Recordando a Ayn Rand

Alisa Zinóvievna (((Rosembaun))), mejor conocida por su nom de plume Ayn Rand fue una escritora de novelas y filósofa creadora de la corriente de pensamiento conocida como objetivismo, quien nació el 2 de febrero de 1905 en la ciudad de San Petersburgo. La hija mayor de tres hermanos de una acaudalada familia judía, cuyos padres no eran practicantes de la religión.

Su padre era un farmacéutico que guardaba un secreto rencor por el bolchevismo. La familia (((Rosenbaum))) era una rareza en la Rusia zarista y tanto Rand como sus hermanos tuvieron una vida cómoda pero aislada sin ningún tipo de participación en las fiestas religiosas de la tribu de David, sin ningún tipo de resentimiento por el campesinado o la clase alta ortodoxa Rusa de cuya existencia Rand apenas pudo tener conocimiento.

Los fanboys de Ayn Rand alrededor del mundo, individualistas todos, tienen que reconocer que hay una clara distinción entre la familia judía Rosenbaum y las masas ortodoxas rusas.

Ayn Rand desde una temprana edad fue una mujer muy inteligente, feroz, belicosa y guarda distancia con aquellos que considera intelectualmente inferiores a ella.

Su familia nunca le importó mucho, incluso con el hecho de que llegó a tener una relación dependiente y real para con su padre que yacía netamente en acuerdos del tipo intelectual. No sorprende que Ran despreciaba profundamente lo que ella consideraba el “alma mística” de su patria Ortodoxa y miraba hacia Occidente, específicamente a los Estados Unidos e Inglaterra como un lugar adecuado para lo que ella consideraba su “sentido de vida”. Quizás porque leyendo la esfera Anglo ella encontró lo que deseaba ver y con lo que deseaba identificarse, un mundo de razón, un bastión de libertad y ciencia contrarío al despotismo ruso oriental. Pese a esto Rand era una mujer orgullosa de su ciudad natal de San Petersburgo y mucha de su arquitectura y estética occidental, a la que llegó a llamar “un monumento al espíritu del hombre”.

Rand apoyó el derrocamiento del Zar de Rusia y el ascenso al poder de un régimen parlamentario, identificando a su primera figura heroica, Alexander Kerensky, desafortunadamente para ella, para Rusia y el resto del mundo, el régimen de Kerensky fue un breve suspiro que marcó pauta para el ascenso al poder de los (((Bolcheviques))) más disciplinados y dedicados.

La Revolución Bolchevique destruyó el orden que había en el mundo de Ayn Rand, las riquezas de su padre, considerado un “burgués” por las masas comunistas fueron confiscadas y su negocio fue saqueado y quemado. Rand fue sometida a un mundo de pesadilla marcado por la extrema pobreza, hambre constante y el terror progresivo. En cualquier momento pudo haber sido denunciada, arrestada y ejecutada por la Cheka.

Tras haber perdido todo, Rand fue captada por el sistema educativo soviético y fue obligada a estudiar ideología marxista. La revolución rusa fue la experiencia formativa de su vida e impactó profundamente su forma de ver al mundo a tal punto que entendió en carne viva lo que es el comunismo tanto en teoría como práctica.

El fondo único de Rand, aunado a la opresión de la que fue víctima a manos de los bolcheviques nos dan la clave para tender su obra. La herencia judía de Rand y el desprecio por la cultura rusa la vacunaron de poder concebir a los comunistas como un movimiento hostil o foráneo. Rand no podía identificarse con la resistencia a los bolcheviques expresada en términos de tradicionalismo, ortodoxia, patriotismo o identidad rusa. Porque como dice Kevin MacDonald, pertenece al pueblo que habita de forma solitaria. Sin embargo, el contexto “burgués” de Ayn Rand aseguraba que tampoco concibiera a la revolución comunista como una liberación o revancha por el antisemitismo que ella nunca experimentó. Tanto su familia como ella sufrieron horriblemente el terrorismo comunista perpetrado por otros judíos bolcheviques. Ella interpretó esa persecución como un producto de la hostilidad de clases separada de consideraciones o contemplaciones por cuestione de raza o religión, lo cual es un ejemplo de librito de la estrategia evolutiva de grupos como una forma exclusiva de cierto demográfico para sobrevivir y mantenerse a flote pese a las adversidades ambientales y sociales que le rodean.

