“Sumisión” de Michel Houellebecq

ISISsoldiers

Yihadistas desfilan por una calle iraquí, pronto por París… París se quema, se quema París.

Hoy escribo sobre Sumisión, un libro de Michel Houellebecq que esperé dos largos años para leer en la vísperas de las elecciones francesas que lamentablemente perdió Marine Le Pen-
El autor de Sumisión quizá sea recordado como el Rousseau de la próxima y final revolución Francesa.

Sumisión es un libro del escritor francés Michel Houellebecq, conocido por sus poemas y libros cargados de escenas sórdidas de sexo y libertinaje.

Fue publicada el siete de enero de 2015, el mismo día que unos musulmanes franceses les dio por entrar a las oficinas del semanario satírico de centro-izquierda Charlie Hebdo para matar a unos caricaturistas.
Quise leerme el libro en francés pero decidí esperar hasta la víspera de las elecciones francesas para saborear y sentirme un poco más a gusto con su lectura.
La obra es una sátira política, se lee bastante fácil, puedes reír leyéndolo toda vez que puedes apreciar el asunto metapolítico bastante profundo que Houellebecq trata de advertir a la civilización occidental.

Houellebecq es un tipo de derechas, aunque no le guste reconocerlo

El autor ha sido un crítico muy duro de lo que es el libertinaje que ha semi destruido a la civilizacón occidental con su hipocresía y formas (((políticamente correctas))).  En Sumisión, Houllebecq nos revela que es un ávido de la literatura de derechas ya que toca temas como demografía, religión, política, tradicionalismo, sexualidad, diferencias biológicas, nacionalismo europeo, identificación, y críticas al Islam.
Houellebecq no es un nacionalista blanco, es un cronista implacable del declive del hombre europeo hacia la democracia liberal. Y lo retrata en este libro.
Sumisión

Sumisión es una traducción de Islam. Cuenta la historia de cómo los musulmanes toman el poder en Francia en el año 2022.
El Frente Nacional y un ficcional Partido de la Hermandad Musulmana llegan a la última instancia de una elección nacional francesa.
El día de la elección, no se sabe quien ganará.
Urnas son robadas, invalidando las elecciones, por lo que se deciden repetir los comicios y  se planifica una nueva ronda de votación, pero mientras tanto, los partidos conservadores y socialistas se unen a los muslumanes en un “Frente Republicano” para mantener a Marine Le Pen fuera del poder.
Una vez instalados, la Hermandad Musulmana instituye políticas de gran amplitud en lo que concierne a la economía, la educación y la política internacional, reformas designadas a transformar la hegemonía musulmana en algo permanente.
Bélgica es el próximo en caer, pero toda Europa está condenada debido a la integración política y económica del mundo islámico en la Unión Europea.

Esta novela tiene que ver menos con el Islam que con la debilidad de la Francia moderna y por extensión, Occidente.

Este libro ha sido un best-seller y debidamente, tiene un target bastante peculiar: Activistas de la derecha nacionalista y pese a que es corto tiene mensajes muy profundos. La política no es abrumadora en la novela, más bien da un contexto para entender el desarrollo de los personajes, partes de la novela son escritas en primera persona y aun cuando no sabemos si es Houellebecq quien habla o es alguien más podemos ver que hay un ideal político dentro del libro, es el tipo de literatura que inspira a agarrar otros textos y nutrirte en temas tan amplios como diversos y de compleja estructura.

¿Que lecciones me dejó este libro?

El fin de la democracia
Esta es una moraleja política. La izquierda y la centroderecha están comprometidas en destruir a Francia como un reflejo de Occidente y disolverla en el ácido corrosivo del multiculturalismo para de ello obtener una humanidad afín a la globalización. Igual que pasó en las elecciones francesas de la semana pasada, los políticos de Sumisión odian más al Frente Nacional, a Marine Le Pen, y a lo que ellos representan como nación más de lo que ellos se aman a ellos mismos y a sus valores, creencias, aptitudes y actitudes. Por lo tanto, a razón de odio suicida y fratricida, ellos estarían dispuestos a poner a Francia en las garras de los bárbaros del Islam.
La izquierda y la centroderecha francesas en los ojos de Houellebecq no reaccionan ante las ganas de los musulmanes de imponer sus leyes y costumbres. Para el autor de Sumisión, la izquierda no sería capaz de protestar y oponerse al programa musulmán porque el islam es “otro”, que es sagrado, no blanco, no europeo. Y la centroderecha sería incapaz de protestar porque son burgueses acobardados que sólo siguen los liderazgos de la izquierda. Y ambos, tanto izquierda como centroderecha le tienen un pánico a la violencia islámica.
Que una nueva élite llegue al poder implica la aplicación de una agenda radicalmente revolucionaria,  el islam busca el cambio irreversible, y en el libro, en vez de hacerlo cortando cabezas, lo hacen esperando y haciendo uso de la pasividad y apaciguamiento propio del europeo políticamente correcto.

