han atribuido de forma equívoca que los estados liberales fueron creados por un grupo muy particular de hombres con una herencia muy particular, con valores, creencias, aptitudes, actitudes y orientaciones religiosas. Los liberales no se dan cuenta de que su herencia individualista fue posible dentro del contexto de estados o territorios adquiridos por la fuerza y excluyendo a competidores, y son incapaces de pensar que un estado liberal si quiere mantenerse como tal debe actuar de manera colectiva contra la inclusión de aquellos que no sean Occidentales en las ambiciones y proyectos de su grupo a lo interno.

La interpretación izquierdista de Schmitt es errónea.

Los liberales occidentales tienen enemigos. Musulmanes, santeros, ultraderechistas, fachas, republicanos y naciones que se encuentran en franca oposición a los “valores occidentales” son enemigos del liberalismo pero no por las mismas razones.
Los (((académicos))) de la izquierda se han apropiado de Carl Scmitt y sus ideas para argüir que los liberales de derecha (los libertarios rothbardianos) no han negado lo político sino que simplemente produjeron una cortina de humo muy efectiva sobre la ambición de Occidente de imponer un orden mundial liderado por corporaciones multinacionales que respetan y defienden los derechos humanos.
Los izquierdistas ven a Schmitt como alguien que nos puede enseñar y justificar la remoción de esa cortina de humo democrática, de derechos humanos, y de libertades económicas de la hegemonía Occidental, exponiendo las verdaderas intenciones en la búsqueda de poder detrás de las élites liberales corporativas.

Carl Schmitt y la realidad venezolana

Pese a que la hija de un comunista como Delsa “Botox DuckFace” Solórzano se horrorice porque un magistrado chavista cite a Carl Schmitt, las razones por las cuales lo hace no son las mismas por las cuales uno habría de inhibirse al leer lo que este ideólogo alemán ha escrito y en que contexto.

El abuso de las ideas de Schmitt por parte de la izquierda llega a excesos como los de un magistrado del Tribunal Supremo de Justicia venezolano, que busca de manera tangencial encontrar un lugar común entre un anti-liberal como Schmitt y el liberalismo de chavistas que detestan la misma Constitución que ellos redactaron.
Como se dijo antes, los liberales occidentales tienen enemigos, pero esos enemigos no son tal por las mismas razones.

Carl Schmitt, a diferencia de nuestros magistrados venezolanos, es capaz de distinguir una “dictadura” de una “tiranía” opresora. Las dictaduras aparecen como formas de gobierno que buscan enfrentar emergencias. En la tradición romana, la función de los dictadores era la de confrontar situaciones excepcionales. Los chavistas han reformado la visión de Schmitt, Hobbes, Bodin y Maquiavelo para justificar estados de excepción para suspender elecciones y perpetuarse en el poder, razón por la cual, desde este punto de vista, las dictaduras modernas no están conectadas a ninguna ideología política. Contrario a los análisis de muchos constitucionalistas, la “democracia” no está exenta de ser una dictadura que cualquier otra forma de poder estatal. Es por ello que en Venezuela pese a que hay elecciones, algunos ciudadanos nos atrevemos a llamar al régimen invasor que tiene secuestrado el poder “dictadura”.
Los amantes de las elecciones y de las “fiestas democráticas” en este expaís no sólo se engañan a ellos mismos sino al resto de la sociedad al pensar que son inmunes a convertirse en dictadores y que puedan reconciliar cualquier forma de poder ejecutivo con ideas pragmáticas y llevar a cabo transacciones con grupos de presión político económica en el poder legislativo.

Si ponderamos la identificación de la democracia y el parlamentarismo, la primera parece ser un principio ideológico y abstracto que enmascara ciertas modalidades bien definidas de ejercer el poder, algo muy parecido a lo que Vilfredo Pareto y Gaetano Mosca hicieron.
El ejercicio del poder en las democracias está sujeto a la concepción racionalista del estado que está justificada, por ejemplo en la idea de la separaciób de poderes, el diálogo entre partidos, y el pluralismo ideológico.
Es también la racionalidad de la historia la que nos ha dado las dictaduras del proletariado o los fiascos del diálogo entre el Vaticano, el partido MUD y los Chavistas.

