“Sumisión” de Michel Houellebecq

ISISsoldiers

Yihadistas desfilan por una calle iraquí, pronto por París… París se quema, se quema París.

Hoy escribo sobre Sumisión, un libro de Michel Houellebecq que esperé dos largos años para leer en la vísperas de las elecciones francesas que lamentablemente perdió Marine Le Pen-
El autor de Sumisión quizá sea recordado como el Rousseau de la próxima y final revolución Francesa.

Sumisión es un libro del escritor francés Michel Houellebecq, conocido por sus poemas y libros cargados de escenas sórdidas de sexo y libertinaje.

Fue publicada el siete de enero de 2015, el mismo día que unos musulmanes franceses les dio por entrar a las oficinas del semanario satírico de centro-izquierda Charlie Hebdo para matar a unos caricaturistas.
Quise leerme el libro en francés pero decidí esperar hasta la víspera de las elecciones francesas para saborear y sentirme un poco más a gusto con su lectura.
La obra es una sátira política, se lee bastante fácil, puedes reír leyéndolo toda vez que puedes apreciar el asunto metapolítico bastante profundo que Houellebecq trata de advertir a la civilización occidental.

Houellebecq es un tipo de derechas, aunque no le guste reconocerlo

El autor ha sido un crítico muy duro de lo que es el libertinaje que ha semi destruido a la civilizacón occidental con su hipocresía y formas (((políticamente correctas))).  En Sumisión, Houllebecq nos revela que es un ávido de la literatura de derechas ya que toca temas como demografía, religión, política, tradicionalismo, sexualidad, diferencias biológicas, nacionalismo europeo, identificación, y críticas al Islam.
Houellebecq no es un nacionalista blanco, es un cronista implacable del declive del hombre europeo hacia la democracia liberal. Y lo retrata en este libro.
Sumisión

Sumisión es una traducción de Islam. Cuenta la historia de cómo los musulmanes toman el poder en Francia en el año 2022.
El Frente Nacional y un ficcional Partido de la Hermandad Musulmana llegan a la última instancia de una elección nacional francesa.
El día de la elección, no se sabe quien ganará.
Urnas son robadas, invalidando las elecciones, por lo que se deciden repetir los comicios y  se planifica una nueva ronda de votación, pero mientras tanto, los partidos conservadores y socialistas se unen a los muslumanes en un “Frente Republicano” para mantener a Marine Le Pen fuera del poder.
Una vez instalados, la Hermandad Musulmana instituye políticas de gran amplitud en lo que concierne a la economía, la educación y la política internacional, reformas designadas a transformar la hegemonía musulmana en algo permanente.
Bélgica es el próximo en caer, pero toda Europa está condenada debido a la integración política y económica del mundo islámico en la Unión Europea.

Esta novela tiene que ver menos con el Islam que con la debilidad de la Francia moderna y por extensión, Occidente.

Este libro ha sido un best-seller y debidamente, tiene un target bastante peculiar: Activistas de la derecha nacionalista y pese a que es corto tiene mensajes muy profundos. La política no es abrumadora en la novela, más bien da un contexto para entender el desarrollo de los personajes, partes de la novela son escritas en primera persona y aun cuando no sabemos si es Houellebecq quien habla o es alguien más podemos ver que hay un ideal político dentro del libro, es el tipo de literatura que inspira a agarrar otros textos y nutrirte en temas tan amplios como diversos y de compleja estructura.

¿Que lecciones me dejó este libro?

El fin de la democracia
Esta es una moraleja política. La izquierda y la centroderecha están comprometidas en destruir a Francia como un reflejo de Occidente y disolverla en el ácido corrosivo del multiculturalismo para de ello obtener una humanidad afín a la globalización. Igual que pasó en las elecciones francesas de la semana pasada, los políticos de Sumisión odian más al Frente Nacional, a Marine Le Pen, y a lo que ellos representan como nación más de lo que ellos se aman a ellos mismos y a sus valores, creencias, aptitudes y actitudes. Por lo tanto, a razón de odio suicida y fratricida, ellos estarían dispuestos a poner a Francia en las garras de los bárbaros del Islam.
La izquierda y la centroderecha francesas en los ojos de Houellebecq no reaccionan ante las ganas de los musulmanes de imponer sus leyes y costumbres. Para el autor de Sumisión, la izquierda no sería capaz de protestar y oponerse al programa musulmán porque el islam es “otro”, que es sagrado, no blanco, no europeo. Y la centroderecha sería incapaz de protestar porque son burgueses acobardados que sólo siguen los liderazgos de la izquierda. Y ambos, tanto izquierda como centroderecha le tienen un pánico a la violencia islámica.
Que una nueva élite llegue al poder implica la aplicación de una agenda radicalmente revolucionaria,  el islam busca el cambio irreversible, y en el libro, en vez de hacerlo cortando cabezas, lo hacen esperando y haciendo uso de la pasividad y apaciguamiento propio del europeo políticamente correcto.

El regreso a la tradición

La toma del poder por parte de los musulmanes no fue producto de una revolución de sangre, espadas y pólvora, sino que vino en la forma de elecciones libres, justas y democráticas. El islam llega al poder gracias a la pura apatía del hombre occidental postmoderno, irresponsable y nihilista. Una vez consagrados en el poder, el nuevo régimen lentamente comienza llevar adelante reformas en las estructuras del estado.
En esa nueva sociedad, incluso cuando  las formas de elección sean mantenidas, la Hermandad Musulmana nunca permitiría ser destituida del poder mediante los votos.
Específicamente, ¿cómo podría la Hermandad Musulmana neutralizar a sus más comprometidos enemigos de la extrema derecha, los tradicionalistas católicos, los identitarios, y el Frente Nacional?
De forma simple: al instituir las reformas que ellos siempre quisieron.
Los musulmanes en este libro no se apresuraron en imponer la Sharia. Se dieron cuenta que los franceses no pelean por su nación y su libertad, pero si les quitas sus embutidos, cigarrillos y alcohol se levantarán en armas. Por lo que los musulmanes prefirieron apostar al desgaste de una nación con una baja tasa reproductiva, el futuro le pertenece a la población que tiene más hijos y pasa sus valores a ellos.
Por eso la Hermandad Musulmana decidió hacer reformas al sistema educativo, un bastión de la izquierda por excelencia: Los musulmanes pueden recibir una educación islámica completa. La co-educación es abolida. Las profesoras son jubiladas forzosamente con pensiones completas vitalicias financiadas por el dinero de las petromonarquías del Medio Oriente. Se favorece la formación de artesanos. Se instituyó la educación obligatoria hasta los doce años de edad y la educación universitaria se privatiza por completo. Las universidades públicas se convierten en madrassas gigantescas y las facultades que no se adaptan a la costumbre musulmana y en las que hay sólo mujeres se eliminan.
En el ambiente social se retorna al Patriarcado ya que las mujeres no están en las academias ni en las escuelas. Las mujeres comienzan a irse a casa, ya que se ven estimuladas a elegir a la familia por encima de la carrera. Comienza a difundirse el pudor sexual y las damas cambian su vestir y lo hacen modestamente, y esto pone freno a la cultura pop hipersexualizada de occidente: Las güirchas desaparecen.
Sobre esto me llamó la atención un pasaje que reproduzco en su entereza:

“Vestidas de día con impenetrables burkas negros, las ricas saudíes se transformaban de noche en aves del paraíso, se emperifollaban con corpiños, sujetadores calados y tangas engalanados con puntillas multicolores y pedrería; exactamente a la inversa que las occidentales, elegantes y sensuales durante el día porque estaba en juego sus estatus social y que se marchitaban en la noche al volver a sus casas, abdicando agotadas se cualquier perspectiva de seducción, vistiéndose con ropa informal y holgada”

La familia retoma su rol central en la economía como la ubicación exacta de de la transmisión de valores intergeneracionales y las ideas de G.K. Chesterton y Hillaire Belloc, el distributismo como modelo de propiedad y sociedad se divulgan en el país.
La economía comienza a pujar, el desempleo cae porque las mujeres no están trabajando y el crimen también cae ya que los musulmanes sienten que Francia es ahora su patria y no necesitan destruirla más.

Eugenesia

La novela hace varias referencias interesantes a favor de las políticas de eugenesia. El protagonista nos explica:

Las pocas clases particulares que di con la esperanza de mejorar mi nivel de vida me convencieron enseguida de que en la mayoría de las ocasiones la transmisión del saber es imposible, la diversidad de las inteligencias es extrema y que nada puede suprimir ni siquiera atenuar esa desigualdad fundamental.

