¿Qué queremos los hombres de las mujeres?

Hoy en Uniendo Puntos respondo una gran pregunta.

 

El hombre es protector, proveedor, guerrero, esposo y amante.

Deseamos recompensas emocionales, amistad, juegos, sexo, afecto, que nos cuiden, que formen un hogar, que nos den de comer, que nos provean con familia (una tribu propia), seguridad a largo plazo.

Los hombres acumulamos mucho más daño a lo largo de nuestra vida.

A nosotros no nos importa otra cosa sino el sexo hasta el momento en el que nos casamos, y después de eso nos importan muchas otras cosas más.
Las mujeres pueden llevar listas de miles de cosas en el pasado cercano y el presente.
Los hombres no funcionamos de esa manera. Nosotros los hombres llevamos una lista de seguimiento de ciertas cosas y con cierta distancia y a futuro. Esta es la diferencia entre hombres y mujeres.

Los hombres nos especializamos y las mujeres generalizan.
Nosotros pensamos a manera de gaveta en un gavetero.
Una gaveta abierta a la vez.
Las mujeres son capaces de pensar virtualmente en forma de interrupciones incontrolables.

La mujer considera al cuidado emocional del hombre como una especie de “trabajo” o “costo” pero un hombre ve todo lo que hace distinto a vivir con algunos hombres en una cueva, a irse de cacería, y jugar con herramientas para obtener afecto, cuidado, sexo y el estatus social que otros hombres exigen de él a cambio de depositar en él su confianza.

Los hombres están al tanto que la vasta mayoría de ellos son desechables desde el punto de vista evolutivo, caso contrario ocurre con las mujeres.
Estamos al tanto de que si conducimos experimentos que vayan en contra de la realidad, las mujeres nos seleccionan para afecto del tipo sexual.

La reproducción depende de nuestro éxito como individuos de una manada. Los hombres estamos al tanto de nuestras oportunidades reales – y que la mayoría de nosotros no somos tan buenos. Estamos al tanto de que el costo de la especialización significa que los hombres varían mucho más en habilidad y capacidad de ser deseados que las mujeres.
Eso significa que muchos de nosotros debemos arriesgarnos de forma extraordinaria  y acumular daño celular para obtener acceso a cualquier mujer, para podernos reproducir y para que nos cuiden.

La testosterona que nos hace diferentes mata a todos los hombres eventualmente. Es un veneno mágico. Un intercambio faustino con el diablo. Nosotros maduramos más lentamente, llegamos a nuestro pico después, acumulamos más daño y morimos más pronto. Nosotros estamos al tanto de esto. Por esta razón buscamos cuidarnos mucho después de cumplir cuarenta años.

Por estas razones los hombres buscan producir un orden meritocrático más diverso con tantas oportunidades para demostrar éxito al escalar la cúspide de la dominación jerárquica lo más posible.
Esta es la razón por al cual la diversidad incrementa las tasas de crimen, de violencia y de tensiones políticas: los grupos son demostrablemente mejores y peores al escalar las cúspides de la dominación jerárquica en el mundo moderno. Mientras tengamos mayor riqueza, nos es más difícil ganar suficiente para mantener a una mujer y a sus hijos a cambio de sexo y afecto.

Los hombres queremos que las mujeres nos expliquen el mundo de las emociones a nosotros. Que nos expliquen las preocupaciones de otros a nosotros. Que nos den ideas de dónde y a dónde no aplicar nuestros distintos tipos de “fuerza”.

Buscamos reconocimiento de que nuestra necesidad sexual es física, en la misma magnitud y escala de la necesidad femenina de tener seguridad.

