Pearl Harbor francés: Multiculturalismo

En la noche del día viernes 13 de noviembre de 2015, las calles parisinas se mancharon con la sangre de cientos de inocentes a manos de terroristas musulmanes. Una serie de ataques suicidas, disparos y secuestros coordinados por militantes del Estado Islámico aterrorizaron la ciudad luz, dejando más de un centenar de muertos y heridos, y la psiquis y moral de una de las naciones más grandes de Europa marcada para siempre, sería la segunda vez en un año que las calles de París se tiñeran de rojo, en enero de este año, yihadistas vinculados a Al Qaeda en Yemen ejecutaron brutalmente a los caricaturistas del semanario satírico francés Charlie Hebdo.

Un día que vivirá en la infamia – Franklin Delano Roosevelt.

La seguridad personal se volvió una utopía, no hay ningún lugar seguro en el mundo, algo que resulta paradójico para todo el mundo, en particular a los venezolanos, que huyen de su país por la inseguridad personal y se topan con la terrible realidad de que en el mundo “si no te agarra el chingo, te agarra el sin nariz”: Si no los matan los malandros en Venezuela, los matan los musulmanes en el resto del mundo.
Para los europeos, en particular los franceses, debe ser bastante dificultoso el tener que aceptar que los argumentos que la extrema derecha esgrime, sus razones y cómo ascienden en los sondeos por buscar mantener el tradicionalismo, defender la cultura y su identidad nacional en oposición al posmodernismo, multi étnico, pluricultural que busca socavar y criminalizar cualquier tipo de declaración auto afirmativa, identificación con grupos y discusión del destino de las grandes naciones.

Aún no sabemos en su totalidad el origen de todos los musulmanes que asesinaron a un centenar de personas y que fueron debidamente dados de baja por las fuerzas de seguridad del estado francés, pero si sabemos por los reportes que las autoridades de ese país han emitido a la prensa que algunos de ellos son ciudadanos franceses, hijos de inmigrantes en una segunda o tercera generación.

El tema de la integración de los inmigrantes a la sociedad que los recibe, lejos de ser complejo se presenta como uno muy sencillo cuando se trata de personas de credo musulmán.

El islam tiene un carácter totalitario y utópico, los musulmanes en su credo, buscan crear una comunidad islámica universal, un orden social y político terrenal que no acepta ni la secularización de la sociedad ni el espíritu democrático occidental ya que la soberanía recae para los musulmanes en la sumisión absoluta a Alá, su dios, y los hombres deben limitarse a reconocer y aplicar los términos que la ley islámica impone.
Algunos musulmanes toleran, por razones de hecho, el vivir en sociedades democráticas y seculares, pero nunca pueden dejar de aspirar, sin faltar a su fe, a crear una sociedad plenamente islamizada, en la cual todos deben ser musulmanes, y los que no quieran serlo se ven forzados a pagar impuestos para ser aceptados en condición de “minorías protegidas”.
Los musulmanes buscan, en este sentido crear estados paralelos, una suerte de guetos islámicos, micro estados dentro del gran estado que los acoge, ya que Mahoma, el padre del islam, fue un caudillo político-militar que buscó bajo la fuerza de la espada la conquista del mundo.
La sociedad islámica que Mahoma creó pasó rápidamente de ser una sociedad tribal aislada a una en contacto con múltiples culturas tras su muerte, y este fenómeno llevó a ese credo a buscar tener el carácter totalitario que posee.

Ningún inmigrante puede, desde un punto de vista formal integrarse plenamente a la sociedad que lo acoge, y esto es crucial para entender por que, de todas las culturas que absorben los estados que favorecen el multiculturalismo sean los musulmanes son los que tienen la mayor conflictividad con la sociedad que los acoge, ellos mismos se retraen para si mismos y se aíslan del resto de su entorno, pasan por un proceso de enajenación que buscan explicar con su credo, toda vez que las interpretaciones de su libro sagrado los aúpa a radicalizarse y buscar un weltanschauung (visión del mundo) acorde a su credo.

