Facebook cerró mi cuenta

Los enemigos de la libertad de expresión han cerrado mi cuenta en Facebook, hasta ahora hago lo que puedo por recuperarla ya que me es una plataforma para compartir con mis familiares, amigos, audiencia y afines distintos puntos de vista.

Para nadie es secreto que mis opiniones políticas son muy bien definidas y soy brutalmente frontal al exponer el cómo la guerra cultural de la izquierda en su hegemonía y pretensiones totalitarias por la imposición del pensamiento único en todos los espacios cívicos.

Fui de los primeros usuarios de Facebook en Venezuela.

Mucho antes de que los partidos políticos vieran el potencial que tienen el uso de redes sociales para difundir sus ideas, yo usé la plataforma de Facebook para hacer campañas políticas en el activismo estudiantil.

Corría el año 2007 en la UCV y todos pensaban que la lista 100% estudiantes de Ricardo Sánchez, Stalin González, Carlos Vargas, Miguel Pizarro, José Manuel Olivares y compañía eran adalides de la oposición, mi activismo y difusión en redes sociales reveló el cómo Ricardo Sánchez obtuvo un beneficio por parte de las autoridades universitarias para evadir el régimen de permanencia que lo impedía para ser candidato en las elecciones estudiantiles.

Usando Facebook le demostré a la comunidad universitaria el descarado financiamiento, ventajismo e influencia de Alberto Federico Ravell, Henry Ramos Allup y Julio Borges hacia la agrupación estudiantil 100% estudiantes y los expuse como los oportunistas que son.

Creé junto con otros ucevistas un grupo de Facebook llamado “Alianza por una UCV libre de 100% estudiantes” que llegó a tener cerca de 4000 seguidores y con los mensajes que se divulgaban a través de ese grupo, en los días de la elección, durante el conteo frente a la pantalla en la plaza cubierta de la Universidad se escuchaban cánticos contra esa plataforma de ñángaras al son de “fuera 100% de la universidad” que eran coreados por todos aquellos que se les oponían a tal punto que la microondas de Globovision se veía en problemas para ocultar el evidente rechazó que la comunidad estudiantil tenía ante esos chavistas disfrazados de opositores porque el ancla de la época, la periodista Gabriela Matute decía que la lista 100% tenía un apoyo masivo por parte de la comunidad universitaria cuando en realidad toda la UCV coreaba cánticos de rechazo en contra de ellos.

Cuando ocupé la secretaría de reinvindicaciones de la Federación de Centros Universitarios utilicé esa plataforma y me declaré abiertamente de extrema derecha, propuse la privatización del comedor universitario y me opuse a la homologación de las becas estudiantiles al salario mínimo, me manifesté a favor de la destrucción de la estatua de Salvador Allende en la entrada de la Universidad, propuse cambiar el nombre del Auditorio Carlos Marx de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, propuse la destrucción de la placa que homenajeaba a Jorge Rodríguez en la Tierra de Nadie, y propuse erigir una estatua en homenaje a Laureano Vallenilla Lanz y Marcos Pérez Jimenez, y con eso me gané el cariño y el odio por igual de muchos en esa casa de estudios.

Hoy en día los hashtags, selfies y grupos de redes sociales de la vida universitaria son cosa de todos los días, pero el vanguardista en el uso de esas tecnologías de comunicación e información fui yo en ese aspecto muy particular.

Después de graduado y ya ejerciendo como docente en la Universidad también hice uso de Facebook para denunciar la irresponsabilidad de la mala gestión de la antigua dirección de la escuela de medicina que dejó abandonados en un sótano anegado de aguas negras cientos de libros que eran la biblioteca personal de un insigne profesor de mi casa de estudios que tras su muerte fueron donados por su familia, dicha denuncia me causó una citación en el consejo de escuela y mi defensa ante ese cuerpo colegiado los dejó sin argumentos para sancionarme.

He usado Facebook para dar lecciones éticas a estudiantes que retratan a pacientes y sus condiciones médicas en clara contravención de los preceptos del secreto medico así como para compartir artículos académicos con colegas y alumnos.