El regreso a la tradición

La toma del poder por parte de los musulmanes no fue producto de una revolución de sangre, espadas y pólvora, sino que vino en la forma de elecciones libres, justas y democráticas. El islam llega al poder gracias a la pura apatía del hombre occidental postmoderno, irresponsable y nihilista. Una vez consagrados en el poder, el nuevo régimen lentamente comienza llevar adelante reformas en las estructuras del estado.
En esa nueva sociedad, incluso cuando  las formas de elección sean mantenidas, la Hermandad Musulmana nunca permitiría ser destituida del poder mediante los votos.
Específicamente, ¿cómo podría la Hermandad Musulmana neutralizar a sus más comprometidos enemigos de la extrema derecha, los tradicionalistas católicos, los identitarios, y el Frente Nacional?
De forma simple: al instituir las reformas que ellos siempre quisieron.
Los musulmanes en este libro no se apresuraron en imponer la Sharia. Se dieron cuenta que los franceses no pelean por su nación y su libertad, pero si les quitas sus embutidos, cigarrillos y alcohol se levantarán en armas. Por lo que los musulmanes prefirieron apostar al desgaste de una nación con una baja tasa reproductiva, el futuro le pertenece a la población que tiene más hijos y pasa sus valores a ellos.
Por eso la Hermandad Musulmana decidió hacer reformas al sistema educativo, un bastión de la izquierda por excelencia: Los musulmanes pueden recibir una educación islámica completa. La co-educación es abolida. Las profesoras son jubiladas forzosamente con pensiones completas vitalicias financiadas por el dinero de las petromonarquías del Medio Oriente. Se favorece la formación de artesanos. Se instituyó la educación obligatoria hasta los doce años de edad y la educación universitaria se privatiza por completo. Las universidades públicas se convierten en madrassas gigantescas y las facultades que no se adaptan a la costumbre musulmana y en las que hay sólo mujeres se eliminan.
En el ambiente social se retorna al Patriarcado ya que las mujeres no están en las academias ni en las escuelas. Las mujeres comienzan a irse a casa, ya que se ven estimuladas a elegir a la familia por encima de la carrera. Comienza a difundirse el pudor sexual y las damas cambian su vestir y lo hacen modestamente, y esto pone freno a la cultura pop hipersexualizada de occidente: Las güirchas desaparecen.
Sobre esto me llamó la atención un pasaje que reproduzco en su entereza:

“Vestidas de día con impenetrables burkas negros, las ricas saudíes se transformaban de noche en aves del paraíso, se emperifollaban con corpiños, sujetadores calados y tangas engalanados con puntillas multicolores y pedrería; exactamente a la inversa que las occidentales, elegantes y sensuales durante el día porque estaba en juego sus estatus social y que se marchitaban en la noche al volver a sus casas, abdicando agotadas se cualquier perspectiva de seducción, vistiéndose con ropa informal y holgada”

La familia retoma su rol central en la economía como la ubicación exacta de de la transmisión de valores intergeneracionales y las ideas de G.K. Chesterton y Hillaire Belloc, el distributismo como modelo de propiedad y sociedad se divulgan en el país.
La economía comienza a pujar, el desempleo cae porque las mujeres no están trabajando y el crimen también cae ya que los musulmanes sienten que Francia es ahora su patria y no necesitan destruirla más.

Eugenesia

La novela hace varias referencias interesantes a favor de las políticas de eugenesia. El protagonista nos explica:

Las pocas clases particulares que di con la esperanza de mejorar mi nivel de vida me convencieron enseguida de que en la mayoría de las ocasiones la transmisión del saber es imposible, la diversidad de las inteligencias es extrema y que nada puede suprimir ni siquiera atenuar esa desigualdad fundamental.

Luego se toca el efecto de positivo de la poligamia, que lleva a la auto-realización de la humanidad:

En el caso de los mamíferos, y teniendo en cuenta el tiempo de gestación de las hembras comparado con la capacidad de reproducción casi ilimitada de los machos, la presión selectiva se ejercía principalmente sobre los machos. La desigualdad entre machos -si a unos se les concedía el goce de varias hembras, otros forzosamente se verían privados de ello- no debía verse como un efecto perverso de la poligamia sino como pura y llanamente su objetivo real. Así se cumplía el destino de la especie.

Las notas de eugenesia en esta obra de Houellebecq se hacen presentes en la forma en la cual el autor, se fija atentamente al demográfico, lo cual me lleva a otra cosa que aprendí leyendo esta novela:

Entrega psicológica.

