Ser de derecha es ser vanguardista!

large_vanguard_roman_soldiers_horses_battle_wall_sculpture_6

Se radical, ten principios, se lo que el burgués llama “extremista”-Julius Evola

La gente en la derecha política tiene una preponderancia a tener unas visiones metafísicas conservadoras, y eso por lo general los hace pesimistas. Pero no siempre tiene que ser así.

Oswald Spengler no se equivocó en los años 20 y 30 cuando dijo que el “optimismo es una forma de cobardía”. Pese a esto la noción de que deberíamos ser optimistas sobre el futuro es difícil de sostener.

Hoy en día hay muchos más de nosotros unidos a esta causa que antes, y como todo en la vida, siempre es mejor la calidad antes que la cantidad, tanto en mis clases, como en general siempre he propuesto que en vez de  ver las cosas desde el punto de vista de los complejos análisis cuantitativos demográficos, veamos la calidad de las ideas y las cosas.

El elitismo siempre ha estado ahí para que lo revisemos, y son pocos los que se atreven a hacerlo.
Todos los grupos requieren de una vanguardia.

Cuando comenzó este año, me propuse a crear una vanguardia para poder defender ideológica y tácticamente a la civilización occidental, y hasta ahora me ha ido bien, me he topado con hombres y mujeres que se han acercado a mi para expresarme su apoyo y decirme que se identifican con las cosas que escribo y digo.

Muchos de ellos tienen miedo de hacerlo, quizá viven en (((Países Ocupados))) o quizá puedan conseguir problemas en el trabajo por simpatizar con estos ideales.

Este post es para ustedes.
No es necesario tener miedo en tiempos como éstos.

¿Que son las vanguardias?

Some people call you the elite, I call you “my base”.
Hay quienes los llaman a ustedes las élites, yo a ustedes los llamo “mis bases”. -George W. Bush

En ocasiones anteriores he comentado que las ideas de derecha son ideas de distinción, de excelencia, de aristocracia y de resaltar.

Todas las élites y minorías vanguardistas son las voces radicales de la conciencia dentro de sus grupos.

Esas ideas son representadas por un grupo de hombres y mujeres que son la vanguardia de todos los movimientos, eso le permite a la población salir adelante y ganar la energía e impulso para poder generar los cambios que las élites dentro de los grupos humanos buscan conquistar.

Los recursos en la Tierra son escasos y todos los grupos humanos están, de una manera u otra en conflicto por la obtención, explotación, control, procura, intercambio y dominación de esos recursos.
La gente necesita recursos, tanto materiales para subsistir como ideológicos para interrelacionarse. Los movimientos necesitan absolutistas, y requieren de semi-fundamentalistas que darán la cara por la gente por lo menos de manera conceptual y teórica.
Los negros tienen al Black Lives Matter, las mujeres al feminismo, están los colectivos de (((diversidad))) sexual y religiosa.

En el campo de las ideas de la derecha, los que estamos en la derecha alternativa hemos probado al mundo que el terreno metapolítico es de nuestro dominio: A punta de sapos de caricatura y colocando los apellidos de ciertos demográficos entre triples paréntesis creamos la vanguardia digital que le ganó un enorme terreno a Donald Trump en las (((Redes Sociales))) como Twitter y (((Faceberg))). Utilizamos un sentido del humor oscuro y creativo que perneó en el inconsciente norteamericano de formas que no tienen parangón en los tiempos modernos.
La derecha tiene castillos y fortalezas ideológicos mucho más sólidos que la izquierda en lo que a argumentación se refiere, y lograr defender esos conceptos con memes de Pepe simplemente destacan lo que nuestra vanguardia es capaz de hacer.

Las vanguardias de los movimientos políticos de derecha son radicales, y deben serlo porque lidian con un grupo muy tóxico cuando se enfrentan con la izquierda, y es el grupo que le gusta jugar a las políticas de identidad (identity politics).

Las vanguardias funcionan igual que los proyectiles

Todos sabemos cómo funciona una bala. Los proyectiles cuando impactan una pared, o a un ser humano cambian la constitución de lo que impactan en formas absolutamente radicales.
Si una bala es perforada en su punta, o si le inyectan uranio, se convierte en un arma mucho más devastadora.

