La resistencia a los antibióticos

Pills

La resistencia antibiótica es la capacidad que tiene un microorganismo para resistir los efectos de un antibiótico. Este fenómeno se produce naturalmente por selección natural a través de mutaciones en el genoma bacteriano producidas por azar. Cuando el antibiótico entra en contacto con la bacteria, permite sólo la proliferación de aquella bacterias que presentan aquella mutación natural que anula la acción del antibiótico. Una vez que se genera la información genética, las bacterias pueden transmitir los nuevos genes a través de transferencia horizontal, por intercambio de plásmidos, o igualmente a través de un complejo mecanismo conocido como conversión lisogénica. Si una bacteria presenta varios genes de resistencia, se le denomina multirresistente, o coloquialmente “súper bichos”, “súper bacterias”.

En Venezuela pocas han sido las campañas de concientización al respecto de la emergencia de los superbacterias, con notadas excepciones, las sociedades científicas de infectología, microbiología,  medicina interna y salud pública, así como las universidades  han llevado información al respecto de este problema de salud pública mundial a la puerta de la población venezolana. Es muy poco lo que el Ministerio de Salud venezolano ha hecho al respecto, más allá de burocratizar el acceso a los antibióticos poniendo controles redundantes y la creación de un sistema de vigilancia que está muy lejos de tener el nivel que por lo menos tendrían los institutos como el Center for Disease Control de EEUU, o las Comisiones de Salud de la Unión Europea.

Para entender la causa de la resistencia a los antibióticos debemos comprender que este fenómeno es consecuencia de la evolución vía selección natural, es decir, las bacterias que tengan una mutación que les permita sobrevivir, sobrevivirán. La acción antibiótica es una presión ambiental.

De la misma forma que los pinzones de Darwin tenían el pico más largo para poder acceder a la comida en sitios de difícil acceso en contraste con aquellos pinzones que no tenían que buscar comida en lugares de difícil acceso, las bacterias sometidas a concentraciones de antibióticos, sufren presión ambiental y si tienen los mecanismos para resistir la función del antibiótico, lo desarrollarán, y las que lo hagan, pasarán ese rasgo a su descendencia, es decir, que la próxima generación será totalmente resistente.
La resistencia a los antibióticos representa un reto terapéutico para los médicos, ya que limita la posibilidad del uso de antibióticos, esto representa un incremento en los gastos sanitarios, tanto intrahospitalarios, como extra-hospitalarios.
El uso excesivo e indiscriminado de antibióticos de amplio espectro tanto por médicos como por pacientes que se automedican ha acelerado el desarrollo de la resistencia a antibióticos, así como diagnósticos incorrectos, y el uso de antibióticos como aditivos en la alimentación del ganado para aumentar el engorde.

La resistencia bacteriana no es un fenómeno nuevo, empezó a surgir a partir de la segunda guerra mundial, cuando se reportó la primera evidencia de resistencia al uso de penicilinas en plena segunda guerra mundial. Después de la Segunda Guerra Mundial, los laboratorios comenzaron a experimentar generando variaciones y derivados de las moléculas originales, haciendo cambios en el sitio activo de la misma, produciendo las “generaciones” de antibióticos, de las cuales hemos tenido:
tres generaciones de de macrólidos, cuatro generaciones de penicilinas,  cinco generaciones de cefalosporinas e incontables antibióticos que se han vuelto obsoletos. Ninguna de estos antibióticos se hubiese podido desarrollar y comercializar de no ser por el intercambio voluntario y la acción de las miles de personas que participaron en su investigación, desarrollo, puesta a prueba, elaboración, comercialización y vigilancia. Es decir, es la acción humana, como conducta consistente movilizada voluntad transformada en actuación, que pretende alcanzar precisos fines y objetivos; es una reacción consciente del ego ante los estímulos y las circunstancias del ambiente; es una reflexiva acomodación a aquella disposición del universo que está influyendo en la vida del sujeto.

¿Que podemos hacer para combatir la resistencia antibióticos?
Los médicos deben familiarizarse con los patrones de resistencia antibiótica de las comunidades en las que trabajan, para ello deben actualizarse constantemente y tener acceso a estadísticas recientes que describan dichos patrones, así como participar en congresos, jornadas de actualización, cursos, etc. para mantenerse informados, de igual manera, deberían poder tener acceso a estudios y revistas indexadas que relaten la experiencia de sus colegas con el tratamiento de enfermedades infecciosas.
Los pacientes no deben automedicarse, gran parte de la resistencia antibiótica surge de la automedicación por parte de pacientes. En algunos casos dicho acto resuelve una infección, en otros la complica, llegando incluso a casos tan complejos que implican estancias en unidades de terapia intensiva por sepsis, así como muerte. Es por ello que se hace mucho énfasis en visitar al médico cuando se tenga alguna infección.
En mi experiencia, cuando un paciente se automedica y no tiene mejoría, en vez de regañarle y hacerlo sentir mal, le pongo esta reflexión: “Cuando usted se le daña una licuadora, usted no va a la carnicería para que se la reparen, de la misma manera que usted no va a una ferretería a comprar un par de pantalones, si usted tiene un problema de salud, consulte con su médico, no se tome ese antibiótico por su cuenta, bien sea porque le sobró de otro proceso infeccioso que usted tuvo, o que algún compadre se lo dio ‘porque le sirvió’, tómese el tiempo para ir al médico, ya que la peor diligencia, es la que no se hace.”

Y ese es mi consejo para usted, mi estimado lector, en esta época de dengue, chikingunya, infecciones y demás, si usted se siente mal, acuda a su médico, no sólo se ahorra un problema potencial sino que con su consulta, usted contribuye a la generación de información para que los médicos de distintas especialidades generen la data para poder brindarle a usted un mejor servicio.

Hasta una próxima ocasión.

Alberto R. Zambrano U. Médico Cirujano UCV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s