“#Petro”: El bitcoin petrolero

Este fin de semana, el usurpador de la silla de Miraflores, el pseudobachiller, autobusero analfabeta funcional de Nicolás (((Maduro))) hizo el anuncio de que Venezuela desarrollará una criptomoneda llamada “Petro”. Esto se basa en unas declaraciones que Hugo Chávez dio en 2009 y que en el medio de la peor crisis hiperinflacionaria de la historia venezolana, el régimen chavista decide invertir en el modelo del “Internet del Valor” para buscar evadir las sanciones económicas que los países occidentales le han impuesto al gobierno venezolano por abusar de sus ciudadanos, masacrarlos y financiar al terrorismo internacional.

El “Petro” será, como dijo Chávez en 2009 una criptomoneda sustentada en las reservas de gas, petróleo, oro y diamantes de la República Bananera de Venezuela, algo inédito en la historia de las monedas digitales del internet del valor porque a diferencia del Dogecoin, Bitcoin, Iota y Ethereum, el Petro estaría regulado fuertemente por el Observatorio Venezolano del Blockchain y el Banco Central de Venezuela, siendo este último el que ha financiado el déficit fiscal de la empresa estatal Petróleos de Venezuela llevando al país a una espiral inflacionaria sin parangón.

Los baluartes de las criptomonedas son la ausencia de la regulación por parte de emisores fiscales conocidos como Bancos Centrales, su convertibilidad y capacidad de poder ser divisibles en muchos decimales para poder ser cambiados en monedas reales o duras. Actualmente, el boom del bitcoin y su revalorización ha alcanzado la media de los diez mil dólares americanos, lo cual ha llevado a esta criptomoneda y muchas otras a ser objeto de atención de inversionistas. En Venezuela país gobernado por socialistas en el que se ha implementado un férreo y corrupto control cambiario ha prohibido a sus ciudadanos la convertibilidad de su moneda y muchos venezolanos tech-savvy han decidido optar por invertir en criptomonedas y equipos especiales para su obtención, cambiarlas a dólares y euros, vender esos euros por bolívares y obtener dinero.

Debemos comprender que la economía venezolana quedó reducida al sistema de Hacienda, donde todos somos peones y recibimos como paga unas fichas llamadas bolívares, que no sirven en ningún otro lugar y cuya función única es adquirir algunos productos para la subsistencia dentro de la hacienda. Si los venezolanos pasamos nuestros salarios a moneda extranjera nos percataremos que somos mano de obra esclava que no recibe más de 10 dólares al mes. Así que, la culpa no está en el productor ni en el comerciante, sino en el control tiránico, en la orden de producir a pérdida so pena de terminar preso.
Es por eso que la criptomoneda como figura de moneda convertible en Venezuela resulta atractiva y rentable y el hecho de que el régimen chavista la utilice puede terminar siendo un mecanismo para emitir deuda fuera de los canales regulares así como un instrumento para burlar el régimen constitucional de las reservas petroleras.

En países donde los servicios públicos son costosos, el precio de la electricidad hace que la inversión en equipos electrónicos sea un factor que determina si es rentable o no comprar equipos que gastan una cantidad considerable de energía. Pero en Venezuela donde el ridículo subsidio de este servicio público es de tal magnitud que el estado prácticamente le paga a sus ciudadanos para el uso de la electricidad, el uso de estos costosos equipos saca de la estructura de costos el precio de ese servicio público.

El mercado de las criptomonedas se ha comportado de forma volátil, incluso algunos economistas han tildado a este mercado como una “burbuja”, considero que el mercado de las criptomonedas va a crecer si algunos de sus problemas tecnológicos del modelo blockchain son resueltos y no hay más robos de bitcoins a gran escala.  Si los gobiernos como el chavista toman el control de las criptomonedas introducirían grandes regulaciones que llevarían a esta forma de inversión al fracaso. Para los gobiernos resulta barato meterse en este mercado porque producir información billetes de papel y dinero fiduciario es mucho más caro que un montón de computadoras corriendo algoritmos metidas en algún galpón de un ministerio.

Tomemos en cuenta también que el bitcoin, el dogecoin, litecoin, ethereum y el “Petro” no son dinero, la demanda del dinero se garantiza por medio de una tesorería estatal en combinación de sistemas legales y fiscales.
Los bitcoins y sus fracciones equivalentes son porciones de ese pool de bitcoins con liquidez sólo dentro de la red bitcoin.

La diferencia entre el bitcoin y el dinero de verdad radica en el grado de aseguramiento y confianza que tienen los inversionistas en él. Yo he notado que los operadores de bitcoin son más incompetentes que Juan Carlos Escotet y hasta algún punto incluso más deshonestos que Michu Capriles, Bernie Maddoff y Orlando Castro juntos, por lo cual sus inversiones no son seguras.
El dinero de verdad se asegura por la demanda que existe por éste como un bien transable, el hecho de que el dinero de verdad lo podamos dividir en unidades más pequeñas y marcarlas garantizando su peso y valor nos sirve para asegurar el valor y respaldo de esa moneda, por lo que el dinero de verdad se asegura, como ya dije anteriormente por la demanda de un bien independientemente de cualquier institucion, tecnología, tiempo y espacio. Todo aquello que usamos como dinero son substitutos de éste. Sean bitcoins, sacos de harina o tubos de pasta dental y requieren del mismo aseguramiento, sólo que de forma más débil por otros medios.

El dinero de verdad debe ser asegurado por una tesorería estatal, pero hemos visto como las tesorerías estatales pierden la capacidad de asegurar el valor del dinero, la banca y otros tenedores de bienes emiten “notas”, que llamamos billetes que son notas de compromiso de que en algún momento podamos ir a cambiar dicho billete por el valor que supuestamente representa al ser emitido. Algunos bancos y tesorerías emiten “notas estructuradas de reservas”, y hemos visto lo que pasa cuando hay una corrida bancaria en la que los depositantes van a los bancos a sacar su dinero: muy pocos bancos son capaces de tener esos activos en forma líquida o de transformar sus activos en liquidez monetaria (Banco Latino y crisis del ’94, anyone?, am I right?).

Las compañías emiten acciones, las acciones pueden ser compradas y vendidas dentro de una red de comercio llamada bolsa de valores o por medio de la misma compañía.

El bitcoin y las criptomonedas son distintas de las acciones y los instrumentos financieros de la banca central porque la red de la criptomoneda sea cual sea sólo emite acciones, fracciones y unidades dentro de su misma red de pago para la validación de transacciones, y ya que las fracciones de bitcoin pueden ser divididas arbitrariamente por su dueño, cada parte de un bitcoin es una fracción de la red sustentada sólo por la demanda que existe de esos pedacitos de bitcoin que dan vueltas por los discos duros de todos aquellos que las transan, careciendo de cualquier apoyo o aseguramiento.

A menos que un individuo haya sido informado adecuadamente de lo que el bitcoin implica, no debería meterse en ese mercado porque habrá sido víctima de un engaño. Si está informado de estos hechos, entonces el bitcoin y las criptomonedas constituyen un medio productivo, informado y garantizado de pago.

Particularmente me considero fan del oro, plata, demás metales y piedras preciosas, la ventaja de las criptomonedas es que no puedes andar jugando con su valor sin destruirlas por completo. Tanto el dinero metálico como las criptomonedas son herramientas separadas que cumplen el fin del intercambio por medio de la cooperación.

Todavía, pese al valor de un bitcoin pisando los 11.000 Dólares americanos no poseemos la tecnología para hacer de las criptomonedas algo tan mainstream como lo es un billete de 100 dólares o una barra de oro.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s