La educación marxista que le fue impuesta a Ayn Rand la llevó a entender la interpretación dialéctica de la historia y eso influyó duramente en su interpretación del comunismo. A Rand en us entrevista le gustaba alardear que ella jamás fue afectada por la propaganda comunista y que “aprendió a la inversa” al analizar y criticar todo lo que los rojos le inculcaban por medio de la formulación de ideas de por qué los comunistas estaban equivocados. Es por ello que la visión que Rand tiene de la historia es una de un conflicto de abstracciones en el mundo real.

Ayn Rand creó su propia dialéctica.

Una dialéctica en la cual los “valores” determinan el éxito o el fracaso de los individuos y las sociedades. Ran absorbió mucho del método Marxista -sólo cambió las conclusiones. Para ella, el éxito de la sociedad o los individuos recae en la sola y necesaria tenencia de principios considerados correctos y todos los demás le habrían de seguir sistemáticamente y de forma inevitable, científica.

Ayn Rand tiene mucho más en común con Karl Marx de lo que los libertarios consideran.

Dado el contexto social y educativo en el que Ayn Rand creció, ésta no veía a la revolución rusa como una lucha étnica entre judíos y no judíos, el subproducto de un guerra pobremente librada, la victoria de revolucionarios profesionales, o el producto final de un serie de complicados factores. En lugar de ello, fue el resultado inevitable de un filosofía equivocada, la manifestación en el mundo real de una batalla ideológica abstracta. En efecto, décadas después ella diría que “la política no es l causa sino la consecuencia final de las ideas filosóficas, por ello Ayn Rand consideraría a Immanuel Kant como el hombre más perverso de la historia en lugar de Marx, Lenin, Mao, Stalin o Hitler.

Una premisa central de la visión del mundo de Ayn Rand es el control, ella trató de ponerle nombre a su sendero, tomarlo, conceptualizarlo y ponerlo bajo su control consciente. El hombre moral se guía por medio de la aplicación desapasionada de la razón para con sus metas elegidas, barriendo a todo lo que se interponga en su camino, es por ello que es exitoso. Si alguien olvida elegir un curso particular y sigue a alguien más será condenado a fracasar a lo largo de su vida, como víctima de las circunstancias y las maquinaciones de místicos y colectivistas que buscan explotarle. El hombre inmoral e irracional fracasará.

La vida particular de Ayn Rand fue marcada profundamente por el descontrol. Su propio resultado intelectual fue al menos parcialmente un producto de su extracto. El hecho de poder acceder al sistema educativo solo ocurrió porque el Partido Comunista perdonó a los estudiantes burgueses en sus años de escolaridad para purgarlos y enviarlos al gulag al año siguiente. Rand tuvo mucha suerte al poder asegurar su huida de la Unión Soviética. Su familia recibió cartas de parientes radicados en EEUU en 1925. Aprovechando la oportunidad, Rand decide irse a vivir con esos pariente dejando a su familia atrás, esto la llevó a iniciar una serie de trámites burocráticos para obtener el permiso de salida por parte de las autoridades bolcheviques. Gracias a errores burocráticos, el sacrificio de sus familiares (algo prácticamente imperdonable e inmoral para Rand) y la suerte fue que Alisa Rosenbaum pudo salir de Rusia.

Sus padres no tuvieron tanta suerte, nunca obtuvieron los permisos para irse de Rusia y murieron en el asedio de Leningrado. El escapar de esa forma no afectó la visión del mundo de Alisa Rosenbaum, tampoco desafió su autoconcepción de ser una self-made woman. Sus parientes americanos se notaron perturbados ante su indiferencia y falta de gratitud hacia el hecho de haberla recibido y tras llegar a EEUU se mudó a (((Hollywood))) donde trabajó como libretista y diseñadora de vestuario. También fue en la soleada California donde comenzó su carrera como escritora y tomó el nombre por el que se le conoce hoy día, partiendo aun más con su pasado y familia rusa.