Esta ideología burguesa y liberal engaña a todos al hacer creer que toda la actividad política se debe a las categorías éticas y económicas. Esta ilusión la comparten los socialistas: Que la función del poder público ya no es económica ni social. Que los valores espirituales, históricos, morales, y militares no son legítimos.
Que sólo la economía y los mercados son morales, y eso hace posible que se valide el individualismo comercial al mismo tiempo que se invocan ideales humanitarios.

Esta moralización de la política no sólo corrompe y destruye toda moral verdadera sino que transforma la unidad política de una nación en una sociedad neutralizada donde la función de la soberanía ya no es capaz de defender a los ciudadanos.

El enfoque de Schmitt es el de analizar los fenómenos políticos independientemente de sus presupuestos morales. Su ideología se opone a las ideologías de la Ilustración, a la del Marxismo, y la del humanismo político cristiano.
Estas ideas son utópicas en su capacidad de dar con la conciencia de tener poder y tienden a vaciar lo político al identificarlo con lo malvado, aun cuando lo permitan temporalmente: Caso ejemplar: El Marxismo.

La negación de lo político está necesariamente implícita en la noción liberal de que los seres humanos podemos ser definidos como individuos con derechos naturales. Está implícito en la aspiración liberal de crear un mundo en el cual los grupos y las naciones se relacionen entre sí por medio del intercambio comercial dejando atrás todas sus diferencias.
Ese credo mentiroso es el que nos hace creer que los venezolanos patriotas y de bien podemos convivir con el chavismo. Y es la razón por la cual los opositores de verdad rechazamos dialogar con delincuentes chavistas.
Si no podemos distinguir entre amigo y enemigo, si negamos lo político, entramos en el mundo del engaño del liberalismo en donde toda noción de existencia no está atada a tu pasado, raza, cultura, credo, nación y tribu, sino al concepto de tu existencia actual, de tu “humanidad”.

El objetivo del liberalismo es deshacerse de lo político

Los que nos acusan de anti-políticos son los verdaderos antipolíticos, y son de los más peligrosos y embusteros porque esconden sus intenciones, la de crear sociedades en la cual los hombres se ven a si mismos como miembros de una comunidad dedicada a la búsqueda de la seguridad, comodidad y felicidad. Los liberales asumen que los grupos humanos en disputa por escasos recursos no pueden ser amenazas entre sí, pero que en vez de ello pueden ser socializados gradualmente para convertirse en miembros de esa sociedad “humana” que no valora el honor de pertenecer a un grupo que reafirma su imperativo moral de existir etno-culturalmente.

Es por ello que Carl Schmitt tiene razón al decir que los liberales carecen de un concepto de lo político. ya que lo político presupone que los hombres nos organizamos en grupos que somos existencialmente distintos unos de otros.
Por eso no nos podemos reconciliar con el chavismo, ni con el foro de Sao Paulo.

Los estados liberales occidentales antes de la Segunda Guerra Civil Europea y los años 60 tenían políticas migratorias que excluían a inmigrantes procedentes de culturas retrógradas, incluso en Venezuela, y estos estados tenían esas políticas porque consideraban que esos invasores eran una amenaza para el carácter nacional.
Los que reformaron las leyes migratorias en Occidente para dejar entrar a todo el mundo no se dieron cuenta que fue su sentido de identidad racial el que mantuvo a sus países culturalmente unidos durante años bajo el concepto de lo político.
Cuando este bastión colectivista fue desmontado, las naciones liberales se hallaron en una espiral de radicalización que les hizo extremadamente complicado decidir que grupos raciales podrían constituir una amenaza para su carácter nacional, y cuales grupos estaban ocultos dentro de sus fronteras listos para activarse políticamente sin restricciones para promover sus propios intereses étnicos: Para jugar al liberalismo y hablar el idioma universal de esta doctrina contra los blancos etnocéntricos.

La mujer de derecha

traditionalgenderroles

Esta mujer sería considerada por el canon (((liberal))) como oprimida, ignorante e incapaz. Ser ama de casa es igual de dignificante que cualquier otra profesión.

