Marxismo: Una pseudo religión

Hace setenta años, muchos de los valores que enfrentamos en los medios, y en cualquier otra parte, habrían sido considerado aborrecibles por la masa apolítica. Ahora esos (((valores))) son normativos, e incluso manifestarse en contra de ellos se convierte esencialmente en un crimental en términos orwellianos.
Pero hay un grado por el cual la razón por la cual esto ha ocurrido es porque se ha desarrollado un híbrido entre el liberalismo secular de la postguerra y el Marxismo ortodoxo del pasado.

El Marxismo cree casi con un fervor religioso, – y vaya que a los marxistas les encantaba dispararle a los religiosos- que todo podría ser cambiado, que todo podría ser reformado, y que el hombre en sí mismo podría ser reconstruido.


El marxismo es hostil hacia todos los postulados biológicos del hombre y a todas las nociones de iniquidad previa.
Los marxistas crearon los derechos humanos y se han decepcionado de esa máxima letanía de que “todos somos iguales”. Porque siempre hay gente hermosa y gente fea. De que hay muchísima más gente que no es inteligente en comparación y proporción con los que si son inteligentes.
El marxismo aborrece la idea de que la belleza y la inteligencia sean biológicas y que la naturaleza haya distribuido de forma inequitativa virtudes y defectos entre los hombres.

Toda la teoría marxista va en contrapropuesta y contraposición en relación a lo que somos.

Los marxistas no aceptan que existen tribus, razas, y que la humanidad no es una totalidad sino partes que conforman a ese todo.
Estamos basados en la naturaleza.

Tenemos nuestro ser sumergido en esa sub-estructura. No somos lo que las ideas izquierdistas quieren que seamos.
Una de las razones por la cuales el comunismo es terrorífico es su voracidad para distribuir eficazmente el sentimiento de decepción y miseria de forma equitativa y horizontal entre a quienes gobierna.

Cuando se tiene poder político, el gobernante se da cuenta de que los seres humanos tienen rasgos de avaricia y codicia, así como rasgos de lujuria y sexo, de igual manera demuestran características inquisitivas. comunales, territoriales, que son fieles a su tribu y su familia.
Entonces resulta que si eres marxista y llegas al poder con tus ideas, te das cuenta de que los hombres son exactamente lo contrario a lo que la teoría marxista dice.
Es por ello que los regímenes comunistas terminan siendo tan misántropos, no lo demuestran tan descaradamente al principio, no es sino cuando las colas son bastante largas, la escasez es evidente, y el descontento es evidente, que la misantropía roja se hace evidente.

Si la humanidad no puede ser redimida con base a los de Marx y sus discípulos, sus discípulos destruirán a la humanidad de todas formas en su afán de someterla a vivir como ellos quieren.

A eso nos oponemos.

Cuando el comunismo está en su fase más represora y criminal seculariza la idea del pecado cristiano: “Como nuestros gobernados nos decepcionaron, habrán de sufrir”.

El hombre es mucho mejor cuando la naturaleza humana posee dualidad: Los hombres somos tanto amables como desagradables, son avaros pero pueden auto-sacrificarse, son cobardes y mentirosos pero también tienen una predilección por el coraje y la gloria.
¡Así somos!

Las grandes religiones siempre han sabido como somos, y han cambiado las utopías y el deseo de querer ser diferentes a otro plano existencial, a otro mundo que no es de los humanos. Pero las falsas religiones izquierdistas de la modernidad han llevado el querer cambiar al hombre al plano terrenal y han intentado lograrlo al contra-proponer la realidad con violencia y lucha política.

Tanto el marxismo duro, como el marxismo leninismo, como los anarquistas, y sus variantes han fracasado pero la trayectoria de sus ideas se ha transformado, y se ha transfigurado en formas nuevas que se adaptan a la realidad de cada país, geografía, tribus y culturas para envenenar las bases de lo que es la identidad grupal. Se refugió en la (((academia))) y secuestró la libertad de pensamiento en los campuses universitarios, transformándolos en templos de culto a Marx.
La izquierda a donde quiera que se refugió buscó adaptar el discurso de los ricos contra los pobres a lo que fuere que pudiera generar división entre las personas. En Venezuela no funcionó lo de ricos contra pobres en un sentido estricto, así que lo reformaron a “oligarcas” contra el “pueblo”, los “opresores” y los “oprimidos”.

La izquierda ha dominado espacios culturales y tiene a toda la población pensando en términos de raza, dinero, sexo, color de piel, etc.
Lamentablemente eso es lo que se enseña en sitios como la Universidad Central de Venezuela, y la realidad del asunto es que los obreros que construyeron esa universidad no se graduaron de ella y no la construyeron pensando que sus egresados fueran a pensar en esos términos. Durante un tiempo la Universidad venezolana enseñó a sus alumnos a aprender por medio de herramientas como la matemática y las ciencias, no por medio del uso de mentiras como la (((teoría crítica))), creando una falsa religión de modernidad.
El sistema educativo actual le falla a sus estudiantes porque no les enseña a producir ni inventar sino a lloriquear, quejarse y criticar.
No sorprende la razón por la cual muchos venezolanos de la diáspora emigran y se tienen que regresar humillados a su patria porque no son competitivos afuera.