Las vanguardias funcionan de la misma manera que una bala expansiva de forma conceptual.

Todo el vigor de las vanguardias, toda su energía surgen de los debates a los que se enfrentan. Si las palabras son armas, entonces es menester afilar nuestro vocabulario.
Si usamos el lenguaje para expresar la calidad de nuestras ideas y pensamientos, debemos hacerlo de una manera que sea útil para proteger a quienes queremos y doblegar a quienes nos buscan destruir.

Sólo porque nuestras ideas parezcan ir en contra de la corriente actual no quiere decir que no tengamos esperanza como grupo.
Las situaciones nunca carecen de esperanza.
Muchos otros grupos que han sido considerados “extintos” a lo largo de la historia han pasado por traumas mucho peores de los que nosotros hemos pasado en momentos como éstos.

Las vanguardias de todos los grupos se consideran elitistas, y muchas veces, sus mismos grupos consideran que están “locos”, y la razón de ello es que la mayoría de la gente sólo desea vivir su vida a su manera, y ven a este tipo de cuestiones más amplias con la óptica de las vanguardias sólo cuando se topan con  situaciones en su vida en las que las circunstancias les está torciendo el pescuezo. Es en esos momentos cuando los radicales tienen razón.
Muchas de las razones por las cuales nuestros pueblos carecen de un sentido de solidaridad entre ellos está en relación con el grado en el que otros grupos se organizan para establecer las reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.

La mayoría no se solidariza con las vanguardias hasta que sus privilegios se ven en peligro.
Hoy día, en Venezuela y en Occidente los blancos nos damos cuenta de lo que significa ser una minoría, de lo que significa que nos quiten nuestros privilegios culturales, y que nos priven de nuestros derechos en muchas formas.

Ese espíritu de indignación crece constantemente y se alimenta de las conciencias de un grupo selecto de personas. Sólo por el hecho de que la mayoría de la gente no está atraída a formar vanguardias, y sólo escuchan a los voceros de las vanguardias cuando ya tienen la soga al cuello y están desesperados.

La mayoría de la gente sólo nos oye cuando no tienen esperanza.

La mayoría de la gente no quiere formar parte de la solución final a los problemas de inmigración, delincuencia, corrupción, etc. que aquejan a Venezuela y al resto del mundo occidental. Ciertamente estos hombres y mujeres quieren ver el fin de esos conflictos, pero son muy pocos los que realmente se dignan a participar en ello de otra forma que no sea jugando al perverso juego de la democracia. Escogen la ruta fácil de “evitar conflictos”, no quieren enrollarse las mangas y ensuciarse y definitivamente les encanta que llegue alguien más a hacer el trabajo por ellos.

Pero al mismo tiempo que quieren que alguien más se ensucie las manos, se esconden, critican, invalidan y atacan a quienes decidimos ensuciarnos las manos por ellos, toda vez que por dentro tienen una sonrisa y una voz interna que les dice “mejor él que yo”.

La gente es víctima de la corrección política hoy día, se adhieren a ella y van a la par de ella y la profesan toda vez que la odian y desprecian, la ven por debajo del hombro como si la refutaran en el contexto de sus vidas personales.
Las mayorías son así.
Las mayorías se confunden y creen en todo lo que la corrección política les dice.
La corrección política es una forma de fijar reglas de dominación cultural de los espacios cívicos.
Si nosotros no fijamos esas reglas, otro demográfico lo hace por nosotros.

Todas las sociedades tienen jerarquías de conocimiento y entendimiento. Muchos no entenderán estas ideas y las considerarán basura, otros las harán suyas y estarán dispuestos a luchar en diversos teatros de operaciones por ellas.