Luego se toca el efecto de positivo de la poligamia, que lleva a la auto-realización de la humanidad:

En el caso de los mamíferos, y teniendo en cuenta el tiempo de gestación de las hembras comparado con la capacidad de reproducción casi ilimitada de los machos, la presión selectiva se ejercía principalmente sobre los machos. La desigualdad entre machos -si a unos se les concedía el goce de varias hembras, otros forzosamente se verían privados de ello- no debía verse como un efecto perverso de la poligamia sino como pura y llanamente su objetivo real. Así se cumplía el destino de la especie.

Las notas de eugenesia en esta obra de Houellebecq se hacen presentes en la forma en la cual el autor, se fija atentamente al demográfico, lo cual me lleva a otra cosa que aprendí leyendo esta novela:

Entrega psicológica.

El personaje principal de Sumisión es François, un tipo de 44 años que vive en París, que da clases de literatura francesas del siglo XIX, que redactó una brillante tesis doctoral sobre Joris-Karl Huysmans. Y cumple todos los postulados por los cuales occidente no tiene hombres fuertes:
Es hijo único de padres divorciados de la generación baby-boomer que se odian, es un tipo emocionalmente paralizado que nunca se ha casado, y que en vez de conseguirse a una buena mujer, tiene relaciones pasajeras con estudiantes jóvenes de la facultad en la que trabaja. Las mujeres en esta novela son narradas como personajes que siempre son las que rompen la relación con François para demostrar su fortaleza.
La vida intelectual del profesor François es tan vacía como su vida personal y realmente es un tipo aburrido. Siendo francés y profesor de literatura francesa, sabe muy poco sobre Francia y su cultura, carente de toda identidad nacional prefiere la gastronomía árabe e hindú en vez de la exquisita cuisine française. Vive en el barrio chino parisino, y pese a que tiene todo para ser un francés orgulloso de si mismo y su identidad, envidia a la identidad tribal de una de sus novias, Myriam, una judía con la que ha tenido romances intermitentes que decide emigrar a Israel porque en Francia ahora gobiernan los moros.
Y lo expresa de esta manera tan poética:

No hay un Israel para mi – François

Si no hay un Israel para François, ¿(((quiénes))) hicieron eso posible?

Naturalmente la terrible auto-absorción de François va acompañada de pasividad política.
Él apenas toma noción de la política hasta que su país es arrancado de sus manos, y luego él no hace absolutamente por recuperarlo.
Cuando él escucha la posibilidad de una guerra civil, se pregunta si el conflicto puede ser pospuesto hasta después de su muerte, es un hombre que no está dispuesto a morir en sus ideales.
Después de la toma islámica, François es forzado a retirase con pensión completa. Pero él es lentamente tambaleado por Robert Rediger, un belga convertido al islam que queda a cargo del sistema educativo. Primero, por instigación de Rediger, François es invitado a editar una edición de Huysmans para la prestigiosa editorial francesa Pléiade. Luego Rediger lo invita a una fiesta, en la que Rediger invita a François a su casa para conversar, François asiste y es allí dónde Rediger le revela que está reclutando académicos distinguidos del viejo sistema para la nueva Universidad Islámica de Paris-Sorbonne.

Todo lo que François necesita hacer es convertirse al islam, cosa que hace.

¿Por qué François se convierte al islam en lugar de al catolicismo?
Una razón es que el cristianismo es una religión femenina que inspira el desprecio, y el islam es una religión masculina que inspira admiración.
Pero la principal razón fueron los incentivos monetarios, sexuales y de estatus.
El cristianismo le ofreció engañarse a sí mismo con falsas apariencias y auto-negación.
El islam le ofreció auto-afirmación y avance material: Trabajo en una universitad con un gran salario, una casa en la parte famosa de París con todos los lujes, y por sobre todas las cosas, una cura para su frustración sexual y soledad. Rediger le ofreció a François cosas que los hombres queremos envueltas con un sistema político llamado Islam.
Rediger le ofrece tres esposas, para empezar: jóvenes, bellas, guapas y en edad de casarse, sumisas y musulmanas para compartir su cama y tener sus hijos.

¿Por qué Houellebecq centra su narrativa en un profesor universitario?
Porque esta novela es un experimento del pensamiento.
La academia es la fortaleza de la (((izquierda))), la cual es la fuerza metapolítica más poderosa de nuestra sociedad, y si el islam puede romper su resistencia, puede romper todo lo demás.
Houellebecq se da cuenta que los hombres académicos son llorones, tontos, y sexualmente frustradas: üntermenschen.
El hombre beta oprimido por mujeres fuertes tanto en su vida profesional como personal.
Houellebecq piensa que los franceses recibirían a un régimen que fuerza la modestia en la ropa y en la publicidad, para así no estar constantemente atormentados con pensamientos sexuales; un régimen que restaure el dominio masculino en el lugar de trabajo y en la cama; un régimen que suprime el feminismo y que promueve la sumisión femenina. Estar casado con cuatro mujeres occidentales modernas suena como el infierno en la tierra, pero el islam hace que la poligamia sea bastante funcional.
Houellebecq apoya el hecho de que las religiones fundamentalistas apelan a los hombres beta como formas de controlar a las mujeres.

“Dios quiere que me hagas un sándwich, querida”

No es por medio de las religiones del abrahámicas que los hombres ejercemos autoridad y poder sobre las mujeres, es por medio de apelar a nuestros instintos básicos y evolutivos y hacerle entender a nuestras contrapartes femeninas que cada quien tiene un rol tradicional y natural en la sociedad. Lo que es considerado machismo hoy en día fue durante siglos la forma más tradicional de proteger la especie.

La poligamia, por supuesto, no es la forma de perpetuar la especie. Nos hace a los hombres muy alfa, pero sus efectos disgénicos son evidentes si se piensa a largo plazo.

¡Los derechistas a tomar nota!

El feminismo es la mayor fuente de miseria para el hombre, la mujer, y especialmente los niños hoy en día.
El Nacionalismo está plenamente a favor de la restauración de la integridad biológica de nuestra raza.
Eso quiere decir que no es sólo crear espacios aptos para vivir que sean homogéneamente raciales (lebensraum, anybody?), sino que se desarrollen dichos espacios con capacidades de reproducción y crianza de los nuestros, sino también la restauración de los roles tradicionales (y biológicos) de los sexos: el hombre como protector y proveedor, la mujer como madre y como persona que apoya a otros.

Si podemos prometer la restauración de familias homogéneas, amorosas y estables, comunidades altamente confiables, podemos drenar los pantanos en los cuales los izquierdistas se reproducen (los barrios que tanto aman los izquierdistas del Centro Gumilla y el Grupo La Colina).
Después de todo, ¿Cuántos izquierdistas conoces que se encuentran solos, disfuncionales, y socialmente alienados como producto de familias y comunidades rotas? (Es con ustedes, beatas colineras)

Debemos tener cuidado con los Tradicionalistas

El personaje más interesante de “Sumisión” es Robert Rediger, quien es designado  Ministro de Educación y luego de Relaciones Exteriores del régimen nuevo.
Esto me coincide mucho con el cambio de nombre que le da Macron a este ministerio en la vida real, que pone los intereses de (((Europa))) por encima del de los franceses.

Rediger es un maestro de la persuasión que sabe que los académicos sufren por sobre todas las cosas de frustración sexual y vanidad.
(¿Cuán aburrida será la vida sexual de los profesores del Grupo La Colina y el Centro Gumilla en Venezuela?)
Rediger un maestro de la apologética religiosa, queriendo decir que es un mentiroso excesivamente astuto. Él afirma que el Corán es un gran poema en alabanza a la creación, cuando se encuentra cerca al reggaetón tanto en poesía como en arquitectura. Él afirma que la poligamia es eugénica, lo cual sería verdad si los musulmanes no se casaran con negras y sus primos directos.

Rediger es un hombre grande y masculino, lo que es inusual en un académico.
Pero esto no es sorpresa cuando aprendemos su historia en el arco narrativo que Houellebecq nos cuenta:
-De joven en Bélgica, Rediger era un ardiente nacionalista de derecha. Pero nunca se consideró a si mismo racista o fascista.  Esto proveee cierta inclinación y sesgo psicológico para su eventual conversión al Islam. Rediger simplemente es retratado en su juventud como un genérico reaccionario anti-modernista que escribió una disertación sobre Nietzsche y René Guénon, los pensadores anti-modernistas con premisas radicalmente incompatibles.
Esto, sin embargo, no le impide a Rediger de cambiar de una perspectiva a otra cuando le mejor le conviene . Nietzsche destruyó el cristianismo, y Guénon le ofreció una entrada al islam, una religión que ve más compatible con sus impulsos vitalistas y masculinos (sus ganas de follar).