El personaje principal de Sumisión es François, un tipo de 44 años que vive en París, que da clases de literatura francesas del siglo XIX, que redactó una brillante tesis doctoral sobre Joris-Karl Huysmans. Y cumple todos los postulados por los cuales occidente no tiene hombres fuertes:
Es hijo único de padres divorciados de la generación baby-boomer que se odian, es un tipo emocionalmente paralizado que nunca se ha casado, y que en vez de conseguirse a una buena mujer, tiene relaciones pasajeras con estudiantes jóvenes de la facultad en la que trabaja. Las mujeres en esta novela son narradas como personajes que siempre son las que rompen la relación con François para demostrar su fortaleza.
La vida intelectual del profesor François es tan vacía como su vida personal y realmente es un tipo aburrido. Siendo francés y profesor de literatura francesa, sabe muy poco sobre Francia y su cultura, carente de toda identidad nacional prefiere la gastronomía árabe e hindú en vez de la exquisita cuisine française. Vive en el barrio chino parisino, y pese a que tiene todo para ser un francés orgulloso de si mismo y su identidad, envidia a la identidad tribal de una de sus novias, Myriam, una judía con la que ha tenido romances intermitentes que decide emigrar a Israel porque en Francia ahora gobiernan los moros.
Y lo expresa de esta manera tan poética:

No hay un Israel para mi – François

Si no hay un Israel para François, ¿(((quiénes))) hicieron eso posible?

Naturalmente la terrible auto-absorción de François va acompañada de pasividad política.
Él apenas toma noción de la política hasta que su país es arrancado de sus manos, y luego él no hace absolutamente por recuperarlo.
Cuando él escucha la posibilidad de una guerra civil, se pregunta si el conflicto puede ser pospuesto hasta después de su muerte, es un hombre que no está dispuesto a morir en sus ideales.
Después de la toma islámica, François es forzado a retirase con pensión completa. Pero él es lentamente tambaleado por Robert Rediger, un belga convertido al islam que queda a cargo del sistema educativo. Primero, por instigación de Rediger, François es invitado a editar una edición de Huysmans para la prestigiosa editorial francesa Pléiade. Luego Rediger lo invita a una fiesta, en la que Rediger invita a François a su casa para conversar, François asiste y es allí dónde Rediger le revela que está reclutando académicos distinguidos del viejo sistema para la nueva Universidad Islámica de Paris-Sorbonne.

Todo lo que François necesita hacer es convertirse al islam, cosa que hace.

¿Por qué François se convierte al islam en lugar de al catolicismo?
Una razón es que el cristianismo es una religión femenina que inspira el desprecio, y el islam es una religión masculina que inspira admiración.
Pero la principal razón fueron los incentivos monetarios, sexuales y de estatus.
El cristianismo le ofreció engañarse a sí mismo con falsas apariencias y auto-negación.
El islam le ofreció auto-afirmación y avance material: Trabajo en una universitad con un gran salario, una casa en la parte famosa de París con todos los lujes, y por sobre todas las cosas, una cura para su frustración sexual y soledad. Rediger le ofreció a François cosas que los hombres queremos envueltas con un sistema político llamado Islam.
Rediger le ofrece tres esposas, para empezar: jóvenes, bellas, guapas y en edad de casarse, sumisas y musulmanas para compartir su cama y tener sus hijos.

¿Por qué Houellebecq centra su narrativa en un profesor universitario?
Porque esta novela es un experimento del pensamiento.
La academia es la fortaleza de la (((izquierda))), la cual es la fuerza metapolítica más poderosa de nuestra sociedad, y si el islam puede romper su resistencia, puede romper todo lo demás.
Houellebecq se da cuenta que los hombres académicos son llorones, tontos, y sexualmente frustradas: üntermenschen.
El hombre beta oprimido por mujeres fuertes tanto en su vida profesional como personal.
Houellebecq piensa que los franceses recibirían a un régimen que fuerza la modestia en la ropa y en la publicidad, para así no estar constantemente atormentados con pensamientos sexuales; un régimen que restaure el dominio masculino en el lugar de trabajo y en la cama; un régimen que suprime el feminismo y que promueve la sumisión femenina. Estar casado con cuatro mujeres occidentales modernas suena como el infierno en la tierra, pero el islam hace que la poligamia sea bastante funcional.
Houellebecq apoya el hecho de que las religiones fundamentalistas apelan a los hombres beta como formas de controlar a las mujeres.

“Dios quiere que me hagas un sándwich, querida”

No es por medio de las religiones del abrahámicas que los hombres ejercemos autoridad y poder sobre las mujeres, es por medio de apelar a nuestros instintos básicos y evolutivos y hacerle entender a nuestras contrapartes femeninas que cada quien tiene un rol tradicional y natural en la sociedad. Lo que es considerado machismo hoy en día fue durante siglos la forma más tradicional de proteger la especie.

La poligamia, por supuesto, no es la forma de perpetuar la especie. Nos hace a los hombres muy alfa, pero sus efectos disgénicos son evidentes si se piensa a largo plazo.

¡Los derechistas a tomar nota!

El feminismo es la mayor fuente de miseria para el hombre, la mujer, y especialmente los niños hoy en día.
El Nacionalismo está plenamente a favor de la restauración de la integridad biológica de nuestra raza.
Eso quiere decir que no es sólo crear espacios aptos para vivir que sean homogéneamente raciales (lebensraum, anybody?), sino que se desarrollen dichos espacios con capacidades de reproducción y crianza de los nuestros, sino también la restauración de los roles tradicionales (y biológicos) de los sexos: el hombre como protector y proveedor, la mujer como madre y como persona que apoya a otros.