Muchas personas optan por aislarse de las sociedades externas cuando se topan con el absolutismo de realidades como las que estoy describiendo, es una especie de aislamiento y weltanschaaung en el cual cada persona es una isla en sí misma y que la sociedad difícilmente existe fuera de los confines de su propia familia y círculo social. Es preferible para este tipo de personas aislarse en redes sociales buscando validación en forma de likes, ver las banalidades de las Kardashian en E! Entertainment Television y consumir drogas psicotrópicas para no enfrentarse a la dureza del mundo exterior- Ese es el coctel del cual nos advirtió George Orwell y Aldous Huxley.

Los comunistas lograron su sangrienta revolución por medio de vanguardias, y luego pusieron a pelear a todos los grupos unos con otros hasta que una determinada (((tribu))) logró establecerse y dominar la quinta parte de la superficie del mundo. Nosotros en la derecha no buscamos ese tipo de sangrientos procederes.

Las vanguardias son extremistas a veces

Mucha gente piensa que los fundamentalistas y los extremistas sólo son hombres barbudos que cogen cabras, golpean mujeres, rezan cinco veces al día, y cortan cabezas. Pero eso no es así.
El extremismo es aborrecible, a veces. Y a veces es necesario. Pienso que es social y matemáticamente necesario porque tiene que existir una lógica que explique la lógica de la lógica.
Tiene que haber algo que explique al argumento al punto más lejano del círculo.

En matemáticas, si usted tiene una curva, tiene una línea que lo penetra lo más lejos posible, y creo que tiene que haber una lógica que en los reinos de la cordura y en los reinos de lo que es posible que divida la línea como máximo punto radical, y eso es lo que las personas que me escriben y se me acercan para comentarme son.
Eso es lo que las formas de vanguardia de identidad equivalen a.
Son la manifestación más radical del sentido implícito del devenir y de la pertenencia, del hombre y de la feminidad identitaria de la gente común en el propio grupo, y tienes que manifestarlo y tienes que representarlo, y sólo al hacerlo puedes tener un cierto efecto, porque tenemos efecto en virtud de existir.

El vanguardismo vive por la virilidad de lo que pueda ser en el futuro. Lo que nosotros pensamos sobre nuestro futuro es cuidadosamente analizado por gente desde la izquierda para usarlo en nuestra contra.

Para nosotros en la derecha, es fundamental tener identidad, y esa ideas de identidad y de afirmación no se basan en oprimir a otros. Los principios de identidad se fundamentan en hacer más grande a tu propio grupo y no en detrimento de los demás otros grupos.

Ya dije anteriormente que la competencia entre grupos forma parte de la vida. Las sociedades contemporáneas se basan la idea de que lo anterior es mentira, y la naturaleza derrumba esa idea la sociedad contemporánea.

El problema con ello es que a menos que la naturaleza tome una forma política de derrumbar las ideas liberales de la sociedad contemporánea, el proceso mediante el cual se invalidan los postulados más liberales de estas sociedades será muy doloroso para aquellos que no forman parte de la vanguardia que genere esos cambios.

Es la razón por la cual la Mesa de la Unidad Democrática siempre le da la espalda a la clase media y a los ricos y se enfoca en la pobreza, es la razón por la cual se le pide a los venezolanos que hagan las paces con el chavismo y los cubanos que los esclavizan, es la razón por la cual no se habla de lo alarmantemente promiscuo que es el colectivo LGBT, es la razón por la cual se censura el debate sobre la naturaleza judía del comunismo, es la razón por la cual no se habla de la correlación entre raza y crimen.
Y esa es la razón por la cual tenemos que seguir llevando adelante la agenda de identificarnos políticamente dentro de nuestros grupos.

Las clases políticas actuales nos han traicionado, pero eso no quiere decir que tengamos que deshacernos de las clases políticas. Sólo quiere decir que debemos reemplazarlas con hombres que sean mejor y más fuertes más decididos y más a tono con las vibraciones y el sentido de solemnidad de su tribu y su grupo. Fue nuestra raza la que ha alcanzado una enormidad de logros a través de hombres que crearon vanguardias y replicaron la mayoría de los éxitos a sus propios grupos en materia de ciencia, ley, arquitectura, escolaridad, moralidad, ética, guerra, tecnología, liderazgo político, conciencia racial.

 

Otros hombres lo lograron con menos tecnología.
Nosotros también podemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s