He usado Facebook para todo tipo de cosas.

Que Facebook haya cerrado mi cuenta no representa para mí ningún freno ya que me permite abrir otros canales de comunicación con la base de seguidores que he ido cultivando a lo largo de los casi doce años que tengo escribiendo lo que pienso en Internet.

Soy el tipo al que la BBC, El Nacional, La Vanguardia, El País, National Geographic, DW, Playground, Vice y CNN acuden cuando quieren un punto de vista independiente sobre los asuntos de política, salud y educación para contrastar las mentiras del establishment. Francisco Toro de Caracas Chronicles me vetó de allí “por ser muy de derechas”, algo irónico viniendo de un antiguo causa-errista devenido en bloguero liberal de izquierdas con base en Canadá, pero hey, cada loco con su tema.

Y todo eso lo alcancé formándome y usando la red social de Mark Zuckerberg.

No me sorprende haber sido vetado de usar esa red por el sencillo hecho de que la izquierda y su lobby hacen todo lo que pueden para acallar a la disidencia y a todos aquellos que buscamos dar una opinión que vaya en contra de la narrativa repleta de mentiras que constantemente nos empujan los medios de comunicación mainstream.

Después de todo, los medios han sido dominados por la izquierda como parte de su plan divisado por Gramsci hace años, pasó con el Gamergate, le pasó a Milo Yiannopoulos, Paul Joseph Watson, los camaradas de Hogar Social en España, los Ultras Ucranianos, Mike Enoch, Richard Spencer, Greg Johnson, Yael Farache y ahora me tocó a mí.

Estoy acostumbrado a estar en el Spotlight de ese tipo de controversias: Hace un par de años Leopoldo Martínez Nucete, y Ramón José Medina me amenazaron de forma gangsteril cuando los increpé públicamente por sus negocios sucios con el régimen chavista. Gente como Carlos Raúl Hernández y Dubraska Galarraga intentaron doxxearme haciendo públicos detalles de mi vida por criticarles sus nexos con el Partido Primero Justicia y se olvidaron del efecto Streisand, haciéndome más evidente ante la colectividad y aumentando mi base de seguidores.

Mi blog se ha ido convirtiendo en un referente para todos aquellos que quieren leer un punto de vista alternativo a lo que ocurre en Venezuela en materia de política de derecha y cultura pop, y hoy en día Uniendo Puntos es el blog de derecha alternativa venezolana más leído del continente.

Las amenazas, insultos, ataques físicos, hackeos y demás no han sido ningún tipo de freno para que yo escriba y diga lo que pienso.

En algún momento tuve un cargo de elección popular y mis acciones eran objeto de crítica y escrutinio por parte de la colectividad, y eso fue hace años. No es normal que se me someta a semejante censura cuando hay grupos de pedofilos, estafadores, delincuentes y bandas criminales en esas redes sociales que están a un clic de distancia pero decidan cerrar la cuenta de un tío como yo que postea sus opiniones y de vez en cuando memes de una rana de caricatura.

Con el tiempo me he dado cuenta de que perdemos demasiadas horas útiles de nuestras vidas en redes sociales, vertemos nuestra vida ahí y mientras subimos pixel tras pixel y millones de ceros y unos de información sobre nosotros nos perdemos de las cosas hermosas que tiene el mundo para nosotros allá afuera. Hoy día es más fácil estar fuera de la red que en ella y que Facebook haya cerrado mi cuenta solo me confirma esa afirmación.

Hoy por hoy tengo todavía muchos medios para hacer difundir mis ideas.

Esta este blog, mi canal de YouTube, mi twitter (que aún no me cierran), mis artículos ocasionales para Noticiero Endógeno, los foros públicos y de internet, mi podcast con gente maravillosa y súper facha, y mis clases en la UCV.

Facebook me habrá censurado pero hay muchos otros canales para que mi voz sea escuchada.

Arriba escuadras a vencer

#CastizoFuturism

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s