Buscamos que entiendan que estar “recordándonos las cosas” es fastidiarnos, y que fastidiarnos ha evolucionado de forma tal que las mujeres pueden entrenar a los niños. Cada vez que le recuerdas a un hombre algo, es el equivalente de decirle a una mujer “que está muy gorda para usar ese vestido”. Esto siempre es así.
Los hombres sufrimos los insultos más fácilmente que las mujeres. Pero los insultos siguen siendo insultos y siguen siendo igual de destructivos todo el tiempo.
A los hombres no se les entrena “recordándoles las cosas”.
A los hombre se les entrena con recompensas.

No es que no nos importe, no es que no podamos ver las cosas de la misma manera que las mujeres. De la misma forma que las mujeres (aunque no les guste reconocerlo o admitirlo) son ciegas a lo que nosotros vemos: A la política como un sustituto de violencia con otros hombres, para que nuestros genes puedan sobrevivir en el futuro en mejores condiciones que las del presente.

Mujeres: pensad en todas las cosas pequeñas que puedes hacer para hacer que tu hombre sea exitoso. Los hombres somos como los perros que traerán una pelota que les tires hasta que nos caigamos muertos. Pero al igual que los lobos, respondemos violentamente a órdenes o a la culpa.

Los hombres no somos sustitutos ni reemplazos de las mejores amigas de las mujeres, no ayudamos a crear nidos, no somos hijas de mayor edad, ni somos madres ni hermanas. Los hombres somos hombres. Los hombres competimos con otros hombres para obtener el estatus necesario para hacernos atractivos a otras mujeres, que nos cuidan a cambio de proveerles y trabajo.

Los hombres queremos que las mujeres limiten severamente sus urgencias de crear un nido a aquellas cosas que sean productivas y no que consuman recursos.
El consumismo femenino es una forma distinta de alcoholismo. Limita el juego de tu hombre a aquello que te provea con ganancias para él y su familia. Todo lo demás es extender su infancia. Haced lo mismo para los hijos varones que tengáis.

Hacer que los niños se queden sentados y quietos como niñitas les provoca un daño cerebral irreversible. Hacer de los niños seres tímidos y poco agresivos tiene el mismo efecto. Los hombres competimos por dominación jerárquica. Las mujeres se hacen la vida más fácil con la crianza al hacer que los niños se comporten de la manera anteriormente descrita. Tienen a un niño dócil, pero es un lisiado de por vida.

¿Que clase de hombre quieren criar las mujeres modernas?
¿Un tipo que vive sentado en su sofá jugando videojuegos, masturbándose de forma compulsiva con (((pornografía))) y viendo televisión? Si tienes un hombre así, la culpa es de la madre. Su esposa le culpará por lo mismo. Y después de cuatro generaciones tus genes se habrán dispersado y habrán desaparecido. ¿Por que? Porque los hombres fuertes derrotamos a los débiles, y los hombres débiles son producto de las mujeres débiles.

Las exigencias a los hombres que son buenas: Si duermes, te dan de comer, te visten y te folla una buena mujer. Necesitas ser fuerte, hacer buen ejercicio, competir y cooperar con otros hombres, y producir bienes a largo plazo para la familia. Fin de la historia.

Las mujeres se han apropiado de los trabajos “fáciles” en la sociedad al llevar a los hombres a roles de competencia más elevados, en donde es más dificil “integrarse” al equipo y es más difícil para que los hombres que evolucionaron para especializarse se integren a otros equipos.

Esto quiere decir que hay menos oportunidades para que los hombres sean exitosos.

Ya no trabajamos en grupos que en donde nos aseguramos el uno al otro como lo hicieron los obreros de antes, los artesanos, en aquellas villas, compañías, gremios y ejércitos. Cada hombre ahora es más vulnerable que antes, y está menos “asegurado” por otros hombres. Su estrés emocional es alto pero no puede entender el por qué.

Así que ¿Que significan estas cosas? Significan que los hombres deben sentir que no pueden fallar y caer en la jerarquía de la dominación y perder su capacidad de obtener cariño, sexo y cuidado por parte de una o varias mujeres.