Las lecciones aquí son obvias: si la integridad racial no es lo supremo, entonces el Tradicionalismo es un vector de la islamización.
Desmitificar el Tradicionalismo es algo que Houellebecq hace muy solapadamente si se ve desde una lupa metapolítica.
La tesis Tradicionalista de la unidad trascendental de las religiones es herética de acuerdo a la fe Abrahámica, el judaísmo, el cristianismo y el islam, las cuales rechazan a todas las otras religiones como falsas. Segundo, los Tradicionalistas están muy al tanto de este problema. Así su afirmación de que las religiones Abrahámicas son compatibles con el Tradicionalismo es meramente un intento de engañar a sus adherentes en tolerar un paganismo esotérico.

Ni existe Alá, ni Muhammad es su profeta.

Por lo tanto, cualquier poder que el islam posea está fundado en la naturaleza. Si hay una lección fundamental en Sumisión, es que si nuestra civilización cae por fuera de la armonía con la naturaleza y deja de pasar sus genes y valores, será remplazado por una civilización – sin importar lo primitiva – que sea capaz de hacerlo. Y el hombre occidental desaparecerá en una marea de negros del desierto con alta capacidad de reproducción y salvajes por naturaleza.

La izquierda y la centro derecha son deferentes con el islam porque son decadentes y desvitalizados. Su sentido es mayor vitalidad, incluyendo su potencial para la violencia. Esta gente quiere ser dominada, porque ningún tirano es peor que el destino del individuo atomizado flotando en el vacío liberal de la modernidad consumista.

La democracia liberal y el capitalismo provee cada necesidad humana, excepto creer, pertenecer y obedecer. Si nuestra raza es salvada, entonces los Nacionalistas necesitan superar e incluso de forma más formidablemente vital –e intimidante- la fuerza del islam, la santería y el comunismo. Claramente tenemos mucho trabajo que hacer.

 

Adiós América, de Ann Coulter

Ann Coulter

“Adiós América: El plan de la izquierda para convertir a nuestro país en un infierno tercermundista” es un best seller del New York Times escrito por la abogada Ann Coulter, en ese libro ella narra magistralmente la crítica sincera, desde el punto de vista de un norteamericano a un problema que gente como Donald Trump ha puesto en el escenario: La descontrolada política migratoria de EEUU que no ha traído sino desempleo, miseria, terrorismo, crimen, violaciones y fraudes a los ciudadanos norteamericanos.

Ann Coulter nos explica en un magistral trabajo documental, fundamentado por fuentes bibliográficas que están ampliamente difundidas en la web el cómo el partido demócrata ha legislado para hacer que la sociedad americana cambie su demográfico,  de cómo los demócratas se han ido quedando sin votantes y tuvieron que acudir a favorecer políticas migratorias que les permitieran importar votantes.

Al tiempo que la ley de Inmigración de 1965 del senador Ted Kennedy comenzaba a favorecer los cambios de la demografía americana, y que un magistrado de la Corte Suprema de Justicia de ese país emitiera un fallo que le permitía a los inmigrantes traer a toda su familia inmediata y extendida, Estados Unidos comenzaba a tener un cambio en su patrón de votantes, y la dinámica social que experimentaba. Mientras llegaban millones de inmigrantes a EEUU, el tejido social y las cifras de muertes, crímenes, violaciones, fraudes y ataques terroristas en suelo americano aumentaban.

Habrá quienes acusen de xenófoba a la señora Coulter, después de todo su estilo literario es mordaz, agudo, e hiriente. Deliberadamente destinado a causar mella e impresión en todo aquel que lo lea, pero dejando atrás los estilos literarios, Ann Coulter hace mención a una serie de cosas en cuanto a emigración que no se pueden obviar:

  • ¿Cómo fue que los inmigrantes se convirtieron en un grupo de presión política más poderoso que los mismos norteamericanos nacidos en ese país?
    Los políticos de Estados unidos deberían estar más preocupados con lo que sus ciudadanos piensan de ellos que de la opinión que los extranjeros tengan de ellos. De no ser cierto, habría que preguntarse cómo demonios hizo Donald Trump para ganar las elecciones de no haber comenzado su campaña electoral señalando al elephant in the room: Illegal Immigration.
  • De no ser por la enorme pusilanimidad de los legisladores norteamericanos, tanto republicanos como demócratas, no existirían tantas alternativas y atajos para poder entrar a ese país, basta con mirar la enorme variedad y cantidad de visados y permisos especiales que el departamento de estado ofrece a millones de extranjeros para poder entrar: Uno de los terroristas que detonó un coche bomba en 1993 en el World Trade Center era un egipcio de nombre Mahmoud Abouhalima, que entró a los Estados Unidos usando un visado de turista, procedente de Alemania, país en donde le negaron asilo político por pertenecer a la organización terrorista de los Hermanos Musulmanes, pero logró quedarse en Alemania ya que se casó con una mujer con severos problemas mentales y de alcoholismo, obtuvo la nacionalidad, y luego se divorció, contrajo segundas nupcias con otra mujer y viajaron a los EEUU en 1985 “de vacaciones permanentes” y decidió rentar un apartamento en Brooklyn. Al tiempo que el visado de Abouhalima expiraba, un legislador llamado Chuck Schumer pasó una ley de amnistía para trabajadores agrícolas ilegales, Mahmoud Abouhalima metió los papeles para ser beneficiario de esa amnistía, mintió diciendo que había sido un agricultor en Carolina del Sur y obtuvo su amnistía, pudiéndose quedar en suelo americano y años después obtuvo la residencia, Mahmoud no sólo defraudó a las autoridades americanas sino que se dedicó a participar en el nuevo y creciente mundo del terrorismo islámico. participando en el asesinato de un Rabino radical y luego conduciendo el coche bomba que mataría a media docena de personas, heriría a miles y abriera un boquete inmenso con daños de casi medio millardo de dólares en el World Trade Center en 1993.
    Otro terrorista beneficiado por esta estúpida ley de amnistía agrícola para frijoleros ilegales  fue Mohammed Salameh, que lo más cercano que estuvo a la agricultura fue cuando pasaba un rastrillo en el patio de su casa, obtuvo el beneficio de la amnistía pese a que esa ley se pasó para favorecer a la gente antes del primero de mayo de 1986, y Salameh no entró a los EEUU sino después de 1988.
  • El problema de la inmigración africana: A lo largo del libro, Coulter narra los horrible crímenes de inmigrantes africanos que sin saber una palabra de inglés se les permitió la entrada a los Estados Unidos y que en ejercicio libre de su cultura han secuestrado, violado, torturado, mutilado y lastimado ciudadanas americanas inocentes y que cuando son llevados a juicio, los jueces les suspenden las sentencias porque “no están en capacidad de entender el sistema legal americano” o porque los acusados no sabían que secuestrar a una mujer de un dormitorio y violarla repetidas veces era un crimen, y que para ellos es algo absolutamente cotidiano del país de donde vienen.
  • El sesgo de la prensa hacia los inmigrantes: La prensa de sucesos liberal americana yerra de forma repetida en la forma en la que redactan las noticas en las cuales el inmigrante es el perpetrador y no la víctima. Coulter hace una comparación con la forma de censurar los hechos por parte de la prensa y la forma en la que el diario soviético Pravda redactaba los titulares porque la línea editorial de muchos periódicos y medios de comunicación en EEUU explícitamente elimina la palabra “inmigrante” de la nota a ser redactada.
    Para la prensa de sucesos liberal la única forma en la que una historia involucra un inmigrante y se atreven a usar esa palabra en la redacción de la nota es:

    • Que el crimen sea un delito sexual increíblemente perverso, como una violación en pandilla, incestos, o un secuestro horrendo (como el caso de Ariel Castro),
    • Que el violador confiese estar sorprendido de que cometió un error,
    • Que la víctima sea una mujer que se rehusa a presentar cargos contra el atacante,
    • Que los periódicos reporten al autor del crimen no como un inmigrante sino como “un hombre”.
  • La sobrevaloración del Hispano: Gracias a las políticas migratorias de los demócratas, los blancos de ese país dejarán de ser una mayoría para el año 2043, en parte porque la tasa de reproducción entre blancos ha caído y en parte porque los Estados Unidos han permitido un flujo sin control de inmigrantes procedentes de culturas con altas tasas de reproducción y pésimos procederes y valores sociales. Después de todo, Mexico is not sending their best.
    Si vemos los datos proporcionados por Coulter, que desglosa encuestas tan densas como las que publica Peo Research, EEUU tiene más inmigrantes hispanos que cualquier otro país en el mundo. Ocho de cada diez habitantes de la ciudad de El Paso en Texas es un inmigrante, no sabemos si legal o ilegal.47% de la población de Nuevo México, 40% de la población de California, 30% de la población de Arizona y 27% de la población de Nevada son mexicanos.
    Entre 1890 y 1970 no habían suficientes hispanos para que el Buró de Censos americano los tomara en cuenta. Hoy día hay más de cincuenta millones de hispanos en EEUU.
    Se le ha dado demasiado poder político a un colectivo que realmente no lo merece. Y no me mal interpreten, hay hispanos en EEUU que se merecen estar allí porque han seguido todos los pasos para estar allí de forma legal. Tanto Ann Coulter como yo nos hacemos eco de aquellos que violan la ley y están de forma ilegal en los Estados Unidos.