Para nadie es secreto que históricamente los hombres hemos acumulado inteligencia, empuje, deseo, orgullo, ira y creatividad para dirigir y conquistar, toa vez que las mujeres han sido empáticas con nuestras causas cual actrices de reparte que nos proveen de servicios biológicos vitales.
Es bien sabido que desde un punto de vista biológico, las mujeres son reproductivamente más valiosas que los hombres, mientras un hombre produce millones de espermatozoides a diario, la mujer requiere de 28 días para producir un óvulo viable para la fecundación y nueve meses para engendrar un ser humano. Es por eso que cuando el barco se hunde, las mujeres y los niños son los primeros en abordar el bote salvavidas
Este modelo reproductivo funciona, y ha funcionado desde los albores de la humanidad.

Las mujeres existen a nuestro alrededor como nuestras madres, hermanas, hijas, esposas y amigas, en esos aspectos somos iguales, los hombres existimos como padres, hermanos, hijos, esposos y amigos. En lo que respecta a pelear guerras , las mujres son tan incapaces como lo son los hombres de concebir un hijo y parirlo. Los sexos se complementan el uno al otro. Así ha sido y así siempre será si queremos que la especie humana se perpetúe.

Existe un tremendo valor en toda mujer que se dedique a criar muchos niños felices, sanos, emocionalmente estables en un hogar bien atendido, la mujer ha podido combinar este tipo de trabajo con oportunidades de carrera y las que han decidido ser amas de casa exclusivamente han sido vilipendiadas y atacadas de forma espantosa por un colectivo de feministas feas, gordas, lesbianas e incapaces de poder tener un perro que les ladre para que se reproduzcan.

Lo que hace que una mujer sea cariñosa y entregada a su hogar, también la puede volver loca. El sexo femenino instintivamente busca estabilidad pero también puede ser irracional en dicha búsqueda. (((Hollywood))) nos ha dado ejemplos de mujeres que se quedan en casa a cuidar a sus hijos y atender un hogar que son perfectas psicópatas: Nancy Botwin y Celia Hodes en Weeds, Lynette y Bree en Desperate Housewives, son claros ejemplos de ello.
Esas características ligadas a las emociones pueden facilitar la crianza de niñas y niños blancos y precioso, pero también como seres en sociedad, esos valores que se aprenden en el hogar pueden estar en conflicto con cierto (((demográfico))) y sus procederes.

Tanto hombres como mujeres de derecha hemos desarrollado habilidades sociales para hacernos caso omiso de las críticas de la izquierda y hemos puesto nuestro nombre en alto a la hora de defender las normas de conducción de los individuos en los espacios cívicos que habitamos.
Que a un matrimonio blanco que cuida a sus hijos y los protege de la barbarie postmodernista lo llamen “nazi” y “racista” no es ningún insulto, más bien se ha vuelto una nueva forma de halago.
Si a ver vamos, los alemanes de hace 100 años valoraban el matrimonio, fomentaban que los matrimonios tuvieran muchos hijos y confiaban en la mujer para su crianza acorde a una serie de valores, creencias, aptitudes y actitudes, de la misma manera que lo ha hecho otro (((demográfico))) que cuida a sus mujeres de bárbaros, fomenta su natalidad, y tienen hasta su propio etnoestado.

-Los blancos queremos y somos merecedores de los mismos privilegios que ese (((demográfico)))-

Hay muchas mujeres que leen este blog, lo comparten con sus maridos y me preguntan por que exalto la masculinidad. La respuesta es sencilla, nuestra sociedad es ginocéntrica, mientras el feminismo cuenta con financiación estatal, un comité de Naciones Unidas, campañas en redes sociales, prensa y medios, yo soy un pendejo con un blog.
Pero la feminidad para la derecha es extremadamente valiosa, a lo largo del tiempo que llevo escribiendo le he dicho a las mujeres que deben tener algo más que silicón en el pecho y que deben ser responsables de sus acciones, que la razón por la cual hay malos hombres en el mundo es porque también esos hombres fueron criados por mujeres terribles.

Los hombres griegos y romanos fueron capaces de sentar las bases de la civilización occidental y lo lograron acompañados de mujeres de igual calidad.

Las feministas pueden llenarse la boca de mentiras como una brecha salarial que no existe, dejarse crecer su hírsuto vello corporal, exigir abortos y control de natalidad financiado por el estado. Pero el verdadero núcleo y ethos de la mujer es la necesidad de estabilidad.
Y si se acepta a la derecha como una cosmovisión, en el canon de (((ideas actuales))), esa propuesta se considera misógina, machista, retrógrada y cavernícola.