Generalmente hablando, cuando hay un excedente de hombres que se sienten así, las civilizaciones pasan por guerras civiles y colapsándose. Porque se requiere de un porcentaje muy ínfimo de hombres que estén dispuestos a alterar el orden establecido para derrocarlo.

Los hombres evolucionamos para escalar una escala de dominación jerárquica y las mujeres evolucionaron par asentirse atraídas al punto más alto de esa jerarquía para que puedan obtener control sobre la reproducción, provisión y entretenimiento por parte del hombre con el que están.
Poco tiene que ver el amor con todo esto.

Los hombres somos criaturas absurdamente sencillas. Simplemente no podemos ver, escuchar, oler, intuir, sentir o pensar todas las sutilezas sobre los humanos que las mujeres si pueden, así que tenemos más tiempo para dedicarle al aprender cómo funciona el mundo físico y hacemos del mundo, un mundo de hombres, nos especializamos, y competimos por nuestra capacidad de entendimiento y uso del mismo.

Mujeres Tóxicas. Segunda Parte.

Hoy en Uniendo Puntos te doy mi opinión sobre el vídeo “porno” de Erika Schwarzgrüber y por qué eso sólo es reflejo de lo tóxicas que son las güirchas.

Estas líneas busca darle continuidad a piezas como ésta

El twitter nos sorprendió a todos, este domingo un vídeo amateur de un menage-a-trois donde participan tres “artistas” venezolanos. Yorgelys Delgado, quien en su juventud formara parte del show infantil “El Club de los Tigritos” de Venevisión, un chavista llamado “Kent” y una mujer blanca llamada Erika Schwarzgrüber. Era domingo y la noticia corrió como pólvora en la redes sociales.

No esperen ver el vídeo aquí. Si te quieres pajear, no uses mi blog para ello.

El virtue signaling del mainstream fashionista venezolano no se hizo esperar. Independientemente de si el vídeo fue producto de un hackeo, al estilo fappening, en el cual le robaron información privada a las celebridades americanas, o de si alguno de los tres participantes de la orgía fue lo suficientemente irresponsable para hacerlo público, hay una serie de cosas que vale la pena resaltar de este tipo de fenómenos virales.

1. Se busca sabotear el matrimonio de Schwarzgrüber con su novio.

Erika Schwarzgrüber había anunciado su compromiso para casarse en el mes de mayo. Este vídeo, independientemente de cuando se grabó surge en un momento crítico en la vida de una pareja a punto de contraer nupcias: Los nervios, los arreglos de boda, los detalles previos al gran día, las dudas y las peleas se intensifican entre las parejas. Quien sea que haya divulgado el vídeo, busca sabotear la relación amorosa y  de una familia previa a su formación.

Las mujeres son la base de cualquier civilización exitosa porque la cultura se transmite de madre a hijo.

Pero en el nombre de la liberación, las mujeres han adoptado una serie de comportamientos que las hacen incompetentes para sostener el futuro de la civilización occidental.

Que una mujer sea promiscua, yéndose a la cama con incontables hombres y mujeres antes de casarse las lastima emocionalmente a largo plazo. La mujer promedio con la que has salido probablemente se ha acostado con varias personas antes que tu, y probablemente, en la era del teléfono móvil, hayan varios vídeos y fotos comprometedoras de ella en los teléfonos de varios hombres.
Esto es un problema gigante porque la exclusividad es la base del amor de un hombre para con una mujer. El amor más salvaje y erótico que puede haber, es íntimo. 

Para hombres comunes y corrientes,  e incluso para los héroes de los cuentos el concepto de que “esa es MI chica y de nadie más” es más valioso que pasar unas horas con una cualquiera a la cual no le importan los sentimientos del hombre con quien se acuesta sino de lo que le puede sacar a su cuenta bancaria y la erección que con su cuerpo, le pueda sacar a un hombre.
Muchos hombres piensan en esto: ¿Por que habría de casarme con una gúircha que se ha follado a medio vecindario y gastar un realero en un divorcio? Y por eso le temen y le huyen al matrimonio.