Ann Coulter en Adios América nos advierte que el aceptar a inmigrantes como lo ha hecho América provoca un caos de hacer internas una serie de divisiones sociales que son foráneas y que provocan un desorden nacional.

Osama Bin Laden y la red Al Qaeda una vez condujeron una encuesta acorde a sus propios recursos y hallaron que un tercio de las personas que viven en el tercer mundo les gustaría mudarse a vivir en los Estados Unidos. Piénsese en eso por sólo un momento. Eso es uno de cada tres habitantes del mundo fuera de Europa, fuera del Japón, fuera del Asia Oriental desarrollada, fuera de la nueva, pujante y aburguesada India (que son 200 millones fuera de cerca de los dos mil millones que viven en ese subcontinente y que a punta de arduo trabajo surgieron de la pobreza para ser la clase media más grande del mundo). Todo ese gentío, fuera de los mencionados y sus élites quieren ir a Estados Unidos.
Muchos grupos en el mundo se preguntan ¿Que le pasó a Estados Unidos y a la energía de sus élites?
No se sorprendan si se enteran en la prensa liberal que la mayoría de las élites en los países del tercer mundo, China, India, etc. observan con sorpresa la trayectoria de lo que ocurre socialmente en los Estados Unidos, que se puede extrapolar en grandes términos en lo que es la trayectoria del declive de la civilización occidental.
Los Estados Unidos y Occidente en general se han convertido por políticas migratorias suicidas en naciones que se odian a sí mismas: Odian su propia música, su propio arte, su propia arquitectura, aborrecen su pasado militar. Y otros grupos en el mundo no Occidental están asombrados por esto, y buscan tomar ventaja de ello. ¿Por que no habrían de hacerlo? En las circunstancias en la cual los grupos compiten entre si, todos los grupos compiten por un escaso número de recursos. No es una competencia que tiene que ser a lucha de uñas y dientes, pero es una lucha que es real, actual y en curso.

Ann Coulter en Adios América nos advierte que el aceptar a inmigrantes como lo ha hecho América provoca un caos de hacer internas una serie de divisiones sociales que son foráneas y que provocan un desorden nacional. La globalización de las sociedades dentro de una sociedad en vez de ocurrir entre ellas.
Las competencias entre naciones que ocurrían hace quinientos años han sido trasladadas a un sólo país y esos conflictos ahora son internos y problemas concernientes a oficinas gubernamentales como el Ministerio del Interior, o en el caso de EEUU, el Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, y el Servicio de Migración y Naturalización.
Las diferencias y competencias entre humanos siempre van a existir sin importar lo que se haga, existirán en matrimonios entre razas distintas, en escuelas multirraciales, en ciudades multiculturales, y en complejos y desarrollos habitacionales que favorezcan este tipo de ensaladas sociales, y ciertamente habrán de existir en sociedades como la americana actual.

La advertencia de Coulter vino justo a tiempo en el que el pueblo americano eligió a Donald Trump para hacer grande a América de nuevo.

Y lo que ocurre después, que Ann Coulter menciona apenas en su libro, es que cada grupo que entra a EEUU crea una vanguardia que negocia con los otros grupos para ver que pedazo de la torta de los derechos y privilegios le toca.
Y la política futura de sociedades que llevan a cabo ese tipo de fenómenos sociales se lleva a cabo electoralmente, esa negociación se lleva a cabo en las urnas electorales, entre ciclos electorales y entre grupos de presión: cabilderos que cortejan a los políticos de turno.

En síntesis, Adiós América es un libro que todo aquel que quiera tener un debate honesto sobre la política migratoria de los EEUU debería leer para cerrarle el pico a muchos que opinan sin saber, o que son títeres de los (((medios))).

 

¿Por qué Harley Quinn no es una buena villana?

Harley-Quinn-Movie-Hammer-Mallet

En otras ocasiones he comentado temas de la metapolítica de ciertos elementos de la cultura pop:

  1. Te he contado cómo se nos ha alejado de la naturaleza de lo heroico,
  2. De cómo la corrección política ha buscado acabar con el cómic,
  3. De cómo nosotros vemos ciertos aspectos de los cómics surgidos en Japón y cómo los ven ellos.

Hoy quiero contarte cómo ciertos aspectos de Harley Quinn fueron distorsionados para poder adaptarla en Suicide Squad, la cinta de DC Cómics que se estrena mañana a nivel mundial.

Harley Quinn es un personaje de Batman: La Serie animada, que corrió en su primera etapa desde 1992 hasta 1995, este personaje nos es presentado en la serie animada de Batman como una actriz de reparto que complementaría al Guasón.
Poco a poco Harley Quinn pasó de estar en un segundo plano en una serie animada para luego ir hacia las tiras cómicas y a ser protagonizada por Margot Robbie en la cinta Suicide Squad.

Este personaje ha sido bien posicionado por la oficina de mercadeo de DC Cómics:
Han impreso tres álbumes de DC Cómics: Tiene su propio suplemento mensual, y dos miniseries de seis ediciones.
Es un personaje principal en la serie DC Super Hero Girls.
Y ha tenido más de una docena de apariciones en videojuegos de la franquicia Batman y sus spin offs desde 1994.

¿Cómo se convirtió Harley Quinn en uno de los personajes femeninos más populares del universo de DC Cómics?
Por una parte, sus creadores cambiaron los procederes y actuación del personaje y al tiempo que lo hicieron cambiaron la mercadotecnia y segmentación de esa siniestra villana.

La tendencia de los estudios y creadores de querer poner personajes femeninos a asumir roles masculinos y con exceso de fuerza es algo que la agenda marxista cultural del feminismo ha llevado adelante.

Esto lo hemos visto en todo tipo de filmes:

  • Pixar en 2012 sacó Brave en la cual el personaje de una niña tiene más poder que los hombres medievales de los clanes escoceses que son representados como corpulentos y mentalmente incompetentes.
  • Ese mismo estudio sacó Frozen en 2013, una fantasía musical en la cual el personaje de una mujer prácticamente construye un castillo de hielo por arte de magia mientras que los hombres de esa película son representados como idiotas funcionales.

Este tipo de representaciones de personajes femeninos super poderosos, que empiezan el arco de la historia con una serie de habilidades innatas da un fuerte contraste con respecto a por lo que los héroes masculinos tienen que pasar para poder llegar a su máximo poder en los arcos narrativos.
Lo vimos en la nueva franquicia de Star Wars:
Mientras Luke Skywalker tuvo que aprender a volar, a pelear con el sable de luz, haber sido mutilado por su padre perdiendo un brazo, tuvo que entrenar para convertirse en un potente guerrero. En contraste la nueva heroína Jedi de la reciente Star Wars prácticamente somete a personajes más grandes y pesados que ella sin esfuerzo, tiene amplio conocimiento de combate, sabe manejar una espada de luz sin entrenamiento y es más inteligente que los hombres de esa serie.

Este tipo de excelencia sin esfuerzo es lo que los gamers llaman “God Mode” o “Modo Dios”, en el cual un personaje tiene todos sus poderes al máximo desde el inicio, quitándole el sentido a los arcos narrativos de lo heroico.

El arco narrativo de Harley Quinn como personaje aparece en el álbum Mad Love (1994), capítulo único del Universo de DC Cómics en el cual se narra su historia desde el principio.

