Jimmy Kimmel adjudica a Netflix el fracaso de los premios Oscar 2018

KimmelOscarsMonologue-640x480

En Uniendo Puntos nos encanta la cultura pop y el entretenimiento, consideramos que la cultura debe ser enriquecedora y debe inspirarnos. Pero gracias a la élite hostil que gobierna el negocio del entretenimiento sólo sus agendas personales se materializan y buscan meternos ideas políticas disfrazadas de esparcimiento a todos nosotros.

Los medios y sus presentadores no paran de mentir para encubrir sus tropiezos y fracasos.

Tal es el caso del presentador de los premios Oscar 2018, el “comediante” fracasado de Jimmy Kimmel, quien tras usar la magna gala del cine para anunciar su futuro cambio de sexo, no supera el hecho de que hasta el presidente de los EEUU se haya burlado de la dramática caída en los ratings de dicha premiación.

Tampoco sorprende que el desquiciado supremacista mexicano de Vicente Fox, quien últimamente está pendiente de lo que Donald Trump dice o hace escriba barbaridades como ésta en sus redes sociales:

Pero a lo que quiero tocar de verdad hoy es que Jimmy Kimmel, acosado por la realidad de las encuestas quiso culpar a Netflix por el catastrófico abandono de los televidentes a los premios de la Academia.

Tras el tuit de Donald Trump, un histérico y desquiciado Jimmy Kimmel decide mencionar en el monólogo de su programa de televisión que sus tuits tienen más likes que los de Trump, y trató de explicar por que los Oscar tuvieron tan mediocre desempeño.

El único problema con esto es que su explicación simplemente no es cierta. Es Fake News.

El presentador que desea ser mujer no quiso reconocer que su desempeño fue bastante mediocre y tuvo el atrevimiento de echarle la culpa a Netflix, diciendo que desde que esa plataforma existe, todas las transmisiones de premiaciones así como grandes eventos deportivos como el Super Bowl han perdido audiencia.

Eh…no. No es verdad.

Esta es una mentira del tamaño de una catedral. Antes del fracaso estrepitoso de los premios de la Academia de la semana pasada, la peor caída de audiencia se dio en los somníferos premios del año 2008, un par de años antes de que el servicio de streaming de Netflix despegara. Incluso, los ratings de los premios Oscar aumentaron entre los años 2013 y 2014. Así que Jimmy Kimmel está siendo simplemente un mentiroso que achaca a una empresa exitosa su fracaso como anfitrión.

Como datos adicionales, la caída de ratings no forma parte de una tendencia, sencillamente fue un fracaso: cayeron 20%, con sólo 26,5 millones de televidentes en comparación a los 33 millones del año anterior. Lo que habría sido una tendencia en aumento en 2015, se convirtió en una debacle estrepitosa este año.

Es evidente que la élite hostil que gobierna el entretenimiento está en una especie de conflicto consigo misma ya que no logran vender, sorprender y entretener sino que pierden, aburren y en consecuencia son ignorados.

Quizá pronto veamos a Kimmel cumplir sus promesas y se cambiará de sexo como dejó entrever en la gala de los Oscar sólo para ganar un poco más de audiencia, quizá la Academia busque contratar a una futura Jane Kimmel como la primera presentadora trans de la historia de los premios porque ya que estamos frente a una marcada tendencia que busca la normalización de este tipo de trastornos, no habría de sorprendernos, después de todo, estamos hablando de gente que ha premiado a cintas como Boys don’t cry, Danish Girl, y Una mujer fantástica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s