Si podemos prometer la restauración de familias homogéneas, amorosas y estables, comunidades altamente confiables, podemos drenar los pantanos en los cuales los izquierdistas se reproducen (los barrios que tanto aman los izquierdistas del Centro Gumilla y el Grupo La Colina).
Después de todo, ¿Cuántos izquierdistas conoces que se encuentran solos, disfuncionales, y socialmente alienados como producto de familias y comunidades rotas? (Es con ustedes, beatas colineras)

Debemos tener cuidado con los Tradicionalistas

El personaje más interesante de “Sumisión” es Robert Rediger, quien es designado  Ministro de Educación y luego de Relaciones Exteriores del régimen nuevo.
Esto me coincide mucho con el cambio de nombre que le da Macron a este ministerio en la vida real, que pone los intereses de (((Europa))) por encima del de los franceses.

Rediger es un maestro de la persuasión que sabe que los académicos sufren por sobre todas las cosas de frustración sexual y vanidad.
(¿Cuán aburrida será la vida sexual de los profesores del Grupo La Colina y el Centro Gumilla en Venezuela?)
Rediger un maestro de la apologética religiosa, queriendo decir que es un mentiroso excesivamente astuto. Él afirma que el Corán es un gran poema en alabanza a la creación, cuando se encuentra cerca al reggaetón tanto en poesía como en arquitectura. Él afirma que la poligamia es eugénica, lo cual sería verdad si los musulmanes no se casaran con negras y sus primos directos.

Rediger es un hombre grande y masculino, lo que es inusual en un académico.
Pero esto no es sorpresa cuando aprendemos su historia en el arco narrativo que Houellebecq nos cuenta:
-De joven en Bélgica, Rediger era un ardiente nacionalista de derecha. Pero nunca se consideró a si mismo racista o fascista.  Esto proveee cierta inclinación y sesgo psicológico para su eventual conversión al Islam. Rediger simplemente es retratado en su juventud como un genérico reaccionario anti-modernista que escribió una disertación sobre Nietzsche y René Guénon, los pensadores anti-modernistas con premisas radicalmente incompatibles.
Esto, sin embargo, no le impide a Rediger de cambiar de una perspectiva a otra cuando le mejor le conviene . Nietzsche destruyó el cristianismo, y Guénon le ofreció una entrada al islam, una religión que ve más compatible con sus impulsos vitalistas y masculinos (sus ganas de follar).

Las lecciones aquí son obvias: si la integridad racial no es lo supremo, entonces el Tradicionalismo es un vector de la islamización.
Desmitificar el Tradicionalismo es algo que Houellebecq hace muy solapadamente si se ve desde una lupa metapolítica.
La tesis Tradicionalista de la unidad trascendental de las religiones es herética de acuerdo a la fe Abrahámica, el judaísmo, el cristianismo y el islam, las cuales rechazan a todas las otras religiones como falsas. Segundo, los Tradicionalistas están muy al tanto de este problema. Así su afirmación de que las religiones Abrahámicas son compatibles con el Tradicionalismo es meramente un intento de engañar a sus adherentes en tolerar un paganismo esotérico.

Ni existe Alá, ni Muhammad es su profeta.

Por lo tanto, cualquier poder que el islam posea está fundado en la naturaleza. Si hay una lección fundamental en Sumisión, es que si nuestra civilización cae por fuera de la armonía con la naturaleza y deja de pasar sus genes y valores, será remplazado por una civilización – sin importar lo primitiva – que sea capaz de hacerlo. Y el hombre occidental desaparecerá en una marea de negros del desierto con alta capacidad de reproducción y salvajes por naturaleza.

La izquierda y la centro derecha son deferentes con el islam porque son decadentes y desvitalizados. Su sentido es mayor vitalidad, incluyendo su potencial para la violencia. Esta gente quiere ser dominada, porque ningún tirano es peor que el destino del individuo atomizado flotando en el vacío liberal de la modernidad consumista.

La democracia liberal y el capitalismo provee cada necesidad humana, excepto creer, pertenecer y obedecer. Si nuestra raza es salvada, entonces los Nacionalistas necesitan superar e incluso de forma más formidablemente vital –e intimidante- la fuerza del islam, la santería y el comunismo. Claramente tenemos mucho trabajo que hacer.

 

El objetivo ulterior de los islamistas.

Cronología en búsqueda de un contexto

1. Diciembre 2014:

Día 20: Un musulmán entra a una estación de policía en la región de Joué-lès-Tours y comienza a repartir puñaladas al cántico de “Allahu akbar”, matando a un oficial e hiriendo a otros tres oficiales antes de ser dado de baja. El terrorista era un francés de origen africano que había anunciado su vinculación con el Estado Islámico en Facebook y había anunciado lo que pretendía hacer en esa red social y nadie lo detuvo.