Antes de ser la super villana, este personaje era una médico psiquiatra llamada Harleen Quinzel que estaba haciendo pasantías en el Manicomio Arkham. Es allí donde conoce al Guasón. Conforme ella entrevista al Guasón se enamora de él y decide convertirse en su compañera, ayudándolo a escapar con la esperanza de que pudiera ganarse su amor.
Es por ello que Harleen se convierte en Harley y decide que para ganarse el amor del Guasón, ella debe matar a Batman diseña un complot para hacerlo pero el hombre murciélago la convence de que ella había sido manipulada.
Cuando el Guasón se entera de que Harley quería matar a Batman, se enfurece y la golpea brutalmente y lanza su cuerpo moribundo por una ventana.
Es encontrada moribunda por la policía e internada en el manicomio donde solía trabajar, en donde toma la decisión de separarse del Guasón y comenzar un proceso de sanción, que es varias veces interrumpido por la psiquis trastornada de su amado.

 

En las múltiples apariciones de Harley Quinn en las historietas de Batman ella pasó de de ser un personaje enamorado del Guasón  y dibujado de forma poco interesante a ser una esbelta, hipersexualizada figura, con corsets, coletas, senos prominentes.- Margot Robbie, anyone?-.

07HARLEYQUINNJP1-master675-v2

DC Cómics buscó reformular la sexualidad y vida amorosa de Harley Quinn, de ser la novia del Guasón, una pareja heterosexual y monógama, pasó a ser bisexual porque así lo aclaró DC Cómics en una sesión de preguntas y respuestas en junio del año pasado y afirmaron que Harley es novia de Poison Ivy, –Y sin los celos que produce la monogamiaPorque ser heterosexual y monógamo es un estilo de vida y construcción social aburrido. Harley Quinn es más cool si es lesbiana y promiscua.

La forma en la que DC Cómics ha dado vida a Harley Quinn no ha sido lineal y da para todo:

En la serie DC Super Hero Girls, que es segmentada para niñas, su personaje deja de ser una malvada psicópata asesina para ser la compañera de cuarto de Mujer Maravilla que reparte abrazos que dan súper poderes.

Siendo la novia del Guasón, ella era la víctima de sus fechorías, tuvo que aguantar palizas terribles, intentos de homicidio, tortura psicológica y manipulación, un personaje masoquista que siempre volvía de nuevo por más abusos por parte de su novio- Esto la hace una víctima del abuso y una especie de ícono para las feministas.

7a68c370ef455bad072e4a557dec8a51

the-origin-of-margot-robbie-s-harley-quinn-revealed-in-suicide-squad-trailer-excerpt-fro-601567

La revista Feminazi feminista Bust escribió sobre Harley al decir que como personaje pasó de ser abusada a ser una mujer liberada, poderosa y sin ley que dejó al Guasón por mejores cosas y es más autónoma.

No sólo se ha pasado por destruir por completo a la naturaleza de lo heroico, que es inherentemente masculina y autoritaria sino que ha sido reformada y distribuida en segmentos de mercadeo para hacernos entender que está bien admirar a personajes heroicos pero que conforme esos personajes heroicos no tengan una verdadera identidad y sus arcos narrativos sean de goma en vez de rígidos.
Es por eso que Harley Quinn, que no deja de ser una divertida villana del universo de DC Cómics no será más importante y tendrá más preponderancia que un héroe como Bruno Díaz.

Se ha reformado a la naturaleza de lo heroico y esto tiene profundos y devastadores efectos en el carácter de los superhéroes, que si bien son figuras autoritarias y en profundos conflicto consigo mismos, no tienen la misma validez emocional y no crean el mismo feeling en sus fans.

Hollywood y la industria del entretenimiento en general debe aceptar la realidad de las diferencias biológicas y debe dejar de crear heroínas en detrimento de héroes.

Por más buena que esté Margot Robbie haciendo el papel de Harley Quinn. Christian Bale haciendo de Bruno Díaz siempre le ganará y la meterá presa en el Manicomio Arkham. 

El Suicidio de Occidente

James Burnham nació el 22 de noviembre de 1905 y murió el 28 de julio de 1987, fue un teórico de la política en Estados Unidos, inicialmente fue un comunista, pero luego abandonó las ideas genocidas del marxismo y se convirtió en un defensor de la derecha política conservadora de ese país.
Fue miembro del (((Trotskista))) partido de los Trabajadores de EEUU y vio cómo el marxismo cultural gramsciano marchó a través de las instituciones de occidente así como los criminales procederes de los soviéticos en Polonia, Latvia, Lituania, Checoslovaquia, Bulgaria y Estonia lo alejaron de sus preferencias por ese tipo de ideas.
Es muy conocido por su libro “The Managerial Revolution”, que incluso influenció a George Orwell a escribir sobre ese libro en un ensayo. Sin embargo hoy me quiero enfocar en otro de sus títulos llamado “El Suicidio de Occidente”, del cual decidí extraer un par de pasajes sobre el liberalismo (libertario) y sus efectos deletéreos sobre nuestra sociedad.

aquí el texto:

En su práctica histórica, así como doctrina ideológica, el liberalismo siempre ha operado de manera natural como una tendencia opositora al orden establecido.
Por lo que el liberalismo siempre ha hecho énfasis en cambios, reformas, la ruptura con los hábitos, bien sea en la forma de las viejas costumbres o viejas instituciones, razón por la cual el liberalismo ha sido y continúa siendo primariamente negativo en su impacto en la sociedad, a tal punto que el liberalismo ha llegado a justificarse históricamente con logros negativos y destructivos.
La indignación selectiva del liberal se controla por sus sentimientos de culpa hacia los pobres y oprimidos que ganan inmunidad de la condenación moral reservada para los poderosos, opresores, privilegiados y para el liberal en sí mismo, que está inmune a los defectos que ve en los demás toda vez que no puede evidenciar los suyos.
Estas iniquidades no es posible ni deseable eliminarlas entre los seres humanos. Aunque es caritativo y prudente tomar medidas razonables para limitar la extrema iniquidad. El intento obsesivo de eliminar las iniquidades por medio de reformas sociales y sanciones provoca amargura y trastornos y sólo sustituye iniquidades viejas por nuevas iniquidades.

Hay causas biológicas, psicológicas y morales así como sociales de los mayores males de la historia.

Un programa de reforma social combinado con una aproximación meramente permisiva, educativa y reformista de aquellos que encarnan los males de la sociedad no tendrá ningún efecto en curar las sociedades enfermas, lo cual es es imposible. Pero en la práctica, estas reformas fomentan y protegen esos males a lo interno y no logran proteger los factores sanos de la sociedad de la victimización.

El liberalismo confronta un dilema práctico del cual no puede escapar: O se extienden las libertades a aquellos que no son liberales e incluso a quienes cuyo propósito deliberado es destruir a la sociedad liberal, o niega sus propios principios, restringe libertades y practica la discriminación.

Debe haber algo fundamentalmente incorrecto con una doctrina que sólo puede sobrevivir al aplicar de forma contradictora y violar de forma deliberada sus principios fundamentales.

Las disputas entre grupos, clases, y naciones pueden y deben ser resueltas por medio de discusiones libres y compromisos sólo cuando las disputas están entre un rango de marcos de ideas e intereses compartidos.

Cuando las disputas surgen de un choque de intereses básicos y se oponen a ideas fundamentales, no se pueden resolver por negociación y compromiso sino por el poder, coerción e incluso hasta la guerra.

El liberalismo le permite a la civilización occidental reconciliarse con su disolución y su función  y sus fórmulas les permite servir ese propósitos hasta la culminación de su objetivo porque incluso si la civilización occidental es eliminada o si colapsa en su totalidad, nosotros o nuestros hijos podremos ver ese final, por la luz de los principios del liberalismo no como una derrota final, sino como la transición hacia un orden nuevo y mayor en el cual la humanidad como un todo se une en una civilización universal que ha surgido de las distinciones parroquiales, divisiones y la discriminación del pasado.

Mil novecientos ochenta y cuatro, de George Orwell

La ironía...

La ironía…

George Orwell es el seudónimo de Eric Arthur Blair, nació en Motihari, en lo que fuera el Territorio del Raj Británico, actualmente India, el 25 de junio de 1903 y murió el 21 de enero de 1950 en Londres. Durante su vida se desempeñó como periodista, novelista, y ensayista.

Su prosa es ampliamente conocida en la Civilización Occidental, crítica de las injusticias sociales, su oposición al totalitarismo, toda vez que  paradójicamente era un socialdemócrata.
Para entender el contexto de su obra, debemos entender que Orwell era un socialista de la clase media-alta escocesa, estaba en rebelión contra el Imperio Británico de la época.