Si la derecha rechaza la modernidad y el orden existente, el camino a seguir por la familia de derecha es bastante incierto. Requiere el compromiso del hombre y de la mujer al ver el ambiente que les rodea con los anteojos de la claridad propietarista, aun cuando el ambiente sea sucio, mugriento, repleto de üntermenschen, chavismo, güirchas y reguetón.

Resulta terrible el darse cuenta de que nuestra raza, nuestra tribu, nuestros apellidos, nuestro patrimonio, cultura y Nación están siendo desarticulados poco a poco y saber que es imposible hacerse la vista gorda una vez que se tiene conocimiento de esta realidad es aun más aterrador.
Nos destruye la diversidad, nos destruye el refugees welcome, nos destruyen y nos violan a nuestras mujeres los inmigrantes, nos destruye el marxismo cultural, nos destruye el multiculturalismo.

Es vergonzoso saber que detrás de lo que nos ocurre bien sea en Venezuela como en el resto de Occidente hay un (((Orden Mundial))) que es capaz de erradicarnos tan sencillo como les es darnos trabajo.

Para las mujeres, este camino hacia adelante es incluso más preocupante que para los hombres, porque serán objeto de vilipendios, sospecha, y pueden quedar como sometidas, con la idiosincrasia particular de ser racista cuando simplemente exhiben su femenina personalidad.

Las madres, sobre todo las blancas, son objetivos de grupos de presión política de la misma manera que los negros, los mestizos, los retrasados mentales, los putos, y cuanto otro demográfico minoritaria haya para que voten a los partidos de izquierda. O votan a la izquierda, o serán marginadas por un patriarcado que no se preocupa por ustedes, es el mensaje tácito que buscan darle a las mujeres los grupos políticos progres que dicen preocuparse por ellas.
Los partidos políticos que abrazan el feminismo y la izquierda claman tener un mayor nivel moral de tolerancia, respeto e igualdad…hasta que estás en desacuerdo con sus hegemónicas propuestas.

Los riesgos para un hombre de declararse de derecha en países ocupados por ciertos (((demográficos))) son meramente financieros. Hay hombres que pierden su trabajo por leer blogs como este, hacer tuits con la caricatura de un sapo, por preferir tener relaciones sexuales con una mujer blanca antes que una negra o por decir que les cae bien Donald Trump, Marine Le Pen, Nigel Farage y Gert Wilders.
Pero para una mujer que la identifiquen con la derecha implica que podría ser condenada al ostracismo social. Será tildada de sometida, maltratada por su marido, ignorante y manipulada por el patriarcado.
Conociendo los procederes de rebaño del sexo femenino, mandar al exilio a una implica para la mujer una severa afectación en la forma en la que puede criar a sus niños (sus hijos no podrán jugar con los hijos de las progres, no podrán compartir sus tareas, no les invitarán a los chamacos a los cumpleaños y piñatas, etc, etc.)
Todo eso tiene un impacto psicológico sobre la integridad de la mujer de derecha y de sus hijos a quienes ella busca proteger a como de lugar.

Una mujer blanca puede perder todo tipo de privilegios al decir que cruza la acera cuando ve a dos negros caminando hacia ella, cuando no quiere ser atendida por una negra en una tienda de cosméticos, o por no querer relacionarse con gente de color distinto al de su piel.
Las relaciones interpersonales de las mujeres forman una gran parte de su identidad. Si se refieren a una mujer como racista, traidora o una alfombra pisoteada por un hombre, eso afecta su psiquis y bienestar de una forma más dura emocionalmente que si un hombre abusador le golpeara.
Quizá la reacción femenina sea más débil que la de un hombre de derecha pero los que estamos en esta acera ideológica no gastamos pólvora en zamuros cuando otros demuestran debilidad o ineptitud, no nos nutrimos de la humillación de nuestros enemigos como lo hace la izquierda.
El estudio del comportamiento humano ha demostrado a lo largo de la historia que las mujeres prosperan si están inmersas en un sentido de comunidad, es perfectamente válido reconocer la amenaza de perder estatus social dentro de la comunidad donde te desenvuelves si estás a favor de una cruzada como la derecha alternativa.