Su obra

La primera novela de Rand se titula “Los que vivimos”. Es un cuento autobiográfico de una mujer tratando de sobrevivir en la Unión Soviética. En muchas maneras podría ser considerada su mejor obra, con una trama de personajes compleja y detalles de un arco narrativo que sólo podrían venir de alguien que haya sabido lo que es vivir esa terrible experiencia. La heroína se llama Kira, y se enamora de un hombre burgués de espíritu libre que se llama Leo.
Al final su relación colapsa bajo la cruenta realidad que implica vivir siendo gobernado por Bolcheviques. Intrigantemente, el personaje más admirable del libro quizás sea Andrei, un comunista leal, honesto y dedicado que se enamora de Kira. Kira, quien sólo lo ve como un amigo (el friend-zoneo existe desde antes de que fuera un término mainstream millenial), se convierte en su amante para asegurar el tratamiento para una enfermedad tuberculosa que Leo desarrolla. Al final el libro termina en tragedia, ya que Leo abandona a Kira para convertirse en un gígolo, Andrei se suicida y a Kira la matan tratando de escapar de Rusia.

Himno, es la segunda novela de Ayn Rand, es una historia distópica en la que en un futuro colectivista no se puede utilizar la palabra “yo” pues fue vetada. De forma única para una novela de tales características, la tecnología se ha degenerado y el mundo es mucho más primitivo que el conocemos actualmente. Un hombre conocido como “Igualdad 7-2521” vuelve a descubrir la electricidad pero la sociedad le castiga duramente por hacerlo. Tratando de escapar esa sociedad y acompañado por la mujer que ama, encuentra libros que contienen la palabra “yo”. Inspirado, se prepara para conseguir trazar un nuevo camino para la humanidad.

El Manantial es la obra que hizo de Ayn Rand una autora conocida. Se enfoca la vida de Howard Roark, un arquitecto cuyo genio lo hace luchar para conseguir trabajo en un mundo gobernado por la falta de compromiso y la cobardía. Roark se enamora de Dominique Francon, quien está tan asqueada del mundo que preferiría destruir la grandeza de éste a ver al mundo conquistado y corrompido.
El villado es Ellsworth Toohey, un crítico socialista de arquitectura que manipula la cultura para derrotar a Roark porque no quiere ver que la grandeza sobreviva y triunfe en todas partes. Gail Wynand es el dueño de un periódico, tuvo el potencial de ser un gran hombre, pero persiguió al poder y es derrotado cuando se da cuenta de que ese camino lo lleva a ser gobernado por las mases en vez de poder gobernar. Al final Roark triunfa por medio del uso de la fuerza de su ingenio.

Finalmente nos topamos con la monumental “Rebelión de Atlas“, un libraco de más de mil doscientas páginas que trata sobre una huelga llevada a adelante por los empresarios en vez de los obreros y peones. Estados Unidos se sumerge en un socialismo a la venezolana y los hombres capaces de llevar adelante el sector productivo del país misteriosamente desparecen y dejan sus empresas en el abandono. Dagny Taggart es una mujer descrita preciosamente por Ayn Rand, es la heroína del libro y es una magnate de la industria de ferrocarriles que mantiene en pie la comunicaciones del estado ya que el costo del petróleo aumentó increíblemente. Dagny mueve cielo y tierra para mantener el ferrocarril a flote, y eventualmente conoce a John Galt, el hombre ideal de Ayn Rand, científico, genio, guapo, atrevido y macho alfa que tiene la clave para resolver el misterio de porqué los empresarios están desapareciendo, y es porque Galt los recluta para ayudar a desmontar el socialismo que se instaló en EEUU. En realidad aunque Dagny y John comparten los mismos valores, son enemigos, ya que Taggart lucha para mantener el país andando y Galt quiere verlo destruido para verlo renacer. Al final Dagny admite que Galt tiene razón y el país colapsa, la luz se va de Nueva York y la novela termina con una nota de esperanza ya que los hombres capaces se preparan para retornar al devastado Estados Unidos para reconstruirlo. -Nota de editor: Dado que este post va sobre Ayn Rand, en el día de su cumpleaños, haré un post más a fondo sobre la psicología de los personajes de la Rebelión de Atlas.

Su vida privada, filosofía y el cómo se desmonta el Objetivismo

A lo largo de la obra de Ayn Rand podemos ver el empeño de esa mujer en llevar adelanta los ideales de su weltanschaaung. Las experiencias literarias temprana de Rand muestran una clara tendencia de su parte a reinterpretar lo que ella vivió para poder ser consistente con una ideología tan abstracta como lo es el objetivismo. Conforme pasaron los años, el objetivismo se cristalizó y rand pudo poner más exigencias para poder hacer obedecer tanto a sus lectores como a sus seguidores ideológicos. El empeño de Ayn Rand de querer tener poder era obsesivo, ya que ella delineó todos los puntos de moralidad a su parecer “correcta” en asuntos de toda índole: Política, arquitectura, música, e incluso el sexo.

