Los que se pinchan…

Pills

Desde antes de que estudiara medicina, siempre me causó curiosidad el porqué del uso de esteroides en disciplinas deportivas

Cuando tenía nueve años leí sobre los Terceros Juegos Olímpicos en un suplemento de un periódico y me llamó la atención el caso de Thomas Hicks, un atleta británico a quien le dieron una dosis de estricnina para que pudiera completar la maratón de esos juegos, y de cómo fue descalificado, después leí sobre el doping en la URSS, y de cómo descalificaron a Ben Johnson en los juegos de Seúl, la caída de Diego Armando Maradona y de muchos otros atletas que sucumbieron a la plaga del dopaje en los deportes.

Recuerdo a José Canseco llorando al declarar ante el congreso de los EEUU en la investigación sobre el uso de esteroides anabolizantes y me acuerdo de haber leído el Informe Mitchell sobre el uso de esteroides 

En 2012 vi con una enorme sonrisa a Lance Armstrong admitir que hizo trampa durante más de un lustro en el Tour de France, aún cuando Armstrong negó durante años que hacía trampa, leí completo el reporte que hizo la agencia anti dopaje de EEUU y he visto dos excelentes documentales sobre Armstrong que detallan con crudeza cómo alguien es capaz de pervertir el espíritu de competencia de una disciplina deportiva al máximo.

El uso de esteroides anabolizantes está ampliamente difundido en la cultura fitness y fanática del gimnasio de este país. Existe una obsesión con la belleza exterior en este país, y así como  la vanidad tiene su lado positivo, tiene su lado oscuro y siniestro: En este país hay entrenadores inescrupulosos que en concierto con vendedores ilegales de esteroides proveen a hombres deseosos de lucir músculos con drogas cuya seguridad no es bien conocida.
El abuso de esteroides es un problema mayoritariamente masculino, y el comercio ilegal de éstos fármacos alimenta una industria criminal internacional que junto con el tráfico de otro tipo de drogas así como de medicamentos falsos hace miles de millones de dólares al año. En este enlace pueden descargar las incautaciones de esteroides anabolizantes entre 2011 hasta 2013 según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito .

Al comprar medicinas falsas y esteroides de forma ilegal se financia la delincuencia, el narcotráfico y muchos de los males que aquejan a la sociedad.

En el primer lustro del siglo XXI el uso de esteroides por parte de adolescentes ya era motivo de estudio en revistas indexadas en el mundo desarrollado, cuando estudié las ciencias básicas de la medicina siempre me interesó el efecto de los esteroides en atletas.

En mis años de adolescente vi como un gran amigo mío se inyectaba esteroides anabolizantes frente a mi porque así conseguía más chicas más rápido y conseguía una gigantesca masa muscular; conforme fuimos creciendo, vi como su cara cambió, su forma de comportarse se modificaba y actualmente padece toda una serie de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Lo cual me lleva a escribir esto el día de hoy.

Corrían las 9am de un día en el cual  no me tocaba trabajar y suena mi teléfono, al otro lado oía la voz de un viejo amigo con el cual había cuadrado para ver un partido de la Liga de Campeones, y me pidió que lo acompañara a un sitio a hacer una compra de medicinas antes de ver el juego. Me fue a buscar a mi casa y lo acompañé a un centro comercial del este de Caracas, entramos a una tienda “naturista fitness” de las que ahora abundan en este expaís. Como no llegamos a una farmacia, sino a una tienda de este tipo, le pregunto que cuáles medicinas iba a comprar y me contestó que iba a comprar esteroides. La tienda era regentada por un tipo súper musculoso que desde que pisé el sitio me vio con mala cara. Mi amigo me presentó y le dijo al encargado que le buscara lo que había pedido, el dependiente abrió una puerta que daba hacia el depósito y nos hizo pasar, cerró la puerta de la tienda y colocó el anuncio de “cerrado”. Mi amigo pagó cerca de 150.000 bolívares en esteroides anabolizantes con su tarjeta de débito.

El hecho de lo clandestina de la transacción me hizo pensar en la legalidad del asunto:

El Reglamento de Establecimientos Farmacéuticos, así como la Ley del Ejercicio de la Farmacia regulan claramente quiénes y cómo deben comercializarse los esteroides anabolizantes, particularmente en un país en el cual la escasez de medicamentos ronda el 80%, según cifras de la Federación Farmacéutica Venezolana, y quienes realmente necesitan estos medicamentos no los pueden adquirir.
En Venezuela, el salario mínimo es de 9649 bolívares (unos 10 dólares al cambio actual), el costo de tres ampollas de Winstrol® (Stanozolol) es de 30.000 bolívares en una página web de dudosas credenciales, mientras que el mismo esteroide anabolizante de fabricación europea, cuesta 47.000 bolívares.

Estos medicamentos no han sido aprobados por el Ministerio de Salud, de hecho, en el website del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria (SACS), entre cuyas competencias están:

-Ejercer la función coordinadora, supervisora, evaluadora y asesora de las actividades de vigilancia y control de productos de uso y consumo humano, de la prestación de los servicios, de los establecimientos, de los profesionales y técnicos de salud, en todos los niveles operativos de los sectores públicos y privados.
-Ejecutar las políticas sanitarias dirigidas a reducir los riesgos a la salud y a la  vida de la población, vinculados con el uso o consumo de productos, así como para regular la prestación de servicios en materia de salud, mediante la aplicación de mecanismos y estrategias de carácter preventivo, basados en criterios científicos y técnicos normados nacional e internacionalmente.
-Participar coordinadamente con los órganos competentes en la elaboración de los instrumentos jurídicos y procedimentales que regulan los procesos, productos y servicios de salud objeto de autorización, registro, vigilancia y control.

no hay ni una sola referencia concerniente a la comercialización ilegal de esteroides anabolizantes.

De igual forma, el Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel”, organismo encargado según la legislación venezolana de autorizar el registro sanitario de los medicamentos no ha emitido ni un sólo comunicado relacionado a la venta de esteroides anabolizantes de laboratorios europeos.

Estos medicamentos comercializados de forma ilegal carecen de la permisiología requerida por la ley venezolana.

El proceso para que un medicamento pueda ser comercializado de acuerdo con la regulación venezolana es súper complejo  y  la complejidad de ese proceso de registro sanitario tiene la finalidad de proteger a la colectividad y garantizar a los médicos que los medicamentos que prescriben no sean perjudiciales.
No es la primera vez que las autoridades reguladoras de esta materia permiten la comercialización de medicamentos sin registro sanitario, ya que la misión médica cubana en Venezuela a través del laboratorio FarmaCuba ha distribuido a través de la red Barrio Adentro medicamentos de diversa índole sin el adecuado registro sanitario.
El hecho de que estos medicamentos estén disponibles a la colectividad de forma tan abierta resulta peligroso, ya que los efectos adversos del abuso de esteroides pueden ser potencialmente fatales o dejar secuelas irreversibles en el organismo.

Así que si usted es uno de los que me lee y es de los que se pinchan, piense en esto:

¿Vale la pena financiar indirectamente a los malandros que te van a secuestrar y robarte la camioneta rumbo a Cuyagua para que luzcas esos abdominales?
¿Vale la pena que tus testículos se pongan del tamaño de una pasa por lucir unos abultados bíceps?

Es mejor ganarte tu figura que hacer trampa, lastimarte y financiar al narco.

@AlbertoZambrano
Profesor de Medicina Legal y Salud Pública UCV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s