Muy pocas mujeres han tenido el valor de alinearse de manera frontal con la derecha alternativa, muchas lo hacen de forma tangencial, lo vemos en sus likes a nuestros posts, a la forma en la que opinan, los sutiles comentarios que hacen en reuniones, y su comportamiento con respecto a los que somos vanguardia en este tipo de movimientos. Si bien los hombres podemos prosperar como lobos solitarios, las mujeres se marchitan en soledad.

La derecha alternativa no puede ser un club exclusivamente de caballeros

Las mujeres que nos rodean y nos acompañan sufren mucho si hacemos de este movimiento un club exclusivamente de machos alfa, porque mientras estamos combatiendo a las huestes del marxismo cultural, ellas sufren mucho a menos de que no se les de una manera significativa de participar en este tipo de movimientos. Apoyarlas para que aprendan nuestra jerga, que sepan el significado del triple paréntesis, que aprendan a trollear con caricaturas de ranas a quienes se nos oponen es un excelente comienzo para que ellas también junto a nosotros los hombres rescatemos a Occidente del (((Liberalismo))) que busca su destrucción. Esto dista bastante y diametralmente de todas formas de feminismo o de apoderar al sexo femenino y las mujeres de derecha deben entenderlo, procesarlo y hacerlo suyo.
Para nuestro movimiento, los números y la calidad de las ideas, palabras y pensamientos de cada uno de nuestros aliados importa.

Darle la espalda a las mujeres por ser naturalmente seres emocionales es temerario y es una ceguera política.

Es menester tener a nuestras mujeres de nuestro lado, tenerlas felices, ser buenos proveedores en lo amoroso, erótico, espiritual, material y paternal en caso de ser padres para criar hijos sanos y tener una familia que no se vaya a separar porque los hombres pasamos demasiado tiempo peleando ideológicamente con comunistas.

Las primeras embajadoras por el bienestar de los niños son las mujeres, entonces tiene todo el sentido del mundo unirlas ideológicamente a nuestra causa en roles tradicionales y naturales. El kinder, kirche, küche (niños, cocina e iglesia) de los alemanes de hace un siglo sigue vigente en muchos aspectos, el tradicionalismo es una contracultura que se opone a la señalización de la virtud de tener una fuerza laboral femenina frustrada por ser castigada por una sociedad ginocéntrica y misándrica que la chantajea moralmente por tener que elegir ser una mujer profesional y una esposa/ama de casa abnegada y dedicada a sus chamos. El canon actual de esta sociedad feminista y repleta de misandría chantajea a nuestras mujeres, las aleja de nuestros hijos y pone a estos últimos en el cuidado de abuelas, cachifas inmigrantes y la (((televisión))).

Si nuestros hijos y el futuro de nuestra raza son las inversiones más importantes que podemos hacer,  ¿no es más baratos criarlos con las ideas de la derecha alternativa con la influencia de ambas figuras parentales, o esperar a que sean adolescentes emocionalmente paralizados, incapaces de poder tener una buena relación social con su familia y entorno?

Cualquiera de nosotros que haya tenido que cruzar palabras con veinteañeros y milenials que apoyan a Barack Obama, Hillary Clinton, Leopoldo López, Primero Justicia y que son asiduos lectores de Breinguash, Panfleto Negro, Prodavinci, Time, Salon, Slate, The Atlantic y Caracas Chronicles podemos darnos cuenta que habría sido mejor enseñarles desde pequeños la realidad de las razas, la importancia de los valores de tu raza, cultura y Nación antes de que les diera un colapso nervioso, te marginen o te agredan por decirles cosas obvias como el hecho de que raza y crimen violento van de la mano.

La generación Baby Boomer cometió errores terribles, y uno de ellos fue permitirle a sus hijos elegir sus propios caminos, criarlos en hogares de cuidado infantil y guarderías, permitirles a sus maestros y profesores adoctrinarlos con un corpus de ideas (((liberales))), estudiar carreras que dependen del estado o que no tengan salida laboral en el sector privado, hacerles ignorar la realidad del color de su piel, tirar a la basura la importancia del legado de sus ancestros, su nación y su acervo cultural.
Toda vez que los Baby Boomers hicieron esto, otro (((demográfico))) reía e inculcaba a sus hijos el valor de su raza, de su genética, de su acervo cultural, de su Nación, de la importancia de su (((Etnoestado))), le dieron oportunidades educativas con salida laboral en el sector financiero y otras industrias muy influyentes, logrando solidificar su control.