La promiscuidad le roba a los hombres la certeza de poder decir “esa chica es mía y de más nadie”.
Pero aparte del efecto de la promiscuidad en hacer erosión en la capacidad de unir a un hombre y a una mujer, el pasado sexual puede destruir un potencial matrimonio de muchas maneras.

2. Para el establishment del entretenimiento la monogamia es aburrida.

El erotismo es algo íntimo, todos tenemos una vida sexual, pero no todos hacemos de ella un espectáculo.
Yo no tengo problema alguno en que un hombre y una mujer, responsables y mayores de edad tengan relaciones sexuales repletas de pasión y erotismo salvaje  en la intimidad de su habitación.

¡¡¿Cómo se sentiría el prometido de la afectada??!! esa es una noticia que jamás veríamos en websites como El Farandi. Y si las leyéramos, probablemente enaltecerían la hazaña puteril de las mujeres en vez de explorar los sentimientos de los  hombres afectados en esa filmación.

3. El porno NO es real
El porno es fantasía, no es real.

El lado real del porno son judíos que violan actrices como James Deen, o de actrices que se dejan seducir por hijos de raperos que las drogan, las violan y las dejan tiradas por allí.

Para los hombres que no están casados es difícil entender la exclusividad como la base del amor. Por más hot que suene tener un trío con Kendra Lust y Nikki Benz en el penthouse de un hotel en Las Vegas, eso sólo le ocurre a tipos disfuncionales como Dan Bilzerian o Greg (((Lansky))).

El porno como un arma psicológica:

La masturbación compulsiva destruye la mente del hombre. Es un hecho comprobado por la ciencia. Incita a los jóvenes a masturbarse de forma incesante, satisfaciendo sus impulsos y evitando que salgan de sus oscuros cuartos a conquistar mujeres de verdad. El porno es un agente que castra de forma digital a la juventud. Es la herramienta perfecta, no es violento y es tentador.
Y es perfectamente entendible: Si necesitaras liberar tus deseos sexuales, ¿que es más barato y fácil?
¿Pasar horas aprendiendo a conquistar a una chica, a hablarle, hacer ejercicio, desarrollar labia, fracasar, sentirte mal y motivarte a seguir intentando el aproximarte a incontables chicas, te que rechacen, y que termines llevándote a la cama a una chica que en la escala de belleza del 1 al 10 es un 6, o abrir tu MacBook y elegir a la chica artificial de tus sueños con el clic de tu trackpad para obtener los orgasmos necesarios que consideres son suficientes para continuar con tu día?
Ese tipo de elementos pornográficos, sólo confirman que el porno es una pérdida de tiempo, Gigabytes en tu disco duro que promueven un estilo de vida poco saludable. Aprender a tener labia y masculinidad son las medidas que contrarrestan los planes de esa (((élite))). Deja de ver pornos, búscate una novia, Kendra Lust está chévere, nunca te las vas a follar. Vive una vida más feliz sabiéndolo.

Nota para los  Counter-signaling normies:  Quien escribe también usó pornos y estuvo expuesto y tras leer un poco sobre ideas tradicionales tuvo un despertar y decidió combatir el falso erotismo.

4. La cultura Güircha

Había una vez en la cual esto era una mujer guapa y elegante, atractiva para un hombre blanco.

img_1353

No todas las mujeres son hermosas, no todos los hombres son bien parecidos.

La naturaleza es sabia en la distribución de las virtudes y defectos. Hay gente que es excelente en ciertas cosas y terrible en muchas otras.

La belleza e inteligencia son biológicas.
Las ideas de derecha son de distinción, de que no todos somos iguales y que por no ser iguales es que el mundo es maravilloso.
De nada sirve que un cascarón vacío que se pinte el cabello, las uñas, se ponga unas tetas de goma y corra 35km diarios para tener un cuerpo atractivo si esa apariencia exterior no va acompañada de una serie de ideas, valores, creencias, actitudes y aptitudes que complementen la belleza exterior.

