“CAP: 2 intentos” de Carlos Oteyza

Hace un par de semanas fui a ver CAP: 2 intentos, una cinta del director venezolano Carlos Oteyza.

CAP: 2 intentos es un recuento del auge y caída de la democracia venezolana

aquí el Trailer

La cinta nos pone en contacto a los venezolanos con aquello que el chavismo bautizó como la Cuarta República, en su pleno apogeo. Para muchos venezolanos, tanto jóvenes como viejos es muy difícil poder recordar con detalle el gobierno de ese personaje amado por unos y odiado por otros que pasó a ser el ícono de lo que fue ese período histórico en el cual este expaís fue la democracia más estable del continente.

Por medio de los relatos de algunos miembros del gabinete de CAP en su primer y segundo gobierno se nos narra la vida política de un hombre que con sus acciones puso a Venezuela en el mapa político y se posicionó él como un líder mundial.
Y es que CAP se codeó con todos: Jimmy Carter, Willy Brandt, François Mitterrand, S.M. Don Juan Carlos de Borbón, S.M. Isabel de Inglaterra, el Shah de Irán Mohamed Reza Pahlavi, Felipe González, Fidel Castro, Martín Torrijos, etc. Sus detractores le acusan de megalómano, quienes lo defienden ven en él un estadista.

Personalmente he leído mucho sobre Carlos Andrés Pérez, y este documental me permitió ver en cintas cosas que he podido contrastar con lo que he leído sobre él.
Mi buen amigo, el profesor Agustín Blanco Muñoz desde la Cátedra Pío Tamayo tiene un excelente libro de entrevistas conducidas a lo largo de un par de décadas en la cual CAP toca una serie de puntos de su vida como hombre y político que muchos no conocen.
Las entrevistas, nada complacientes, nos hacen ver la realidad de cómo CAP se apoderó de la izquierda caviar venezolana, y la hizo suya.

La cinta de Oteyza nos muestra precisamente eso, debemos recordar que CAP era un socialista. Un socialdemócrata propio de su época, en la cual construyó esa “Gran Venezuela” que vemos en este excelente documental.

Con grandes piezas de archivo de video (quizá nunca antes vistas por esta generación) se nos muestra lo que algunos nostálgicos llaman “tiempos mejores”, se deja por fuera una época bastante oscura a nivel político: asesinatos de estudiantes, líderes campesinos, secuestros de empresarios, narcotráfico, desapariciones forzosas, corrupción política y administrativa, la creación de un estado de bienestar que fracasaría y que terminaría por quebrar la fibra moral de los ciudadanos que luego vendrían a justificar cruentos hechos como los del 27 de febrero de 1989.

Pese a esto, el documental narra dos tiempos bastante distintos.
La primera mitad de la cinta nos narra cómo CAP se consolidó en la mente de los venezolanos creando un petroestado, esa Venezuela Saudita del “ta’ barato, dame dos”, de dólares subsidiados creó un enorme crecimiento del estado y consolidó al hombre a nivel internacional, tiempo después de dejar su primera presidencia se dedicó a ser un líder mundial, y Venezuela continuaba con un crecimiento sin precedentes, la cinta apenas toca la realidad del éxodo campesino y la falta de planificación de los centros urbanos, hace poca mención, por el corto tiempo que supone hacer un documental a la realidad de las áreas rurales de esa “Gran Venezuela”.

Las imágenes que vemos de esa época de “grandeza” correspondieron a lo que el historiador José Manuel Rey llamó un “sistema populista de conciliación de las élites”, un orden implantado por una coalición multiclasista, populista, y con fundamentación en un sinnúmero de acuerdos entre comerciantes, industriales, militares, políticos, sindicatos, y la Iglesia.

Ese tipo de acuerdos denotaron un cierto grado de madurez política en la sociedad venezolana y permitió la creación de instituciones cuya solidez fue reconocida a nivel mundial y que lentamente la viveza criolla las fue desgastando hasta que llegáramos al atolladero en el que estamos ahorita: un expaís que se llamaba Venezuela.

En el documental de Oteyza vemos como Venezuela durante los años de los gobiernos de CAP, Luis Herrera Campins, y Jaime Lusinchi se apegaron a un modelo económico de sustitución de importaciones, con políticas de corte keynesiano propugnadas por la CEPAL, de las que CAP en su libro con Roberto Giusti hace tanto alarde. Lo que muchos no vieron en ese momento salvo por mentes ilustres como Renny Ottolina, Arturo Uslar Pietri, y Carlos Rangel, es que esas políticas traerían un colapso.

La renta petrolera le permitió al Estado promover y subsidiar la creación de un parque industrial nunca antes visto en la historia de Venezuela, es por ello que vemos ese footage de industrias en su máximo boom en la cinta de Oteyza, lo que ni Oteyza, ni la voz en off de Gladys Rodríguez, ni Moisés Naim, Diego Arria y Miguel Rodríguez comentan en las entrevistas es que ese parque industrial nunca fue capaz de poder desarrollar los niveles de productividad y competitividad por lo reducido del mercado y la ausencia de con quienes competir.