En este movimiento caben todas las mujeres que estén dispuestas a rechazar la modernidad de la misma manera que lo hacemos los hombres, que acepten la masculinidad de la misma forma que los hombres enaltecemos y valoramos la feminidad.
La aceptación de los roles de género tradicionales no es algo retrógrado y cavernícola, ha funcionado, y funciona a lo largo de la historia porque es algo natural.
Si bien las ideas de derecha son ideas de distinción, exclusividad y discriminación, es razonable asumir que un movimiento como éste solo crecerá, se expandirá y habrá de evolucionar si le damos la oportunidad a mujeres excepcionales que provean ideas, produzcan niños sanos, los críen de forma correcta y ayuden a mantener la piscina genética de los blancos homogénea.

Ser de derecha es ser vanguardista!

large_vanguard_roman_soldiers_horses_battle_wall_sculpture_6

Se radical, ten principios, se lo que el burgués llama “extremista”-Julius Evola

La gente en la derecha política tiene una preponderancia a tener unas visiones metafísicas conservadoras, y eso por lo general los hace pesimistas. Pero no siempre tiene que ser así.

Oswald Spengler no se equivocó en los años 20 y 30 cuando dijo que el “optimismo es una forma de cobardía”. Pese a esto la noción de que deberíamos ser optimistas sobre el futuro es difícil de sostener.

Hoy en día hay muchos más de nosotros unidos a esta causa que antes, y como todo en la vida, siempre es mejor la calidad antes que la cantidad, tanto en mis clases, como en general siempre he propuesto que en vez de  ver las cosas desde el punto de vista de los complejos análisis cuantitativos demográficos, veamos la calidad de las ideas y las cosas.

El elitismo siempre ha estado ahí para que lo revisemos, y son pocos los que se atreven a hacerlo.
Todos los grupos requieren de una vanguardia.

Cuando comenzó este año, me propuse a crear una vanguardia para poder defender ideológica y tácticamente a la civilización occidental, y hasta ahora me ha ido bien, me he topado con hombres y mujeres que se han acercado a mi para expresarme su apoyo y decirme que se identifican con las cosas que escribo y digo.

Muchos de ellos tienen miedo de hacerlo, quizá viven en (((Países Ocupados))) o quizá puedan conseguir problemas en el trabajo por simpatizar con estos ideales.

Este post es para ustedes.
No es necesario tener miedo en tiempos como éstos.

¿Que son las vanguardias?

Some people call you the elite, I call you “my base”.
Hay quienes los llaman a ustedes las élites, yo a ustedes los llamo “mis bases”. -George W. Bush

En ocasiones anteriores he comentado que las ideas de derecha son ideas de distinción, de excelencia, de aristocracia y de resaltar.

Todas las élites y minorías vanguardistas son las voces radicales de la conciencia dentro de sus grupos.

Esas ideas son representadas por un grupo de hombres y mujeres que son la vanguardia de todos los movimientos, eso le permite a la población salir adelante y ganar la energía e impulso para poder generar los cambios que las élites dentro de los grupos humanos buscan conquistar.

Los recursos en la Tierra son escasos y todos los grupos humanos están, de una manera u otra en conflicto por la obtención, explotación, control, procura, intercambio y dominación de esos recursos.
La gente necesita recursos, tanto materiales para subsistir como ideológicos para interrelacionarse. Los movimientos necesitan absolutistas, y requieren de semi-fundamentalistas que darán la cara por la gente por lo menos de manera conceptual y teórica.
Los negros tienen al Black Lives Matter, las mujeres al feminismo, están los colectivos de (((diversidad))) sexual y religiosa.

En el campo de las ideas de la derecha, los que estamos en la derecha alternativa hemos probado al mundo que el terreno metapolítico es de nuestro dominio: A punta de sapos de caricatura y colocando los apellidos de ciertos demográficos entre triples paréntesis creamos la vanguardia digital que le ganó un enorme terreno a Donald Trump en las (((Redes Sociales))) como Twitter y (((Faceberg))). Utilizamos un sentido del humor oscuro y creativo que perneó en el inconsciente norteamericano de formas que no tienen parangón en los tiempos modernos.
La derecha tiene castillos y fortalezas ideológicos mucho más sólidos que la izquierda en lo que a argumentación se refiere, y lograr defender esos conceptos con memes de Pepe simplemente destacan lo que nuestra vanguardia es capaz de hacer.