Otro ejemplo de las cosas dignificantes que salen del Canal de la Colina son la mala calidad de mujeres que salen de él.

Desde los colonos americanos, que tenían copias de Shakespeare en sus chozas, hasta los hombres de la primera mitad del siglo XX, todos en occidente aprendimos que el mundo alrededor nuestro tiene un orden natural que tenemos que aprender por medio del uso del conocimiento y la razón. Por eso surgieron revistas, imprentas y editoriales que nos hacían conocer historias como las de Julio Verne, Hergé y H.P. Lovecraft.

Conforme desarrollamos tecnología los hombres pudieron difundir cultura como lo hizo Walt Disney, al distribuir caricaturas que le presentar a muchas audiencias la música clásica y la cultura Occidental.

Los primeros programas de televisión combinaban teatro con lo folklórico y nacional. Los venezolanos tuvimos a Renny Ottolina.

De la misma manera que el cavernícola le trajo el fuego a su mujer en la cueva y le dijo que con ese calor podían sobrevivir al invierno y cocinar la comida, por ende mejorando su estirpe, cultura y porvenir.
Los hombres occidentales mejoraron de forma financiera y querían que la tecnología los mejorara culturalmente.

Pero las cosas cambiaron.
La tecnología, que desarrollamos para mejorar como hombres nos terminó trayendo la cultura más degradada: La cultura del barrio, en la que el estatus social queda determinado no por las ideas y la valencia moral de los argumentos sino por la cantidad de ceros en tu cuenta bancaria, la ropa de marca con la que los hombres se atavían, y tu apariencia física en un falso mercado de valor sexual que queda supeditado a la cantidad de likes que obtienes en una red social.

Another case in point:

Giuliana Boada, una güircha de Venevisión que ha hecho vídeos dando sus tóxicas opiniones sobre los hombres quiere destruir la justicia de la separación de cargas en una relación toda vez que se declara una mujer libre e independiente.

 

Su post original de Facebook
screen-shot-2016-10-26-at-14-14-38

Obviamente Giuliana Boada, esa mujer independiente  que hace creer que con sus tips de moda, fashion y recomendaciones hace de la mujer televidente de Venenovisión algo avant-garde y a la moda, olvida el hecho de que en el siglo XXI, las mujeres son más libres, independientes, y que con dicha independencia va la responsabilidad de tomar decisiones correctas.
Las decisiones correctas no sólo se limitan a tener una buena imagen sino de saber elegir al hombre correcto y ese tipo de decisiones parten no sólo de si el caballero con el cual la mujer va a establecer una relación es o no tacaño, parte de que en la escala de estimación de la mujer los valores, creencias, actitudes y aptitudes del hombre con el cual se decidió relacionar son valiosos o no.

Si Giuliana, o cualquier otra mujer quiere invertir en su imagen personal para mejorar su sexual market value (como lo haría cualquier mujer u hombre), y considerando que la tipa tiene pinta de vieja y wircha, ni la tonelada de maquillaje que se pone encima podrá evitar de que el mensaje ulterior que ella quiere dar así como buscar influenciar a su audiencia.

Hoy día, en una economía hecha ruinas como la venezolana, el compartir gastos forma parte de la consideración que las parejas que se quieren y se valoran toman en cuenta.

Conclusión

Debemos dejar de producir seres humanos emocionalmente paralizados que buscan validar lo vacías de sus vidas con votos en una red social para regresar a ser la sociedad de valores, creencias, actitudes y aptitudes capaz de mejorar nuestro porvenir por la que nuestros ancestros lucharon.