Día 21: Un musulmán grita “Allahu akbar” al tiempo que conducía un vehículo con la intención de atropellar a un grupo de personas que hacía compras navideñas en Dijon, Francia, dejando a dos personas severamente heridas.

Día 22: Otro Musulmán manejando un vehículo al grito de  “Allahu akbar”,  esta vez en la ciudad de Nantes atropella a once personas en un mercado navideño para luego suicidarse a puñaladas.

2. Enero 2015:

Día 7: Los hermanos Said y Shérif Kouachi entran a las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo, masacrando a diez personas, y dejando a otras once heridas . Al salir de las oficinas del semanario, matan a dos oficiales de policía.

Horas después, un tercer asaltante de nombre Amedy Coulibaly abrió fuego contra  un hombre de 32 años que estaba trotando en Fontenay-aux-Roses, un parque adyacente al hogar de Coulibaly, dejándolo malherido. El terrorista había colgado en redes sociales videos con sus intenciones.

Día 8: Coulibaly mata a la oficial de policía Clarissa Jean-Phillipe y hiere a un barrendero en un suburbio parisino.

Día 9: Los hermanos Kouachi toman como rehenes a dos personas en una fábrica en una zona industrial en Dammartin-en-Göele, las fuerzas de seguridad francesas sitiaron la fábrica, y dieron de baja a los terroristas.

Al tiempo que los hermanos Kouachi hacían de las suyas, Coulibaly, armado hasta los dientes entró a un mercado kosher en Porte de Vincennes en la zona este de París. Mata a cuatro personas y tomó a varios rehenes solicitando que no se lastimara a los hermanos Kouachi. Las fuerzas de seguridad francesas toman el mercado kosher y dan de baja al terrorista.

3. Febrero 2015

Omar Abdel Hamid El-Hussein, de 22 años ataca tres sitios distintos entre el 14 y el 15 de febrero  en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, dejando 2 personas muertas e hiriendo a cinco policías, las fuerzas policiales le dan de baja. El terrorista había colocado en sus redes sociales su lealtad al Estado Islámico.

4. Mayo 2015

Día 3:  En el Centro Curtis Culwell en Garland, Texas se exhibía una exposición de caricaturas de Mahoma, dos musulmanes, Elton Simpson y Nadir Hamid Soofi, colocan mensajes en twitter sobre su futuro martirio y se disponen a atacar la exposición y son dados de baja por un policía que custodiaba la localidad

5. Junio 2015

Día 26: En Saint-Quentin-Fallavier, un musulmán francés de descendencia africana de nombre Yassine Salhi, decapita a su empleador, Hervé Cornara, colocando su cabeza en una cerca de una fábrica con una bandera yihadista, se toma una selfie y la envía por whatsapp a otro yihadista, y luego procede a chocar su camión contra unos cilindros de gas en una fábrica de esa localidad, causando una explosión que hiere a dos personas. El asesino es arrestado por fuerzas de seguridad francesas luego de ser herido.

29 de junio de 2015: unos militantes de Hamas abrió fuego contra un vehículo civil en Israel, cerca de Shvut Rachel en la Ribera Occidental, dejando 4 heridos y un muerto.

6. Agosto 2015

Día 21: Se frustra un atentado en el tren Thalys en el cual un  musulmán de origen marroquí afín a ISIS intentó disparar un rifle y dos soldados de las fuerzas armadas estadounidenses lo someten.

7. Septiembre 2015

Día 17: Un musulmán iraquí ataca y hiere a una oficial de policía berlinesa con un cuchillo, es dado de baja por la policía.

8. Octubre 2015

Día 31: un vuelo charter de pasajeros de la aerolínea rusa Kogalymavia Metrojet cubriendo la ruta Sharm El-Sheikh-San Petersburgo estalla a la altura del desierto del Sinaí, un artefacto explosivo fue el causante, el Estado Islámico asumió la responsabilidad del atentado

9. Noviembre 2015

Día 12: Dos yihadistas del Estado Islámico usando chalecos bomba se detonan en un suburbio del sur de Beirut dejando 43 muertos e hiriendo a más de 240 personas.

Día 13: Una serie de ataques terroristas coordinados en Paris y el suburbio de Saint-Denis, tres ataques suicidas cerca del Stade de France, seguidos por masacres en distintos cafés, restaurantes y una sala de conciertos, dejando 130 muertos, y 368 heridos.

Día 18: Uno de los organizadores del ataque terrorista, Abdelhamid Abbaoud es dado de baja en una redada en la que dos personas se suicidaron con chalecos explosivos.

10. Diciembre 2015

Día 2: Una pareja de yihadistas vinculados al Estado Islámico, abren fuego contra 36 personas en una oficina del departamento de salud del Condado de San Bernardino,  California.

 

¿El objetivo?