La renta petrolera favoreció el consumo masivo, el “ta’ barato, dame dos” y eso lo vemos también en el documental con tomas de la gente yendo a Miami a comprar.

VA viasa dese el gusto del caribe.jpg

La renta favoreció el consumo, pero sin guardar relación con la capacidad de la sociedad para generar riqueza. 

El petroestado creado por CAP fomentó un estado de bienestar que recaudó altísimos impuestos y reguló la vida social como nunca se había hecho en democracia. Y los venezolanos confiaron en su Estado: le cedieron gran parte de sus ingresos y le entregaron la educación de sus hijos, el cuidado de los ancianos, la administración de sus jubilaciones y su atención sanitaria. Venezuela comenzó a sufrir altísimas presiones inflacionarias causadas por un considerable ingreso de divisas que eran fruto de una renta petrolera y no del crecimiento de producción diversificada y alta productividad: La enfermedad holandesa.

Los gobiernos que sucedieron al primero de Carlos Andrés Pérez hicieron esfuerzos en represar la inflación poniendo controles a la economía hasta 1983, año en el cual el gobierno de Luis Herrera Campins se tuvo que ver forzado a devaluar el bolívar. Desde ese año nuestra moneda no ha dejado de devaluarse.

CAP fue reelecto con la esperanza de que la bonanza de los años 1974-1979 pudiera repetirse

CAP tuvo que esperar hasta 1989 para poder regresar al escenario político venezolano y se lanzó como candidato presidencial, y mucha gente votó por él para volver a la época de su primer gobierno, pero la realidad fue otra. Durante el primer gobierno de CAP se instauró el programa de becas “Gran Mariscal de Ayacucho” que formó a bachilleres venezolanos en la élite de las universidades extranjeras, CAP decidió utilizar a esos profesionales y técnicos para corregir los desajustes económicos que casi dos décadas de gasto público estatal irresponsable (paradójicamente iniciado por el propio Pérez) habían traído sobre Venezuela la quiebra económica y moral de un país.

Pérez se asesoró con economistas neoliberales (en el buen sentido de la palabra) y apostó por un programa de choque para mitigar la crisis financiera. Se redujeron aranceles, se eliminaron subsidios, se privatizaron empresas, y se implementaron medidas de reducción del gasto público y fiscal toda vez que se llevaron adelante programas de alimentación, educación y salud.
La implementación de las políticas del Consenso de Washington se llevaron a cabo sin ningún tipo de negociación con los distintos sectores y políticos de la nación. Y eso fue uno de los detonantes del odio hacia Pérez por parte de los periódicos y la izquierda que los atizaba.
La sociedad venezolana nunca aceptó de buena gana esas medidas económicas y fueron rechazadas tanto por las élites como por el más humilde de los ciudadanos.

Pese a esto, la cinta de Carlos Oteyza enaltece la obra de CAP en materia cultural, con la creación del Sistema de Orquestas y Coros, y la realización de las primeras elecciones regionales de Gobernadores en un paso hacia adelante en la descentralización.

Los venezolanos que votaron por CAP lo hicieron nostálgicos de un pasado al que era imposible volver, no habían entendido, y los ministros de CAP no lograron explicarlo bien que la crisis por la cual pasaba el país era el resultado de las políticas que los gobiernos de AD y COPEI implementaron.

La cinta luego nos cuenta muy brevemente los dos golpes de estado que sufre el gobierno de CAP, el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, y luego procede a explicarnos la forma en la cual CAP es defenestrado.

La sociedad y el establishment político halló en CAP al chivo expiatorio de la crisis y se negaron a aceptar las reformas que el tren ministerial de Pérez consideraron necesarias para poner al país a funcionar como era debido.

La cinta de Carlos Oteyza es una excelente película que nos permite ver un pedazo de la historia actual que casi dos décadas de propaganda chavista han buscado hacer lucir como la reencarnación del mismísimo demonio.

El chavismo ha buscado hacer de CAP un Satanás, y el hecho es que CAP le puso la daga en las manos a Hugo Chávez cuando se gradúa en la Academia Militar, los chavistas que glorifican el 27 de febrero de 1989 como la fecha en la que nació la revolución y le adjudican una buena cantidad de muertos a Pérez olvidan mencionar que la llamada represión y masacre del pueblo fue llevada a cabo por los cuadros medios del ejército que luego se alzarían en armas contra el orden constitucional en 1992.
El chavismo es un accidente político muy sui generis porque pretendieron hacer una revolución con los remanentes de los partidos políticos que le dieron poder a CAP, a Lusinchi, a Caldera, a los “Amos del Valle” y a todas las élites que han estado gobernando este expaís desde que se derrocó a Marcos Pérez Jiménez.

Para finalizar, les recomiendo vean el documental y lo disfruten, háganse su propio criterio y entiendan que de aquellos polvos, tenemos estos lodos.

Los dejo con una excelente entrevista de Marcel Granier a CAP en 1998.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s