Pocas de estas decisiones pueden ser justificadas puramente por medio del uso de la razón, la propia vida privada de Ayn Rand demuestra que ella trató de aplicar su filosofía a su vida. Rand se casó con Frank O’Connor, un actor de poca monta. Sin embargo para poder encajar en su propia autoconcepción, ella ridículamente proclamó que O’Connor no era un actor fallido y mediocre sino que era un héroe en revuelta contra el mundo (¿O un hombre en rebelión contra el mundo moderno Evoliano?). De hecho O’Connor permitió que Rand dominara los aspectos públicos y privados de esa relación marital, en una extraña reversión de roles, contrariando lo que Rand pensó que era lo ideal: Las mujeres sumisas y los hombres dominantes. Luego, una Ayn Rand de más avanzada edad comenzó a tener encuentros sexuales extramaritales con un hombre casado llamado Nathaniel (((Branden))), a quien escogió como su heredero intelectual. Ya que para Rand la sexualidad es algo que tiene que surgir de principios netamente metafísicos, Rand obligó a su esposo a aceptar ser un cornudo y que tanto O’Connor como la esposa de Branden, Bárbara aprobaran el hecho de que es normal que una pareja monte cachos por motivos filosóficos. Absoluta degeneración. 

Tanta degeneración y libertinaje sexual terminó en desastre. El matrimonio de Branden se desmoronó, y O’Connor se quiso separar de Ayn Rand pero estaba tan derrotado emocionalmente que no pudo hacerlo. Cuando Nathaniel Branden no pudo mantener su atracción sexual por una mujer ya de edad avanzada comenzó a acostarse con una mujer mucho más joven que él. Ayn Rand interpretó ese rechazo como una especie de traición intelectual y expulsó a Nathaniel de todas las organizaciones y círculos intelectuales objetivistas. Removió su dedicatoria a Nathaniel de su magnum opus, “La rebelión de Atlas”, y prácticamente aniquiló el movimiento objetivista que estaba emergiendo como una triste consecuencia de buscar subordinar el sexo a la ideología.

Un lector cuidadoso puede ver las premisas que contradicen la propia ideología de Ayn Rand incluso dentro de sus propios libros. Aunque las novelas con frecuencia son castigadas por ser simples recolecciones de discursos que la autora diría a lo largo de su vida en foros y entrevistas, la verdad es más sofisticada y más compleja.

Francisco D’Anconia en la Rebelión de Atlas nos dice que “revisemos nuestras premisas ya que las contradicciones no existen”. En lugar de adaptar una premisa y usar la reparo para llegar inexorablemente a un corolario tras otro, el enfoque de Rand es más afina a llegara una conclusión deseada y luego retroactivamente racionalizar los pasos filosóficos necesarios para llegar a dicho punto. En sus novelas de ficción, es de hecho el mundo que ella presenta y no sus racionalizaciones creadas para llegar allí lo que son atractivas de su obra para muchos lectores alrededor del mundo.

Revisemos las premisas de Ayn Rand. El resultado nos demuestra que Rand tiene mucho más que enseñarnos a los nacionalistas que a los liber-tarados.

Weltanschaaung

El término con frecuencia usado por Ayn Rand para describirse a sí misma, a sus seguidores y a sus enemigos era el “sentido de la vida”. Esto se refiere a los juicios de valor y respuestas emocionales que una persona tiene con las cosas con las que se encuentra. En última instancia, éstas derivan de los principios filosóficos que esa persona escoge o decide creer. Ese “sentido de vida” es una weltanschaaung, una forma de ver el mundo en el prisma objetivista y es la premisa de que dichas reacciones siempre pueden ser determinados por la decisión racional. Por ello si una canción, libro o alguien más crea una reacción positiva o negativa en alguien, uno podría analizar las creencias más profundas de esa persona y su carácter de acuerdo a esos gustos. Si aceptamos esa premisa como cierta, nos topamos con que el sentido de vida de Rand es muy parecido de lo que uno podría esperar de cualquier nacionalista de extrema derecha.

