La mujer de derecha: Segunda parte

¿Por que hay tan pocas mujeres en la derecha alternativa?

tumblr_n2fmowUdnz1rnng97o1_500

En una entrega previa expuse ciertos aspectos sobre esta pregunta.

Hoy quiero ahondar un poco más en esto.

Pero antes debo explicar un poco más con detalle lo que buscamos en la derecha alternativa: Preservar nuestra raza al asegurar su supervivencia y lograr que crezcamos como un movimiento político. Debemos representar los intereses de todos los hombres, mujeres y niños de nuestra raza.

Conservar nuestra integridad biológica requiere más que derrotar el multiculturalismo.

Requiere la derrota y aniquilación del feminismo y la puerilidad masculina a la que hemos sido sometidos.

De igual forma es menester restaurar los géneros sexuales que no son sólo tradicionales sino biológicos: los hombres como protectores y las mujeres como cuidadoras.

Los roles sexuales son normas, lo cual significa que son ideales.

Siendo realistas, no todos los hombres o mujeres podrán funcionar acorde a ellos.

Pero una sociedad nacionalista necesita mantener esos ideales como normas, porque incluso en sociedades radicalmente homogéneas como el Japón, el feminismo y la puerilidad masculina son causas de miseria personal y social que aunadas a una baja tasa de reproducción, particularmente entre las élites bien educadas e inteligentes contribuyen a la gradual desaparición de poblaciones enteras.

Muchos hombres desean ser padres y esposos, pero le tienen un miedo terrible al matrimonio porque todos los hombres conocen a algún otro que ha sido destruido financiera y emocionalmente por alguna güircha apoyada por el sistema judicial feminista con sus sesgos que gobiernan al matrimonio, el sufragio, divorcio y la custodia de los niños.

El nacionalismo es la cura para esos cánceres.

Muchas mujeres desean ser esposas y madres pero se sienten obligadas a perseguir una carrera porque no hay hombres que quieran ser protectores y proveedores. Están enamoradas del ideal (((Hollywoodense))) del Príncipe Azul pero sólo se topan con puros Peter Pans, hombres adultos con la mente de un niño.

La restauración de la normativa tradicional sexual y biológica afectará a ambos sexos, y será más difícil para los hombres que para las mujeres porque en la sociedad que queremos, los hombres no podrán prolongar su adolescencia hasta la tercera o cuarta década de su vida.
Se les exigirá, se les crearán incentivos y podrán llevar adelante responsabilidades adultas tan pronto como puedan cumplir con ellas. Los hombres serán padres, proveedores, y protectores de sus familias. El nacionalismo exigirá a los hombres que se ahombren para que las mujeres no tengan que ahombrarse.

Las mujeres tendrán seguridad, amor, estabilidad, salud, familia y apoyo, todos los incentivos para que desarrollen su rol natural, estarán a salvo de la depredación de negros y mulatos que las violan, las maltratan, las preñan y desaparecen del plano dejando familias sin padre.
Las mujeres que hayan estudiado y tengan un título universitario no se sentirán condenadas al ostracismo por sus pares si desean dejar el puesto de trabajo de la oficina y quedarse en su casa criando a sus hijos, ya no sería una excusa sino un imperativo moral.
¿Que cosa más hermosa que el amor de una madre?
¿Que cosa más erótica que el amor de una esposa?

Una madre es exitosa cuando cría a sus hijos y les enseña valores, creencias, y actitudes correctas.
Ciertamente en economías como la venezolana, es necesario tener más de un salario para poder proveer adecuadamente para una familia, pero las políticas nacionalistas  tendrán como prioridad asegurar la estabilidad del ingreso familiar.
Por lo que, independientemente del ingreso, nivel educativo, las familias venezolanas podrán vivir en vecindarios y urbanizaciones homogéneos.
La mujer se preocupa por la educación de sus hijos, podrá tener un rol preponderante en el proceso educativo tras una adecuada reforma que elimine por completo cualquier traza de marxismo cultural en los libros con los que nuestros niños estudien.
Una madre podrá dormir tranquila a sabiendas de que su hijo podrá volver a casa sin correr el riesgo de que delincuentes le maten.

