Avengers: Infinity War. El review que no leerás en los (((Medios)))

Avengersfeat1-640x480

Infinity War pasó de ser una cinta de superhéroes a una cuestión de estatus. Es la más reciente de la trilogía de las películas de la productora Marvel y es la número diecinueve en el “Universo cinemático de Marvel”. Habiendo visto las tres Iron Man, Avengers y Capitán América, el tener que haber visto junto con un montón de fanboys al borde del orgasmo fetichista esta cinta me dio la oportunidad de ver sin sesgo y con poca orientación lo que en esta cinta ocurre.
Es una cinta larga, repleta de acción y de peligro, sale Thor, sale Hulk, y todos tus personajes favoritos.

La gran pregunta:
¿Es buena?

Si y no.

Comienza repleta de explosiones en lugar de un arco narrativo que nos permita darnos una idea de dónde estamos parados. Los que no hayan visto alguna de las películas previas, no pierdan su tiempo, esta ensalada de superhéroes no la van a entender.
Robert Downey Jr. como Iron Man hace lo que siempre hace, disfrazarse de robot y pelear con otro robot llamado Vision.
Benedict Cumberbatch es un mago que usa poderes para detener tormentas de arena y polvo, Scarlett Johansson sigue siendo una mamasita en ese traje de cuero que todo hombre le quiere quitar. Por ahí nada nuevo.

La cinta se corta abruptamente entre acción y violencia sin sentido y diálogos un tanto enrevesados entre varios superhéroes que tratan de opacarse unos a otros mientras se ponen de acuerdo para evitar el Apocalipsis y el fin del mundo.

En Uniendo Puntos siempre hacemos notar el veneno (((globalista))) que la cultura pop nos inyecta y fijaos que en el caso de Infinity War no es distinto: Siempre es el mundo y la humanidad la que está en peligro, y nunca un sitio un tanto más local, como un país o una región, todo con la finalidad de hacer que el cataclismo sea más (((Diverso))) y atractivo.

La primera hora de la cinta rueda muy lentamente alternando acción y diálogo en una forma que en mi opinión cansa. Hay poco con lo que relacionarse en la cinta y no hay forma nomas de anclar a los Vengadores como superhéroes. Ya sabemos que ellos son los buenos, son tan buenos que la gente común y corriente en el mundo que ellos tratan de salvar ni siquiera aparece.
En una especie de homenaje del estudio de Marvel a la parodia del Bananero, Bruce Banner desarrolla un problema de impotencia (Véase El Impotente “Hulk”), esto me causó mucha gracia, pero no fue por la cinta, sino por la parodia de youtube de hace unos cuantos años.

El malo de la película, el villano, el tipo a destruir es Thanos, que tiene un guante de metal forjado por enanos espaciales que se nutre del poder una serie de piedras mágicas en cada nudillo (esas piedras parecen gomitas “jelly beans”, ¿Podríamos pedirle creatividad a Hollywood?), si Thanos consigue reunir todas las piedras mágicas podrá eliminar la mitad de todas las especies del universo en lo que parece una lógica neo-Malthusiana.

Los Vengadores y los Guardianes de la Galaxia (que están allí sólo para engordar el elenco) tienen que detener al malvado Thanos.
No es un arco narrativo profundo, (después de todo, la ciencia ficción murió con Blade Runner), pero tiene el mérito de tener algo de sentido, y en ese hilo de pensamiento, esta aventura intergaláctica hace que las cosas que tienen un sentido sencillo sea buenas para poder tener un esbozo de la secuencia de eventos que tenemos que presenciar.

La cinta le da la oportunidad al principio de la narrativa floja de mantener las cosas simplemente estúpidas al tener que hacer que un personaje le diga a la audiencia a que planeta van, luego mostrarles el planeta en una toma, y luego escribirles el nombre del planeta en tipografía sans serif. ¿De verdad Marvel piensa que somos idiotas y no nos podemos dar cuenta de todo esto?-.

Si yo fuera un estudiante mediocre de idiomas modernos, me alegraría que los guionistas de Avengers: Infinity War me ayudaran a aprenderme los planetas del sistema solar. Si la cinta hubiese mantenido su tono aterrador de Apocalipsis inminente sería un fracaso comercial, pero afortunadamente, Chris Pratt y los Guardianes de la Galaxia aligeran la cosa y los Vengadores y el equipo surtido de superhéroes, alternado con Scarlett Johansson en ropa bien pegada en poses sexys le dan al espectador algo de colirio para lo tortuosa que es la cinta.

Cinismo cinemátográfico

Todos los elementos cínicos de la construcción de una cinta se hacen opacos en Infinity Wars: El hombre araña le pregunta a Iron Man si vio una vieja película de ciencia ficción llamada “Alien”, que es una cinta mucho mejor, con mejor guión, y cohesión, con una estructura de comienzo, contenido y conclusión.

