Sobre la Letra.

Image

 

 

Para quienes se han burlado siempre de mi caligrafía.

 

caligrafía.

(Del gr. καλλιγραφία).

 

1. f. Arte de escribir con letra bella y correctamente formada, según diferentes estilos.

2. f. Conjunto de rasgos que caracterizan la escritura de una persona, de un documento, etc.

ortografía.

(Del lat. orthographĭa, y este del gr. ὀρθογραφία).

 

1. f. Conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua.

2. f. Forma correcta de escribir respetando las normas de la ortografía.

  1. f. Geom. Delineación del alzado de un edificio u otro objeto.

 

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 

Mi caligrafía no es la mejor, ha sido a lo largo de los años vilipendiada, objeto de burlas, y demás, recuerdo que mis compañeros de bachillerato, que siempre necesitaban de mi ayuda en clase porque yo sabía más que ellos en algunas materias se molestaban cuando no entendían lo que decía mi caligrafía. “Aprende a leer”, les decía, buscando la forma de quitármelos de encima, para yo poder continuar con mis tareas y ellos luchar, dentro de sus capacidades por la nota mínima aprobatoria parasitando mis conocimientos. Bastantes veces me bajaron nota porque mis ideas estaban no sólo en mi hoja de examen, sino que esas mismas ideas habían sido modificadas y degeneradas en las hojas de examen de quienes les explicaba o se copiaban de mi. 

Escribo estas líneas buscando hacer reflexionar a aquellos que les gusta burlarse de los que tenemos “la letra fea”, sin saber por que. En mi caso, desde la infancia sufrí la mala pedagogía de una profesora que me obligó a escribir con la mano derecha en vez de mi preferencia natural de escribir y sostener el lápiz con la mano izquierda, se me golpeaba con reglas de madera, me ataban las manos al pupitre o una mesa, e incluso me llegaron a decir que “Dios odia a la gente zurda”. 

Este cambio de lateralidad trajo graves problemas psicomotrices durante mi escolaridad primaria, lo que llevó a mis padres a gastar una fortuna en asesorías psicopedagógicas, tareas dirigidas, psiquiatra infantil, y demás elementos para ayudarme a vencer el terrible daño que se me hizo. Durante toda mi escolaridad en el Instituto Humanitas de Montalbán y en colegio Nuestra Señora del Valle me topé con profesoras y profesores que me querían obligar a desarrollar una caligrafía que me era imposible de ejecutar a la perfección por mi déficit psicomotriz, lo cual me hacía ganar castigos y reprimendas constantes por no cumplir con ello, de ahí empieza parte de mi rebeldía.

Sin embargo sumado a este déficit psicomotriz, se une mi trastorno deficitario de atención e hiperactividad, que me hacía de manera impulsiva desafiar y contestarle a los profesores.
Era peleón, ponía mala cara y me encantaba señalarme al profesor que se equivocaba cuando metía la pata. En repetidas ocasiones me bajaban nota por “tener letra fea”, irresponsablemente resguardándose en que ésto era bajarme puntos por “presentación”, esto venía de aquellos que me decían que no se debe juzgar al libro por su portada.

La ironía del asunto es que, a pesar de mi pésimo récord disciplinario, mis notas eran asombrosamente altas. Mis exámenes y trabajos tenían y siguen teniendo una excelente sintaxis, ortografía y calidad.  Empecé a escribir desde los 14 años, prosa, poesía y narrativa. Esto es facilmente verificable pues en esta web están colgados muchos de mis escritos desde la adolescencia. 

En el gastado familiarismo amoral reduccionista y peyorativo del criollo está la confusión de que el que escribe “feo” escribe con errores ortográficos, dicho de otra manera, confunden “ortografía” con “caligrafía”, hecho curioso viniendo de personas que no saben que “hay” es un verbo, “ahí” es un adverbio y “ahy” no existe, pero son las mismas personas que siempre han criticado mi fea letra. Provoca recordarles esa canción que dice “mira la escencia, no las apariencias”

 

En mi caso no es así. Conozco compañeros de la infancia, colegas, y profesionales de otras ramas del conocimiento con grandes notas al graduarse que demuestran su analfabetismo funcional sólo al ver sus tweets, referencias escritas, o mensajes de texto repletos de errores ortográficos, uso inadecuado de los signos de puntuación, inadecuada acentuación y demás.

Paradógicamente, son éstos los que más me critican que mis textos a mano sean de mala caligrafía, pero les reto a que consigan un sólo error ortográfico, y no hallarán ninguno, soy de los que sí le hizo caso a sus profesores de castellano y literatura cuando me dijeron “lee lo que escribes, y lee bastante”. En este preciso instante me leo simultáneamente, aparte de los libros usuales de mi carrera 7 libros. Está demostrado que la lectura enriquece el léxico, que esto sirva como un mensaje a García para aquellos que viven pendiente de criticar la escritura de los demás cuando en primaria, no sabían leer una oración completa en voz alta por su deficiente/inexistente hábito de la lectura. 

 

Como si no fuera poco, mi ya “fea” letra sufrió otro ataque cuando fui herido de bala en mi brazo derecho causándome una parálisis de esa mano durante casi 18 meses. 18 meses en los cuales tuve que volver a aprender a escribir, y usar mi otra mano para defenderme en un mundo que está hecho para diestros. Con la mano izquierda aprendí de nuevo muchas cosas. Pero escribir era fundamental. Tanto con pluma como con teclado.

 

Aprendí mecanografía por mi cuenta y en mi mejor momento llegue a escribir 35 palabras por minuto, hoy en dia con orgullo puedo decir que soy de los que escribe sesenta palabras por minuto, nada de esto hubiese sido posible si no me hubiese empeñado en recuperarme y rehabilitarme de ese atentado.

 

Lo que siempre me ha parecido de mal gusto, no es que me critiquen mi letra, sino que quienes lo hacen saben las cosas por las que he pasado, lo difícil que es para mi poder hacerlo “como ellos quieren”, y que pese a todo eso, sigo produciendo textos de calidad. Me pregunto si ellos se molestarían conmigo si yo criticara a sus hijos porque tuvieran un problema similar al mío.

 

Alberto R. Zambrano U.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s