En el recuento anterior de ataques criminales y terroristas perpetrados por musulmanes contra Occidente podemos ver un claro patrón, el de la destrucción de la civilización occidental. Como consecuencia de estos ataques, mucha gente, principalmente occidentales de raza blanca han sido asesinados o heridos. Sin embargo, el propósito principal de estos ataques no es simplemente matar gente, sino cambiar la forma en la que piensan y se comportan aquellos que son testigos de ésta barbarie y los sobrevivientes a semejante salvajismo. Estos cambios de pensamiento y comportamientos se acentúan aún más conforme las naciones Occidentales despiertan y reaccionan en contra de la amenaza islámica que se cierne sobre ellas para poder sobrevivir.

El establishment de los medios dice que la violencia islámica que busca aterrorizar a Occidente tiene como propósito influenciar las políticas de los países occidentales en el mundo musulmán. Este análisis simplón no es suficiente y no revela el propósito ulterior de estos salvajes musulmanes.

La explicación de sus criminales procederes yace en la teología islámica y se revela por su modus operandi cuando estos animales les da por atacar salvajemente a la civilización occidental.
Todos los musulmanes, no sólo los extremistas tienen el deber “divino” de hacer que los no creyentes se unan a su hermandad, el llamado Ummah islámico. Para poder alcanzar esa meta, ellos son ordenados por su dios de usar cualesquiera sean los medios, incluyendo la fuerza bruta. Cuando el uso de la fuerza bruta no es una opción, los musulmanes deben convencer pacíficamente a los infieles de convertirse al Islam o usar presiones y coaccionarlos para que lo hagan.
Generalmente, para convertir a cualquier persona de forma sencilla a una religión cualquiera, aquel converso debe perder una conexión espiritual con su propia nación, costumbres, y civilización. El converso debe perder su identidad. Este es el fin exacto de los recientes ataques en contra de occidente, bien sea por los ataques solitarios, o por los coordinados.

El objetivo real de los islamistas es atacar y destruir lo que la civilización Occidental representa.

Los musulmanes de forma deliberada buscan obstaculizar o prevenir a los occidentales la afirmación de su cultura en detrimento de la suya. En Dinamarca, los musulmanes se han organizado para hacer que el estado prohíba la venta de sandwiches rellenos de albóndigas con carne de cerdo porque viola sus leyes religiosas.
El tratar de impedir la expresión de la identidad de los Occidentales por cosas tan triviales como un sandwich de pernil, tomar cerveza en el Oktoberfest, hacer procesiones en Semana Santa, o cualquier otra tradición Occidental o moderna, va perfectamente acorde al mandato coránico musulmán.
La pérdida de la identidad Occidental facilita la conversión de muchos occidentales hacia el Islam.
No es coincidencia que los ataques anteriormente mencionados tenían un objetivo común, aunque encubierto: la Civilización Occidental. Los islamistas continuarán lanzando ataques pequeños o a gran escala contra todos los símbolos de la identidad Occidental, bien sean materiales o espirituales. Sumado a matar, violar, y torturar infieles, los islamistas atacarán monumentos culturales, obras de arte, ceremonias religiosas, desfiles públicos y cualquier otra actividad que promueva la identificación con occidente, y que ellos (los islamistas) consideren un obstáculo para la dominación cultural de los espacios cívicos occidentales.
Tomando esto en consideración, las agencias de seguridad e inteligencia de los países occidentales deberían afinar sus planes para garantizar la seguridad de los ciudadanos a quienes deben proteger. No pasará mucho tiempo antes que veamos un ataque Yihadista en Hispanoamérica, en donde cerca del 40% de los católicos viven.

En cualquier caso, si los gobiernos occidentales se dignan a protegernos o no, nosotros los occidentales debemos asegurar nuestra identidad y rechazar el oscurantismo musulmán y el multiculturalismo nefasto que plaga nuestras fronteras.

 

La Revolucíon Bolivariana es Shi’a

Ahmadineyad-y-Chávez

Los nexos de Venezuela con Persia, hoy día la República Islámica de Irán son indiscutiblemente evidentes, pero es de resaltar que no son recientes, Irán, ubicada estratégicamente en el medio oriente estuvo gobernada durante 2000 años por la Monarquía de los Shah de Persia, siendo este último el Shah Mohamed Reza Pahlavi, depuesto en 1979 por la revolución iraní liderada por el Ayatollah Jamenei desde París.

Los excesos del Shah de Irán, así como la brutal represión de su organismo de inteligencia, el SAVAK, los precios del petróleo, la pobreza, y el descontento generalizado llevaron a los iraníes a ser liderados ideológicamente por el Ayatollah Alí Khomeini desde Francia, con el apoyo de gobiernos occidentales de izquierda del momento. Con las arengas de cambios financiadas por la izquierda desde repúblicas Occidentales, los iraníes llenaron las calles en busca de reformas que dieron con la instalación de una teocracia con características de un Califato de origen Shi’a basado en las doctrinas islámicas de los partidarios de Ali, quienes se consideran, en contraposición a los Sunni los verdaderos herederos del imperio político-militar y religioso que deja Mahoma tras su muerte.