Rand a lo largo de su obra demuestra una predilección por pueblos europeos del norte, hombres blancos, rubios de ojos azules, verdes y grises, musculosos, fuertes, dominantes y masculinos. Si vemos fotos de Ayn Rand podremos fácilmente notar que esa mujer era bastante fea desde muy joven hasta muy vieja –y deducir que Branden y O’Connor creían fervientemente en ese dicho que reza: el que coge feas, coge doble-.
Todos los valores que Rand adora en su obra son clara y cómicamente nórdicos y anglos, Howard Roark, el arquitecto del Manantial es descrito como un “hombre de cabello ni rojo, ni rubio sino con tonos naranja con un cuerpo de lineas y ángulos derechos, con cada curva terminando en suaves llanuras”- ¿Donald Trump?. Su gran amor Dominque Francon tiene ojos grises y cabello rubio platinado a lo Lady Gaga. El gran amor del héroe de Himno es simplemente referida como “la dorada”.

En “la rebelión de Atlas”, la heroína, Dagny Taggart tiene ojos grises y cabello castaño. El hombre con el cual tiene un enrevesado amorío es Hank Rearden, y es descrito así: “con ojos azules pálidos como el hielo y cabello rubio color cenizas”. El pirata escandinavo de esa misma novela, Ragnar Danneskjold tiene “cabello dorado y una cara que retrata la perfección de la belleza”. El otro héroe, John Galt tiene cabello “color avellana, liso con tonos que van de castaño a dorado en la luz del sol y sus ojos eran de color verde oscuro con brillo metálico”, su cuerpo tiene “los planos angulares propios” -propios del genotipo y fenotipo nórdico por el cual Rand sentía deseo y debilidad.
El único personaje en la obra de Rand que no es blanco sino que es europeo mediterráneo es Francisco Domingo Carlos Andrés Sebastián D’Anconia y es descrito como una escultura romana y sus ojos eran azules.

Si vemos a los villanos de las novelas de Ayn Rand, son los bocetos más oscuros y brutales de la élite de izquierdas jamás escritos, las descripciones van desde “Cuerpo delgado y pequeño, casi frágil como el de un polluelo recién salido del cascarón, con una patética fragilidad ósea, frente amplia y cara en forma de cuña que termina en una barbilla puntiaguda. Cabello negro peinado por la mitad con una delgada línea blanca y un delgado bigote negro con ojos oscuros e impactantes.” (Toohey en “El Manantial“). Toohey es un crítico de arte pero es mucho más, organiza a arquitectos, artistas, y otros en varios concejos que sólo vociferan propaganda comunist. Sus escritos promueven la igualdad y los derechos humanos, pero una forma intelectual, irónica y auto despreciativa comunica que todo debería ser objeto de burla y que nada debe ser tomado en serio- excepto la destrucción de todo el que disienta- Toohey es un asesino que nunca deja que su víctimas vean que fue lo que las destruyó.
Las sociedades descritas por Rand en sus novelas giran en torno a glamorosas fiestas con cocteles y mujeres cabezahuecas que honran la literatura postmoderna y la espiritualidad new age aparentemente por ninguna otra razón sino porque está demora. Una moda creada por villanos que distorsionan la cultura (como Toohey en el manantial, o los colaboradores del gobierno socialista en la rebelión de atlas). Mientras tanto, los hombres machos alfa de logros genuinos y serias obras literarias, de arte no degenerado, y música buena no son destruidos, son inmunes a crítica toda vez que son ridiculizados por la pura y el rechazo del hombre promedio a comprender lo que hacen.

En defensa de los parásitos igualitarios que Rand retrata, ella lleva hacia adelante un credo profundamente de desigualdad. Sus héroes son implacables y bocones que reacciones con dificultad al hecho de poder suprimir sus emociones, deseos sexuales e impulsos primitivos. Son héroes en el sentido clásico. Figuras masculinas muy erotizantes y autoritarias. –Todo lo contrario a lo que Rand tenía en su propio dormitorio-. 

Para Rand, la desigualdad era buena, positiva y deseable. Lo aprendió de Nietzsche, quien influenció su obra y pensar.