Las vanguardias de los movimientos políticos de derecha son radicales, y deben serlo porque lidian con un grupo muy tóxico cuando se enfrentan con la izquierda, y es el grupo que le gusta jugar a las políticas de identidad (identity politics).

Las vanguardias funcionan igual que los proyectiles

Todos sabemos cómo funciona una bala. Los proyectiles cuando impactan una pared, o a un ser humano cambian la constitución de lo que impactan en formas absolutamente radicales.
Si una bala es perforada en su punta, o si le inyectan uranio, se convierte en un arma mucho más devastadora.

Las vanguardias funcionan de la misma manera que una bala expansiva de forma conceptual.

Todo el vigor de las vanguardias, toda su energía surgen de los debates a los que se enfrentan. Si las palabras son armas, entonces es menester afilar nuestro vocabulario.
Si usamos el lenguaje para expresar la calidad de nuestras ideas y pensamientos, debemos hacerlo de una manera que sea útil para proteger a quienes queremos y doblegar a quienes nos buscan destruir.

Sólo porque nuestras ideas parezcan ir en contra de la corriente actual no quiere decir que no tengamos esperanza como grupo.
Las situaciones nunca carecen de esperanza.
Muchos otros grupos que han sido considerados “extintos” a lo largo de la historia han pasado por traumas mucho peores de los que nosotros hemos pasado en momentos como éstos.

Las vanguardias de todos los grupos se consideran elitistas, y muchas veces, sus mismos grupos consideran que están “locos”, y la razón de ello es que la mayoría de la gente sólo desea vivir su vida a su manera, y ven a este tipo de cuestiones más amplias con la óptica de las vanguardias sólo cuando se topan con  situaciones en su vida en las que las circunstancias les está torciendo el pescuezo. Es en esos momentos cuando los radicales tienen razón.
Muchas de las razones por las cuales nuestros pueblos carecen de un sentido de solidaridad entre ellos está en relación con el grado en el que otros grupos se organizan para establecer las reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.

La mayoría no se solidariza con las vanguardias hasta que sus privilegios se ven en peligro.
Hoy día, en Venezuela y en Occidente los blancos nos damos cuenta de lo que significa ser una minoría, de lo que significa que nos quiten nuestros privilegios culturales, y que nos priven de nuestros derechos en muchas formas.

Ese espíritu de indignación crece constantemente y se alimenta de las conciencias de un grupo selecto de personas. Sólo por el hecho de que la mayoría de la gente no está atraída a formar vanguardias, y sólo escuchan a los voceros de las vanguardias cuando ya tienen la soga al cuello y están desesperados.

La mayoría de la gente sólo nos oye cuando no tienen esperanza.

La mayoría de la gente no quiere formar parte de la solución final a los problemas de inmigración, delincuencia, corrupción, etc. que aquejan a Venezuela y al resto del mundo occidental. Ciertamente estos hombres y mujeres quieren ver el fin de esos conflictos, pero son muy pocos los que realmente se dignan a participar en ello de otra forma que no sea jugando al perverso juego de la democracia. Escogen la ruta fácil de “evitar conflictos”, no quieren enrollarse las mangas y ensuciarse y definitivamente les encanta que llegue alguien más a hacer el trabajo por ellos.

Pero al mismo tiempo que quieren que alguien más se ensucie las manos, se esconden, critican, invalidan y atacan a quienes decidimos ensuciarnos las manos por ellos, toda vez que por dentro tienen una sonrisa y una voz interna que les dice “mejor él que yo”.

La gente es víctima de la corrección política hoy día, se adhieren a ella y van a la par de ella y la profesan toda vez que la odian y desprecian, la ven por debajo del hombro como si la refutaran en el contexto de sus vidas personales.
Las mayorías son así.
Las mayorías se confunden y creen en todo lo que la corrección política les dice.
La corrección política es una forma de fijar reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.
Si nosotros no fijamos esas reglas, otro demográfico lo hace por nosotros.

Todas las sociedades tienen jerarquías de conocimiento y entendimiento. Muchos no entenderán estas ideas y las considerarán basura, otros las harán suyas y estarán dispuestos a luchar en diversos teatros de operaciones por ellas.

