El silicon es tóxico

 

Screen Shot 2016-08-19 at 20.59.12

Esto en algún momento fue referente de estética y chic porque se parecía a nosotros. La obsesión con la imagen corporal de quienes no se parecen a nosotros ha trastocado nuestras elecciones y ha destruido muchas vidas

O dicho de otra manera:
¿Por qué no quieres tener a una novia “explotada”?

El trastocado concepto de la belleza en un país como Venezuela ha sido estudiado recientemente sólo desde el ángulo marxista cultural de la teoría crítica que parte de la máxima de que tenemos una cultura profundamente racista, que cosifica” a la mujer, que el certamen Miss Venezuela se ha enraizado en la psiquis del gentilicio, alienando y oprimiendo a las mujeres desde que son niñas.

Este no es el ángulo y enfoque de este texto.

Muchas veces hemos escuchado cómo el estándar de la belleza femenina para algunas mujeres y hombres venezolanos son figuras que se alejan mucho de lo que nos parecemos.

En vez de preferir  algo más afín y acorde a lo nuestro, con lo cual tener una relación amorosa muchos creen que el look de mujeres como Kim Kardashian(una armenia que sólo es famosa por haberse follado a un negro en una porno), Diosa Canales, o ésta güircha horrorosa son los referentes de imagen personal.

Piénsese en la calidad de mujeres que los hombres de hoy día deben elegir para tener una familia y contrasten esa calidad de mujer con las mujeres que tenemos disponibles y se han fomentado desde los medios y veremos cómo la crisis de valores nos destruye como sociedad

La ausencia de mujeres que parezcan mujeres (la güircha fitness), así como el bombardeo de medios de comunicación antisocial con imágenes de mujeres reconstruidas a base de prótesis mamarias, glúteos de silicon, botox, y afines ha tenido un efecto profundamente devastador en la psiquis de las mujeres venezolanas de todas  las edades y en la salud mental de los pocos hombres blancos heterosexuales que quedan en este ex-país.

Las clases sociales de la Venezuela colonial se mezclaron y de ese mestizaje surge el absolutismo de la realidad de la variabilidad genética, así como tenemos mujeres blancas espectaculares como Irene Sáez, Stefania Fernández Krupij y Dayana Mendoza, tenemos mujeres blancas horribles (basta con ver a Celina Carquez, Blanca Eeckhout o las feminazis que escriben para contrapunto).

En otras latitudes hay un movimiento llamado Body Positivity, es la idea enferma de que una mujer gorda, fea, con diabetes mellitus e hipertensión arterial tipo Lena Dunham es bella.

Venezuela, siendo el país de las mujeres y las Misses, pues el concepto de una tipa gorda y desagradable simplemente no está a la altura de nuestros estándares de belleza.

Hay estudios que avalan la relación cadera-cintura, peso corporal y el tamaño de las mamas de la mujer como criterios que los hombres evaluamos a la hora de elegir una mujer atractiva con la cual relacionarnos. Negar la realidad de que los hombres tenemos una preferencia por ciertos cánones de la estética femenina es la negación de la ciencia y la perpetuación de nuestra especie.

Hay una gran diferencia entre una mujer bonita y femenina que se preocupa por su imagen y esto.

Hay mujeres de busto pequeño que desean tener una mejor figura y por eso se hacen una mamoplastia de aumento y mujeres con trastornos de imagen corporal que pasan desapercibidos por cirujanos plásticos sin escrúpulos que no se preocupan en solicitarle una evaluación de psiquiatría como parte de un perfil pre-operatorio a una mujer que desea ponerse un kilo de silicon en cada teta.

Las mujeres blancas que quedan en el país van en descenso, muchas se han ido del país, las ha matado el hampa.

A otras su mal juicio a la hora de elegir pareja las han llevado a convertirse en madres solteras, operadas y promiscuas, que se comportan como adolescentes, se tatúan y viven arrimadas con sus padres.
Ese tipo de comportamiento ha generado una serie de mujeres sumamente tóxicas, cuya alarmante promiscuidad, aupada por el marxismo cultural de la última ola del feminismo han hecho que:

  • La feminidad tradicional sea algo considerado obsoleto y repugnante.
  • El amor romántico se considere opresor, patriarcal e idiota.
  • Que una mujer que quiera ser madre y ama de casa sea algo ridículo.
  • Querer jugar con barbies sea denigrante.
  • Aspirar a ser una Miss Venezuela es objetivizarse, (pero querer ser explotada  es una muestra de libertad, aún cuando esas elecciones son sumamente nocivas para la salud mental)

Así que habiendo visto este tipo de comportamientos enfermizos, y los patrones distorsionados de nuestra sociedad, a ti, hombre que me lees, te pregunto:

  • ¿De verdad quisieras formar una familia con una mujer con profundos problemas de autoestima, imagen corporal e identidad?
  • ¿Cómo crees que una mujer así criará a tus hijos?
  • ¿Que valores tendrán tus hijos si los cría una mujer con ese tipo de enfermedades mentales?
  • ¿Te has puesto a pensar si realmente eres un hombre que sea un buen partido?

A ti, mujer que me lees, que te esfuerzas en cuidar tu imagen para lucir bonita, atractiva y seductora, te digo lo siguiente:

  • La belleza natural no es ser una gorda horrible como Lena Dunham.
  • Cuidar tu cuerpo, el cómo se ve por fuera y como son tus sentimientos por dentro son tu deber, y tu responsabilidad.
  • Si quieres un hombre que te valore por lo que eres, ese hombre está allí, pero es tu responsabilidad hacer que tus sentimientos, valores, creencias, actitudes y aptitudes, así como tu apariencia sean lo que atraigan a ese hombre para ti.
  • No vale la pena ser una güircha horrible.

Los verdaderos hombres no queremos mujeres “explotadas”, queremos mujeres bonitas de verdad con las cuales podamos formar una familia y ser felices.

 

2 pensamientos en “El silicon es tóxico

  1. Pingback: La verdad sobre el pleito de Donald Trump, Hillary Clinton & Alicia Machado | Alberto R. Zambrano U.: Uniendo Puntos

  2. Pingback: ¿Que tipo de inmigrante es Alicia Machado? | Alberto R. Zambrano U.: Uniendo Puntos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s