Las diferencias entre razas, clanes, tribu y naciones

El Problema:

Gran parte de los problemas sociales que enfrentamos tienen un asidero genético

La regresión constante de la calidad de los hombres por debajo de la media y las desviaciones estándar crean la necesidad para que existan presiones persistentes que mantengan una necesidad genética en los grupos humanos. Esto quiere decir que los grupos pueden perder calidad muy fácilmente en cualquier momento que permitan mezclarse entre sí o que haya un cambio en las tasas de reproducción dentro de los grupos.

La baja madurez sexual y alta tasa de reproducción de las clases y razas en Hispanoamérica y el Brasil ha generado aberraciones como los alarmantes índices de embarazo adolescente. Pese a que en Venezuela la cifra de embarazo adolescente no aparece en reportes (ver 1, 2, 3)   lo poco que queda de (((prensa))) en este expaís le cuenta a la sociedad y al mundo la realidad que es el común denominador para el continente: Venezuela es líder continental en tasa de embarazo precoz.

Valor:

Las clases sociales son y siempre han sido expresiones de características genéticas superiores y e inferiores.

Los hombres se pueden adaptar a cualquier circunstancia sin que tengan que mutar de forma evolutiva, pero debido a la simple frecuencia en la que se expresan los caracteres de una población estos fenómenos se dan en la forma que la naturaleza los requiere. Esto trae como consecuencia que el hombre sea altamente capaz de adaptarse como organismo. Nosotros nos adaptamos cuando aprendemos, por medio de normas sociales, y por tasas de reproducción entre clases. Porque las clases son y siempre han sido expresiones de características genéticas superior y e inferiores.

Especialización

Las diferencias entre razas tienen fundamentación endocrina

La exposición a testosterona prenatal ha tenido un impacto en la especialización de las razas ya que este fenómeno tiene influencia sobre comportamientos.

Tal parece que todos los hombres hemos estado involucrados en el proceso de erradicar a todos los competidores del Homo sapiens sapiens, y luego nos comenzamos a subdividir en razas.
Existen cuatro razas principales: Negroide, mongoloide, caucasoide: Europeo caucasoide (Del Norte, de los bosques y llanuras) , Iraní caucasoide (sureño, del desierto y las estepas)  y muchas otras sub-razas como las semitas (africano/iraní-caucasoide), dravinda y sinhalesa, todas las cuales tuvieron que experimentar de manera directa un proceso de especialización.

Las diferencias entre estas razas están descritas y son explicables desde un punto de vista endocrino, ya que los humanos “crecen” y los cambios endocrinos modifican las expresiones de ciertos caracteres (como la 2D:4D), comportamientos y apariencias entre las razas.

Es por ello que:

  • La mayoría de las diferencias entre razas del Homo sapiens sapiens tienen un basamento endocrinológico.
    • Un mayor o menor dimorfismo sexual
    • Una madurez sexual mayor o menor (agresividad/impulsividad)
    • Una rapidez de maduración sexual mayor o menor (agresividad/impulsividad)
      Los asiáticos tienes una baja madurez sexual, mayor esperanza de vida, baja testosterona, les siguen los blancos, y los negros.
      Lo inverso ocurre con los judíos, la exagerada masculinidad africana, la inmadurez sexual asiática, el alto dimorfismo sexual blanco y la madurez retardada del blanco.
    • Cuerpos más altos, musculosos, atractivos o más pequeños. Desarrollo de corteza cerebral mayor o menor.
    • El sexo femenino tiende a ser verbal/empático y el sexo masculino tiende a ser espacial/operacional, estas tendencias “crecen”, se desarrollan y se deben principalmente a la consecuencia del desarrollo intrauterino. Un cerebro masculino es el resultado del mismo a la exposición a la testosterona, y “crece” al desarrollar una serie de características. Es por ello que las diferencias endocrinas intrauterinas en familias pueden producir amplias variaciones de distintos caracteres en los seres humanos.
  • Algunos grupos han usado la redistribución reproductiva de la misma manera que se distribuyen los alimentos, el cuidado de los niños, mujeres y ancianos, el hogar y el techo.
    • Estos grupos han permitido dos tipos de comportamientos reproductivos: Matrimonios arreglados (con consecuencias mayoritariamente negativas) y los matrimonios por afinidad (con consecuencias mayoritariamente buenas).
    • Han prohibido matrimonios y reproducción entre primos.
    • Han permitido que los hombres y las mujeres se casen al alcanzar una madurez sexual e intelectual alta (con resultados mayoritariamente positivos para la sociedad) en contraste con las sociedades que casan a niñas de bajísima o nula madurez sexual con hombres adultos que alcanzaron una madurez sexual temprana y un desarrollo intelectual bajo/medio (con consecuencias mayoritariamente negativas, basta ver el Medio Oriente)
    • Que los cónyuges tengan propiedades (tierras) antes de contraer nupcias o que no las tengan.
    • Han desarrollado impuestos y mecanismos para las clases inferiores para que se eliminen de forma progresiva.
    • Instituyeron el Señorío y sociedades feudales, particularmente en Europa, China y Japón (o en cualquier otro sitio en donde haya habido esclavitud y servidumbre).
    • Se reguló la ingesta calórica y proteica a los jóvenes. Alterando de forma positiva o negativa el desarrollo neurobiológico en etapas críticas del crecimiento.
  • Las diferencias que quedan están en el fondo de la distribución
    • Climas fríos en donde el factor tiempo  no tiene clemencia para aquellos que son impulsivos.
    • La matanza de los niños no deseados.
    • El sacrificio de los indeseables
    • La desaparición física de los criminales
    • Condenar al ostracismo a los inútiles en sociedades agrarias.
    • La guerra en todas sus versiones históricas.Esto es bastante sencillo y son un juego de reglas que no requieren experimentación genética (mutaciones) para que evolucionen las diferencias entre grupos de otra forma que no sea la expresión de caracteres.

¿Cuál es el secreto del hombre occidental entonces?

Los hombres occidentales somos los pueblos que más hemos puesto en práctica la eugenesia, “para mejorar nuestra raza”. Eso no nos hace mejores per se. Simplemente hemos matado a todos lo peor y lo malo durante tanto tiempo que muchas familias buenas y mejores tribus han surgido y sobrevivido que las tribus y familias malas.

La revolución industrial cambió todo eso

La democracia cambió esta antigua estrategia cultural porque cambiamos de una familia productiva (no sólo un hombre) un voto, a votos igualitarios para todos – y desde que las mujeres se volvieron reproductivamente irresponsables (disgénicas) y las clases bajas se volvieron reproductivamente dañinas (disgénicas también), y juntos esos dos factores son más numerosos pero no superiores en calidad, implementaron políticas que revirtieron la excelencia genética que alguna vez tuvo Occidente.

Hemos experimentado una “explosión” (efecto Flynn) que luce estadísticamente como un dispositivo que mejora la nutrición y distribución de las clases inferiores. Sin embargo este efecto puede ser neutralizado (revertido) ya que las tasas de reproducción de las clases inferiores continúan en expansión. Es probable que la tasa reproductiva de las clases inferiores disminuya conforme los caracteres genéticos negativos continúen perpetúandose, pero eso es cuestión de un número no determinado de generaciones y mutaciones indeterminadas.

Es así de sencillo:

Es necesario poner en práctica políticas de eugenesia.
No se puede tener libertad y prosperidad si no se tiene una civilización eugénica y racialmente homogénea.

La inteligencia y la belleza son biológicas, las diferencias de como han sido llevadas adelante las políticas reproductivas de cada especie humana se pueden resumir como lo hizo Kevin MacDonald en sus trabajos. Los blancos debemos tener muchos niños y criarlos dentro del entorno de la familia tradicional, aislados de la barbarie postmoderna para que nuestra progenie, nuestra cultura, valores, creencias, actitudes y aptitudes perduren con el pasar del tiempo.