149173_468932382210_5144523_n

La izquierda se fue de los extremos de la lucha guerrillera y se fue al centro y lo tomó para sí. Y lo que llamamos “liberalismo” y “socialdemocracia” no es lo que conocimos hace cincuenta o ciento cincuenta años. El marxismo se tuvo que transformar y tomar aspectos de la moralidad del protestantismo anglosajón para poder sobrevivir: Sus estructuras militares se derrumbaron y sus versiones chinas y asiáticas se convirtieron en unos híbridos súper capitalistas que producen iPhones en masa. En China y Vietnam las élites raciales que manejan esos países se han transformado tecnológicamente toda vez que sus ideas marxistas se han quedado como entidades congeladas y son recitadas de manera casi teologal como lo haría un obispo en una iglesia.
Esos aspectos religiosos protestantes han sido desarraigados, secularizados y convirtieron al marxismo en una ideología materialista y secular susceptible de infiltración y cambio por fuerzas radicales dentro de sus mismas filas.

La razón por la cual tenemos la sociedad que tenemos hoy día se debe en gran parte a las fuerzas económicas y culturales, y se debe también al pensamiento de las personas que aceptan esas ideas y hacen que se materialicen físicamente en nuestro mundo.

Ahora bien, el marxismo en cierto sentido aboga por dos cosas contradictorias, pero cree en contradicciones unidas por el espíritu de la lucha.

Es por ello que consigues a pastores evangélicos chavistas, colectivos homosexuales chavistas, y empresarios chavistas.

Los marxistas creen que todo está determinado por la economía pero que si teorizas sobre la forma en la que esta determinación es así, puedes cambiar la naturaleza de dicha determinación.
Esta idea fue desarrollada por (((Antonio Gramsci))) al principio del siglo XX, un comunista italiano que estando preso teorizó que existía una “superestructura” formada por la cultura, la sociedad, las artes, los intelectuales y los medios separada de la base económica. Y que para que el marxismo triunfara, debería volverse cultural, y dar una “marcha a través de las instituciones” que no estuviera unida a los movimientos proletarios, agrarios, o sindicales ni por otro espectro de las clases sociales estereotipo definidas por la extrema izquierda.

Un punto del comunismo sobre el cual nunca se quiere hablar en ningún círculo social, ni académico, y sobre el cual hay una enorme evidencia que lo sustenta, y que cualquier persona lo suficientemente interesada puede agarrar la data en internet, desglosarla, hacer su propio análisis y debatir sus detalles abiertamente es la naturaleza judía del comunismo.

Eso nunca se discute, no es (((kosher))), no está permitido en los términos del discurso y debate académico. Recomiendo leer a Kevin MacDonald sobre este aspecto.


La verdad es ésta: Casi todos los intelectuales comunistas son judíos étnicos, casi todos los miembros del Comité Central del Partido Comunista Soviético, sus ramas ejecutivas pertenecían a esta raza, el resto eran revolucionarios bohemios, repletos de odio y hostiles hacia su propia sociedad (Maduro es judío sefardita curazoleño, el segundo apellido de los hermanos Villegas es Poljak). Y es la mezcla de grupos que son miembros de la tribu con los que no lo son que se han dado a la tarea de destruir todo a su alrededor, “en nombre del amor”, “en nombre de la igualdad”, “en nombre de la igualdad”, y mientras se destruya la fibra moral de la sociedad, estos individuos desde los extremos de su espectro político se catapultan usando la confusión y desaliento que generan en la sociedad hacia el centro.

Esta mezcla de sentimentalismo, teoría, ansias hebreas de poder, y misantropía en extremos que con toda seguridad es puesta en práctica (los aspectos semitas son llevados a su mínima expresión dejando sólo los caracteres genéticos, después de todo, Maduro no lleva un Yarmulke ni va a la Sinagoga) porque estas ideas son seculares y carentes de basamento moral. Por eso usan cualquier método para llegar al poder y ciertamente en todo momento que llegan los rojos al poder, han llevado  a la ruina la cultura y la civilización de los países víctimas de sus abusos.

Uno se da cuenta cuando mira casi siglo y medio de marxismo en todas sus variantes de que las élites más privilegiadas de los países occidentales son extremadamente cobardes que no le hacen frente a este tipo de ideologías barbáricas, sino que en todo caso, les dan la bienvenida y coquetean con esas ideas de forma casi adolescente con ideas de rebelión y romanticismo. Sin darse cuenta de que ese discurso será usado una y otra vez por los comunistas a donde quiera que vayan. Y casi siempre, el marxismo empieza por destruir a las élites. Los marxistas destruyen todo lo que las élites atesoran y quieren.

Y es porque las élites no se dan cuenta de ello que estamos en los aprietos actuales.

SaveSave

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s