Tras los ataques parisinos vemos que las críticas que hacen los partidos de la derecha nacionalista multiculturalismo cobran fuerza, ha sido la izquierda con su agenda internacional de erradicación de la identidad nacional la que ha forzado la integración de sociedades conflictivas en los países. Estamos pagando con sangre el precio del credo de la izquierda
Los izquierdistas se postulan como los campeones del progreso y su fijación con el multiculturalismo nos ha ido arrastrando a una nueva época de oscurantismo. En muchas de nuestras ciudades en occidente la solidaridad está siendo reemplazada por un divisionismo tribal y una democracia de políticas de identidad. Es imposible integrar en su totalidad a un grupo social minoritario a otro más grande si quien les acoge les permite aferrarse a costumbres, prácticas, valores, creencias, actitudes e incluso lenguajes de su sitio de origen. Lo vemos con los musulmanes y las mujeres al ser oprimidas y humilladas con el velo, lo evidenciamos con la santería, una versión chabacana de la masonería que busca darle a sus adeptos un sentido de pertenencia e identidad que carecen los seres débiles y culturalmente inferiores (en términos netamente Nietzschianos).
Los que abogan por el multiculturalismo arguyen que los inmigrantes prefieren permanecer aglomerados y no abrirse a la sociedad por miedo a ser víctimas de la discriminación y la violencia racial, así como los lazos de la comunidad. Esto suena razonable, pero si de verdad fuera el caso. ¿Por que no ocurre eso con los nativos? ¿Por que son los nativos los que terminan siendo las víctimas de la tiranía que buscan imponer las minorías?
Asumiendo que el multiculturalismo fuera una opción viable y aceptable porque las minorías se sienten más cómodas entre sus similares, ¿por que la inmigración masiva en su todo debe hacer a todos los que acogen inherentemente miserables?
Los venezolanos hemos sido testigos de cómo chinos se apoderan de las bodegas antiguamente regentadas por venezolanos o inmigrantes europeos.
Si la diversidad “enriquece” y fortalece las sociedades ¿por que integrar ya que ello sólo reduce la diversidad?
Si estás desde la derecha, hacerle esa pregunta a la izquierda es menester y fundamental, no puedes tener las dos, integración y diversidad.
Todos los puntos a favor del multiculturalismo, de que la gente se siente más segura y más cómoda al compartir entre su mismo grupo que necesitan su propia identidad cultural son argumentos en contra de la inmigración ya que quienes acogen a los inmigrantes deben sentirse de la misma forma.

¿por que a los que son catalogados como europeos de raza blanca no se les otorga esa indulgencia, de que puedan identificarse con sus propios valores y costumbres por ser una mayoría? El solicitar ese tipo de reconocimientos le ha sido secuestrado a este demográfico por parte de las minorías, que arguyen racismo y discriminación, a tal punto que las mayorías hoy se ven arrinconadas y tambalean por una vanguardia de minorías que se juntaron para someterles.

Ya que el multiculturalismo clama ser la política vanguardista y progresista que es digna de cada cultura, nos topamos que esta doctrina lo que busca es desmantelar la cultura europea existente, tanto en el viejo continente como en América, cuyos países han heredado la arquitectura judeocristiana de las instituciones europeas y han formado las sociedades que hoy día tenemos.
La masacre de París es una consecuencia directa del multiculturalismo, una afrenta por parte del terrorismo que se aprovecha de ese semillero que son los guetos islámicos para adoctrinar a los más débiles y convertirlos en asesinos a sangre fría, el terrorismo hoy día es musulmán.
Debemos, como sociedades occidentales atacar la cuestión islámica con la misma contundencia como ellos nos atacan a nosotros porque tras este tipo de barbaries, no podemos hablar de tolerancia. La viabilidad de occidente como una sociedad pionera en la defensa de la libertad se ha convertido en una cuestión de supervivencia frente al terrorismo musulmán.
Cuando el terrorismo musulmán sea la excepción y no la regla, cuando haya habido realmente un cambio en la forma de pensar de estos bárbaros, quizá, solo quizá occidente pueda perdonar los crímenes y atrocidades que el Islam le ha traído. Los bárbaros están en las puertas. ¿Es necesaria una nueva cruzada para hacer que estos animales respeten?

@AlbertoZambrano

2 pensamientos en “Pearl Harbor francés: Multiculturalismo

  1. Pingback: La masacre de Orlando y el Islam | Alberto R. Zambrano U.: Uniendo Puntos

  2. Pingback: Volvió a suceder, en Niza | Alberto R. Zambrano U.: Uniendo Puntos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s