De acuerdo a los postulados del Objetivismo, ningún hombre tiene derecho a hacer uso de la fuerza contra alguien más. A pesar de esta condensación del uso de la fuerza por medio del principio de la no-agresión. en sus libros la definición de hacer uso de la fuerza es algo flexible: Hank Rearden en sus amoríos con Dagny Taggart la deja sangrando, adolorida y profundamente satisfecha sexualmente. Dagny mata a un guardia en algún punto de la novela para poder rescatar a John Galt porque no sabía decidir que hacer. En El Manantial, Howard Roark tiene relaciones sexuales dominantes profundamente violentas con el personaje femenino e inicia peleas con otros hombres. En la Rebelión de Atlas, Francisco D’Anconia y Hank Rearden destrozan una lujosa habitación de hotel peleando por Dagny. Con esto no quiero decir que la violencia y la sexualidad y el erotismo retratado perfectamente en la obra de Rand sean de baja calidad, todo lo contrario. Los hechos están allí. Rand no sabe defender el principio de no agresión.

Ayn Rand  también busca sancionar a la víctima, y todos los nacionalistas seríamos sabios al adoptar este concepto. A la víctima hay que sancionarla. ¿Por que dejamos que sean los más débiles, los más proclives a lastimarse, los más trastornados y los más incapaces determinar la cultura y las normas de dominación cívica de todos los espacios? Si vemos los increíbles logros del mundo moderno y quienes los alcanzan no son estas víctimas sino que son los mejores en todos los aspectos. Y los más capaces, los mejores, los más productivos, la aristocracia le permite a los más mediocres poder tener control de su cultura. En el famoso discurso de John Galt podemos leer: “Nuestros destructores nos retienen por medio de tu resistencia, tu generosidad, tu inocencia, tu amor – la resistencia que lleva sus cargas – la generosidad que responde a sus gritos de desesperación – la inocencia que es incapaz de concebir su mal y les da la beneficio de toda duda, rehusándose a condenarlos sin comprensión e incapaces de comprender motivos como los suyos. . . en nombre de tu magnífica devoción a esta tierra, déjalos, no agotes la grandeza de tu alma para lograr el triunfo del mal de ellos”

Los nacionalistas podemos aplicar esas palabras. Se las podemos dirigir a quienes sirven en la política y desprecian a sus ciudadanos y electores. a quienes obligan a pagar impuestos y alícuotas para financiar programas sociales como misiones y pensiones para gente inútil e incapaz que lo que hacen con ese dinero es malgastarlo profundizar su desprecio y odio hacia quien paga esos impuestos.

A estas alturas es imposible negar que el mundo capitalista de los Súperhombres de Ayn Rand es como todo el libertarianismo, una premisa basada en valores occidentales europeos y blancos, un mundo donde el individualismo, el imperio de la ley, y el gobierno limitado se toman por sentado. Rand no explica como sobreviven los individualistas en países azotados por millones de etnias hostiles que practican la solidaridad étnica. Tampoco explica como sus héroes sin hijos podrían construir un mundo que duraría más de una generación.

Dicho esto, la gran verdad es que el “sentido de la vida” de Ayn Rand es mucho más profundo que su superficial ideología. Asume que el mundo no sólo es de hombres blancos sino que tenemos un código moral por el cual vivir, apreciamos la jerarquía, aceptamos la desigualdad, y defendemos robustamente la filosofía de la grandeza. Rand nos da una defensa de la excelencia en contraposición a la igualdad, no sólo en temas económicos sino en temas que abarcan toda la existencia humana. Los héroes de Ayn Rand son inteligentes, productivos, poseen coraje, son taciturnos, admirables y atractivos. Mientras algunos nacionalistas vemos a los cruzados y los vikingos como héroes prototipo también podemos ver a los héroes de Rand como hombres que pueden actuar de forma pacífica en un mundo moderno.

Rand también nos muestra la depravación y degeneración de las élites izquierdistas, muestra su motivación, su apariencia y formas de actuar. Ella, obviamente no va tocar el asunto de la cuestión judía., sus novelas permaneces como los retratos más poderosos de los gobernantes americanos más parasitarios jamás creados.

Por medio del concepto de la “sanción a la víctima” identificamos el precepto del nacionalista encadenado y sugiere que romper esas cadenas podría destruir el sistema que está empeñado en acabar con nuestro país.

Por el mero hecho del extracto y la personalidad de Rand, esta visión del mundo esencialmente buena se convirtió en una abstracción universalista. Sin embargo, una semilla hereje del sentido de vida nacionalista persiste en sus novelas por la influencia Nietzscheana en su letra.

En conclusión, Ayn Rand es una escritora poderosa de la que todos podemos aprender algo, estemos en el espectro libertarado o hayamos tomado la píldora roja y estemos comprometidos a salvar a Occidente.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s