La idea de la (((mujer guerrera))) venezolana ha sido producto del marketing político  criollo que ha apelado a las madres solteras, que no tienen un marido y deben asumir el rol de madre y padre.

17883585_1812958719031515_7655817313504844934_n

 

En una sociedad nacionalista no habrán mujeres guerreras porque las mujeres entenderán que la sociedad occidental en la que aspiramos vivir tiene un origen natural, biológico y tradicional, en el cual el hombre asume la responsabilidad de poder llevar adelante cuestiones como la guerra y la política.
Y esa es la razón por la cual hay pocas mujeres involucradas en movimientos de derecha nacionalista: Las mujeres ven a la política como una empresa principalmente masculina. Ciertamente hay excepciones, hay mujeres como María Corina Machado que son de derecha liberal capitalista. Mujeres como Machado y sus adeptas no son nacionalistas y están dispuestas a entregar a la sociedad venezolana a las garras de ciertos (((demográficos))) internacionales a cambio de réditos financieros y jugosos contratos comerciales.  El capital no lo es todo.  Nuestro sistema nacionalista busca proponer un sistema económico alternativo que defienda la propiedad privada sin quedarse con la vetusta y satanizada calificación de capitalismo ni pactar con las (((finanzas internacionales))).

Las mujeres de derecha venezolanas están esperando a que los hombres se pongan un par de bolas y construyan un movimiento auténticamente nacionalista que creíblemente haga avances a favor de los intereses de nuestra nación y raza.

649496a27a3213d895026bbc044fc4d1

Darle la espalda a las mujeres por ser naturalmente seres emocionales es temerario y es una ceguera política.

Las pocas mujeres de derecha nacionalista pueden ayudarnos a construir comunidades fuertes al compartir nuestros valores y elevar conciencias, llevar adelante nuestro mensaje y desarrollar nuevas formas de comunicarlo. Mientras los hombres llevamos adelante la política operativa e ideológica, en el background podemos conseguir muchas mujeres capaces de poder ayudar a sumar voluntades en esta cruzada patriota.

Si los hombres son la vanguardia política e ideológica, la mujer en la derecha y sus cuestiones se encargarán de ellas mismas.
Las mujeres están a la vanguardia tanto de su sexo como de nuestra raza.

Pese a la crítica que encuentro en círculos nacionalistas, de derecha alternativa y de tradicionalismo radical, yo insisto en decir que lo último que debe hacer el movimiento es comprometer nuestras metas a simplemente saber coquetearle a una chica. 

cartoon-couple

Que no haya chicas nacionalistas es un problema:
Enfrentemos los hechos, la mujer venezolana es preciosa, y su imagen atrae.

No es necesario tener una chica guapa en bikini desde el Archipiélago de Los Roques para poder captar adeptos. Basta que sepa expresar las ideas correctas y con su belleza se captan a quienes queremos que les llegue el mensaje. Así como la masculinidad es necesaria, la feminidad como elemento de alluresex appeal sirve para rescatar a muchos hombres y mujeres de las garras del multiculturalismo.

En nuestro movimiento no es necesaria la paridad de género, no es necesaria la discusión de (((estudios de la mujer))), es necesario que las mujeres se familiaricen con los derechos del hombre y entender lo nefasto y tóxico que es el feminismo en la cultura pop actual.

Para otros (((movimientos))) la diversidad sexual es una debilidad, si nosotros tenemos claros nuestros objetivos, bien podríamos experimentar teniendo organizaciones sexualmente homogéneas. Si nuestros enemigos están atados a tener ese tipo de discusiones a lo interno y a lo externo, por que habríamos de adoptar sus debilidades en vez de perseguir nuestras metas.

Yo estoy a favor de la pluralidad, no de las ensaladas ideológicas. Nosotros debemos reclutar a una gran variedad de personas para lograr alcanzar la diversidad de nuestra raza: Ibéricos, anglosajones, mediterráneos, eslavos, etc. Requerimos desde peones y jornaleros hasta abogados, médicos y ejecutivos de empresas para distribuir nuestro mensaje. Necesitamos de mujeres que puedan tener la fuerza de voluntad de poder servir como multiplicadores del mensaje, mujeres de todos los estratos y de distintas ocupaciones.
No hay razones para que hayan organizaciones de derecha nacionalista acorde con nuestros valores solo de mujeres, exclusivamente de hombres o mixtas.
No hay razones a priori para pensar que hay algo malo si un grupo nacionalista no tenga paridad de género.

