¿Por que Beyoncé Knowles es una güircha?

Yo me pregunto que pasó con raperos como Grandmaster Flash, quien con canciones como The Message White Lines advirtieron a la juventud que el gueto, las armas, la prostitución y las drogas son cosas que hay que evitar. 

El mismo día que un negro terrorista de la banda criminal “Black Lives Matter” decidió matar a un gentío en la ciudad de Dallas, Texas, la cantante Beyoncé Knowles decidió rendirle tributo a un delincuente sexual como Alton Sterling, quien fuera dado de baja por las fuerzas policiales americanas y glorificado por los medios de comunicación como una víctima de la brutalidad policial. 

La realidad es que gente como Beyoncé no les importa en lo absoluto el problema de la violencia policial– sólo les importa lo que esté en los titulares y venda su marca.
Basta que comparemos el performance de esta cantante en los premios Grammy de 2010, donde puso a sus back-up dancers disfrazados de policía anti-motín.

Para los críticos y fans ese show fue todo un éxito, nadie se quejó de que tener bailarines disfrazados de policías anti motines era una afrenta contra los negros oprimidos por la policía racista americana.

Seis años después en el show de medio tiempo del Super Tazón ella y sus bailarinas salen disfrazados con el uniforme de la banda terrorista de las Panteras Negras, un grupo que mataba policías de la misma forma que los racistas de Black Lives Matter incitan a los negros  a que maten a todos aquellos que no están de acuerdo con sus ideologías de supremacía criminal y resentida.

Y la razón por la cual Beyoncé se disfraza de Pantera Negra no es necesariamente porque ella esté de acuerdo con ese tipo de ideas. Sino porque esa imagen vende discos y mueve una gran cantidad de dinero. Lo cual hace de Beyoncé no sólo una mercenaria sino una hipócrita tan grande como los Rage Against the Machine, que mientras tocan Calm like a bomb, firman contratos millonarios con las súper capitalistas compañías disqueras.

En el vídeo musical del sencillo Hold up, Beyoncé camina con un bate de baseball por el que pareciera ser su vecindario, cometiendo actos vandálicos.
Para la primera dama de Estados Unidos, una mujer que atemorice y cometa actos de vandalismo en sus videos musicales, es un modelo a seguir

De todos los mensajes positivos que puedes llevar adelante para inspirar a millones de jóvenes alrededor del mundo con tus videos, el mejor que una güircha gringa como Beyoncé puede dar es: vamos a ser malandros.

En la letra de Formation, esta mujer alardea de tener una nariz chata como la de los Jackson 5. Pero si Beyoncé Knowles estuviera tan orgullosa de sus raíces negras, no estaría pintándose el cabello de rubio y aclarándose la piel, de la misma manera que otras cantantes negras como Nicky Minaj, Azalea Banks o Rihanna.

Cuando los blancos toman algún aspecto de la cultura negra, los izquierdistas en todas partes del mundo salen indignados a decir que eso es “apropiación cultural”, pero cuando los negros quieren ser y lucir como blancos, eso es cuestión de elección.

Como si fuera poco, la enorme influencia de los negros en Estados Unidos ha querido ser deformada por la izquierda para hacerle creer a la gente que la cultura negra es sólo el hip hop y los ritmos del sur de EEUU.
El estilo de la nación americana ha estado marcado por lo que cientos de negros con mucho más talento que Beyoncé o Jay Z, o Kanye West han logrado. Por ejemplo: durante cincuenta años, todas las bandas de rock querían poder tocar y sonar como Chuck Berry.

La política y la cultura van de la mano: millones de personas que no intervienen en política se influencian por los comportamientos de artistas y la letra de músicos que llevan adelante una agenda política.

Si Beyoncé realmente quisiera derribar el status quo que supuestamente la tiene a ella y a los demás negros oprimidos, no grabaría discos con una industria musical dirigida por cientos de hombres blancos que la hacen facturar millones de dólares.

Todo este bullshit del Black Lives Matter no se trata de apoderar a los negros, y de crear justicia e igualdad de oportunidades ante el sistema judicial y educativo. Se trata de quiénes son los que fijan el tono del discurso para el dominio cultural de los espacios cívicos en un lugar y momento dado. Y la filosofía detrás del Black Lives Matter es la de mantener a los negros en guetos, en el barrio, mantenerlos envueltos en ese mundo de gángsters, pandillas, armas, prostitución y drogas.
Ese tipo de ambientes son una trampa de rencores, resentimiento y una serie de ideas que transforman y deforman a hombres y mujeres perfectamente capaces de lograr lo que se planteen con esfuerzo y dedicación, convirtiéndolos en seres humanos que culpan a la sociedad por todos sus problemas y malas decisiones.

Por eso Beyoncé, cuando se comporta como un títere de la izquierda, deja de ser una mujer talentosa y pasa a ser un peón de un movimiento político verdaderamente discriminante y ruin que busca con una narrativa de victimización y mentiras hacer que ciertos grupos demográficos dependan del estado y estén rodeados de pobreza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s