Iranian_Revolution_in_Shahyad_Square
La Persia del Shah Mohamed Pahlavi era una muy abierta al occidente, Irán dada su extensión territorial y las características sociales de las tribus que residen en ese territorio siempre tuvo una vena fundamentalista que buscaba de forma regia imponer la voluntad de los Ayatollah en base a un sistema de creencias que busca islamizar la región bajo el dominio y la sumisión al “Islam” de la media luna Shi’a. Estas pretensiones en contraposición a los partidarios del suegro de Mahoma Abu-Bakr, de la corriente Sunni, han generado una guerra fratricida que durante siglos ha mantenido a esa región en eterna tensión.

Tras el descubrimiento de yacimientos de hidrocarburos en esta región, occidente ha tenido un interés especial en estabilizar una región marcada por conflictos religiosos, en el ámbito de los hidrocarburos, muchos países productores de petróleo tienen algo en común: el Islam, el detalle radica en que la corriente Shi’a del Islam se considera una que es minoritaria dentro de muchos países de credo musulmán, y el único país que se ha abrogado ser el faro del islam Shi’a desde 1979 ha sido la República Islámica de Irán, a cargo de los Ayatollah. Eso quiere decir que los musulmanes shi’a se deben en lealtad a los designios del Ayatollah de turno, esto les otorga no sólo el liderazgo religioso, sino político y militar de una zona rica en recursos naturales no renovables.
A diferencia de Jesús y el cristianismo, Mahoma y sus partidarios buscaron ser líderes políticos religiosos de toda una región que buscaron islamizar “con la fuerza de la espada”. 
Existen múltiples grupos radicales y fundamentalistas, por sobre todo, terroristas que usan la violencia para librar una guerra santa “yihad” para perseguir sus fines.

La relación de Venezuela con Persia data de mucho antes de los tiempos de la revolución bolivariana, ya que el partido Acción Democrática y su entonces caudillo, Carlos Andrés Pérez, en particular era íntimo amigo del Shah de Irán, a tal punto que después de la muerte de Pérez, en la ejecución de los derechos sucesoriales, hubo una controversia entre el ejecutivo y el judicial venezolano por la entrega de una alfombra persa regalada por el Shah a Pérez, y que según su testamento, debía pasar a manos de la familia del fallecido ex-presidente.

Tras la revolución islámica los nexos de las administraciones siguientes se conservaron en torno a los intereses del cártel que fundara Juan Pablo Pérez Alfonso, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y el grupo de países no alineados, el MNOAL, y el grupo de los 77. A nivel internacional, estos bloques de países compartían en común durante la Guerra Fría ninguna preferencia, entre los principales beligerantes, o por lo menos en el papel hacia la silenciosa guerra de poderes que Estados Unidos y la URSS llevaban a cabo.

Los gobiernos de Venezuela siempre mantuvieron nexos con la República Islámica, sin embargo, en tiempos de revolución bolivariana, o más bien, puesto de otro modo, el proyecto hegemónico de los Castro en las costas venezolanas con Hugo Chávez y su logia a la cabeza han relacionado a Venezuela con Irán en las peores causas, en la causa de la Yihad Shi’a.

hezbollah_desktop_1600x1200_hd-wallpaper-451851

El nombre del terrorismo Shi’a es Hezbollah, se traduce al castellano como “el partido de Dios”, fundado en el Líbano en 1982 por un contingente directamente ordenado por el Ayatolá como respuesta a la intervención de Israel en ese momento. Hezbollah recibe armas, capacitación y financiamiento del estado iraní y la venta de sus hidrocarburos.
Las actividades de Hezbollah incluyen el ataque a las barracas de los US Marines en Beirut y la bomba detonada en las Torres Khobar en Arabia Saudí en 1996. Estas actividades han llevado a la Unión Europea y a Estados Unidos y otros países como Argentina, en donde el ataque terrorista de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994 dejó 82 muertos y que actualmente es motivo del escándalo que involucró el asesinato del fiscal Alberto Nisman, quien denunciara a Cristina Fernández de Kirchner por “decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes de la causa AMIA con el propósito de fabricar la inocencia de Irán”, basta entonces con sólo tener una abstracción de lo preocupante que es afirmar que Venezuela, un país que se caracteriza por no ir a ningún conflicto bélico en más de 200 años de forma activa, considere que Irán es un aliado estratégico. Pero esto no sorprende, y no sorprende porque Venezuela es aliado estratégico también de las FARC, quienes son descaradamente obviados por el verbo y retórica oficial del chavismo en tiempos de crisis fronteriza.