Muchas veces se considera que nuestro movimiento es misógino. Muchas mujeres se sentirán mal por identificarse con la derecha nacionalista porque “no hay mujeres que las representen”. Este es un (((proceder))) que busca desmoralizarlas. Ataca la emotividad inherente al carácter biológico femenino.

La mujer nacionalista debe entender que esas son tretas psicológicas y ser fiel a sus ideales.

El (((enemigo))) controla a los medios y su sistema de estatus en esta sociedad. El enemigo usará palabras para estigmatizarnos. Y las mujeres son un objetivo fácil en una guerra porque se les ataca psicológicamente.
Mientras la izquierda manda a sus mujeres a luchar, la derecha se encarga de darles un sitio seguro para su actuación mientras los hombres salimos a luchar.
Si podemos aguantar que nos llamen racistas por estar orgullosos de nuestro color y de lo que somos, podemos tolerar que nos llamen cualquier otra cosa.
Si no podemos tolerar que nos ataquen con sus armas psicológicas y retórica sólo demostramos una escandalosa confusión intelectual y su debilidad moral.

El comunismo no será erradicado por hombres que le temen a sus propias esposas.

¿Por que existe tanta rivalidad y odio entre los sexos?
Ese odio no es natural, ni es saludable. Es el producto de un odio social enfermizo, son la causa de la aplicación de políticas de diversidad en términos izquierdistas.
El odio entre los sexos es el producto de la destrucción de los roles sexuales y tradicionales, sustituyéndolos por competencia en los mismos sitios. El feminismo ha aglomerado mujeres en torno a bastiones que son tradicionalmente masculinos.

La causa de la misoginia actual es el feminismo.

En la derecha hay misóginos, ciertamente, dejémosles quietos y que se den cuenta ellos mismos de su error. Que se expresen, no les condenemos, que sean ellos los testigos y protagonistas de su propia debacle. Mucho de lo que estas personas señalan es frecuentemente señalado por la izquierda como “misoginia” cuando en realidad es señalan las diferencias biológicas evidentes entre hombres y mujeres. Este tipo de crudeza es necesaria para la restauración de los roles sexuales tradicionales y biológicas.

La comunicación honesta sobre asuntos incómodos y difíciles de tratar es una de las cosas que aleja a las mujeres de movimientos como el nuestro. Si cultivamos esta clase de franqueza es necesario si vamos a fijar con solidez y de forma estratégica los cimientos de una sociedad nacionalista.

Es mentira que no hay mujeres en la derecha nacionalista porque los hombres que hay son frikis, nerds, nazis, enfermos mentales, etc. Esto explicaría la ausencia de mujeres “normales”, pero también hay mujeres muy raras allá afuera. Y la razón por la cual no son nacionalistas es porque están esperando a que sus contrapartes masculinas muestren algún tipo de progreso antes de que salgan adelante. En ese particular, al menos, estas mujeres son absolutamente normales.

Savitri Devi una vez dijo que ella jamás amaría a un hombre que la amara más que a sus ideales.
Lo que hace a un hombre digno de respeto es su capacidad de ver por encima de sí mismo y sus intereses personales para servir al bien común. Esto es lo que Evola llamó la masculinidad de Urano. Las mejores mujeres respetan eso. Las mejores mujeres aciertan en despreciar a un hombre que comprometa sus ideales y principios para cortejarlas a su favor.

El mismo principio se aplica a nuestro movimiento. Las mujeres venezolanas serán las más fanáticas, militantes y fervientes nacionalistas una vez que demostremos que somos capaces de asegurar la existencia de nuestro pueblo y un futuro para nuestros hijos. Si olvidamos esa meta, si ablandamos nuestro mensaje, y dividimos nuestras bases con cacerías de brujas innecesarias, todo en el nombre de apelar a los ignorantes y los idiotas, las mejores mujeres nos despreciarán por no ser fuertes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s