Con base a las concepciones propias de un hombre de extracción escocesa de izquierdas en el Reino Unido, que vio el Raj Británico, que ejecutó acciones policiales en Birmania, que luchó en la Guerra Civil española en el lado que fue derrotado por el Generalísimo Francisco Franco, se codeó entre los intelectuales de izquierda en Hampstead, etc. Orwell aprehendió e hizo construcciones y criterios propios sobre su visión de socialdemocracia.
Durante su paso por España, militó en el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) y fue testigo presencial de los intríngulis propios de las políticas de la extrema izquierda revolucionaria: Las purgas, cruentos asesinatos, inhumanas torturas, ausencia total del estado de derecho y debido proceso, etc., todas hechas en nombre de la igualdad y la humanidad.
Al ver estas atrocidades, Orwell quedó profundamente traumatizado, y tras haber sido herido por una bala en el cuello mientras peleaba en Cataluña y haber huido de ese lugar, se convirtió en un izquierdista odiado por la izquierda en sus distintas facetas: Jamás pudo coincidir ni con los Laboristas británicos, ni con el partido comunista inglés, y su hostilidad con la línea partidista lo convirtió en un perseguido ideológico, un paria de izquierdas dentro de la izquierda.
Y es en ese momento cuando escribe su obra más conocida, Mil novecientos ochenta y cuatro, muchos intelectuales la consideran una de las obras más grandes del siglo XX de la literatura occidental.

Escrita en la primera mitad de ese siglo, probablemente esa novela sea axiomática en cuanto a mucho de lo que pasó en esa era. George Orwell estaba cercano a morir cuando escribió Mil novecientos ochenta y cuatro, lo hizo en 1948, y es de allí es donde saca el título de su obra al invertir los dos últimos números de ese año.

Posterior a su muerte, dicha novela ha entrado en el lenguaje de la modernidad. La palabra “totalitarismo” se hizo común en el léxico de la gente gracias a esa novela.
Los términos “orwelliano”, “el gran hermano”, la creencia de que hay un partido extrañamente desconocido que es todopoderoso, que todo lo ve, la neolengua, y la noción del socialismo, todas se las debemos a esta novela. La novela fue prohibida en la Unión Soviética, los intelectuales de la Europa del Este que pudieron hacerse con este libro lo comentaron ampliamente, ya que consideraban que su lectura era básicamente una descripción de su cotidianidad,
Orwell era un novelista, no un ideólogo político. Una de las razones por las cuales mil novecientos ochenta y cuatro ha perdurado en el tiempo , es porque es una novela que tiene ideas políticas, y el que la lee, a pesar de que no sea una persona con mucha convicción política le queda el mensaje. La mayoría de los lectores recuerdan la forma en la que se describen las escenas, el sucio, el mal olor, la polvareda y el abandono al que la sociedad estaba sometida, toda vez que eran bombardeados constantemente sobre la gloria del socialismo y el advenimiento de la lucha de las clases.

Cuando el marxismo comenzó, en el siglo XIX, tenía una gran cantidad de teoría cultural atada. Cuando Antonio Gramsci estaba preso por los fascistas italianos, escribió “Los Cuadernos de la Prisión” y describió un discurso cultural en el cual Gramsci tuvo la idea de que la superestructura (el estado) y la base de la sociedad estaban desconectadas una de otras., de modo tal que las cosas podían existir a un nivel cultural que no estuvieran totalmente determinada por la economía y que a su vez, éstas no pudieran estar totalmente determinadas por la economía. Esto tuvo como consecuencia que para poder discutirlas, se requiriera de un amplio campo referencial. Este tipo de marxismo fue al que Orwell estuvo expuesto en buena parte de su vida. Orwell aborrecía la sobrecarga teórica que implicaba el marxismo y esos terribles ejercicios de teoría crítica que sus camaradas aplicaban.
Orwell pudo probar las aguas del marxismo y sus olas que venían una tras otra, y esto lo vemos en su magnum opus mil novecientos ochenta y cuatro, en la cual vemos cómo el autor no fue ajeno a la ola del marxismo trotskista que fue purgado por Stalin en los primeros años de su dictadura proletaria, y de cómo los trotskistas rápidamente repudiaron ese movimiento.
En mil novecientos ochenta y cuatro la ideología de León (((Trotsky))) es poco apreciada y pasa casi desapercibida: La idea de que el partido totalitario exista es una mezcla sutil de ideas libertarias, marxistas y contra-marxistas. Uno de los puntos que rara vez son señalados en ese libro cuando se analiza es el cómo la maquinaria del partido hace las veces de fascismo en la mente de Orwell. Una estratagema trotskista en donde se considera que el enemigo es el estalinismo, como el recrudecimiento de la clase del enemigo.

En mil novecientos ochenta y cuatro vemos como la URSS se convierte en una especie de estado obrero deforme.

La novela tiene un tema recurrente que Orwell destaca tras compartir mucho tiempo entre socialistas y sentir su desprecio tras  mostrar sus atisbos de individualismo: El partido es capaz de crear su propio pasado, su propio presente y trazar su futuro. El partido crea su propia disidencia, y lo hace porque el partido controla las mentes de quienes gobierna, el régimen que gobierna el mundo de la novela controla todos los aspectos de la sociedad de la distópica retratada allí.

Uno de los aspectos más fuertes de mil novecientos ochenta y cuatro es la forma en la que Orwell describe una serie de cosas inmencionables, usualmente realidades del mundo físico: La polvareda, el hedor, la humedad, suciedad, descuido del ornato público, etc. Que hacen que la novela sea sea físicamente mordaz y real para el lector.
Esta es la textura de la vida cuando se vive bajo el socialismo real: Una barra de jabón vieja para bañarse, la ausencia de hojillas de afeitar, cabellos humanos tapando el lavamanos repleto de agua sucia, los aspectos insalubres del conformismo, la escasez y austeridad de los comercios socialistas, las colas para comida, etc.
Esto y el retrato de la clase trabajadora en la que todos, en toda partes son tratados socialmente como bestias de carga. Alguna de las ilustraciones más detalladas surgen de la descripción de la casa del protagonista central de esa novela: La naturaleza delincuencial y perversa de los hijos de la vecina, dispuestos a acusar a todo aquel que no piense como a esos niños los adoctrinaron en la escuela (Orwell se adelantó en su tiempo al escribir que en ese mundo distópico futurista los padres tendrían miedo de disciplinar a sus hijos), el olor penetrante y ácido de la basura que no recogen desde hace semanas, la naturaleza decrépita y raída de todas las cosas, la repetitiva propaganda tediosa en los medios que no se puede evadir.

Un hecho no comentado de mil novecientos ochenta y cuatro es que George Orwell se basó en la Gran Bretaña de 1948 para hacer este tipo de descripciones: En esa época, el Reino Unido era un país devastado por las guerras, que agotó su aparato productivo para el complejo militar industrial, en la que habían tarjetas de racionamiento, edificios en ruinas, comida podrida, restricciones en el comercio, controles de precios, la continua cháchara en la prensa y radio de cómo los aliados le ganaron la guerra a las potencias del Eje y por eso estaban mejor.

Orwell escribió otra serie de libros, reportajes y artículos que habrían sido olvidados por el público de no haber escrito una fábula titulada “Rebelión en la granja”, donde satiriza la instalación del golpe Bolchevique que dio con la creación de la Unión Soviética, y luego su magnum opus, mil novecientos ochenta y cuatro, donde narra la naturaleza, textura y lo que los novelistas pueden describir en sus propios términos sobre lo infernal que es vivir bajo una dictadura totalitaria de izquierda. Los intelectuales de la Europa del Este, en donde la novela estuvo prohibida hasta el derribamiento del Muro de Berlín en 1989, admiraron la novela por la exactitud con la que la misma se desarrollaba. Las sociedades húngaras, polacas, checoslovacas, búlgaras y rumanas después de la disolución de la Unión Soviética leyeron ampliamente ese libro y se dieron cuenta de que retrataba con crudeza las atrocidades que tuvieron que vivir durante décadas.

Winston Smith es un personaje de baja jerarquía en el Ministerio en el que trabaja y su trabaja es el de cambiar los registros históricos para hacerlos coincidir con la narrativa actual del régimen, la “verdad oficial”, que se define en función de las necesidades del partido. Este tipo de regímenes exigen en su aplicación el tener que alterar de forma continua el pasado y a largo plazo comenzar a crear una realidad propia.

El paralelismo asombroso que existe entre la neolengua, el idioma creado por el partido y la corrección política contemporánea a la que nos quieren someter desde la izquierda es algo muy frecuentemente analizado por todo el que lee esta novela.