Muchas personas optan por aislarse de las sociedades externas cuando se topan con el absolutismo de realidades como las que estoy describiendo, es una especie de aislamiento y weltanschaaung en el cual cada persona es una isla en sí misma y que la sociedad difícilmente existe fuera de los confines de su propia familia y círculo social. Es preferible para este tipo de personas aislarse en redes sociales buscando validación en forma de likes, ver las banalidades de las Kardashian en E! Entertainment Television y consumir drogas psicotrópicas para no enfrentarse a la dureza del mundo exterior- Ese es el coctel del cual nos advirtió George Orwell y Aldous Huxley.

Los comunistas lograron su sangrienta revolución por medio de vanguardias, y luego pusieron a pelear a todos los grupos unos con otros hasta que una determinada (((tribu))) logró establecerse y dominar la quinta parte de la superficie del mundo. Nosotros en la derecha no buscamos ese tipo de sangrientos procederes.

Las vanguardias son extremistas a veces

Mucha gente piensa que los fundamentalistas y los extremistas sólo son hombres barbudos que cogen cabras, golpean mujeres, rezan cinco veces al día, y cortan cabezas. Pero eso no es así.
El extremismo es aborrecible, a veces. Y a veces es necesario. Pienso que es social y matemáticamente necesario porque tiene que existir una lógica que explique la lógica de la lógica.
Tiene que haber algo que explique al argumento al punto más lejano del círculo.

En matemáticas, si usted tiene una curva, tiene una línea que lo penetra lo más lejos posible, y creo que tiene que haber una lógica que en los reinos de la cordura y en los reinos de lo que es posible que divida la línea como máximo punto radical, y eso es lo que las personas que me escriben y se me acercan para comentarme son.
Eso es lo que las formas de vanguardia de identidad equivalen a.
Son la manifestación más radical del sentido implícito del devenir y de la pertenencia, del hombre y de la feminidad identitaria de la gente común en el propio grupo, y tienes que manifestarlo y tienes que representarlo, y sólo al hacerlo puedes tener un cierto efecto, porque tenemos efecto en virtud de existir.

El vanguardismo vive por la virilidad de lo que pueda ser en el futuro. Lo que nosotros pensamos sobre nuestro futuro es cuidadosamente analizado por gente desde la izquierda para usarlo en nuestra contra.

Para nosotros en la derecha, es fundamental tener identidad, y esa ideas de identidad y de afirmación no se basan en oprimir a otros. Los principios de identidad se fundamentan en hacer más grande a tu propio grupo y no en detrimento de los demás otros grupos.

Ya dije anteriormente que la competencia entre grupos forma parte de la vida. Las sociedades contemporáneas se basan la idea de que lo anterior es mentira, y la naturaleza derrumba esa idea la sociedad contemporánea.

El problema con ello es que a menos que la naturaleza tome una forma política de derrumbar las ideas liberales de la sociedad contemporánea, el proceso mediante el cual se invalidan los postulados más liberales de estas sociedades será muy doloroso para aquellos que no forman parte de la vanguardia que genere esos cambios.

Es la razón por la cual la Mesa de la Unidad Democrática siempre le da la espalda a la clase media y a los ricos y se enfoca en la pobreza, es la razón por la cual se le pide a los venezolanos que hagan las paces con el chavismo y los cubanos que los esclavizan, es la razón por la cual no se habla de lo alarmantemente promiscuo que es el colectivo LGBT, es la razón por la cual se censura el debate sobre la naturaleza judía del comunismo, es la razón por la cual no se habla de la correlación entre raza y crimen.
Y esa es la razón por la cual tenemos que seguir llevando adelante la agenda de identificarnos políticamente dentro de nuestros grupos.

Las clases políticas actuales nos han traicionado, pero eso no quiere decir que tengamos que deshacernos de las clases políticas. Sólo quiere decir que debemos reemplazarlas con hombres que sean mejor y más fuertes más decididos y más a tono con las vibraciones y el sentido de solemnidad de su tribu y su grupo. Fue nuestra raza la que ha alcanzado una enormidad de logros a través de hombres que crearon vanguardias y replicaron la mayoría de los éxitos a sus propios grupos en materia de ciencia, ley, arquitectura, escolaridad, moralidad, ética, guerra, tecnología, liderazgo político, conciencia racial.

 

Otros hombres lo lograron con menos tecnología.
Nosotros también podemos.