Narcogobierno

Para nadie es secreto que el régimen castro chavista es abiertamente promotor del narcotrafico en la región, ésta es una práctica que la izquierda revolucionaria afín a Fidel ha asimilado con franca entereza, ya que para Castro, el destruir al imperio al envenenar las mentes de la juventud norteamericana es el equivalente a una invasion o ataques con “misiles de coca” al corazón de la sociedad americana. 

Carlos Lehder, el número dos de Pablo Escobar  afirmó en su momento que “la cocaína es la bomba nuclear de América latina”.

Los nexos de la izquierda con el narco están bien descritos en un libro que escribió Lyndon LaRouche titulado “Narcotráfico S.A.”, en ese libro le echan tierra a toda la izquierda. Históricamente la izquierda ha usado el tráfico para financiar la lucha armada,  CAP  vendió armas a los sandinistas, expertos en tráfico de estupefacientes para desestabilizar al gobierno de Somoza. CAP en su autobiografía y en la entrevista que le hace mi colega, el doctor Blanco Muñoz revela su ira cuando Manuel Noriega es depuesto y encarcelado, diciendo que ya tenía cuadrado el asilo del dictador panameño con Felipe González. Las investigaciones revelan que Noriega lavaba Dólares en sus bancos nacionales para Escobar.

Hoy día, con las revelaciones del cártel de los soles, el clan flores, los evidentes vínculos del régimen con las FARC colman titulares. Sumado al escándalo de la noticia de que familiares de Cilia Flores fueron detenidos por traficar 800kg de cocaína tampoco soprenden.

El conservadurismo moral hipócrita de esta revolución socialista, progresista y liberal les impide sincerarse y legalizar los estupefacientes de,la misma manera que México y Uruguay han buscado hacerlo.     Es comprensible el por qué esto no ocurre cuando se analiza toda la sistemática de cómo el narcotrafico ha sido tomado por el estamento militar. Venezuela no es un país productor, (a pesar de que hoy día, por los recortes de prensa y demás fuentes informativas revelan lo contrario) sino un puente para el tráfico hacia América, África y Europa. Las incautaciones de aviones, embarcaciones y requisas en aeropuertos en Venezuela se han incrementado a niveles similares a los colombianos en la década de los ochentas. Es sencillo entender este fenómeno: con la exitosa política seguridad nacional de Álvaro Uribe que desmovilizó a los paramilitares, sumado a la política exterior venezolana que le abrió las puertas a la inmigración no calificada y a la narcoguerrilla marxista colombiana, ese cáncer social lentamente permeó la vida de los venezolanos. Y el resultado es la descomposición social que vemos hoy día: prostitución, modelos y misses arrestadas junto con narcos, barcos y aviones de PDVSA transportando drogas, la delincuencia, etc.

Debemos entender que estos fenómenos no son espontáneos. Son por diseño. Destinados a empobrecer, esclavizar, y atormentar a una población. Es un gobierno de malandros, a diferencia del problema del narco mexicano, en los que bandas y grupos pelean los unos contra los otros a nivel privado, el caso venezolano es particular porque el narco es administrado centralmente por militares. Venezuela es un narcoestado, con un narcogobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s