Hay una escena en esta novela en la cual el personaje principal, Winston Smith, tiene una conversación con un compañero de trabajo en el Ministerio llamado Syme mientras comía, Syme estaba a cargo de redactar un diccionario de la neolengua, esa forma de querer cambiar la realidad mediante el uso del lenguaje que no es reciente, la usaron Marx y sus apólogos en todas partes del mundo donde se ha aplicado el socialismo:

¿Que tal va el diccionario?- Dijo Winston
-Despacio- respondió Syme-. Por los adjetivos, es un trabajo fascinante.
En cuanto oyó hablar de neolengua, Syme se animó inmediatamente […] -La undécima edición es la definitiva, le estamos dando al idioma su forma final, la forma que tendrá cuando todo el mundo sólo hable neolengua. Cuando terminemos nuestro trabajo, tendréis que empezar a aprenderlo de nuevo. Creerás seguramente que nuestra principal tarea consiste en inventar palabras nuevas. Nada de eso. Lo que hacemos es destruir palabras, centenares de palabras cada día. Estamos pelando el idioma para dejarlo en los huesos. De las palabras que contenga la undécima edición, ninguna quedará anticuada antes del año 2050.- […] – La destrucción de las palabras es algo muy hermoso, por supuesto, las principales víctimas son los verbos y los adjetivos, pero también hay centenares de nombres de los que se puede  prescindir. No se trata solo de los sinónimos, también de los antónimos. De hecho, ¿que justificación tiene el empleo de una palabra sólo porque signifique lo contrario que otra? Toda palabra contiene en sí misma su contraria. […] La finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, restringir el radio de acción de la mente. La revolución estará completa cuando la neolengua sea perfecta.

Orwell pensaba que las tendencias políticas de su tiempo estaban influyendo de forma negativa sobre el lenguaje verbal y escrito, lo cual tiene como consecuencia empobrecer la calidad del discurso público. Los pleonasmos, neologismos, abreviaciones, acrónimos y siglas son características del lenguaje burocrático. La neolengua fue creada para impedir cualquier forma de pensamiento independiente de la línea partidista, de la misma forma que la corrección política actualmente con la capacidad de pensar de la gente al crear una policía del pensamiento.

Mil novecientos ochenta y cuatro es una novela que todos deberíamos leer y comprender, es un pedazo de la historia que se sigue repitiendo, y atrae a los lectores en una forma muy aterradora: La ubicuidad de su redacción con los procesos mentales, y la creencia de que cuando los humanos rechazan las ideas del pasado, tratarán de subordinar el presente.
El comunismo fracasó. Mató a millones en el siglo veinte. Fue combatido y tiene que seguir siendo combatido. La tenencia por la cual a nosotros, en la derecha se nos critica mucho y nos buscan poner el mismo mote de genocidas que la contraparte roja, es porque en muchos momentos, la derecha ha tenido que ser tan feroz, y tan nefasta como aquello que estaba atacando. La izquierda como ideología predicaba una utopía pero creía que los fines justifican los medios, lo cual los llevó a tener procederes delincuenciales y criminales en los que la perversidad no conocía límites.
Antes de que el comunismo se congelara en esa gran burocracia estatal, sus procederes criminales no conocían límites. La policía secreta, la Cheka, fue creada por los dirigentes soviéticos de forma impulsiva para deshacerse de todos aquellos que se opusieran a sus ideas. Tenía la finalidad de imponer disciplina a los enemigos de la clase para que el paraíso socialista pudiera comenzar. Lenin fue uno de los artífices en la creación de este aparato criminal, y todos los demás aparatos de seguridad estatal comunista se han modelado con base a sus procederes.

Durante el período más cruento del terror rojo de los comunistas en el inicio de la URSS, Lenin exigió a sus colaboradores el desatar un caos sin parangón, hambrunas, y el colapso completo de la sociedad y economía Rusa. Se expropiaron todos los bienes de la Iglesia Ortodoxa rusa, quemaron reliquias, convirtieron iglesias en graneros, establos y tiendas.

Cuando le preguntaron a Lenin el por que de tanta devastación. Lenin respondió que ellos, como socialistas eran la historia, y hacían lo que quisieran. Los comunistas creen que en momentos de caos y revolución se extirpa el significado del orden previo que el caos estaba destruyendo, porque ellos siempre trabajaron en la mente de la gente antes de ponerse a trabajar sobre sus cuerpos.

Por eso en esta novela buena parte del daño que vemos no es sólo material sino a la calidad de pensamientos que tienen aquellos que viven bajo regímenes tan tiránicos:

En Venezuela la gente no se da cuenta del daño psicológico que el chavismo les ha hecho: que abren el grifo del lavamanos y celebran que salga agua.

Los gobiernos socialistas tienen en su mesita de noche una copia de este libro, que fue escrito como una advertencia y terminó convirtiéndose en un manual de instrucciones.

Ghost in the Shell

large_vTXgUgB4KyntDSUezLljcm1Ol6N

 

Recientemente leí en el súper liberal comunista Los Angeles Times un artículo que critica la decisión del estudio de Hollywood DreamWorks de emplear a Scarlett Johansson para el rol de Kusanagi en la adaptación de Ghost in the Shell por ser blanca y colocarla en un elenco en el que habían actores asiáticos. Más allá del hecho de que quien escribió el artículo está discriminando a Scarlett Johansson por ser blanca  y eso automáticamente no la hace capaz de interpretar dicho rol.

El llamado de los medios en la costa oeste de EEUU a incorporar el multiculturalismo en las películas es una tendencia que causa demasiado tedio. Si bien hay muchos actores asiáticos en su medio y en su mercado que interpretarían muy bien al personaje principal de Ghost in the Shell, debemos entender la función empresarial del negocio de las películas de EEUU, dirigido a un público en su mayoría blanco.

Querer imponer esa igualdad a la fuerza solo crea más discriminación..
Ahora escribiré un poco sobre este manga que me gusta mucho.

Ghost in the Shell es un manga escrito e ilustrado en 1989 por Masamune Shirow, publicado por Kodansha, contaba la historia de una organización anti-terrorismo liderada por un cyborg femenino llamado Motoko Kusanagi.
En 1995 surge una adaptación de anime del mismo nombre a cargo del estudio de animaciones Production I.G. Después, en 2002, surge una serie de televisión que cuenta una historia paralela del manga y la primera cinta, y en 2013 se editan cuatro episodios.

La narrativa de intriga política, espionaje, terrorismo, violencia, sexualidad, tecnología en un mundo futurista post-cyberpunk del año 2029 que propone enormes avances tecnológicos y científicos, toda vez que se contrapone a cambios radicales en el orden y jerarquía social.
El mundo de Ghost in the Shell narra la vida de hombres que dependen de implantes cibernéticos para sobrevivir, inteligencia artificial y robots capaces de sentir emociones.

Los aspectos filosóficos de Ghost in the Shell son profundos, por una parte es fundamental entender que la cultura japonesa es única entre las culturas asiáticas, para nosotros los occidentales es difícil entenderla y poder hacer conceptos de ella. Una de las cosas más brillantes sobre Japón es que mucho del material que está vetado en nuestra civilización occidental está ampliamente disponible allí. En cuanto a pornografía se refiere existen muy pocas restricciones, y en el mundo del manga, hay increíblemente temas que serían tabú retratarlos y explorarlos en el mundo del cómic en lo que a términos occidentales se refiere, para los japoneses es mejor exteriorizar fantasías peligrosas, actos horrendos al demarcarlos en cómics que reprimirlos y vivir con ellos. Es una cultura de extremo control que vive con la posibilidad de coexistir con extrema violencia y caos.

La sociedad japonesa es una sociedad extraña en términos occidentales porque la dialéctica que se mueve dentro de ella son oposiciones y altamente diferenciadas a aquellas de occidente, y ése es uno de los temas que usa el autor de Ghost in the Shell, el concepto de que la mente puede trascender más allá del cuerpo, que ese “fantasma” puede habitar objetos mecánicos es una temática recurrente en esta historia.

Motoko Kusanagi es capaz de reproducir los estímulos de sus órganos para mantenerse como un fantasma a lo largo de la historia. Ella recibe daños durante combates con terroristas y máquinas, es reparada y refaccionada toda vez que es capaz de mantener las emociones propias de un ser humano.
En el mundo de Ghost in the Shell, la información es un impulso digital capaz de ser guardado en un súper computador y transferido de un hardware a otro, la mente humana también puede ser transferida no sin antes sufrir alteraciones tras pasar de un recipiente material a otro. Ese es un concepto que en términos japoneses contrasta mucho con la idea de la pureza del espíritu, propio del orden jerárquico y familiar japonés, de la veneración de los ancestros.  Shirow desarrolla este aspecto de la pureza espiritual y lo lleva aún más allá al fundirlo con la integridad corporal que en términos japoneses debe tener el hombre.