El comienzo de Avengers: Infinity Wars comenzó hace varias cintas, y tiene un final que será proyectado en un largometraje futuro. Lo que los espectadores estamos pagando para ver es una secuencia de escenas de acción y explosiones enmarcadas en una adaptación de caricaturas de ciencia ficción. Una especie de comienzo de temporada.
Es la marca de convergencia final del universo cinematográfico de Marvel con el ADN mezclado de varias franquicias metidas en una licuadora que no le da sentido a nada.
Como consecuencia de este desastre viene el hecho de que cinta NO TIENE NINGÚN TIPO DE PROFUNDIDAD O SUSTANCIA.

El personaje mejor desarrollado es Thanos, y eso no es por la cinta sobre la que estoy escribiendo sino por la anterior Guardianes de la Galaxia, es una villano que por necesidad y por la virtud de ser el que tiene la mayor cantidad de tiempo en pantalla con diálogo.
Todos los demás personajes golpean alienígenas (Hulk, Thor, Iron, Man, Pantera Negra), golpean a Thanos (Spiderman, Star Lord y Iron Man) o le dan una piedra al guante de Thanos o nos llevan del punto A al punto B, como lo hacen Gamora, Vision, y Dr. Strange.

El aspecto de comedia de Guardianes de la Galaxia y Thor, con Rocket, Star Lord, y un enano espacial que hace monerías junto con Drax y Mantis. Las bromas de Tony Stark y otros superhéroes un poco más serios hacen contraste con la comicidad y lo chistoso que son los guardianes de la galaxia.

El giro emotivo de la cinta es el secuestro/adopción de Gamora por parte de Thanos en el cual ambos desarrollan una relación paternal, toda vez que este la lanza por un pozo y las muertes esperadas empiezan a sucederse en una cinta como esta. Las motivaciones de Thanos para ser un villano son tan increíblemente vulgares que son casi plebeyas, como si quisiera ser el malo con la misma intención que los chicos del barrio desean ser los “más malos de la cuadra”. Y es por ello que la cinta carece de sentido del heroísmo.

El enfrentamiento final se da cuando un montón de héroes mueren tras casi tres horas de explosiones y diálogos con chistes ocasionales. Las muertes de los personajes que sobreviven las otras diecinueve cintas es impresionante en su audacia. Simplemente se disuelven de la trama con muy poco drama, con la notoria excepción del Hombre Araña. Toda esa cháchara sobre la resurrección que vimos al principio de la cinta comienza a tener sentido. Las únicas preguntas que podemos ver es si los fans se tragarán esta trama cínica y pagarán por la próxima cinta para ver si sus personajes favoritos sobreviven, y si los guionistas sobrevalorados de Marvel serán capaces de rebobinar el arco narrativo de una forma predecible y controvertida.

En esta cinta no hay ningún modelo a seguir, la mayoría de los superhéroes son agradables, y los escenarios rayan en lo absurdo. La pelea final tiene a los africanos de Wakanda enfrentándose a robots extraterrestres mientras Iron Man vuela rociando napalm americano porque los EEUU son geniales y los enemigos del Estado de Israel son unos monstruos abominables.

En 2012, los Vengadores tenía seis superhéroes, y eso era bastante, con 18 es demasiado, la cinta te deja queriendo más, y esa es la idea de toda la fucking cinta. Así que si te sientes frustrado por verla, no serás el único.
Marvel ha hecho mejores cintas que Infinity War. Si bien los superhéroes hacen cosas increíbles, hasta la ficción debe tener sentido. ¿Hay algo que Thanos, Iron Man, Scarlet Witch y Dr. Strange no puedan hacer? Cada uno de ellos parecen tener superpoderes ad-hoc para cada cosa, no hay límites.
Para Indiana Jones, superar la fortaleza de sus adversarios con destreza y puntería era algo a vencer, para Deckard en Blade Runner se requería de inteligencia y atrevimiento, para Batman administrar justicia sin propasarse matando a alguien era un reto.
Todos los héroes tienen algo que vencer, un conflicto interno, pero eso desaparece en Infinity War. La propia Black Widow sufre ansiedad de separación cuando en una cinta previa Bruce Banner desaparece en una nave espacial. Tony Stark sabe que sus día final está cerca por esa esquirla de metal que le puede romper el corazón. Pero nada de eso está presente en esta cinta.
Se supone que los superhéroes son personajes que cometen errores, ¿pero de veras era necesario meter la pata como lo hizo Star-Lord? ¿O es meramente la flojera de los escritores progres que abundan en Hollywood ahora?.

¿Vale la pena esperar una década de filmes para ver Infinity War, invertir un dineral para ello tras diecisiete películas?
Yo pienso que no.

Y para tener esa respuesta debemos esperar un año.
De veras espero Marvel responda a sus fans.

4 de 10

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s