Hugo-Chavez-PiedadC-Cordoba-Ivan-Marquez-FARC
Irán en Venezuela

El fortalecimiento del personal diplomático de Irán en la embajada de Venezuela, la embajada más grande de ese país en el continente americano, con numeroso personal, que tiene nexos en Venezuela con muchas empresas estatales a través de “contratos de infraestructura, desarrollo y transferencia tecnológica” se encuentra en Caracas.
Enestablecimiento de una sospechosa ruta de la aerolínea Iran Air en 2007 de un vuelo con ruta Caracas-Damasco-Teheran, la supuesta colaboración de Venezuela en la procura de material nuclear para Irán a pesar de las fuertes sanciones al programa nuclear de ese país, atizado por el controversial “Iran Nuclear Deal” de la administración de Barack Obama, que supuestamente “bloquea toda la posibilidad de que Irán desarrolle un arma tecnología”.

El otorgamiento de visado y emisión de pasaportes venezolanos a iraníes vinculados al terrorismo, tal es el caso de Ghazi Atef Nassereddine, empleado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela y quien es considerado el vínculo del Hezbollah en Venezuela, la existencia y nexos de funcionarios venezolanos de origen iraní o de credo musulmán shi’a vinculados a organizaciones terroristas que llevan y traen documentos y material en valijas diplomáticas en el vuelo de esta ruta es muy sospechoso, conociendo los gangsteriles procederes del chavismo, basta con ver los distintos gaffes que a lo largo de tres largos lustros nos ha brindado la política roja rojita. 
Esta emergencia de células terroristas en Venezuela, en pleno Occidente resultan una amenaza para la seguridad internacional del hemisferio. El terrorismo no conoce límites en su perversidad, independientemente de su bandera.

¿Quien es Abu Baker al-Baghdadi?

Abu Baker el-baghdadi en Mosul, Julio de 2007, foto de AP.

Abu Baker el-baghdadi en Mosul, Julio de 2007, foto de AP.

El líder del autoproclamado islámico quien dice ser el sucesor de Mahoma nació con el nombre de Ibrahim Awad Ibrahim al-Badri, cerca de Samarra, Iraq, en el año 1971, hijo de una familia de predicadores, comenzó a formarse en los estudios islámicos desde muy joven, cursó estudios de Arte y filosofía islámica, obteniendo un PhD en estudios del islam en la universidad de Baghdad, en una entrevista al Daily Telegraph, los que decían conocerle, se expresaban de él como “un hombre tímido, un poco introvertido, y apasionado del fútbol“, ocupando la posición de delantero en el equipo de su mezquita local antes de haber “recibido una revelación que le entregó el mismísimo Mahoma”, su misión: instalar el Califato y extender la “Casa del Islam” por el mundo, para así someter a la divinidad del Corán a la sociedad occidental.

La radicalización de este individuo se dio conforme se desarrolló la invasión de Iraq, ya que frecuentaba grupos de oración de imanes sunitas con un fuerte sentimiento anti-estadounidense, poco después, empezó a reclutar militantes para luchar contra la ocupación de las fuerzas aliadas en Iraq, cosa que eventualmente lo llevó a estar preso bajo la custodia estadounidense en Camp Bucca en 2009, para luego ser liberado tras el cambio de política de detenciones de EEUU en Iraq.

Este imán iraquí, está solicitado por el departamento de estado de EEUU con una recompensa de 10 millones de dólares americanos por información que pueda llevar a su captura, al-Baghdadi comenzó a criticar “de forma intransigente”, según al-Qaeda, al liderazgo de Ayman-Al Zawahiri, sucesor de Osama bin Laden, dando proclamas y sermones en mezquitas iraquíes y logró convencer al liderazgo de Al Qaeda en Iraq a someterse a su visión, al tiempo que sus fuerzas fueron adquiriendo armamento y personal, tomaron pequeñas villas rurales en Iraq y fueron expandiéndose hasta julio de 2014 en el que se proclamó la creación del Estado Islámico en Iraq, posteriormente, conforme sus sermones, popularidad y los sanguinarios procederes de sus adeptos se radicalizaron, logró captar a las milicias de Al-Qaeda en Siria, quienes llevaban el nombre de Al-Nusri, se anexó de forma de facto la zona fronteriza de Siria para la expansión del Califato.

Previo al famoso sermón que este individuo diera en la mezquita de Mosul a mediados de 2014, para dar a conocer el Estado Islámico sólo se conocían dos fotos de él, luego de la rápida expansión del Estado Islámico por Siria, destrozada por la guerra civil que busca deponer a Bachar el Asad, sus sermones y adeptos han captado jóvenes musulmanes locales y conversos que han migrado a estas zonas para formarse como milicianos de una guerra santa (Yihad). Las transcripciones de sus artículos están disponibles en la web, y con sus adeptos, el Califato ha sido sumamente eficiente en difundir su propaganda a través de las redes sociales.

Poco se sabe sobre el paradero de al-Baghdadi, pero se presume que transita entre las zonas controladas de Iraq y Siria de forma constante, sus apariciones son pocas, y son más los vídeos de otros imanes y musulmanes actuando en su nombre que los comunicados emitidos. Lo cierto del caso es que: conforme se da el avance del Estado Islámico en esa región, más se ve amenazada toda la civilización occidental.