Las organizaciones criminales y personajes que Kusanagi combate buscan transferir la mente de un cuerpo a otro, en el mundo de Ghost in the Shell, hay un personaje llamado “El Titiritero”, que busca fusionarse con Kusanagi y tomar el control de ella.
Estos aspectos filosóficos y espirituales son muy radicales en una sociedad tan conservadora como la japonesa, es por ello que culturalmente los japoneses son capaces de producir este tipo de obras que son tan entretenidas visualmente como metapolítica y filosóficamente profundas.

La principal cuestión que plantea Ghost in the Shell es ésta:

¿Cuál es la diferencia entre humanos y máquinas cuando las diferencias entre ambos son más filosóficas que físicas?

Esta es una pregunta muy difícil de responder en términos occidentales.

Es prácticamente imposible desprenderte de tu propia cultura y ver otra cultura altamente avanzada y tecnocráticamente excelente que tenga un sentido del arte tan estéticamente desarrollado como el de esta sociedad milenaria, que mira hacia su pasado y basa sus creencias en axiomas que son fundamentalmente distintos a los de la civilización occidental.

Más allá de entretenernos con lo que vemos, también vale la pena escudriñar un poco sus orígenes, el manga y anime está repleto de ejemplos que plantean esta interrogante y los recomiendo ampliamente: series como Neon Genesis Evangelion, Those who Hunt Elves, Saber Marionette son ejemplos en los cuales la visión japonesa del alma contrasta con los axiomas occidentales de lo que nos identifica como cultura y sociedad y que valen la pena explorar para aprender de ellos al tiempo que nos entretenemos.

Sci-Hub: ¿Una herramienta para hacer ciencia?

Este es el tercer artículo que escribo sobre el libre acceso, el primero lo puedes leer aquí y el segundo aquí.

Actualmente existe un fuerte debate ideológico en el campo de la docencia universitaria sobre si la investigación académica debe ser gratuita.

La mayoría de los trabajos de investigación académica están resguardados por editoriales que cobran para acceder a ellos, ese acceso generalmente es limitado, si tu ordenador está conectado a la red de una universidad que pague una costosa suscripción posiblemente tendrás acceso a esta información. Pero si no tienes acceso a este tipo de beneficios académicos porque estás en una universidad que forma médicos de guerra por carencias presupuestarias, porque a su vez te encuentras en el tercer mundo, porque tienes un draconiano control de cambios o porque simplemente no tienes dinero para pagar treinta dólares por acceder a un articulo.

En las otras dos entregas expliqué como las editoriales se benefician de una actividad en la que los docentes universitarios realizan la mayor parte del trabajo. Si bien la actividad empresarial de las editoriales no es ni puede ser considerada mala, es una actividad cuya dinámica ha caducado con el advenimiento de la era del internet.

Cuando los estudiantes y profesores de las mayores casas de estudio de los países del tercer mundo se ven frente a una barrera monetaria que les impide tener acceso a la literatura científica, la investigación y el desarrollo y la calidad de la enseñanza que se dan en las universidades de esos países se ve severamente afectada.

El problema del acceso a las revistas científicas ha intentado ser resuelto por una estudiante de ciencias informáticas y neurociencias procedente de Kazajistán. Alexandra Elbakyan (1988) desarrolló un sitio web llamado Sci-Hub, un repositorio online de más de 51.000.000 de artículos científicos.
Sci-Hub comenzó el 5 de septiembre de 2011, y se convirtió en el primer website que proveía de forma automática y gratuita acceso a artículos académicos a gran escala.
Antes de Sci-Hub, los investigadores solían solicitar y compartir este tipo de artículos de forma manual al solicitar a alguien con una suscripción o a los autores que les facilitaran el artículo vía correo electrónico, o hacían una solicitud en redes sociales tipo Twitter con la etiqueta #ICanHazPDF para que alguien se los hiciera llegar.

Según la revista Science, millones de investigadores en todas partes del mundo están descargando de forma ilegal artículos científicos.

Sci Hub rompe con ese paradigma al proveer a los lectores con artículos de revistas científicas sin tener que requerir de un pago o suscripción.

¿Cómo funciona Sci-Hub?

Esta página accede con las credenciales en línea de muchos académicos que han cedido a Elbakyan su username y contraseña para que pueda entrar a las bases de datos de las bibliotecas virtuales que usen una extensión “.edu” y busca el artículo que se desea, lo descarga, y guarda una copia en su memoria caché para que otros puedan acceder a ese contenido.

Este website tiene una gran cantidad de tráfico y maneja cerca de 80.000 visitas al día y más de 200.000 solicitudes de artículos diarias, y ha atraído la atención de las grandes editoriales (una industria con una capitalización cercana a los 10.000.000.000 USD), que han iniciado una serie de acciones legales contra la creadora del website por violación de derechos de autor y delitos informáticos bajo la US Computer Fraud and Abuse Act, razón por la cual cuando intenté contactarla para que me diera una pequeña entrevista, no pude, puesto que ella ha tenido que pasar a la clandestinidad, la demanda que la editorial Elsevier ha puesto en su contra pone a Alexandra Elbakyan en riesgo de ser extraditada a EEUU para enfrentarse a la justicia de ese país.

El problema

Es muy comprensible entender por que las editoriales y sociedades científicas pueden ver a Sci-Hub como una amenaza: basta con usar Google para tener el título del artículo y su DOI para poder hacerte con un artículo científico.
Puede que la batalla legal que libra el gigante editorial Elsevier contra Sci-Hub sea fútil dada la masiva cantidad de visitas que tiene esa web. Razón por la cual es el deber de los mercados y las editoriales encontrar soluciones para resolver el problema de las barreras de acceso a la ciencia. Es bien sabido que las editoriales no le pagan a los autores y que los profesores y consejos editoriales hacen todo el trabajo de revisión arbitrada.
Los investigadores e instituciones que no pueden pagar el acceso a revistas científicas tienen que acudir a sitios como Sci-Hub, usando navegación anónima en muchos casos ya que las computadoras que utilizan desde las sedes académicas pueden bloquear el acceso al website desde un navegador convencional, o pueden ser denunciados y perseguidos por el proveedor de servicios de internet.

Un científico no debería ocultarse tras un navegador Tor de identidad anónima para conseguir información de la misma forma que un pedófilo cuando buscando pornografía infantil surfeando la deep web.

Otro problema, desde un punto de vista académico con el uso de esta web es que cuando alguien usa Sci-Hub para dar con un artículo, la información vinculada al uso del artículo se pierde. Los autores no se benefician de las estadísticas de descarga que son usadas hoy día para medir el impacto de su trabajo.
Las bibliotecas no pueden rastrear el uso de los artículos que proveen y pueden terminar cancelando las suscripciones a ciertas revistas de las cuales Sci-Hub se nutre.
Si este tipo de instituciones cancelan sus suscripciones a determinadas revistas, la capacidad de las sociedades científicas sin fines de lucro de proveer revistas arbitradas se ve restringida.
Este tipo de descargas tiene impacto en la calidad y financiamiento de programas de becas, ayudantías y afines en casas de estudio que dependen de las ganancias de las barreras de pago para financiar ese tipo de actividades académicas que buscan crear conocimiento.

Aunque las casas editoriales no le paguen a los autores y los encargados de la revisión arbitrada, esas empresas tienen costos reales que cubren con ese tipo de barreras de pago, pues garantizan la consistencia, eficacia y calidad de la publicación.
Las editoriales emplean a ilustradores, diagramadores, diseñadores gráficos, publicistas, periodistas, sociólogos, e incontables trabajadores en el desarrollo y producción de material de calidad.
Los comunicadores sociales que tienen contacto con el departamento de relaciones públicas de las editoriales escriben notas y hacen reportajes para que la gente que no está vinculada con las academias sepa como la investigación científica mejora sus vidas.

Si bien el costo de la investigación científica está creciendo a nivel mundial, y  su principal motor de crecimiento es la demanda y creación de contenido, que incluye la contribución de millones de investigadores y científicos alrededor del mundo, Sci-Hub no es la panacea para los problemas de acceso, el mercado que rige las editoriales, las sociedades científicas y los consumidores de este tipo de información tarde o temprano se pondrán de acuerdo para dar con un modelo de publicaciones que permita crear un ambiente en el cual todos los participantes de esta actividad se beneficien, ya el Open Access ha hecho su impronta y conforme pasa el tiempo surgen nuevos modelos de acceso más dinámicos y eficientes.

Con el tiempo daremos con la fórmula correcta.

Crescat scientia, vita excolatur.

Alberto R. Zambrano U.
Profesor UCV