El fraude es contínuo

Muchas personas andan borrachas con el éxito del partido MUD en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, yo no.

Hoy quiero explicar por que el fraude es continuo.
El seis de diciembre de dos mil doce ocurrió la mayor derrota política del chavismo desde el referendo aprobatorio de la enmienda constitucional de Hugo Chávez de 2007, una elección que tuvo votos que nadie contar y cuyos resultados finales todavía no han sido publicados.
Es realmente irrelevante el número de diputados obtenidos por el partido MUD.

Es completamente irrelevante si son 112, 150 o 165, por una sencilla razón, la oposición política venezolana carece del piso ideológico y político para llevar adelante las reformas necesarias para darle la vuelta a este país destruido por el socialismo.

El fraude del sistema electoral venezolano comienza cuando a mediados de los años noventa, durante el gobierno de Rafael Caldera, se comienza a generar un fuerte lobby por parte de partidos políticos para llevar a cabo la automatización del sistema electoral venezolano y la implementación del voto electrónico.
Por aquellos días, en la oficina de gerencia automatización del Consejo Supremo Electoral existían presiones para llevar a cabo proyectos y vínculos con empresas extranjeras que tuvieran cierto grado de experiencia en la automatización e implementación de tecnologías de información y comunicación vinculadas a materia electoral.
En dicha oficina trabajó cierto personaje cuyo conocimiento en materia electoral le daría información privilegiada para instrumentar cierto tipo de asesorías al polo patriótico en 1998 de cara a los comicios que se llevarían a cabo en el período de dos años
Una empresa perteneciente al hermano de Teodoro Petkoff llamada Inversiones Foktep tenía negocios con un consorcio español en Cuba de nombre Indra, y comienza un cabildeo muy fuerte para que Indra comenzara inversiones en Venezuela, y de hecho así lo hizo.
Lo que no se sabía era que en Cuba, se estaba desarrollando de forma evidente un proyecto de ingeniería en telecomunicaciones que permite el monitoreo de procesos electrónicos complejos, como los que pueden llevarse a cabo durante las elecciones por técnicos de la antigua Alemania Oriental, China y Rusia en la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana.
Tuvo que llegar el régimen chavista en el año 1998 para materializar una serie de reformas a la estructura política del país, todas ellas ilegales e investidas de un halo de autoridad y legitimidad, ya que se creó la figura de un “poder originario” derivado de la autoridad que tiene la ciudadanía como colectivo para impulsar los cambios necesarios para la reforma del país, y se creó una Asamblea Nacional Constituyente con un apéndice sin ningún tipo de basamento legal llamado “Comisión Legislativa Nacional”, un poder legislativo ad hoc que destruyó el poder político y legal del Congreso de la República, destituyó jueces y magistrados de la Corte Suprema de Justicia y nombró autoridades electorales a su conveniencia conforme se fueron suscitando inconvenientes. 
Entre los años 2000 y 2003, el gobierno chavista cometió gravísimos ataques contra la sociedad civil venezolana y ésta se organizó para de forma democrática sacarlo del poder mediante el Referendo Revocatorio Presidencial de 2004. A pesar de que el chavismo se esmeró en perseguir opositores violando sus derechos humanos y políticos, se logró convocar un referendo, y la compañía que iba a llevar a cabo dicha tarea fue elegida en una licitación para nada transparente. Esa compañía es Smartmatic. Un mega conglomerado hoy día gracias a los gangsteriles procederes del chavismo.
El régimen chavista fue eliminando poco a poco los mecanismos de control que estaban a disposición de los ciudadanos para garantizar la libertad de las elecciones.
Se permitió la alteración del registro electoral permanente y se puso a un militar que ayudó a Hugo Chávez el 4F-92 a manejar la oficina de automatización del Consejo nacional Electoral.
Se eliminó la fiscalía de cedulación, lo que le permitía a la ciudadanía el determinar de forma directa el crecimiento del registro electoral permanente.
Se le entregó el manejo de las notarías y registros civiles a cubanos.
No se permite la auditoría del software y código fuente de la empresa que lleva a cabo los procesos electorales.
Jerarcas opositores con conflictos de interés y vínculos con casos de manejo fraudulento de redes de telecomunicaciones tales como el Caso Sistema de Comunicaciones de Defensa de la Nación entre 1989-1992 ocupan puestos clave en la toma de desiciones en la defensa del voto.
El gobierno sólo reconoce como opositores legítimos a aquellos que no se comprometen a tocar el tema de la legitimidad del voto.
Los medios de comunicación “independientes” hacen invisibles a todo un grupo de venezolanos con credenciales extremadamente probas en materia electoral que han criticado la legitimidad del sistema de votación Smartmatic.
El histórico del chavismo en materia electoral ha sido siempre 52-54% y la oposición 48-46%. Sin embargo todas las encuestas realizadas de cara a los comicios del seis de diciembre colocaban al chavismo con un 50 a 80% de rechazo.
Si el país está en su peor momento económico, atravesando la peor crisis de su historia moderna, con la inflación más alta del planeta y el rechazo a las políticas del régimen es tal que 80% de los venezolanos lo desaprueban, y luego la participación es cercana al 75%

Si el origen de los resultados electorales se fundamenta en la confianza que debe haber en el sistema de votación, la verificación ciudadana de los sistemas de elección y la confianza que se le da a las encuestadoras:

¿Cómo explica usted que el chavismo saque 40% de los votos teniendo 80% del país en contra si no es mediante fraude?

No hay análisis político coherente que pueda explicar esa anomalía matemática.

En 2007 el sistema electoral necesitaba una lavada de cara tras el fiasco de las elecciones de 2004-2006.
En 2013 el chavismo se robó una elección presidencial y la oposición de la mano de Henrique Capriles cantó fraude electoral sin éxito.
Si las elecciones de 2015 son válidas, ¿Por que las de 2013 no lo son?
El sistema electoral se le volvió a lavar la cara y la farsa, la trampa-fraude Smartmatic sigue más vigente que nunca.

El fraude, mi estimado lector, es continuo.

@AlbertoZambrano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s